EL MO­MEN­TO DE­CI­SI­VO

Enigmas - - SUMARIO O7 -

Edim­bur­go (Escocia) GREYFRIARS

Geor­ge Ma­cKen­zie, abo­ga­do del rey Car­los II, a fi­na­les del XVII aca­bó con la vi­da de más de mil per­so­nas en es­te ce­men­te­rio del co­ra­zón de Edim­bur­go, sim­ple­men­te por­que no pen­sa­ban co­mo él. Y ade­más pi­dió ser en­te­rra­do en el lu­gar don­de tan­to da­ño cau­só. Des­de en­ton­ces, las apa­ri­cio­nes de Bloody Geor­ge han si­do ha­bi­tua­les. Aquí mu­rió mu­cha gen­te en con­di­cio­nes ate­rra­do­ras; tor­tu­ra­dos, ate­ri­dos por el frío, sin más agua que la que les caía so­bre su ca­be­zas y más ali­men­to que sus pro­pios ex­cre­men­tos… Geor­ge “el san­grien­to” se ga­nó la fa­ma que le ha per­se­gui­do du­ran­te si­glos. Y es que si hoy día se quie­re en­trar a al­gu­nas zo­nas hay que fir­mar un do­cu­men­to en el ayun­ta­mien­to, exi­mien­do a la cor­po­ra­ción de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad de lo que nos pa­se en su in­te­rior. El mo­ti­vo es que en el año 1990 el alcalde, har­to de re­ci­bir no­ti­cias de agre­sio­nes, de­ci­dió ce­rrar las zo­na en las que, se­gún di­cho do­cu­men­to, se pue­den pro­du­cir des­de ma­reos has­ta la muer­te por in­far­to. No exa­ge­ra; es que ya ha ocu­rri­do. Del mis­mo mo­do que en al­gu­nas ca­sas co­lin­dan­tes se han pro­du­ci­do vio­len­tos fe­nó­me­nos pol­ter­geist, e in­clu­so hay per­so­nas que ase­gu­ran ha­ber per­di­do la con­cien­cia por­que el al­ma os­cu­ra de Bloody Geor­ge les ha po­seí­do. Pue­de ser par­te de una le­yen­da bien te­ji­da, pe­ro da la sen­sa­ción de que en es­te lu­gar si­len­cio­so al­go ocu­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.