SEÑALES

SI­TUA­DA EN JAÉN DE BRA­CA­MO­ROS, EN LA PRO­VIN­CIA PERUANA DE CAJAMARCA, ES­TA TUM­BA DES­CU­BIER­TA POR EL DR. QUI­RINO OLI­VE­RA ES PRO­BA­BLE QUE SE CON­VIER­TA EN EL PRI­MER GRAN HA­LLAZ­GO AR­QUEO­LÓ­GI­CO DEL SI­GLO XXI. HAS­TA ALLÍ NOS VA­MOS…

Enigmas - - SUMARIO O7 - TEX­TO Lo­ren­zo Fer­nán­dez Bueno

Es­ta­mos ha­blan­do de un ha­llaz­go sin pre­ce­den­tes por el que mi que­ri­do ami­go Qui­rino Oli­ve­ra ha re­ci­bi­do un me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to en el Fo­ro In­ter­na­cio­nal de Shang­hái, no­mi­na­do co­mo uno de los 10 tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción más im­por­tan­tes del mundo. Y eso que to­da­vía no ha si­do abier­ta la tum­ba que ya han de­tec­ta­do jus­to de­ba­jo de nues­tros pies.

He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ir allí y de estar con él el pa­sa­do ve­rano de 2017, en el mis­mo lu­gar del ya­ci­mien­to. Tal y co­mo me con­ta­ba Qui­rino, “es­ta hua­ca es­ta­ba cu­bier­ta de ve­ge­ta­ción y ba­su­ra has­ta que em­pe­za­mos las ex­ca­va­cio­nes”. En­ton­ces, ¿qué lle­vó a es­te ar­queó­lo­go y a su equipo a de­ter­mi­nar que ba­jo el mon­tícu­lo ha­bía al­go más? Siem­pre de­fen­de­ré que la ar­queo­lo­gía en Amé­ri­ca es di­fe­ren­te; tra­ba­ja di­fe­ren­te, sien­te di­fe­ren­te y res­pe­ta las an­ti­guas tra­di­cio­nes… Y la for­ma de sa­ber que ha­bía al­go allí tie­ne mu­cho que ver con es­ta fi­lo­so­fía de vi­da y de tra­ba­jo. El doc­tor Oli­ve­ra ase­gu­ra que “la in­for­ma­ción ob­te­ni­da de las familias que ha­bi­tan en los si­tios ar­queo­ló-

gi­cos cons­ti­tu­ye los me­jo­res apor­tes para la in­ves­ti­ga­ción. Sen­ta­dos jun­to al fo­gón de una ca­sa a las ori­llas del Chin­chi­pe, des­pués de la ce­na, alum­bra­dos por una pe­que­ña lám­pa­ra, el an­fi­trión jun­to a su es­po­sa e hi­jos –quie­nes a ve­ces lo in­te­rrum­pían para com­ple­men­tar la in­for­ma­ción– na­rró con cier­to mis­te­rio al­gu­nas no­ches en las que él y su fa­mi­lia lo­gra­ron ob­ser­var gran­des lla­ma­ra­das de can­de­la en la ci­ma de los mon­tícu­los”. Es­tas lla­ma­ra­das en otro con­tex­to so­cio-cul­tu­ral se­rían iden­ti­fi­ca­das co­mo las al­mas de los es­pí­ri­tus allí en­te­rra­dos. De ahí que el ce­rro fue­ra sa­cra­li­za­do y que la tra­di­ción oral man­tu­vie­se su re­cuer­do has­ta la lle­ga­da de los ar­queó­lo­gos. “Se­gu­ra­men­te sa­le can­de­la por­que exis­ten me­ta­les en­te­rra­dos”, fi­na­li­za Qui­rino, re­vis­tien­do de cier­to dog­ma cien­tí­fi­co esa tra­di­ción en la que cree y a la que res­pe­ta.

No en vano, dé­ca­das atrás, aquí, so­bre es­ta mon­ta­ña ar­ti­fi­cial, hu­bo una iglesia de la que to­da­vía que­dan un par de co­lum­nas en pie. No es la pri­me­ra vez que ocu­rre de ma­ne­ra com­ple­ta­men­te ca­sual. Siem­pre he­mos di­cho que el hom­bre del pa­sa­do ha cons­trui­do sa­gra­do so­bre sa­gra­do. De ahí que cier­tos lu­ga­res sean con­si­de­ra­dos es­pe­cia­les des­de tiem­pos re­mo­tos. Pe­ro cuan­do eso se pro­du­ce de ma­ne­ra com­ple­ta­men­te in­vo­lun­ta­ria, lla­ma la aten­ción. Así ocu­rrió en la que es­tá con­si­de­ra­da la es­truc­tu­ra pi­ra­midal más gran­de del mundo: la pi­rá­mi­de de Cho­lu­la, en Mé­xi­co. Tan es así que cuan­do Her­nán Cor­tés lle­gó has­ta es­ta po­bla­ción y vio el ce­rro plano des­de el que se di­vi­sa­ba to­da la ciu­dad, aten­dien­do a las fa­ci­li­da­des que da­ba, de­ci­dió cons­truir so­bre el mis­mo la iglesia de Nues­tra Se­ño­ra de los Re­me­dios, sin ser cons­cien­te de que lo es­ta­ba ha­cien­do so­bre el ma­yor tem­plo pre­co­lom­bino de Amé­ri­ca. Por eso no es ex­tra­ño que en oca­sio­nes los dio­ses a los que se ha usur­pa­do el si­tio se re­vuel­van des­de el otro la­do… “La iglesia que aquí ha­bía fue aban­do­na­da por­que has­ta los sa­cer­do­tes de­cían que en su in­te­rior se pro­du­cían su­ce­sos ex­tra­ños. Los ob­je­tos que usa­ban para la li­tur­gia sa­lían vo­lan­do de un la­do a otro, y en al­gu­na oca­sión se vie­ron for­mas hu­ma­nas pa­sean­do por el tem­plo e in­clu­so se pro­du­je­ron agre­sio­nes”, ase­gu­ra Qui­rino.

Ha­ce tiem­po que no me sorprende que un ar­queó­lo­go ha­ble tan cla­ra­men­te de he­chos así.

Pe­ro, vol­vien­do al ya­ci­mien­to, ¿qué es exac­ta­men­te lo que han en­con­tra­do en Jaén de Bra­ca­mo­ros? “Ba­jo nues­tros pies hay una gran es­pi­ral que lle­ga has­ta aquí, don­de em­pie­za un gran po­zo que lle­ga­ría, esa es nues­tra su­po­si­ción, has­ta la en­tra­da de una tum­ba”, se­ña­la.

Los ar­queó­lo­gos es­tán a pun­to de abrir una tum­ba per­te­ne­cien­te a un per­so­na­je tan mis­te­rio­so co­mo la ci­vi­li­za­ción en la que se in­te­gra

El si­tio, pe­se a estar ta­pa­do ac­tual­men­te con are­na para pro­te­ger­lo del medio am­bien­te y de los sa­queos, es im­pre­sio­nan­te. No hay más que ver las fotografías que han si­do co­lo­ca­das en la zo­na de tra­ba­jo, en unos gran­des pa­ne­les, para com­pro­bar que a mi­tad de la ci­ta­da es­pi­ral, en dos pun­tos di­fe­ren­tes, es­tán los res­tos óseos de gen­te que fue en­te­rra­da en es­te lu­gar, co­mo si for­ma­sen par­te de al­gún ti­po de ri­tual an­ti­guo que se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes siguen su cur­so y el si­guien­te pa­so es abrir la tum­ba que abar­ca prác­ti­ca­men­te to­da la su­per­fi­cie que hay ba­jo la es­pi­ral. Así lo ha con­fir­ma­do el geo­ra­dar. De es­te mo­do, en­tre otras co­sas, sa­bre­mos a qué cul­tu­ra per­te­ne­ce y de qué tiem­po da­ta, aun­que para Oli­ve­ra “es­ta­ría­mos ha­blan­do de una ci­vi­li­za­ción des­co­no­ci­da y de la tum­ba más an­ti­gua de Amé­ri­ca del Sur, con aproximadamente 5.200 años”.

Por tan­to, se tra­ta de una ci­vi­li­za­ción de la que to­da­vía no sa­be­mos na­da, pe­ro sí po­de­mos de­cir que ha­bi­tó la sel­va ha­ce más de cin­co mi­le­nios y que po­seía una téc­ni­ca cons­truc­ti­va úni­ca, avan­za­dí­si­ma para su tiem­po. No de­be­mos de ob­viar es­te pun­to por­que, co­mo ya he­mos di­cho otras ve­ces, la his­to­rio­gra­fía no ha ad­mi­ti­do la exis­ten­cia de co­mu­ni­da­des es­truc­tu­ra­das mi­les de años atrás –se ha­bla siem­pre de co­mu­ni­da­des nó­ma­das– en zo­na de sel­va, sim­ple­men­te por­que el en­torno no es apro­pia­do para ello.

Que es­ta­mos a la puer­tas de un gran des­cu­bri­mien­to, no hay du­da. La cues­tión es has­ta qué ex­tre­mo pue­de re­mo­ver los ci­mien­tos de la his­to­ria y de las tra­di­cio­nes de es­ta par­te del pla­ne­ta. De mo­men­to cae la noche y el fue­go, una vez más, ilu­mi­na es­te en­torno. Acom­pa­ña­dos de las au­to­ri­da­des de Jaén ob­ser­va­mos có­mo se po­ne en mar­cha el ri­to. Hom­bres y mu­je­res ves­ti­dos con an­ti­guos ro­pa­jes en­to­nan can­tos pa­ga­nos en es­te en­torno pa­gano… Así se ac­ti­va­ba el po­der de la ma­gia en el mundo an­ti­guo. Y así se con­ti­núa ha­cien­do vi­si­ble su po­der en pleno si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.