A LA CAZA DEL VAMPIRO

LA LE­YEN­DA Y LA TRA­DI­CIÓN DE DIS­TIN­TOS PUE­BLOS ENCIERRAN HIS­TO­RIAS DE VAM­PI­ROS. PE­RO TAM­BIÉN MUES­TRAN A VARIOPINTOS PER­SO­NA­JES, CON NOM­BRES Y APE­LLI­DOS, QUE SE EN­FREN­TA­RON A ELLOS; QUE TO­DA­VÍA HOY LO SIGUEN HA­CIEN­DO. DE RHODE ISLAND (EEUU) A LA IS­LA DE LA

Enigmas - - SUMARIO O7 -

Via­ja­mos al Es­te de Eu­ro­pa para co­no­cer a los No Muer­tos más es­qui­vos…y le­ta­les. ¿Mons­truos hu­ma­nos o se­res so­bre­na­tu­ra­les? ¿A qué nos en­fren­ta­mos?

Si alu­di­mos a “ca­za­vam­pi­ros”, más allá del cé­le­bre per­so­na­je li­te­ra­rio sur­gi­do de la ima­gi­na­ción de Bram Sto­ker, Van Hel­sing, que pre­ten­día dar caza al con­de Drá­cu­la – al­ter ego li­te­ra­rio del per­so­na­je his­tó­ri­co Vlad Te­pes “El Em­pa­la­dor”–, no es­tá de más re­cor­dar a un ca­za­dor le­gen­da­rio co­mo el sa­mu­rái ni­pón Mi­na­mo­to no Rai­ko, azo­te del “Nu­ke­ku­bi”, una suer­te de vampiro de la tra­di­ción ja­po­ne­sa. Tam­bién des­ta­ca­ría­mos los sla­yers – ase­si­nos–, tris­te­men­te reales, y cu­ya sed de san­gre no te­nía na­da que en­vi­diar a los chu­pa­san­gres del fol­clo­re. En­tre és­tos, el ci­ru­jano de Ba­nat –un doc­tor hún­ga­ro cu­yo verdadero nom­bre era Geor­ge Ta­llar–, No­vak Mi­kov, co­no­ci­do co­mo “el ca­za­vam­pi­ros de Sar­ba­no­vac”, cu­yas an­dan­zas tu­vie­ron lu­gar en Ser­bia en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX, el osa­do pas­tor Pa­tru Pa­tran, el mi­li­tar es­pa­ñol Con­de de Ca­bre­ras, Dzi­giel­ki de Ros­la­sin o el he­chi­ce­ro de Priz­re­nand.

El ám­bi­to del ca­za­vam­pi­ros lo ha­lla­mos en to­do el mundo, si bien tu­vo su pre­pon­de­ran­cia en la Eu­ro­pa del si­glo XVIII. Tam­bién en­con­tra­mos bus­ca­do­res de vam­pi­ros en­tre mi­li­ta­res o mé­di­cos cu­yo ob­je­ti­vo era dar una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal a la su­pers­ti­ción apo­sen­ta­da en las po­bla­cio­nes, so­bre to­do ru­ra­les.

VAM­PI­ROS EN RHODE ISLAND

Via­ja­mos has­ta el año 1892 al es­ta­do de Rhode Island –EEUU–, pri­me­ra co­lo­nia en de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de los in­gle­ses. Una de las pro­ba­bi­li­da­des so­bre el ori­gen eti­mo­ló­gi­co de Rhode Island lo en­con­tra­mos en su an­ti­gua de­no­mi­na­ción, Is­la Ro­ja –co­lor de la san­gre

En­tre la su­pers­ti­ción, la le­yen­da y la lo­cu­ra

y con el que asi­mi­la­mos a los “no muer­tos”–, de­bi­do al ma­tiz de la tie­rra con la que se to­pó en el si­glo XVII el ex­plo­ra­dor neer­lan­dés Adriaen Block. En el es­ta­do exis­te una cla­se de ro­ca au­tóc­to­na de­no­mi­na­da cum­ber­lan­di­te, que era con­si­de­ra­da ex­tra­or­di­na­ria por su uso en la fa­bri­ca­ción de uten­si­lios para el cam­po. La pre­sen­cia de “no muer­tos” en Nor­tea­mé­ri­ca du­ran­te los si­glos XVIII y XIX se ha­bía con­ver­ti­do en una creen­cia co­mún en­tre los ha­bi­tan­tes de Nue­va In­gla­te­rra, so­bre to­do en lo­ca­li­da­des co­mo la ci­ta­da y Con­nec­ti­cut, don­de po­de­mos des­em­pol­var de los ar­chi­vos ca­sos de des­en­te­rra­mien­tos de per­so­nas “por ha­ber su­cum­bi­do al mal”, si bien el tér­mino vampiro aún no se uti­li­za­ba.

El ci­ta­do 1892, una su­pues­ta maldición se cer­nió so­bre la fa­mi­lia Brown. Pri­me­ro fa­lle­ció Mery, la ma­dre, y lue­go la hi­ja me­nor. Am­bas por su­frir, se­gún diág­nos­ti­co mé­di­co, ti­sis ga­lo­pan­te. Tras ellos, mo­ría Mercy, de 19 años. La en­fer­me­dad no se de­tu­vo y si­guió con­ta­gian­do a otros miem­bros del clan, co­mo el hi­jo, Ed­win.

El pa­dre, Geor­ge Brown, co­mo úl­ti­mo re­cur­so para in­ten­tar cu­rar a su hi­jo, au­to­ri­zó el des­en­te­rra­mien­to de los ca­dá­ve­res de la fa­mi­lia an­te la pro­ba­bi­li­dad de que se hu­bie­ran trans­for­ma­do en vam­pi­ros. Unos se­sen­ta días des­pués de la muer­te de la jo­ven Mercy, va­rios miem­bros de la fa­mi­lia, asis­ti­dos por un mé­di­co y un pe­rio­dis­ta, acu­die­ron al ce­men­te­rio Chest­nut Hill, en Exe­ter. Los cuer­pos de Mery y la hi­ja me­nor, Ma­ría Oli­via, pre­sen­ta­ban un cur­so nor­mal de des­com­po­si­ción, pe­ro la ex­pre­sión de los pre­sen­tes se con­ge­ló cuan­do pre­sen­cia­ron el es­ta­do de Mercy. La di­fun­ta no se en­con­tra­ba en la po­si­ción ori­gi­nal –¿se ha­bía mo­vi­do?–, y, ade­más, des­cu­brie­ron el ras­tro de la san­gre cir­cu­lan­do por su in­te­rior. Tras la muer­te la san­gre de­ja de fluir para coa­gu­lar­se; se con­den­sa has­ta ca­si so­li­di­fi­car­se, ini­cián­do­se un pro­ce­so de­no­mi­na­do li­vi­dez post mor­tem. En la si­guien­te fa­se, ri­gor mor­tis, la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po des­cien­de y los múscu­los se ro­bus­te­cen.

Se­gún Car­la Va­lan­ti­ne, cu­ra­do­ra téc­ni­ca del Mu­seo de Pa­to­lo­gía Barts de Lon­dres, hay que te­ner en cuen­ta que “es­te pro­ce­so sue­le ini­ciar­se des­pués de 4 o 6 ho­ras… y du­ra en­tre 36 y 48 ho­ras, pri­me­ro en los múscu­los más pe­que­ños co­mo los de los pár­pa­dos o la man­dí­bu­la, lue­go le si­gue el cue­llo, y más tar­de los múscu­los más gran­des, co­mo los bra­zos o las pier­nas”. ¿Se en­con­tra­ban an­te un vampiro? No ha­bía tiem­po de pe­dir­le a la cien­cia ex­pli­ca­cio­nes. Ex­tra­je­ron el co­ra­zón a Mercy para in­ci­ne­rar­lo so­bre una ro­ca, pro­ba­ble­men­te la cum­ber­lan­di­te co­mún de la zo­na. Las ce­ni­zas fue­ron mez­cla­das con la me­di­ci­na pre­cep­ti­va para ser pro­por­cio­na­das a Ed­win; sin em­bar­go, és­te no pu­do sal­var su vi­da. El ca­so fue pu­bli­ca­do en el ro­ta­ti­vo de Rhode Island The Pro­vi­den­ce Jour­nal y to­da­vía hoy son mi­les los cu­rio­sos que se acer­can has­ta la tum­ba de Mercy en el ce­men­te­rio de Chest­nut Hill.

LOS CAZADORES DE VAM­PI­ROS DE LASTOVO

Ubi­ca­da en el sur de Croa­cia, en el con­da­do de Du­brov­nik, Lastovo se com­po­ne de 46 is­las. A prin­ci­pios de 1737 sufrió una de­vas­ta­do­ra epi­de­mia por tras­torno in­tes­ti­nal –dia­rrea se­ve­ra–. Más de 40km2 tie­ne el en­cla­ve que da nom­bre al ar­chi­pié­la­go, re­co­no­ci­do por el be­llo tem­plo ca­tó­li­co del si­glo XIV: la Iglesia de los san­tos Cos­me y Da­mián. Le­van­ta­da en el ba­rrio vie­jo de la vi­lla, pre­sen­ta un po­líp­ti­co de seis cua­dros en el al­tar ma­yor don­de la pin­tu­ra cen­tral mues­tra a los san­tos pa­tro­nos. Los dos hermanos, Cos­me y Da­mián, fue­ron ga­le­nos cris­tia­nos re­co­no­ci­dos por su al­truis­mo en la cu­ra­ción de en­fer­mos. Ade­más, se les atri­bu­yen mi­la­gros has­ta que fue­ron sen­ten­cia­dos por or­den de Dio­cle­ciano –300 d.C– a mo­rir en la ho­gue­ra; cas­ti­go que no lo­gró aca­bar con sus vi­das, y hu­bo que re­ma­tar­los cor­tán­do­les la ca­be­za. Es­te mo­do de eje­cu­tar a los már­ti­res coin­ci­de –aun­que en sen­ti­do in­ver­so– con dos de las fa­ses que se usan para ani­qui­lar vam­pi­ros.

La epi­de­mia in­tes­ti­nal en el ar­chi­pié­la­go ge­ne­ró el pá­ni­co en­tre la po­bla­ción que la con­si­de­ran una des­gra­cia so­bre­ve­ni­da, cu­ya ce­pa

pro­ve­nía del bro­te de vam­pi­ros que tor­tu­ra­ba el con­ti­nen­te. Así que op­ta­ron por la me­jor de­fen­sa po­si­ble: ca­zar­los. De víc­ti­mas a ver­du­gos.

Ape­nas un año más tar­de los ac­tos de los cazadores de vam­pi­ros de Lastovo fue­ron de­nun­cia­dos. En el plei­to que­dó de ma­ni­fies­to que el pri­co­sak o vu­kod­lak –co­mo se de­no­mi­na­ba a los vam­pi­ros– era ex­ter­mi­na­do cor­tan­do las ex­tre­mi­da­des den­tro de sus ca­jas mor­tuo­rias. La pro­fa­na­ción de los se­pul­cros para de­tec­tar vam­pi­ros cons­ti­tuía un he­cho de­lic­ti­vo, por ello las au­to­ri­da­des de­ci­die­ron in­cul­par tan­to a los eje­cu­to­res co­mo a to­do aquel que hu­bie­ra co­la­bo­ra­do.

EL BRUCOLACO DE MIKONOS

En una de las obras del bo­tá­ni­co Jo­seph Pit­ton de Tour­ne­fort se de­ta­lla la his­to­ria que vi­vió cuan­do, en un via­je por las is­las grie­gas en bus­ca de plan­tas para sus es­tu­dios fue tes­ti­go de las ac­cio­nes con­tra el brucolaco o vampiro de Mikonos. En 1701 lle­gó a sus oí­dos una no­ti­cia: la des­apa­ri­ción de un cam­pe­sino. Re­sul­tó ser un la­brie­go in­do­len­te y agre­si­vo, y pa­re­cía que po­cos le iban a echar de me­nos. Has­ta se ru­mo­rea­ba que podría ha­ber si­do ase­si­na­do por al­gún ajus­te de cuen­tas. Po­co des­pués, un is­le­ño se to­pó con su cuer­po de­san­gra­do a un la­do de un sen­de­ro, ocul­to por la ve­ge­ta­ción. El la­brie­go fue en­te­rra­do se­gún la tra­di­ción. Pe­ro jus­to al ter­mi­nar la ce­re­mo­nia co­men­za­ron a su­ce­der he­chos ex­tra­ños: mue­bles des­pla­za­dos de su si­tio y puer­tas y ven­ta­nas que apa­re­cían abier­tas. La pa­rro­quía de la po­bla­ción to­mó car­tas en el asun­to. El dé­ci­mo día des­de el en­te­rra­mien­to se so­lem­ni­zó una mi­sa ofre­cien­do el cuer­po y la san­gre de Cris­to con el fin de exor­ci­zar lo que iden­ti­fi­ca­ban co­mo una po­se­sión. La or­den de des­en­te­rrar el ca­dá­ver fue apro­ba­da por la pa­rro­quia, y un car­ni­ce­ro de Mikonos fue el en­car­ga­do del des­en­te­rra­mien­to.

Jus­to al ter­mi­nar la ce­re­mo­nia co­men­za­ron a su­ce­der he­chos ex­tra­ños: mue­bles que se des­pla­za­ban y ven­ta­nas que se abrían

El cuer­po fue co­lo­ca­do en de cú­bi­to su­pino so­bre una ca­mi­lla. El car­ni­ce­ro iba ata­via­do con un man­dil pro­vis­to de un afi­la­do jue­go de cu­chi­llos y un ma­che­te para des­pie­zar cer­do. Un gol­pe so­bre el tor­so pre­ce­dió a la erup­ción de un po­ten­te ra­yo de san­gre pre­ci­pi­ta­do con­tra el te­cho. Des­pués, el im­pro­vi­sa­do fo­ren­se in­tro­du­jo la mano en el ori­fi­cio en­tre­abier­to y ex­tra­jo el co­ra­zón. De­po­si­ta­do el ór­gano en un re­ci­pien­te, fue cu­bier­to por un pe­da­zo de te­la para pro­te­ger­lo du­ran­te el trans­por­te ha­cia la cos­ta, don­de de­bía ser cal­ci­na­do.

Pe­ro los ata­ques del vampiro no men­gua­ron, y los al­dea­nos si­guie­ron su­frien­do las vi­si­tas noc­tur­nas del re­vi­nien­te. Se lle­gó a la con­clu­sión de que el ri­tual no ha­bía fun­cio­na­do por ha­ber­se pro­ce­di­do en sen­ti­do in­ver­so: la mi­sa se de­bió ce­le­brar des­pués de la in­ci­ne­ra­ción del co­ra­zón, y no an­tes. De­sen­te­rra­ron por se­gun­da vez al po­bre la­brie­go para abra­sar su cuer­po com­ple­to en la que se co­no­ce co­mo la pun­ta de la is­la de San Jor­ge.

EL VAMPIRO DE SACRAMENTO

Así bau­ti­zó la pren­sa a Ri­chard Tren­ton Cha­se, un psi­co­ki­ller que in­ge­ría la san­gre y vís­ce­ras de sus víc­ti­mas y que ac­tuó en­tre 1977 y 1978 en Ca­li­for­nia. Ha­bía cre­ci­do en una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da, y te­nía cla­ros sín­to­mas de la “Tria­da Ma­cDo­nald”, una hi­pó­te­sis mé­di­ca que de­ter­mi­na que unos com­por­ta­mien­tos reite­ra­dos de niño pue­den ser sin­to­má­ti­cos de un fu­tu­ro ase­sino, co­mo mic­cio­nar en las sá­ba­nas des­pués del pri­mer lus­tro de vi­da, mos­trar ten­den­cia a la vio­len­cia con los ani­ma­les y la pi­ro­ma­nía.

Du­ran­te la preado­les­cen­cia Cha­se ma­ta­ba ani­ma­les co­mo en­tre­te­ni­mien­to. Con­for­me cum­plió años su ca­mino se fue aho­gan­do en el al­cohol y los nar­có­ti­cos, mien­tras que unas de­li­ran­tes cri­sis alu­ci­na­to­rias se le iban re­pi­tien­do ca­da vez más a me­nu­do has­ta aca­bar en oca­sio­nes en el hos­pi­tal. Ase­gu­ra­ba que le ha­bían ex­traí­do su tron­co pul­mo­nar y que su co­ra­zón ya no la­tía. Tras un tra­ta­mien­to in­efi­caz, Cha­se cre­yó ha­ber

La teo­ría más “ofi­cia­lis­ta” ase­gu­ra que Vlad Te­pes fue en­te­rra­do en un mo­nas­te­rio que se ha­lla en el la­go Sna­gov

des­cu­bier­to la fór­mu­la que le sa­na­ría: ali­men­tán­do­se de car­ne cru­da de ani­ma­les muer­tos. Fue diag­nos­ti­ca­do es­qui­zo­fré­ni­co pa­ra­noi­de. Du­ran­te el tiem­po que per­ma­ne­ció in­terno en un cen­tro mé­di­co fue des­cu­bier­to en di­ver­sas oca­sio­nes con la bo­ca em­pa­pa­da de san­gre y lan­zan­do des­de las ven­ta­nas del edi­fi­cio los cuer­pos sin vi­da de las aves a las que ha­bía suc­cio­na­do su flui­do vi­tal. Era apo­da­do con el pseu­dó­ni­mo de Drá­cu­la.

Con­clui­do el tra­ta­mien­to, los res­pon­sa­bles de la ins­ti­tu­ción de­ci­die­ron dar­le el al­ta mé­di­ca, ba­jo la tu­te­la de sus pro­ge­ni­to­res. Ape­nas un año des­pués se­ría de­te­ni­do al sor­pren­der­le con las ro­pas em­pa­pa­das de san­gre pro­ve­nien­te de un ba­rre­ño que por­ta­ba en su vehícu­lo. Ana­li­za­da la san­gre, fue pues­to en li­ber­tad.

La pri­me­ra de sus víc­ti­mas fue un hom­bre de 50 años al que ase­si­nó de un dis­pa­ro mien­tras en­tra­ba a su ca­sa jun­to a su es­po­sa. A con­ti­nua­ción aca­ba­ría con la vi­da de Te­re­sa Wa­llin, una mu­jer em­ba­ra­za­da. El ase­sino ac­ce­dió a su ca­sa apro­ve­chan­do un des­cui­do de la mu­jer. Tras ma­tar­la con la pis­to­la, la agre­dió se­xual­men­te al tiem­po que la des­cuar­ti­za­ba con un ar­ma blan­ca, arran­ca­ba va­rios de sus ór­ga­nos y be­bía su san­gre.

El 27 de enero de 1978 aca­bó con la vi­da de Evelyn Mi­roth, sus dos hi­jos –de seis años y vein­ti­dos me­ses– y Danny Me­re­dith, un ami­go que les acom­pa­ña­ba en la vi­vien­da en aquel fu­nes­to mo­men­to. Un des­cui­do pro­vo­có que el ase­sino fue­ra sor­pren­di­do por una ni­ña que se ha­bía ci­ta­do con Ja­son, el hi­jo de Evelyn, mien­tras que Cha­se, en­san­gren­ta­do, huía con el cuer­po del be­bé en el vehícu­lo ro­ba­do de la fa­mi­lia.

Al asal­tar la gua­ri­da del vampiro de Sacramento, el rostro de los agen­tes de po­li­cía se tor­nó en la imagen del ho­rror. Un he­dor pu­tre­fac­to ema­na­ba en el in­te­rior, las ha­bi­ta­cio­nes ex­hi­bían ras­tros de san­gre por las pa­re­des y re­ci­pien­tes con las en­tra­ñas de sus víc­ti­mas y pe­da­zos des­mem­bra­dos apa­re­cían des­per­di­ga­dos por la ca­sa.

En 1979 fue pro­ce­sa­do por los seis ase­si­na­tos y sen­ten­cia­do a muer­te en la cá­ma­ra de gas sin que su pa­to­lo­gía men­tal sir­vie­ra co­mo ate­nuan­te. Pe­ro a fi­na­les de los años ochen­ta Cha­se fue ha­lla­do muer­to en su pro­pia cel­da tras in­to­xi­car­se por una bue­na do­sis de fár­ma­cos que se ha­bía es­ta­do guar­dan­do a es­con­di­das. Mien­tras es­tu­vo en­ce­rra­do en la pri­sión de San Quin­tín ha­bría re­ci­bi­do ame­na­zas de otros re­clu­sos que pro­me­tían ma­tar­le si no aca­ba­ba él mis­mo con su vi­da. Los ser­vi­cios mé­di­cos de la ins­ti­tu­ción op­ta­ron por tras­la­dar­le a Va­ca­vi­lle, ins­ta­la­cio­nes que man­te­nían a de­men­tes cri­mi­na­les. Uno de los psi­quia­tras que le aten­dió ob­tu­vo unas in­só­li­tas re­ve­la­cio­nes, que cuan­do me­nos lla­man la aten­ción. Cha­se le ase­gu­ró que dis­po­nía de in­for­ma­ción muy va­lio­sa para el FBI. In­sis­tió en la exis­ten­cia de OVNIs so­bre­vo­lan­do los cie­los noc­tur­nos, y que man­te­nían un es­tre­cho víncu­lo con va­rios ac­ci­den­tes de avio­nes, ade­más de te­ner re­la­ción con el ar­ma­men­to an­ti­aé­reo que las fuer­zas ira­níes uti­li­za­ban con­tra los ame­ri­ca­nos.

Si ha­bla­mos de cazadores de vam­pi­ros no nos po­de­mos de­jar en el tin­te­ro el per­so­na­je li­te­ra­rio por ex­ce­len­cia: Van Hel­sing. El nom­bre de Abraham Van Hel­sing nos so­na­rá a to­dos en­car­nan­do al fa­cul­ta­ti­vo neer­lan­dés que to­ma las rien­das en la no­ve­la de Drá­cu­la de Bram Sto­ker cuan­do ad­vier­te que la des­co­no­ci­da en­fer­me­dad que ha in­fec­ta­do a Lucy Wes­ter­na, hi­ja de 19 años de una fa­mi­lia adi­ne­ra­da, no se tra­ta­ría de una pa­to­lo­gía sino del re­sul­ta­do de la mor­de­du­ra de un vampiro. Guar­ne­ci­do por su ins­tru­men­tal bá­si­co, Van Hel­sing ini­cia la cru­za­da con­tra el ser de ul­tra­tum­ba cul­pa­ble. Se­gún ase­gu­ra el ex­per­to Ja­vier Arries en su li­bro Vam­pi­ros, es pro­ba­ble que Sto­ker to­ma­rá co­mo re­fe­ren­cia al mé­di­co de la em­pe­ra­triz Ma­ría Te­re­sa de Aus­tria, Ge­rard Van Swie­ten.

Las epi­de­mias de vam­pi­ris­mo fue­ron una ob­se­sión para mi­llo­nes de eu­ro­peos du­ran­te si­glos. En ese con­tex­to ejer­cían su la­bor los cazadores de vam­pi­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.