TEMPLARIOS EN ETIOPÍA

A PRIN­CI­PIOS DEL SI­GLO XVI, EL PREDICADOR POR­TU­GUÉS FRAN­CIS­CO ÁL­VA­REZ LLE­GÓ A ETIOPÍA, DON­DE PER­MA­NE­CE­RÍA MÁS DE SEIS AÑOS, TRAS LOS CUA­LES DEJARÍA UNA OBRA PARA LA POSTERIDAD. LO QUE CUEN­TA EN ELLA SO­BRE EL PRESTE JUAN RE­SUL­TA FABULOSO.

Enigmas - - SUMARIO O7 - TEX­TO Ma­nuel Fer­nán­dez

Etiopía es un lu­gar má­gi­co y fas­ci­nan­te. En La­li­be­la se eri­gen las igle­sias más sin­gu­la­res de la cris­tian­dad, y di­cen que en su in­te­rior se co­bi­ja el Arca de la Alian­za.

La fi­gu­ra del Preste Juan ha­bía he­cho so­ñar a pro­pios y ex­tra­ños; y al­gu­nos de es­tos so­ña­do­res se atre­vie­ron, mo­chi­la en ris­tre, a ir en bus­ca del mítico mo­nar­ca de un país en el que ma­na­ba le­che y miel.

Se de­cía que el Preste Juan per­te­ne­cía al li­na­je del rey Da­vid y sus des­cen­dien­tes es­ta­ban lla­ma­dos a unir el po­der po­lí­ti­co y re­li­gio­so.

Las pri­me­ras re­fe­ren­cias que te­ne­mos de es­te fabuloso so­be­rano, pa­triar­ca ade­más de la cris­tian­dad, son gra­cias a la obra del mon­je de la Or­den del Cís­ter, Otón de Frei­sing, Cró­ni­ca o his­to­ria de las dos ciu­da­des ha­cia el año 1143. Y, aun­que más que fí­si­ca, la Tie­rra del Preste Juan pa­re­ce en­car­nar el de­seo hu­mano de re­gre­sar al Pa­raí­so Per­di­do, no obs­tan­te era un país real… ¡Etiopía!

Con el tiem­po, la le­yen­da en torno al Preste Juan fue cre­cien­do y hu­bo quie­nes ubi­ca­ron esa nue­va Je­ru­sa­lén en la In­dia, Tí­bet o Mon­go­lia, ol­vi­dan­do da­tos co­mo que el Preste Juan de­cía des­cen­der del rey ma­go Bal­ta­sar, que su do­mi­nio es­ta­ba ro­dea­do de reinos pa­ga­nos, y que Etiopía, en­ton­ces, era con­si­de­ra­da co­mo la In­dia Cer­ca­na.

El Ne­gus Na­gast –rey de re­yes– Jan Se­yum, ase­gu­ra­ba ser des­cen­dien­te del rey Sa­lo­món y ha­bría man­te­ni­do al­gu­na cla­se de co­rres­pon­den­cia con el Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­mano, con los em­pe­ra­do­res de Bi­zan­cio, así co­mo con el Su­mo Pon­tí­fi­ce de Ro­ma.

Se­yum pa­sa­ría a ser co­no­ci­do en Eu­ro­pa co­mo el Preste Juan. Y, si te­ne­mos en cuen­ta que Wol­fram Von Es­chem­bach –au­tor del poe­ma Par­zi­fal y uno de los ini­cia­do­res del ci­clo ar­tú­ri­co– ase­gu­ra­ba que en la Tie­rra del Preste Juan se en­con­tra­ba el San­to Grial, y que sus cus­to­dios eran los ca­ba­lle­ros del Tem­ple, qui­zás po­da­mos ad­mi­tir que, de al­gu­na ma­ne­ra, Etiopía y los Po­bres Ca­ba­lle­ros de Cris­to de­bie­ron de te­ner una re­la­ción cer­ca­na. Una amis­tad que qui­zá co­men­za­ra cuan­do el hi­jo de Jan Se­yum, el prín­ci­pe Ge­bre Mes­kel, co­no­ci­do co­mo La­li­be­la, se re­fu­gió en Je­ru­sa­lén hu­yen­do de su her­mano y de su tío, quie­nes in­ten­ta­ron ase­si­nar­le para evi­tar que subie­ra al trono.

Cuen­ta la tra­di­ción etío­pe que cuan­do na­ció el jo­ven, un en­jam­bre de abe­jas se po­só a su al­re­de­dor sin ha­cer­le da­ño, por lo que su ma­dre ex­cla­mó: “¡La­li­be­la!”, que quie­re de­cir: “Las abe­jas pro­cla­man su so­be­ra­nía”

En la cul­tu­ra ju­deo­cris­tia­na las abe­jas re­pre­sen­tan a Je­su­cris­to, cu­yo men­sa­je es dul­ce co­mo la miel. Es­tan­do en Je­ru­sa­lén –si­gue la le­yen­da– el jo­ven La­li­be­la so­ñó con un án­gel que le ins­ta­rá a re­gre­sar a su tie­rra na­tal. Tam­bién le en­car­ga­rá la ta­rea de cons­truir una re­crea­ción de la Ciu­dad Sa­gra­da en Roha, la ca­pi­tal de su reino en­ton­ces, da­da la ame­na­za que su­po­nía Sa­la­dino para la se­gu­ri­dad de la cris­tian­dad en Je­ru­sa­lén.

La­li­be­la vol­ve­rá a Etiopía, don­de re­cu­pe­ra­rá su reino y co­men­za­rá una for­mi­da­ble ta­rea: la edi­fi­ca­ción de on­ce igle­sias ex­ca­va­das en la ro­ca que re­pre­sen­tan, por un la­do, a la Je­ru­sa­lén te­rres­tre, y, por otro, cer­cano a un to­rren­te al que lla­mó Jor­dán, otras seis co­mo la Je­ru­sa­lén ce­les­te. A par­tir de en­ton­ces, Roha se­rá co­no­ci­da por el nom­bre de su rey más in­sig­ne.

UN EN­CLA­VE MÁ­GI­CO Y MÍSTICO

La­li­be­la ema­na un mis­ti­cis­mo que no de­ja in­di­fe­ren­te, co­mo tam­po­co lo ha­ce la in­gen­te can­ti­dad de cru­ces pa­ta­das, pro­pias de los templarios, que se re­par­ten por los mu­ros, fri­sos y pi­la­res de ca­si to­das las igle­sias.

Si­guien­do el ca­mino, la pri­me­ra iglesia en apa­re­cer se­rá Be­ta Med­ha­ne Alem –la Ca­sa del Sal­va­dor–, cons­trui­da imi­tan­do la an­ti­gua iglesia de San­ta Ma­ría de Sion, don­de se guar­da­ba el Arca de la Alian­za.

La si­guien­te iglesia es Be­ta Ma­riam –Ca­sa de Ma­ría–, qui­zás la más be­lla y mis­te­rio­sa. En es­ta re­la­ti­va­men­te pe­que­ña edi­fi­ca­ción, po­dre­mos en­con­trar gra­ba­dos de di­fe­ren­tes cru­ces, en­tre ellas, có­mo no, cru­ces pa­ta­das, es­vás­ti­cas y es­tre­llas de Da­vid en sus mu­ros. En su in­te­rior, te­ne­mos que fi­jar­nos en la do­ve­la cen­tral del ar­co de la ca­pi­lla iz­quier­da, don­de po­dre­mos ad­mi­rar una pin­tu­ra de la Vir­gen yen­do a Je­ru­sa­lén. Pe­ro, lo que más lla­ma la aten­ción, es que el ar­tis­ta eli­ja para re­pre­sen­tar Je­ru­sa­lén la mez­qui­ta Al-Aq­sa re­ma­ta­da con cru­ces, al­go que só­lo ha su­ce­di­do cuan­do fue cuar­tel ge­ne­ral del Tem­ple.

Y tras el al­tar ma­yor, dis­tin­gui­mos el pi­lar maes­tro –o Amd– cu­bier­to por un ve­lo, ya que, se­gún la tra­di­ción, la co­lum­na bri­lla más que el Sol.

Los mon­jes que la cus­to­dian afirman que La­li­be­la ha­bría vis­to a Je­su­cris­to ce­le­bran­do la Eu­ca­ris­tía en es­te lu­gar y que si ese ve­lo se qui­ta­ra, su res­plan­dor se­ría pe­li­gro­so, lo que po­de­mos vin­cu­lar con los po­de­res que se le atri­bu­ye­ron al Arca y por los que los Su­mos Sa­cer­do­tes te­nían que en­trar en el Dvir del Tem­plo de Je­ru­sa­lén que­man­do in­cien­so para que el bri­llo de la re­li­quia no les que­ma­ra los ojos. Más cuan­do al­gu­nas le­yen­das afirman que tras ese ve­lo es­tán gra­ba­dos los Diez Man­da­mien­tos, prác­ti­ca­men­te cal­ca­dos de las Ta­blas originales. La pre­gun­ta se­ría: ¿có­mo pu­do La­li­be­la cal­car las pa­la­bras de las Ta­blas si no po­se­yó el Arca?

Al­re­de­dor de Be­ta Ma­riam se ha­llan las igle­sias de Be­ta Mes­kel –Ca­sa de la Cruz– Y Be­ta De­na­gel –Ca­sa de las Vír­ge­nes Már­ti­res –. Ca­mi­nan­do ha­cia el si­guien­te pa­tio ve­re­mos Be­ta Mi­kail –Ca­sa del Ar­cán­gel San Mi­guel– y Be­ta Gól­go­ta –Ca­sa del Mon­te de la Ca­la­ve­ra–, don­de es­tá la ca­pi­lla mor­tuo­ria del rey La­li­be­la. El ora­to­rio guar­da, ade­más de la cá­ma­ra

¿Có­mo fue La­li­be­la ca­paz de cal­car las pa­la­bras de las Ta­blas si no po­se­yó el Arca de la Alian­za?

fú­ne­bre, una sa­la sub­te­rrá­nea con lo que, se­gún el mi­to, se­ría una co­pia del Arca de la Alian­za. Ni la tum­ba ni esa cá­ma­ra es­tán abier­tas al pú­bli­co.

Por úl­ti­mo, co­mo en la iglesia de la Anás­ta­sis en Je­ru­sa­lén, nos to­pa­re­mos con la Tum­ba de Adán, un mo­no­li­to don­de se su­po­ne que es­tu­vo su­je­ta la Cruz de Cris­to.

Al otro la­do del Jor­dán, la Je­ru­sa­lén ce­les­tial co­mien­za con la iglesia de Be­ta Ga­briel y Ra­fael, que se le­van­ta flan­quea­da por un mu­ro que sim­bo­li­za el ca­mino al Pa­raí­so, por el que –ad­vier­ten los mon­jes– si te des­vías, cae­rás al abis­mo de la muer­te.

Una grie­ta en la ro­ca ma­dre su­gie­re que, ba­jo la cons­truc­ción, de­be de ha­ber al­gu­na otra cá­ma­ra más que las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas no es­tán dis­pues­tas a per­mi­tir que se abra.

Be­ta-Lehem –Be­lén– es una ca­pi­lla tras un pa­sa­di­zo sub­te­rrá­neo que los oriun­dos lla­man el in­fierno por estar ba­jo tie­rra y to­tal­men­te a os­cu­ras.

Be­ta Ab­ba Lí­ba­nos fue un ca­pri­cho de la es­po­sa de La­li­be­la en re­cuer­do del san­to lo­cal Ab­ba Lí­ba­nos.

De Be­ta Em­ma­nuel –Ca­sa de Dios con no­so­tros– se cree que pu­do ser la ca­pi­lla pri­va­da de los re­yes, se­me­jan­te a Yem­rehan­na Kris­tos –El ca­mino de Cris­to–, una de las más an­ti­guas de la re­gión, que se en­cuen­tra so­bre un mon­te pró­xi­mo a la ciu­dad. Sus sie­te ven­ta­nas sim­bo­li­zan los sie­te cie­los.

En Be­ta Mer­cu­rios –un már­tir del si­glo III– po­dre­mos ad­mi­rar una pin­tu­ra que nos re­cor­da­rá la le­yen­da de los Re­yes Ma­gos.

Por úl­ti­mo lle­ga­mos a Be­ta Gior­gis –la Ca­sa de san Jor­ge–. Es­ta iglesia se con­si­de­ra apar­te de las otras on­ce. Su imagen cru­ci­for­me es la más di­vul­ga­da por los tu­ro­pe­ra­do­res de La­li­be­la. Su si­lue­ta se yer­gue des­de un pa­tio que des­cien­de unos quin­ce me­tros el ni­vel del sue­lo para mos­trar­nos una cruz la­ti­na per­fec­ta. Se­gún la tra­di­ción, el mis­mo san Jor­ge, en­fa­da­do por­que La­li­be­la no se acor­dó de él ni si­quie­ra para ofre­cer­le un icono en el com­ple­jo, se le apa­re­ció para ex­pre­sar­le su ma­les­tar, por lo que el mo­nar­ca aca­bó ju­ran­do que le cons­trui­ría la iglesia más be­lla de to­das.

Hoy, la cien­cia no pue­de ex­pli­car có­mo pu­die­ron cons­truir­se es­tas do­ce jo­yas en só­lo 24 años. La tra­di­ción ase­gu­ra que por el día los hom­bres ta­lla­ban la pie­dra; por la noche los án­ge­les les da­ban el re­le­vo.

Des­de que un miem­bro de las le­gio­nes ce­les­tes se apa­re­cie­ra al rey La­li­be­la en Je­ru­sa­lén para or­de­nar­le que re­gre­sa­ra a su tie­rra y ex­ca­va­ra es­tas igle­sias, la le­yen­da de es­ta nue­va Je­ru­sa­lén ha es­ta­do vin­cu­la­da con los án­ge­les. Al mi­rar los ico­nos y fres­cos, no pu­de pa­sar por al­to com­pro­bar que to­dos los án­ge­les son fi­gu­ras de ros­tros blan­quí­si­mos.

A pe­sar de mis es­fuer­zos, no ha­llé en Etiopía nin­gu­na re­pre­sen­ta­ción en ico­nos, pin­tu­ras o es­cul­tu­ras de nin­gún án­gel ne­gro, por lo que me atre­vo a de­du­cir que, tal vez, al lle­gar a Roha, el rey La­li­be­la se tra­jo ayu­da de unos “án­ge­les”, ves­ti­dos tam­bién de blan­co, con cru­ces pa­ta­das en el hom­bro, que co­no­ció en Je­ru­sa­lén.

Las cru­ces pa­ta­das en la mam­pos­te­ría de las igle­sias etío­pes de La­li­be­la, así co­mo las que se en­cuen­tran en el Mu­seo de la Pla­za de los Obe­lis­cos de Ak­sum, su­gie­ren un po­si­ble la­zo de unión en­tre la Or­den del Tem­ple y el rey Ge­bre Mes­kel. Si uni­mos es­to a que el fun­da­men­to úl­ti­mo de la Re­gla de los Po­bres Con­mi­li­to­nes del Tem­plo de Sa­lo­món fue en­con­trar el Arca de la Alian­za, y si, co­mo ase­gu­ra la tra­di­ción, el Arca es­ta­ba en Etiopía, no po­de­mos ne­gar­nos a la po­si­ble co­ne­xión y coope­ra­ción en­tre el rey La­li­be­la y los “án­ge­les” templarios.

Bet Mad­ha­ne Alem es uno de los em­ble­mas del con­jun­to de mis­te­rio­sas igle­sias re­co­no­ci­das co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco.

En la otra pá­gi­na, arri­ba, la iglesia de San Jor­ge. De­ba­jo, a su de­re­cha, en­tra­da a Bet Mer­cu­rios. So­bre es­tas lí­neas, otra pers­pec­ti­va del tem­plo de­di­ca­do a San Jor­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.