CONSPIRACIÓN DEL BITCOIN

LLE­VA UN AÑO DOMINANDO LAS POR­TA­DAS DE LOS ME­DIOS. EL CRE­CI­MIEN­TO DEL BITCOIN, LA MO­NE­DA VIR­TUAL QUE PROTAGONIZA LAS TRANSAC­CIO­NES DI­GI­TA­LES MÁS OS­CU­RAS, HA SI­DO EX­TRA­OR­DI­NA­RIO, ALCANZANDO RENTABILIDADES NUN­CA AN­TES VIS­TAS. PE­RO, ¿QUÉ ES EL BITCOIN? ¿CÓ­MO

Enigmas - - SUMARIO O7 -

¿En qué con­sis­te el “di­ne­ro fan­tas­ma”? Ve­re­mos có­mo es uti­li­za­do por el po­der en la som­bra co­mo “ar­ma se­cre­ta”. Y tam­bién por el cri­men or­ga­ni­za­do…

El pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ad­ver­tía so­bre los ries­gos aso­cia­dos a la mo­ne­da de mo­da, esa que nun­ca oi­re­mos tin­ti­near en la ba­rra de una ca­fe­te­ría, la mo­ne­da di­gi­tal por ex­ce­len­cia: el bitcoin. “Hay ries­gos cla­ros para in­ver­so­res y con­su­mi­do­res aso­cia­dos a la vo­la­ti­bi­li­dad de pre­cios, in­clui­do el ries­go de una pér­di­da de la in­ver­sión com­ple­ta, quie­bras ope­ra­ti­vas y de se­gu­ri­dad…”, des­ta­có Val­dis Dom­brovs­kis, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, res­pon­sa­ble del eu­ro y de la Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra. Cier­to es que hay que to­mar es­ta ad­ver­ten­cia con cau­te­la. No en vano, el fun­cio­na­mien­to de la Unión Eu­ro­pea en ge­ne­ral tie­ne co­mo ele­men­to tron­cal una mo­ne­da fuer­te, fí­si­ca y tra­di­cio­nal, por su­pues­to con­tro­la­da por los ban­cos: el eu­ro. Pe­ro por otro la­do, el va­lor del bitcoin ha su­fri­do en mo­men­tos de fi­na­les del pa­sa­do año unas caí­das ate­rra­do­ras para cual­quier in­ver­sor.

Aun­que el bitcoin lle­va con no­so­tros des­de 2008, fue en 2017 cuan­do em­pe­zó a estar en bo­ca de los me­dios y de mu­chos usua­rios que se pre­gun­ta­ban de qué mo­do al­go tan abs­trac­to te­nía tal pro­ta­go­nis­mo, por qué re­sul­ta­ba tan sig­ni­fi­ca­ti­vo para el fu­tu­ro de la eco­no­mía glo­bal y, so­bre to­do, qué cla­se de in­tere­ses se ocul­ta­ban en es­te com­ple­jo con­cep­to mo­ne­ta­rio que des­per­ta­ba los apo­yos más en­tu­sias­tas y las crí­ti­cas más exa­cer­ba­das.

PA­GAR EL RESCATE CON BIT­COINS

Fue con­cre­ta­men­te en el mes de ma­yo del pa­sa­do año, cuan­do los bit­coins sal­ta­ron a la fa­ma. La ra­zón, una ola de “se­cues­tros” de or­de­na­do­res que afec­ta­ron a gran­des em­pre­sas de to­do el mundo, y que tu­vie­ron en Te­le­fó­ni­ca a la má­xi­ma afec­ta­da en Es­pa­ña. En con­cre­to, el ata­que por par­te de los piratas in­for­má­ti­cos im­pli­ca­ba el lanzamiento de un pro­gra­ma que in­va­de los or­de­na­do­res, se­cues­tra los da­tos de los mis­mos y los en­crip­ta para que na­die pue­da ac­ce­der a los mis­mos. To­do lo que un ciu­da­dano o una com­pa­ñía guar­da allí, ci­fras de in­gre­sos y gas­tos, pro­yec­tos con­fi­den­cia­les, re­des so­cia­les, in­for­ma­ción per­so­nal… de­ja de ser ac­ce­si­ble para el usua­rio. Y allí es don­de en­tra el bitcoin. El se­cues­tra­dor ame­na­za con “ase­si­nar” la exis­ten­cia di­gi­tal de la víc­ti­ma, es de­cir, con bo­rrar to­dos esos da­tos si no ac­ce­de a pa­gar un rescate. Y es­te rescate se exi­ge que sea en di­ne­ro vir­tual, es de­cir, en bit­coins. ¿Por qué? Pri­me­ro, por el ano­ni­ma­to y la se­gu­ri­dad que ofre­cen. Ca­da vez más em­pre­sas per­mi­ten pa­gar el ca­fé, los vi­deo­jue­gos, los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos o la com­pra en bit­coins.

Y sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas vir­tua­les ha­cen que sea ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil de ras­trear. Pe­ro tam­bién, y no me­nos im­por­tan­te, por­que su po­ten­cial de cre­ci­mien­to es ex­tra­or­di­na­rio, in­com­pa­ra­ble. Os lo acla­ra­mos.

En 2009 se pro­du­ce la pri­me­ra transac­ción en bit­coins de la his­to­ria. En aquel mo­men­to, ca­da bitcoin va­lía al­re­de­dor de ocho cén­ti­mos de dó­lar. En la fe­cha en que es­cri­bi­mos es­te re­por­ta­je, a 9 de enero de 2018, es va­lor, en eu­ros, de ca­da bitcoin es de 12.040 eu­ros. Re­don­dean­do, si en 2009 hu­bié­se­mos gas­ta­do un eu­ro en bit­coins, hoy su­pe­raría­mos los 150.000 eu­ros en la crip­to­mo­ne­da. Una plus­va­lía in­sos­te­ni­ble –y para mu­chos in­mo­ral– para cual­quier transac­ción eco­nó­mi­ca. ¿Có­mo en tan po­cos años se ha po­di­do pro­du­cir un cre­ci­mien­to tal? Pre­ci­sa­men­te por la se­gu­ri­dad de la que ha­blá­ba­mos, tam­bién por la do­sis de os­cu­ri­dad que acom­pa­ñan los in­ter­cam­bios fi­nan­cie­ros en los que se vio im­pli­ca­da en un pri­mer mo­men­to. Di­ga­mos que la Deep Web –el con­jun­to de webs y ba­ses de da­tos que no es­tán in­de­xa­dos, es de­cir, que no pue­den ser en­con­tra­das por los bus­ca­do­res– co­men­zó sien­do un buen mer­ca­do en el que co­mer­ciar con el bitcoin en tan­to que mul­ti­pli­ca­ba el ano­ni­ma­to que ya de por sí per­mi­tía la In­ter­net Pro­fun­da. En­tre otras transac­cio­nes, to­do ti­po de ser­vi­cios co­mer­cia­les ile­ga­les –des­de el trá­fi­co de ar­mas al de dro­gas– tie­nen la Deep Web y al bitcoin co­mo lu­gar per­fec­to para desa­rro­llar­se. Des­pués, los te­mo­res aso­cia­dos a la cri­sis, las aler­tas so­bre un po­si­ble de­rrum­be eco­nó­mi­co mun­dial, los res­ca­tes ban­ca­rios… con­vir­tie­ron el bitcoin en un va­lor re­fu­gio pro­pa­gan­do la eva­sión de di­vi­sas ha­cia In­ter­net. Se es­ta­ba pro­du­cien­do la pri­me­ra bur­bu­ja de la crip­to­mo­ne­da. La úl­ti­ma has­ta aho­ra se pro­du­jo el pa­sa­do año. Val­ga un da­to para com­pro­bar­lo: A co­mien­zos de es­te mis­mo año, The Wall Street Jour­nal anun­cia­ba que la fir­ma de ca­pi­tal ries­go Foun­ders Fund ha­bía con­se­gui­do un be­ne­fi­cio de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res tras in­ver­tir en­tre 15 y 20 mi­llo­nes de dó­la­res el pa­sa­do

¿Quién es Sa­tos­hi Na­ka­mo­to? ¿Quién pue­de do­mi­nar la eco­no­mía del fu­tu­ro? Na­die lo sa­be

año, es de­cir, en un mo­men­to en que el bitcoin es­ta­ba en torno a los 1.000 dó­la­res, cuan­do a fi­na­les de ese mis­mo año lle­gó a al­can­zar 14.000. Al fren­te de di­cha em­pre­sa se en­con­tra­ba Pe­ter Thiel, uno de los em­pre­sa­rios más cer­ca­nos al pre­si­den­te Do­nald Trump.

EL CREADOR IN­VI­SI­BLE

Lo cier­to es que las ti­nie­blas siem­pre han ro­dea­do al bitcoin. Es más, el secreto de quién es su creador no tie­ne na­da que en­vi­diar al de las re­li­gio­nes tra­di­cio­na­les. Y eso que su nom­bre es­tá cla­ro: Sa­tos­hi Na­ka­mo­to. Pe­ro, ¿quién es Sa­tos­hi Na­ka­mo­to? No te­ne­mos ni la más re­mo­ta idea. Po­de­mos em­pe­zar des­tri­pan­do su nom­bre. El sen­ti­do co­mún nos di­ría que es ja­po­nés. Y en­con­tra­mos que “sa­tos­hi” sig­ni­fi­ca “cla­ri­dad de pen­sa­mien­to o sa­bio”; “na­ka”, “re­la­ción o aden­tro”; y “mo­to”, “fun­da­men­to u ori­gen”. Una tra­duc­ción apro­xi­ma­da se­ría “pen­san­do con cla­ri­dad den­tro de los fun­da­men­tos”.

Es el mo­men­to de se­guir sus pa­sos. El pri­me­ro de ellos lo si­túa en 2008, cuan­do Na­ka­mo­to pu­bli­có en Crip­to­graphy Mai­ling List un ar­tícu­lo de in­ves­ti­ga­ción en el que ex­pli­ca­ba en qué con­sis­tía el bitcoin. Se pre­sen­ta­ba ase­gu­ran­do que te­nía 37 años y re­si­día en Ja­pón. Y lo ha­cía en un tex­to en el que mez­cla­ba el in­glés bri­tá­ni­co y el ame­ri­cano. Con su in­ven­ción pre­ten­día ofre­cer una ma­yor se­gu­ri­dad en las transac­cio­nes, evi­tar el pa­so por in­ter­me­dia­rios –esen­cial­men­te los ban­cos– y la uti­li­za­ción de nues­tro di­ne­ro para usos po­co éti­cos y no con­tro­la­dos por no­so­tros. “Con la mo­ne­da di­gi­tal ba­sa­da en prue­bas crip­to­grá­fi­cas, sin la ne­ce­si­dad de con­fiar en un in­ter­me­dia­rio, el di­ne­ro pue­de estar se­gu­ro y se pue­den ha­cer transac­cio­nes sin es­fuer­zo”, afir­ma en su es­cri­to. A co­mien­zos de enero del año si­guien­te, la red P2P en­tró en fun­cio­na­mien­to con la crea­ción de los pri­me­ro bit­coins –las P2P son re­des de or­de­na­do­res que funciona sin ne­ce­si­dad de clien­tes ni ser­vi­do­res fi­jos y cu­yo ejem­plos más po­pu­la­res se­rían Net­flix, Sky­pe o aque­llas que nos per­mi­ten des­car­gar to­do ti­po de con­te­ni­dos com­par­ti­dos por otro usua­rio–. Tras su lanzamiento, Na­ka­mo­to co­men­zó sien­do muy ac­ti­vo en con­ver­sa­cio­nes con usua­rios y opi­nio­nes en el fo­ro crea­do para el bitcoin –bit­coin­talk.com–. Sin em­bar­go, en 2010 fue des­apa­re­cien­do pau­la­ti­na­men­te y en­tre­gó el con­trol, co­mo desa­rro­lla­dor prin­ci­pal, a Ga­vin An­dre­sen. Su úl­ti­ma in­ter­ven­ción fue para res­pon­der a un usua­rio. Ase­gu­ró que “es­ta­ba a otras co­sas”.

MU­CHOS NOM­BRES, NIN­GU­NA CERTEZA

Las es­pe­cu­la­cio­nes y con­cien­zu­das in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre quién era es­te in­di­vi­duo o con­jun­to de in­di­vi­duos que es­ta­ban cam­bian­do el sis­te­ma eco­nó­mi­co mun­dial no tar­da­ron en sa­lir a la luz. Uno de los prin­ci­pa­les in­ves­ti­ga­dos fue el pro­pio Ga­vin An­dre­sen, un in­ge­nie­ro de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de 52 años que fue el verdadero cul­pa­ble de que el va­lor de la crip­to­mo­ne­da cre­cie­se co­mo la es­pu­ma. La teo­ría de quie­nes apues­tan por él co­mo verdadero Na­ka­mo­to afir­ma que, cuan­do con­si­guió que la mo­ne­da se hi­cie­ra fuer­te, “ase­si­nó” el pseu­dó­ni­mo y apa­re­ció con su nom­bre real. Sin em­bar­go, él lo ha ne­ga­do en va­rias oca­sio­nes. “No soy Na­ka­mo­to, aun­que he te­ni­do mu­chas con­ver­sa­cio­nes por co­rreo elec­tró­ni­co con él”.

Des­de en­ton­ces las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el per­so­na­je real se cuen­tan por cen­te­na­res. Una in­ves­ti­ga­ción en el The New Yor­ker po­nía el fo­co en un es­tu­dian­te de crip­to­gra­fía del Tri­nity Co­lla­ge de Du­blín, Mi­chael Clear. Tam­bién re­la­cio­na­dos con el Tri­nity, los cien­tí­fi­cos Do­nald O´Mahony y Mi­chael Peir­ce, que pu­bli­ca­ron un es­me­ra­do ar­tícu­lo so­bre los pa­gos vir­tua­les, tam­bién han si­do apo­ya­dos co­mo can­di­da­tos. El in­ge­nie­ro ja­po­nés Do­rian Na­ka­mo­to o el pio­ne­ro crip­to­grá­fi­co Hal Fin­ney tam­bién apa­re­cie­ron en una lis­ta de sos­pe­cho­sos crip­tó­gra­fos… Sin em­bar­go, al­go fa­lla­ba. La ma­yo­ría de los se­ña­la­dos lo des­men­tían y, si no lo ha­cían, siem­pre exis­tían ar­gu­men­tos para desechar la idea. Só­lo el ciu­da­dano aus­tra­liano Craig Ste­ven Wright con­fe­só, des­pués de ser se­ña­la­do por la re­vis­ta Wi­red, que él era Na­ka­mo­to. In­clu­so dio cier­tas prue­bas que apo­yó el mis­mo An­dre­sen. Sin em­bar­go, va­rios miem­bros de la co­mu­ni­dad bitcoin evi­den­cia­ron que esas prue­bas no de­mos­tra­ban na­da. In­ca­paz de pre­sen­tar nue­vas evi­den­cias, mos­tró su im­po­ten­cia para sa­lir del ano­ni­ma­to: “No ten­go fuer­zas. No pue­do”. A día de hoy Na­ka­mo­to es tan in­vi­si­ble co­mo la mo­ne­da que creó. En el fon­do es bas­tan­te ló­gi­co. Quien es in­vi­si­ble no tie­ne que guar­dar nin­gún secreto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.