En bus­ca de la inmortalidad

RE­CIEN­TES HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS MUES­TRAN QUE EL PRI­MER EM­PE­RA­DOR DE CHI­NA SE OBSESIONÓ CON AL­CAN­ZAR LA INMORTALIDAD, ORDENANDO A VA­RIOS FUN­CIO­NA­RIOS DE SU GO­BIERNO LA BÚSQUEDA DEL ELI­XIR DE LA ETERNIDAD.

Enigmas - - SEÑALES -

Ven­cer al pa­so del tiem­po, a la mis­ma muer­te… A lo lar­go de la his­to­ria al­gu­nos de los más gran­des per­so­na­jes de to­das las épo­cas han pre­ten­di­do su­pe­rar el ins­tan­te fi­nal. En Chi­na fue una qui­me­ra an­he­la­da por mu­chos. Tan es así que Ying Zheng, la pri­me­ra per­so­na en uni­fi­car Chi­na y que se au­to­pro­cla­mó Qin Shihuang o “pri­mer em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Qin” (221 a.C.-210 a.C.), con­vir­tió la búsqueda de la inmortalidad en una fun­ción más de su go­bierno, ha­ce la frio­le­ra de 2.000 años.

Es­te im­por­tan­te ha­llaz­go apa­re­ce re­fle­ja­do en un con­jun­to de “ho­jas” de ma­de­ra en­con­tra­das en la pro­vin­cia de Hu­nan. En las mis­mas se mues­tra la or­den eje­cu­ti­va del em­pe­ra­dor para que to­do el país bus­ca­ra la pó­ci­ma de la vi­da eter­na. Es sor­pren­den­te el he­cho de que tal de­cre­to lle­ga­se a al­deas y zo­nas re­mo­tas, ge­ne­ran­do una gran res­pues­ta, co­mo se­ña­la Zhang Chun­long, in­ves­ti­ga­dor del ins­ti­tu­to pro­vin­cial de ar­queo­lo­gía.

Tal y co­mo in­for­ma la agencia ofi­cial de no­ti­cias del go­bierno de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, Xin­hua, los ha­bi­tan­tes de “un pue­blo lla­ma­do Du­xiang in­for­ma­ron de que aún no se ha­bía en­con­tra­do una po­ción mi­la­gro­sa e im­pli­ca­ba que la búsqueda con­ti­nua­ría. Otro lu­gar, Lang­ya, en la ac­tual pro­vin­cia orien­tal de Shan­dong, cer­ca del mar, pre­sen­tó una hier­ba –con pro­pie­da­des su­pues­ta­men­te má­gi­cas– re­co­lec­ta­da de una mon­ta­ña lo­cal”.

Así las co­sas, Qin Shihuang Di no lo­gró su ob­je­ti­vo, y mu­rió pre­ci­sa­men­te du­ran­te la búsqueda de las fuen­tes de la eternidad en las pro­vin­cias del nor­te. Fue tras­la­da­do con un ca­rro de pes­ca­do de­lan­te y otro de­trás de su pro­pio ca­rro­ma­to, para que el he­dor no des­ve­la­se que ha­bía fa­lle­ci­do has­ta que lle­ga­se a la ca­pi­tal Xian y así evi­tar po­si­bles lu­chas por el po­der. Aun­que no lo­gró la inmortalidad, su obra más im­por­tan­te, el ejército de te­rra­co­ta, ya es eterno…

Qin Shihuang Di es cé­le­bre por su ejército –es­te sí in­mor­tal– de te­rra­co­ta que pro­te­ge su tum­ba; tum­ba que aún es­tá se­lla­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.