La pla­ya de los 13 pies per­di­dos

EN 2007 SE EN­CON­TRÓ EL PRI­MER PIE ENFUNDADO EN UNA ZAPATILLA DE DE­POR­TE. DES­DE EN­TON­CES, YA SON 13 LOS QUE HAN APA­RE­CI­DO, CAUSANDO UN VERDADERO REVUELO. NO ES PARA ME­NOS…

Enigmas - - SEÑALES -

Es ha­bi­tual que el mar arras­tre to­do ti­po de co­sas, a cuál más ex­tra­ña, pe­ro lo que su­ce­de des­de ha­ce más de una dé­ca­da en el li­to­ral de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, en Ca­na­dá, no tie­ne pre­ce­den­te… ni ex­pli­ca­ción; al me­nos por el mo­men­to. Des­de 2007 han apa­re­ci­do na­da me­nos que 13 pies ampu­tados de ca­dá­ve­res… ¡en­fun­da­dos en za­pa­ti­llas de de­por­te!

El úl­ti­mo ca­so tu­vo lu­gar a me­dia­dos de di­ciem­bre de 2017, cuan­do Mi­ke Johns, un hom­bre de 56 años, pa­sea­ba por la cos­ta sur de la is­la de Van­cou­ver con su pe­rro, un rott­wei­ler, cuan­do el ani­mal se en­tre­tu­vo con al­go que ha­bía en­tre las al­gas. Para su asom­bro, sa­có un gran hue­so, una ti­bia y un peroné hu­ma­nos, con una me­dia blan­ca y una zapatilla ne­gra con un cie­rre de vel­cro. Johns lo re­co­gió y lla­mó a las au­to­ri­da­des. No es­ta­ba de­ma­sia­do al­te­ra­do te­nien­do en cuen­ta los pre­ce­den­tes: el úl­ti­mo de es­tos des­cu­bri­mien­tos ha­bía te­ni­do lu­gar en fe­bre­ro de 2016, cuan­do una pa­re­ja se en­con­tró otro pie cal­za­do a ori­llas de una pla­ya de Port Ren­frew.

A los 13 en­con­tra­dos a lo lar­go de las pla­yas ca­na­dien­ses del Es­tre­cho de Geor­gia se su­man los cin­co ha­lla­dos en el la­do nor­te­ame­ri­cano del Ca­nal, en la cos­ta de Was­hing­ton, lo que ha cau­sa­do aún más revuelo. Se­gún in­for­ma­ba la agencia As­so­cia­ted Press, en la úl­ti­ma dé­ca­da las au­to­ri­da­des han iden­ti­fi­ca­do al me­nos ocho de los pies que el mar de­vol­vió, de­ter­mi­nan­do que per­te­ne­cían a di­fe­ren­tes víc­ti­mas e in­clu­so des­car­tan­do que fue­ran cor­ta­dos o des­mem­bra­dos de for­ma vio­len­ta, lo que ti­ra por tie­rra la hi­pó­te­sis del cri­men. No en vano, mu­chos pu­die­ron ser iden­ti­fi­ca­dos con per­so­nas que se ha­brían sui­ci­da­do. Aún así, el enig­ma de los pies cal­za­dos con­ti­núa… ¿Ha­brá un si­guien­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.