TESOROS MAL­DI­TOS

CUE­VAS SUBACUÁTICAS, MINAS PER­DI­DAS, REINOS MÍ­TI­COS… SON MU­CHOS LOS ENCLAVES QUE SE RELACIONAN DES­DE AN­TI­GUO CON TESOROS OCUL­TOS, LA MA­YO­RÍA MAR­CA­DOS POR LA SOM­BRA DE UNA TE­RRI­BLE MALDICIÓN. DEL ORO DE LOS INCAS A LA MINA DEL HOLANDÉS ERRAN­TE, DEL MA­PA DE

Enigmas - - SUMARIO O7 -

Es­tán re­par­ti­dos por los lu­ga­res más in­sos­pe­cha­dos… es­pe­ran­do que los en­cuen­tres. Sin em­bar­go, se­guir su pis­ta su­po­ne arries­gar, in­clu­so, la pro­pia vi­da. Del oro az­te­ca a la Ci­fra de Beale, del Ma­pa de Lue a la mina del Holandés Erran­te, los tesoros mal­di­tos exis­ten, y te lle­va­mos has­ta ellos.

Com­pli­ca­dos có­di­gos, cla­ves ma­te­má­ti­cas, pis­tas en ma­pas y en lá­pi­das per­di­das… Co­di­cia­dos des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, los tesoros, en su gran di­ver­si­dad, han si­do una cons­tan­te his­tó­ri­ca en el an­he­lo del hom­bre por ha­cer­se con un ni­vel in­su­pe­ra­ble de ri­que­za y po­der. Mu­chos fue­ron reales, aun­que es­qui­vos; otros for­man par­te del uni­ver­so siem­pre cam­bian­te de la le­yen­da, ade­re­za­da con los más va­ria­dos ele­men­tos por dis­tin­tos pue­blos; un buen nú­me­ro de ellos son sim­ples le­yen­das ur­ba­nas de es­tos tiem­pos vir­tua­les de RRSS y me­dias ver­da­des que cir­cu­lan por la Red y que di­fi­cul­tan aún más la ta­rea de dar con el pa­ra­de­ro de los au­tén­ti­cos, apro­ve­chan­do el po­de­ro­so in­flu­jo que ejer­cen so­bre la ima­gi­na­ción de so­ña­do­res y aven­tu­re­ros co­di­cio­sos.

En la ac­tua­li­dad exis­ten in­clu­so APPs para aque­llos que, guia­dos por el es­pí­ri­tu ro­mán­ti­co de Ro­bert Louis Ste­ven­son, quie­ran ha­llar su pro­pio bo­tín, sea en una is­la, en un de­sier­to, en la pla­ya o en los par­ques de su pro­pia ciu­dad. Hay pro­gra­mas de te­le­vi­sión de­di­ca­dos a la búsqueda de oro con le­gión de se­gui­do­res y só­lo en re­la­ción a los bo­ti­nes clá­si­cos que re­cla­ma­ban cor­sa­rios y bu­ca­ne­ros; ni qué de­cir tie­ne si in­clui­mos en la ex­ten­sa lis­ta los ob­je­tos de po­der, ciu­da­des mí­ti­cas e in­clu­so las reliquias per­di­das de dis­tin­tas re­li­gio­nes. Si a ello aña­di­mos las fal­si­fi­ca­cio­nes, la cró­ni­ca se­ría inaca­ba­ble.

Mu­chos, eso sí, es­tán mar­ca­dos por una lar­ga som­bra que los ha con­ver­ti­do en de­to­nan­tes de las más va­ria­das tra­ge­dias. Tesoros mal­di­tos que aún es­tán por des­cu­brir y se siguen bus­can­do con ahín­co en los rin­co­nes más in­sos­pe­cha­dos. Co­mo mues­tra una per­cha muy re­cien­te: en oc­tu­bre de 2016 era res­ca­ta­do un fran­cés de 27 años que lle­va­ba seis días per­di­do en la Is­la Ro­bin­son Cru­soe, en el Ar­chi­pié­la­go Juan Fer­nán­dez (Chi­le) y que ha­bía acu­di­do has­ta allí en bus­ca de un su­pues­to te­so­ro… No mu­rió de ina­ni­ción e hi­po­ter­mia de mi­la­gro. Es el cos­te que trae con­si­go la búsqueda de for­tu­na y glo­ria.

EL ORO PER­DI­DO DE LOS AZTECAS

El 8 de no­viem­bre de 1519, Her­nán Cor­tés se per­so­nó an­te el rey az­te­ca Moc­te­zu­ma II en nom­bre del rey Car­los I de Es­pa­ña, en Te­noch­titlán, con una fuer­za com­pues­ta por 528 in­fan­tes, 16

ji­ne­tes y 13 ar­ca­bu­ce­ros. Una vez allí pa­re­ce que cau­ti­vó al je­fe de los na­ti­vos, sien­do in­vi­ta­do por és­te a ins­ta­lar­se en el es­plen­do­ro­so pa­la­cio de su pa­dre Axa­yá­catl. En es­te pun­to la le­yen­da ne­gra y la le­yen­da ro­sa pug­nan por lle­var la ra­zón, pe­ro al mar­gen de lec­tu­ras rup­tu­ris­tas, lo cier­to es que aquel fue el co­mien­zo del fin del im­pe­rio az­te­ca y el ori­gen de la le­yen­da que nos con­cier­ne.

Du­ran­te el tiem­po que per­ma­ne­cie­ron allí los in­va­so­res, Moc­te­zu­ma II les dio per­mi­so para cons­truir un al­tar cris­tiano en el in­te­rior del ci­ta­do pa­la­cio, obra de la que se en­car­ga­ría el sol­da­do Alon­so Yá­ñez. Mien­tras rea­li­za­ba su ta­rea, és­te se to­pó con una puer­ta ta­pia­da; pres­to, avi­só a Cor­tés y és­te man­dó a va­rios hom­bres echar­la aba­jo. Fue el cro­nis­ta Ber­nal Díaz del Cas­ti­llo (1492-1584) quien na­rró lo que su­ce­dió a con­ti­nua­ción: “…se­cre­ta­men­te se abrió la puer­ta: y cuan­do fue abier­ta, Cor­tés con cier­tos ca­pi­ta­nes en­tra­ron pri­me­ro den­tro, y vie­ron tan­to nú­me­ro de jo­yas de oro y plan­chas, y te­jue­los mu­chos, y pie­dras de chal­chihui­tes y otras gran­des ri­que­zas, y lue­go lo su­pi­mos en­tre los de­más ca­pi­ta­nes y sol­da­dos, y lo en­tra­mos ver…”.

Al pa­re­cer, aque­lla era la cá­ma­ra del te­so­ro de Axa­yá­catl. Sa­car­lo de Te­noch­titlán, que era por su­pues­to la idea de los es­pa­ño­les, no iba a ser ta­rea fá­cil: mien­tras se in-

cre­men­ta­ba la hos­ti­li­dad de los aztecas, a pe­sar del dis­cur­so con­ci­lia­dor de Moc­te­zu­ma II –ya en ca­li­dad de pri­sio­ne­ro de los con­quis­ta­do­res–, a Her­nán Cor­tés le lle­gó la no­ti­cia de que el go­ber­na­dor Diego Velázquez ha­bía pro­ce­di­do a con­fis­car to­dos sus bie­nes en la is­la de Cu­ba, po­nién­do­se al fren­te de un ejército para apre­sar al ex­tre­me­ño. Ello obli­gó a Cor­tés a sa­lir de la ca­pi­tal az­te­ca y ha­cer fren­te a di­cho em­ba­te, sa­lien­do vic­to­rio­so y re­gre­san­do me­ses des­pués.

Su au­sen­cia, sin em­bar­go, ha­bía si­do ne­fas­ta para los in­tere­ses es­pa­ño­les, ya que al man­do de Pe­dro de Al­va­ra­do la guar­ni­ción es­pa­ño­la se ha­bía atrin­che­ra­do en torno al te­so­ro mien­tras los aztecas cla­ma­ban ven­gan­za. De nue­vo Moc­te­zu­ma II subió a los mu­ros del pa­la­cio para in­ten­tar cal­mar los áni­mos, pe­ro re­ci­bió una pe­dra­da de la mu­che­dum­bre que le hi­rió de gra­ve­dad. Fa­lle­ció tres días más tar­de. Otras fuen­tes apun­tan que mu­rió apu­ña­la­do por los es­pa­ño­les…

An­te la im­po­si­bi­li­dad de mar­char­se con to­do el te­so­ro, Cor­tés dio or­den de car­gar úni­ca­men­te con la quin­ta par­te, la que co­rres­pon­día por ley a Car­los V, va­lo­ra­da en unos cien­to trein­ta y dos mil pe­sos. Eso, y to­das aque­llas jo­yas que ca­da uno de sus hom­bres fue­se ca­paz de por­tar du­ran­te la hui­da. Aque­llo pin­ta­ba mal y mal ter­mi­na­ría: en la noche del 30 de ju­nio de 1520 los es­pa­ño­les ini­cia­ron la mar­cha, ra­len­ti­za­da a cau­sa del ex­ce­si­vo pe­so en jo­yas y me­ta­les pe­sa­dos que por­ta­ban en sus per­tre­chos. El oro iba en un ca­rro ti­ra­do por ca­ba­llos y cus­to­dia­do por el ca­pi­tán Juan Velázquez León. Sin em­bar­go, fue­ron des­cu­bier­tos por una mu­jer na­ti­va que es­ta­ba re­co­gien­do agua y que dio la voz de alar­ma. En­ton­ces tu­vo lu­gar una ver­da­de­ra car­ni­ce­ría en la que los aztecas diez­ma­ron a las tro­pas es­pa­ño­las, un epi­so­dio que pa­só a la his­to­ria co­mo la Noche Tris­te. Los aztecas re­co­gie­ron to­das las ri­que­zas caí­das: dis­cos de oro, jo­yas y ri­cas pe­dre­rías, y tam­bién las ar­mas de sus enemi­gos.

Cor­tés se sal­vó in ex­tre­mis, aun­que tu­vo que so­me­ter­se a la jus­ti­cia es­pa­ño­la, y des­de en­ton­ces el cé­le­bre oro de Moc­te­zu­ma pa­só a con­ver­tir­se en una ob­se­sión de aven­tu­re­ros y bus­ca­vi­das. La ven­gan­za his­pa­na fue te­rri­ble y la ba­ta­lla de Otum­ba, el 7 de ju­nio de 1520, el pa­so pre­vio a la caí­da del im­pe­rio az­te­ca. Los es­pa­ño­les, ob­ce­ca­dos con ha­llar de nue­vo el oro, sa­quea­ron to­do a su pa­so, y el te­so­re­ro Ju­lián de Al­de­re­te hi­zo que se tor­tu­ra­se al úl­ti­mo em­pe­ra­dor, Cuauh­té­moc, que­man­do sus pies con acei­te hir­vien­do. Aca­bó por con­fe­sar que cua­tro días an­tes ha­bían arro­ja­do el oro a una la­gu­na. Los es­pa­ño­les ras­trea­ron su fon­do, pe­ro tan só­lo en­con­tra­ron pe­que­ñas can­ti­da­des del pre­cio­so me­tal.

Sin em­bar­go, los con­quis­ta­do­res no ce­ja­ron en el em­pe­ño: en 1575, Mar­tín Cor­tés, se­gun­do marqués del Va­lle de Oa­xa­ca e hi­jo de Her­nán, fi­nan­ció va­rias ex­pe­di­cio­nes, aun­que sin éxi­to. En 1637 el in­dí­ge­na Fran­cis­co de Ta­pia se pre­sen­tó an­te el vi­rrey de la Nue­va Es­pa­ña y, ase­gu­ran­do ser des­cen­dien­te de aztecas, le mos­tró un di­bu­jo en el que se re­co­gía la su­pues­ta ubi­ca­ción del oro per­di­do, que se en­con­tra­ba: “…en la La­gu­na Gran­de de San Lá­za­ro en­tre el pe­ñón de los Ba­ños y el Marqués, en un po­zo en el que era cos­tum­bre ba­ñar­se an­ti­gua­men­te”. Si dio con el mis­mo nun­ca se su­po. La fer­vo­ro­sa búsqueda, no obs­tan­te, con­ti­nuó si­glos des­pués.

LA MALDICIÓN DEL ORO DE UTAH

En la ac­tua­li­dad, el geó­lo­go fo­ren­se nor­te­ame­ri­cano Scott Wol­ter, al fren­te del pro­gra­ma de his­to­ria al­ter­na­ti­va Ame­ri­ca Uneart­hed, cree que el te­so­ro per­di­do de Moc­te­zu­ma II se en­cuen­tra ocul­to en unas cue­vas al sud­oes­te de Utah. Pre­ci­sa­men­te, en di­cho Es­ta­do ubi­có el te­so­ro en 1914 el mi­ne­ro nor­te­ame­ri­cano Freddy Crys­tal, quien de­cía ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do un tran­ce tras un gol­pe en la ca­be­za don­de vi­sua­li­zó a un gru­po de gue­rre­ros aztecas que guia­ban a va­rios es­cla­vos ha­cia el nor­te, un lu­gar que iden­ti­fi­có con Utah. Se con­ven­ció com­ple­ta­men­te de que ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do una re­ve­la­ción tiem­po des­pués, tras vi­sio­nar una fo­to­gra­fía de unos gli­fos to­ma­dos por el tu­ris­ta y re­pre­sen­tan­te mor­món Le­vi E. Young en la ciu­dad de Ka­nab, que se iden­ti­fi­ca­ban to­tal­men­te –afir­ma­ba– con su vi­sión. El mi­ne­ro es­tu­dió la cul­tu­ra me­xi­ca y des­cu­brió que, se­gún su mi­to­lo­gía, pro­ve­nían de Aztlán, un lu­gar mítico que su­pues­ta­men­te se en­con­tra­ría al nor­te de Te­noch­titlán, en la ac­tual Ciu­dad

de Mé­xi­co. ¿Utah? Así, Crys­tal em­pren­dió una in­can­sa­ble búsqueda jun­to a Oscar Ro­bin­son, un pro­pie­ta­rio de un ran­cho cer­cano al lu­gar don­de el pri­me­ro creía que se ha­lla­ba el bo­tín: una gru­ta pla­ga­da de tram­pas que ca­si les cues­ta la vi­da. Tras dos años ex­ca­van­do, tan só­lo en­con­tra­ron un cas­co es­pa­ñol y un mo­ca­sín. Ca­si 70 años des­pués un aven­tu­re­ro de nom­bre Ray­mond Dill­man, que afir­ma­ba ser des­cen­dien­te de in­dios nor­te­ame­ri­ca­nos y aztecas, via­jó tam­bién has­ta el pue­blo de Ka­nab, don­de creía que se ha­lla­ba el es­qui­vo te­so­ro tras ha­ber in­ter­pre­ta­do de for­ma sui ge­ne­ris las lla­ma­das Pie­dras Pe­ral­ta, unas lo­sas gra­ba­das con ins­crip­cio­nes des­cu­bier­tas en la dé­ca­da de los 50 en una au­to­pis­ta de Ari­zo­na.

Tras ex­ca­var con la ayu­da de la fa­mi­lia Judd, pro­pie­ta­ria del te­rreno y des­cen­dien­te de Ro­bin­son, sa­ca­ron a la luz res­tos hu­ma­nos y una va­si­ja con 213 tur­que­sas, pe­ro el Car­bono 14 re­ve­ló que los cuer­pos eran de unos 3.500 años an­tes de la caí­da de Moc­te­zu­ma II. Sin em­bar­go, tam­bién des­cu­brie­ron una pie­dra muy si­mi­lar a la uti­li­za­da en los sa­cri­fi­cios aztecas… Ra­ro era, des­de lue­go. El mis­te­rio se­guía vi­vo.

Tiem­po des­pués Brandt Child, re­si­den­te de Ka­nab, cre­yó que un la­go cer­cano a la lo­ca­li­dad co­rres­pon­día con el le­gen­da­rio Aztlán y fue en bus­ca del es­qui­vo te­so­ro de Moc­te­zu­ma. A par­tir de en­ton­ces co­men­za­ron los fe­nó­me­nos anó­ma­los: Child con­tra­tó a un gru­po de bu­zos que ex­plo­ra­ron el fon­do del la­go. De oro na­da, pe­ro afir­ma­ron ha­ber si­do tes­ti­gos de pre­sen­cias fan­tas­ma­gó­ri­cas ba­jo el agua. Más tar­de rea­li­za­ron la pros­pec­ción de una cue­va sub­acuá­ti­ca cer­ca­na, y uno de los miem­bros de la ex­pe­di­ción di­jo ha­ber vis­to “a lo le­jos a un hom­bre ves­ti­do de in­dio y ar­ma­do con una lan­za”. Aún así, si­guie­ron ex­ca­van­do con un ta­la­dro y al ex­traer­lo, pu­die­ron ver “copos de oro” en la pun­ta. Con­ven­ci­dos de la cer­ca­nía del bo­tín, in­tro­du­je­ron una cá­ma­ra y gra­ba­ron el in­te­rior de la cue­va: la pan­ta­lla les mos­tró una es­ta­tua y va­rios bus­tos api­la­dos. O al me­nos eso di­je­ron.

El en­tu­sias­mo hi­zo me­lla en­tre los hom­bres de Child, pe­ro esa mis­ma noche uno de los ope­ra­rios fa­lle­ció de un ata­que al co­ra­zón y re­na­ció la le­yen­da de la maldición. Po­cos días des­pués, y sin ha­ber lo­gra­do su ob­je­ti­vo, el ca­za­te­so­ros re­ci­bió la vi­si­ta de un enig­má­ti­co in­dio que le ad­vir­tió de que de­ja­ra su búsqueda. La his­to­ria, que re­sue­na apó­cri­fa en de­ma­sía, cuen­ta que és­te le di­jo que el oro úni­ca­men­te po­día ser­vir para unir a las tri­bus in­dí­ge­nas, y que si no ce­ja­ba en su em­pe­ño ocu­rri­ría al­go ma­lo. Child de­jó es­cri­to tras aban­do­nar el pro­yec­to: “No po­de­mos per­tur­bar­lo, es el des­tino, es­tá es­con­di­do y pro­te­gi­do por los gue­rre­ros que lo de­ja­ron ahí”.

El pro­pio Child fa­lle­cía en 2002 en un ex­tra­ño ac­ci­den­te, cuan­do cho­có con un ca­ba­llo, dan­do im­pul­so a la le­yen­da de que aquel te­so­ro, el “oro de los dio­ses” de Axa­yá­catl, es­ta­ba mal­di­to. Era, sin du­da, un ex­cén­tri­co, pues lle­gó a afir­mar que los fan­tas­mas aztecas que po­bla­ban su hu­me­dal po­dían ron­dar los ¡8.000! Pe­ro, ¿y si te­nía ra­zón? Nun­ca se sa­be.

LA CI­FRA DE BEALE

Roa­no­ke, Vir­gi­nia, sur de EEUU, 1897. En las ofi­ci­nas de la com­pa­ñía fe­rro­via­ria Nor­folk & Wes­tern el em­plea­do Clay­ton Hart rea­li­za­ba co­pias de un do­cu­men­to que le ha­bía pa­sa­do un com­pa­ñe­ro. En ese mo­men­to, vio que en los pa­pe­les ha­bía co­lum­nas de nú­me­ros sin sen­ti­do apa­ren­te. En­ton­ces su co­le­ga le di­jo que aque­llas se­ries nu­mé­ri­cas po­dían re­ve­lar el pa­ra­de­ro de un te­so­ro ocul­to. El ofi­ci­nis­ta hi­zo co­pias de las pá­gi­nas con los nú­me­ros y via­jó has­ta Lynch­burg, Vir­gi­nia, don­de ha­bía oí­do ha­blar de la exis­ten­cia de un pan­fle­to pu­bli­ca­do diez años an­tes, en 1885, por un tal James B. Ward.

Lo que en­con­tró en la bi­blio­te­ca lo­cal fue un fo­lle­to que, ade­más de re­pro­du­cir los mis­mos nú­me­ros, in­cluía una car­ta fir­ma­da por el pu­ño y le­tra de un tal Tho­mas J. Beale que na­rra­ba una sor­pren­den­te his­to­ria: en 1812, Beale par­tió jun­to a un gru­po de 30 hom­bres al oes­te para ca­zar bú­fa­los. Via­ja-

El pro­pio Brandt Child fa­lle­cía en 2002 en un ex­tra­ño ac­ci­den­te. La maldición de Moc­te­zu­ma vol­vía a co­brar vi­da

ron atra­ve­san­do los EEUU has­ta las Mon­ta­ñas Ro­co­sas, en Co­lo­ra­do y, mien­tras ex­plo­ra­ban el te­rreno, uno de ellos reali­zó un sor­pren­den­te ha­llaz­go: se to­pó con una mina de oro. Se­gún la ex­per­ta en crip­to­gra­fía Elon­ka Du­nin, de­di­ca­ron 18 in­can­sa­bles me­ses a ex­traer to­do el pre­cia­do me­tal. Clay­ton Hart le­yó en la mi­si­va que Bill y sus hom­bres de­ci­die­ron lle­var­se sus ri­que­zas a Vir­gi­nia, y en St. Louis cam­bia­ron el oro y la pla­ta por mo­ne­das, lin­go­tes y jo­yas ade­re­za­das con pie­dras pre­cio­sas. Trans­por­ta­ron su bo­tín en dos via­jes: uno en 1819 y otro en 1821. Pues­to que los ban­cos no ofre­cían la se­gu­ri­dad ac­tual, de­ci­die­ron es­con­der el mis­mo en un lu­gar secreto en las mon­ta­ñas Blood en Vir­gi­nia. El fo­lle­to ex­pli­ca­ba que Beale ha­bía co­di­fi­ca­do el lu­gar exac­to en un men­sa­je ci­fra­do. Des­pués, via­jó al pe­que­ño ho­tel Was­hing­ton en la mis­ma Lynch­burg, don­de se re­gis­tró con su nom­bre. Se alo­jó un par de me­ses y se mar­chó. Re­gre­só dos años más tar­de con una pe­sa­da ca­ja de hie­rro cu­ya lla­ve con­fió al due­ño del ho­tel, Ro­bert Mo­rriss, y par­tió de nue­vo.

Unos me­ses más tar­de, Mo­rriss re­ci­bió una car­ta de Beale des­de St. Louis en la que le con­fia­ba el secreto que guar­da­ba la ca­ja de cau­da­les: di­ver­sos pa­pe­les ci­fra­dos; a la vez que se­ña­la­ba que la cla­ve para com­pren­der el tex­to la te­nía un ami­go su­yo, con la or­den de en­tre­gár­se­la pa­sa­dos diez años. Una dé­ca­da des­pués, el due­ño del ho­tel pa­re­ce que no re­ci­bió no­ti­cias ni de Beale ni de su mis­te­rio­so ami­go y 23 años más tar­de, en 1845, se de­ci­dió por fin a abrir la ce­rra­du­ra. En el in­te­rior de la ca­ja ha­bía tres ho­jas lle­nas de una se­rie de nú­me­ros se­pa­ra­dos por co­mas y una no­ta en in­glés don­de Beale ex­pli­ca­ba la his­to­ria que he­mos na­rra­do y que lle­ga­ría con el tiem­po a ma­nos de Hart. En ella apun­ta­ba que de esa for­ma, si les su­ce­día al­go a él o a sus so­cios, los he­re­de­ros po­drían re­ci­bir su par­te del bo­tín. En 1862, con 84 años,

Mo­rriss, in­ca­paz de ave­ri­guar la cla­ve, de­ci­dió con­tar­le el secreto a un co­no­ci­do su­yo, que pro­bó a uti­li­zar la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia de los EEUU para des­ci­frar­lo, em­plean­do un sis­te­ma ba­sa­do en la sus­ti­tu­ción de le­tras del al­fa­be­to con­te­ni­das en la Car­ta Mag­na por la se­rie de nú­me­ros; así, lo­gró de­co­di­fi­car el “pa­pel nú­me­ro 2”, don­de se se­ña­la­ba que el mon­tan­te del bo­tín se ele­va­ba a una can­ti­dad que hoy co­rres­pon­de­ría a 30 mi­llo­nes de eu­ros. Ahí es na­da.

En el pa­pel se in­di­ca­ba tam­bién que el te­so­ro se ha­lla­ba de­po­si­ta­do “…en el con­da­do de Bed­ford, a cua­tro mi­llas de Bu­ford, en un só­tano o una ex­ca­va­ción, a 6 pies –1,8 me­tros– ba­jo tie­rra, los si­guien­tes ar­tícu­los –de­ta­lla las jo­yas, el oro y la pla­ta– que per­te­ne­cen a las par­tes cu­yos nom­bres fi­gu­ran en el nú­me­ro 3 (…). To­do lo an­tes men­cio­na­do es­tá em­pa­que­ta­do de for­ma se­gu­ra en re­ci­pien­tes de hie­rro. La cá­ma­ra es­tá más o me­nos re­ves­ti­da de pie­dras, así co­mo los re­ci­pien­tes. El pa­pel nú­me­ro 1 des­cri­be la lo­ca­li­za­ción exac­ta de la bó­ve­da, para que no ha­ya di­fi­cul­tad al­gu­na en en­con­trar­la”.

A pe­sar de las ex­pec­ta­ti­vas, la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia no era el tex­to de ci­fra que ser­vía para los otros dos pa­pe­les. En 1885, frus­tra­do, Mo­rriss de­ci­dió pu­bli­car en un fo­lle­to to­do lo que sa­bía a tra­vés de su agen­te, un tal James B. Ward. La his­to­ria, no obs­tan­te, te­nía mu­chos pun­tos os­cu­ros, co­mo quién ayu­dó a Beale a trans­por­tar una carga tal de me­ta­les pre­cio­sos, un ca­mino de va­rios mi­les de ki­ló­me­tros no exen­to de ries­gos en tiem­pos de fo­ra­ji­dos e in­dios po­co ami­ga­bles.

Tras el des­cu­bri­mien­to, Clay­ton Hart in­ten­tó en­con­trar el te­so­ro re­cu­rrien­do in­clu­so a los ser­vi­cios de un mé­dium que le lle­vó a tra­vés de sus su­pues­tas “vi­sio­nes” has­ta una zo­na de Vir­gi­nia don­de él y su her­mano Geor­ge ca­va­rían sin des­can­so… y sin éxi­to. Cua­tro años des­pués, Hart de­ci­dió des­cu­brir quién era el edi­tor James B. Ward. y tras re­unir­se con él en 1903, és­te le di­jo que la his­to­ria era ver­da­de­ra pe­ro no pu­do –o no qui­so– fa­ci­li­tar­le pis­ta al­gu­na.

Mu­chos cre­ye­ron que los “pa­pe­les de Beale” se tra­ta­ban de una in­ge­nio­sa fal­si­fi­ca­ción del di­rec­tor del pe­rió­di­co The Lynch­burg Vir­gi­nian y fo­lle­tis­ta John Wi­lliam Sher­man, quien te­nía que afron­tar gra­ves pér­di­das al fren­te del ro­ta­ti­vo. Cu­rio­sa­men­te, James B. Ward, el res­pon­sa­ble de pu­bli­car el fo­lle­to, era su pri­mo her­mano… Para mu­chos no ca­bía du­da de que no ha­bían exis­ti­do ni Beale ni su te­so­ro.

A pe­sar de ello, los hermanos Geor­ge y Clay­ton Hart si­guie­ron con­ven­ci­dos de que eran au­tén­ti­cos, y de­di­ca­ron va­rias dé­ca­das a des­ve­lar el mis­te­rio, sin éxi­to, al igual que Hi­ram Her­bert Jr., quien 50 años más tar­de se dio por ven­ci­do. Pe­ro los pa­pe­les, fal­sos o no, des­per­ta­ron el in­te­rés de otras per­so­nas no­ta­bles. A lo lar­go del si­glo XX se­rían mu­chos los que in­ten­ta­rían des­ci­frar los pa­pe­les de Beale, en­tre ellos, el cé­le­bre crip­tó­gra­fo es­ta­dou­ni­den­se Her­bert O. Yard­ley o el co­ro­nel Wi­lliam Fried­man, la fi­gu­ra más re­le­van­te de los “rompe­dores de có­di­gos” –co­de­brea­kings– ame­ri­ca­nos en la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do.

En los años 60 lo in­ten­tó Carl Ham­mer, uno de los pio­ne­ros del des­ci­fra­do com­pute­ri­za­dos. Y cuen­tan que en 1983 una mu­jer ex­ca­vó en el ce­men­te­rio Moun­tain View con­ven­ci­da de que el te­so­ro se en­con­tra­ba allí. Des­de en­ton­ces, fue­ron mu­chas las per­so­nas de­te­ni­das por ex­ca­var sin per­mi­so fin­cas del con­da­do de Bed­ford. Hoy por hoy, na­die sa­be si el oro de Beale fue real o si to­do se tra­tó de una his­to­ria in­ven­ta­da para ven­der pe­rió­di­cos… Eso sí, fa­bu­lo­sa­men­te es­cri­ta.

Hay mu­chos más tesoros per­di­dos y “mal­di­tos”: el bo­tín de El Ála­mo; los hue­vos de Fa­ber­gè; el oro de León Tra­bu­co; las jo­yas de Juan Sin Tie­rra; el bo­tín de Vic­to­rio Peak; el te­so­ro de Ya­mas­hi­ta; los co­fres de la cos­ta­rri­cen­se Is­la del Co­co… En vis­ta de los nu­me­ro­sos pe­cios que se ha­llan en el fon­do de nues­tros océa­nos –y que han ge­ne­ra­do más de un li­ti­gio en­tre em­pre­sas co­mo la Odys­sey Ma­ri­ne Ex­plo­ra­tion y go­bier­nos co­mo el es­pa­ñol–; los mu­chos ma­pas que, ver­da­de­ros o fal­sos, siguen tra­yen­do de ca­be­za a so­ña­do­res y aven­tu­re­ros; o las mi­les de jo­yas y obras de ar­te que fue­ron ex­po­lia­das y des­apa­re­cie­ron en dis­tin­tos con­flic­tos… cual­quie­ra, en el mo­men­to más ines­pe­ra­do, pue­de to­par­se con un bo­tín lar­ga­men­te ol­vi­da­do, o te­ner más suer­te que el ex­plo­ra­dor Percy Faw­cett a la ho­ra de ha­llar un lu­gar le­gen­da­rio, ma­pa y brú­ju­la en mano, cuan­do fue en bus­ca de la Ciu­dad Per­di­da de Z. Co­mo su­ce­de con la lo­te­ría, nun­ca hay que per­der la es­pe­ran­za.

La De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia de los EEUU sir­vió para de­co­di­fi­car uno de los pa­pe­les ci­fra­dos, pe­ro no el res­to

Arri­ba, rui­nas de Te­noch­titlán en la ac­tua­li­dad, en Ciu­dad de Mé­xi­co. Al la­do, es­ta­tua en ho­nor de Her­nán Cor­tés en la lo­ca­li­dad ex­tre­me­ña de Me­de­llín. A la de­re­cha, re­pre­sen­ta­ción del mo­men­to en que es tor­tu­ra­do por los es­pa­ño­les el úl­ti­mo em­pe­ra­dor az­te­ca, Cuauh­té­moc.

En las cue­vas cer­ca­nas a la lo­ca­li­dad de Ka­nab, en Utah (EEUU), lle­van dé­ca­das si­guien­do la pis­ta del oro per­di­do de Moc­te­zu­ma. Has­ta hoy, na­die ha lo­gra­do en­con­trar­lo.

En la otra pá­gi­na, uno de los pa­pe­les de Beale que con­tie­nen to­da una se­rie de nú­me­ros sin apa­ren­te sen­ti­do y que han traí­do de ca­be­za a los ca­za­te­so­ros de to­do el mundo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.