La opi­nión de los ex­per­tos

Enigmas - - SEÑALES -

JO­SÉ AN­TO­NIO CA­RA­VA­CA Tras un arran­que ful­gu­ran­te, las úl­ti­mas no­ti­cias apa­re­ci­das so­bre las lla­ma­das “in­ves­ti­ga­cio­nes OV­NI del Pen­tá­gono” es­tán de­cep­cio­nan­do a pro­pios y ex­tra­ños. Des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po, un buen ami­go, y des­ta­ca­do ufó­lo­go, Alex Chio­net­ti, me ad­ver­tía de que los pro­gra­mas de es­tu­dios em­pren­di­dos por Bob Bi­ge­low, y aus­pi­cia­dos por el go­bierno ame­ri­cano, es­ta­ban ses­ga­dos y re­ple­tos de las pro­pias creen­cias de los im­pli­ca­dos, y que po­co o na­da sa­ca­ría­mos en cla­ro. Se ha cum­pli­do. Ya que es­tas nue­vas re­ve­la­cio­nes, al pa­re­cer, no han con­ven­ci­do ni a sus su­pe­rio­res… MA­NUEL CAR­BA­LLAL No es ex­tra­ño que los ofi­cia­les de las fuer­zas ar­ma­das nor­te­ame­ri­ca­nas con­di­cio­nen sus de­ci­sio­nes en ba­se a sus creen­cias re­li­gio­sas. So­bre to­do des­pués del 11-M. Cuan­do los pre­di­ca­do­res evan­gé­li­cos in­flu­ye­ron tan­to al Al­to Man­do de los EEUU en el bom­bar­deo de Irak, ase­gu­ran­do que era una gue­rra san­ta con­tra el Dia­blo. Y pa­ra la ma­yo­ría de las igle­sias evan­gé­li­cas los OV­NIs son una ma­ni­fes­ta­ción dia­bó­li­ca. En la his­to­ria de la ufo­lo­gía ame­ri­ca­na exis­ten pre­ce­den­tes, co­mo el fa­mo­so ca­so Pasca­gou­la, don­de los pes­ca­do­res ab­du­ci­dos tu­vie­ron que so­por­tar una per­se­cu­ción “exor­cis­ta” por par­te de los pre­di­ca­do­res que los acu­sa­ban de ha­ber te­ni­do con­tac­to con se­res dia­bó­li­cos. Así que lo que cuen­ta Eli­zon­do a mi no me pa­re­ce tan in­creí­ble. Por mu­cho que mi­ti­fi­que­mos a las agen­cias de in­te­li­gen­cia, es­pe­cial­men­te las de los EEUU, es­tán com­pues­tas por per­so­nas, con sus mie­dos, creen­cias y pre­jui­cios. Así que, aun­que creer que los OV­NIs son de ori­gen dia­bó­li­co es una es­tu­pi­dez, es una es­tu­pi­dez que com­par­ten mi­llo­nes de per­so­nas. MOI­SÉS GA­RRI­DO No sue­lo fiar­me de las no­ti­cias que tie­nen que ver con los mi­li­ta­res y los OV­NIs. Ape­nas pres­to aten­ción a ello de­bi­do a tan­ta in­for­ma­ción fa­laz e in­to­xi­ca­da que se di­fun­de des­de ese ám­bi­to. Si que­re­mos ha­llar res­pues­tas al ori­gen y la na­tu­ra­le­za del Fe­nó­meno OV­NI te­ne­mos que to­mar otros de­rro­te­ros. En prin­ci­pio, por­que en con­tra de lo que se pien­sa, los mi­li­ta­res ig­no­ran to­do so­bre los OV­NIs. No me ex­tra­ña, pues, esa fal­ta de ri­gor cien­tí­fi­co de los fun­cio­na­rios del Pen­tá­gono a la ho­ra de en­ca­rar es­te asun­to y tam­po­co me ex­tra­ña la in­fluen­cia que en ellos pue­da ha­ber ejer­ci­do la re­li­gión, tan pre­sen­te en la vi­da de los es­ta­dou­ni­den­ses, a la ho­ra de in­ter­pre­tar los avis­ta­mien­tos co­mo al­go de ori­gen dia­bó­li­co. Pre­ci­sa­men­te, es una idea muy pro­pa­ga­da por los te­le­pre­di­ca­do­res y pas­to­res evan­gé­li­cos nor­te­ame­ri­ca­nos. Y esa fe la pue­den com­par­tir des­de una ama de ca­sa has­ta un al­to man­do mi­li­tar. Es­pe­ro que es­to sir­va de re­fle­xión pa­ra to­dos los que es­pe­ran in­ge­nua­men­te que al­gún día los mi­li­ta­res re­ve­la­rán la “ver­dad” so­bre los OV­NIs. El Pen­tá­gono no tie­ne nin­gu­na ver­dad ocul­ta so­bre los OV­NIs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.