UNA ÁFRICA AÑO­RA­DA

Via­jar por al­gu­nos paí­ses afri­ca­nos con­ti­núa sien­do una odi­sea en pleno si­glo XXI. Es más, nue­vos pro­ble­mas co­mo el yiha­dis­mo han mul­ti­pli­ca­do los pe­li­gros res­pec­to a dé­ca­das atrás.

Enigmas - - MUNDO EXTRAÑO - TEX­TO Juan Jo­sé Revenga

Cuan­do en los años 70 se con­ta­ban las mil aven­tu­ras de jó­ve­nes que via­ja­ban des­de In­gla­te­rra has­ta la In­dia, bus­can­do la ilu­mi­na­ción de las drogas en las pa­ra­di­sía­cas pla­yas de Goa, a lo­mos de una vie­ja fur­go­ne­ta Volkswagen T1, el re­co­rri­do su­po­nía una tre­men­da aven­tu­ra. Sin GPS, ca­si sin pla­nos de los paí­ses por los que pa­sa­ban. En Es­tam­bul te­nían su cen­tro de reunión y allí se da­ban las in­di­ca­cio­nes pa­ra con­ti­nuar su ca­mino. Hoy ese via­je se­ría im­po­si­ble. Pe­se a nues­tros avan- ces tec­no­ló­gi­cos, atra­ve­sar Orien­te por ca­rre­te­ra se­ría un sui­ci­dio.

Lo mis­mo ocu­rri­ría con Phi­leas Fogg; en esos tiem­pos en que no po­dría cir­cu­lar por tie­rra en la ma­yo­ría de los paí­ses que se na­rran en La vuel­ta al mun­do en 80 días. Lo nor­mal se­ría ter­mi­nar se­cues­tra­do por yiha­dis­tas o asal­ta­do por ban­di­dos, sin ol­vi­dar los vi­sa­dos y la op­ción de que­dar­se de­te­ni­do en cual­quier país.

Esa es la sen­sa­ción que ten­go ca­da vez que re­gre­so a lo más pro­fun­do de África. En mis pri­me­ros via­jes era

fácil lle­gar a Tan­ma­rra­set, en Ar­ge­lia, pa­san­do por el de­sier­to y las tou­lè on­du­lé, pis­tas de pi­so muy irre­gu­lar. Los mi­li­ta­res te to­ma­ban la fi­lia­ción en un pun­to y te da­ban una coor­de­na­das, que de­bías se­guir con la brú­ju­la. A los 20 o 25 km ha­bía otro pun­to de con­trol y ahí te vol­vían a dar un nue­vo rum­bo. Eran via­jes mu­cho más ro­mán­ti­cos, una aven­tu­ra real.

Hoy esos pues­tos de po­li­cía es­tán ahí pa­ra que no pa­ses, y los pro­ble­mas cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos no nos per­mi­ti­rían lle­gar a nues­tro des­tino.

Re­cuer­do mis pri­me­ros via­jes a Ma­rrue­cos, don­de rom­pí la moto y me vi obli­ga­do a su­bir en un ca­mión que me lle­va­ría has­ta Mau­ri­ta­nia atra­ve­san­do el Sáha­ra. Dor­mía­mos ba­jo el ca­mión, y con la com­pa­ñía de un chó­fer que só­lo ha­bla­ba ára­be y un po­co de fran­cés, man­te­nía­mos con­ver­sa­cio­nes du­ran­te ho­ras.

El mun­do era di­fe­ren­te y África era di­fe­ren­te. No­ches en el la­go Tur­ka­na fu­man­do ma­rihua­na con los bos­qui­ma­nos; la traían por ra­mas que pa­re­cían ar­bo­les y to­dos be­bía­mos de un enor­me bi­dón de plás­ti­co lleno de cer­ve­za de mi­jo. Aho­ra lo mas fácil es que los ban­di­dos te asal­ten en esa mis­ma ori­lla.

Cier­toes que la gen­te te­nía una vi­da di­fí­cil. No era per­fec­to, pe­ro el África analó­gi­ca su­pe­ra­ba en mu­cho al África di­gi­tal. Y no es que los tiem­pos fue­sen me­jo­res. No se me van de la ca­be­za aque­llos sol­da­dos en la fron­te­ra en­tre Zai­re y Uganda re­qui­san­do to­do lo que po­dían. El con­duc­tor que me acom­pa­ña­ba me lo ex­pli­có: “los sol­da­dos en Zai­re no tie­nen suel­do, vi­ven de lo que roban”.

Pen­se­mos en aque­llos ex­plo­ra­do­res que a prin­ci­pios del si­glo XX ca­mi­na­ban por las sa­ba­nas con ca­rre­tas de bue­yes, ata­ca­dos por na­ti­vos, diez­ma­dos por las en­fer­me­da­de… No iban en bus­ca de ri­que­za, só­lo era la cu­rio­si­dad del ser hu­mano por co­no­cer su pla­ne­ta. Hoy vi­vi­mos en una épo­ca de sa­té­li­tes que to­do lo ven; pe­ro lo que se ocul­ta ba­jo la ma­le­za aún es­tá por des­cu­brir.

Los pig­meos del Ca­me­rún se ocul­tan ca­da vez que pa­sa un avión o helicóptero so­bre ellos, sa­ben que na­da bueno trae­rá. Los es­tán sa­can­do a vi­vir a las ca­rre­te­ras, sus bos­ques des­apa­re­cen en ca­mio­nes de madera. Lo co­no­cí de pri­me­ra mano cuan­do ter­mi­né en un ca­la­bo­zo ca­me­ru­nés por fo­to­gra­fiar las má­qui­nas que de­vo­ra­ban los bos­ques y la sel­va.

Cuan­do vol­vía de cual­quier via­je al con­ti­nen­te ne­gro, siem­pre de­cía lo mis­mo: “van a tar­dar en vol­ver a ver­me por allí”. Pe­ro siem­pre re­gre­sa­ba, mu­cho an­tes de lo es­pe­ra­do. África te en­gan­cha. O te enamo­ra o la odias. Ese es el se­cre­to de su ma­gia.

Dis­tin­tas imá­ge­nes del con­ti­nen­te ne­gro, un lu­gar que ha cam­bia­do mu­cho en las úl­ti­mas dé­ca­das, pe­ro que si­gue pre­ser­van­do la ma­gia de sus an­ces­tros. Un con­ti­nen­te lleno de pe­li­gros pe­ro al que el via­je­ro siem­pre re­gre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.