El ár­bol de las BRUJAS

“EN UN CLA­RO DEL BOS­QUE POLVORIENTO Y SE­CO, AL­GUIEN TU­VO LA BIZARRA IDEA DE LE­VAN­TAR UN MO­NU­MEN­TO A LA BRU­JA. PIN­TA­DA CON PUR­PU­RI­NA OCUL­TA POR DES­LU­CI­DO SU­DA­RIO, LA FI­GU­RA FE­ME­NI­NA, MÁS DIG­NA DE UN ES­CA­PA­RA­TE DE RO­PA, LE­VAN­TA SUS BRA­ZOS AL CIE­LO QUIÉN SAB

Enigmas - - CULTOS - TEX­TO An­to­nio Luis Mo­yano

Es en San­ta Ro­sa de Ca­chi­che, pe­que­ña al­dea del dis­tri­to de Ica a unos 300 ki­ló­me­tros al sur de Li­ma (Pe­rú), don­de se eri­ge uno de los es­ca­sos mo­nu­men­tos que exis­ten en el mun­do de­di­ca­do a las brujas. Con­fun­dién­do­se en sus des­an­ge­la­das ra­mas, ca­si pa­sa des­aper­ci­bi­da una es­cul­tu­ra que re­cuer­da más al ma­ni­quí de una mu­jer cu­yos bra­zos al­za­dos pa­re­cen es­tar so­li­ci­tan­do ser en­fun­da­da por un ves­ti­do va­po­ro­so.

No se sa­be exac­ta­men­te quién y cuán­do ins­ta­ló di­cha es­ta­tua, don­de lo bie­nin­ten­cio­na­do pri­ma so­bre lo es­té­ti­co, pe­ro de­bió de ser en la dé­ca­da de los ochen­ta… Hay quie­nes la atri­bu­yen al po­lí­ti­co ique­ño Fer­nan­do León de Vi­ve­ro (1906-1990) de quien se di­ce que, con ca­tor­ce o quin­ce años, ha­bría sa­na­do de su tar­ta­mu­dez des­pués de vi­si­tar a do­ña Ju­lia, la cu­ran­de­ra más cé­le­bre y tam­bién la más lon­ge­va –vi­vió has­ta los 101 o 106 años, se­gún el ve­cino que re­cuer­de su his­to­ria–. Y, en agra­de­ci­mien­to, al­re­de­dor de 1987 ha­bría co­lo­ca­do es­ta es­cul­tu­ra que si es mi­ra­da fi­ja­men­te a los ojos, se di­ce, ase­gu­ra el re­gre­so del tu­ris­ta.

Quién sa­be. Tal vez los ve­ci­nos de Ca­chi­che, har­tos de con­tem­plar có­mo el tu­ris­mo tran­si­ta­ba por Ica y pa­sa­ba de lar­go, de­ci­die­ron si­tuar en el ma­pa es­ta pe­que­ña al­deí­ta, que dis­ta só­lo cua­tro ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de la ciu­dad. Y des­cu­brie­ron que las brujas po­dían ser un buen re­cla­mo…

EL RE­FU­GIO DE LAS BRUJAS

Que­rían al­gu­nos que Ca­chi­che se con­vir­tie­ra en lu­gar de re­fu­gio pa­ra las aman­tes del dia­blo. Es una le­yen­da la que ase­gu­ra que, en los os­cu­ros años de per­se­cu­ción con­tra la he­chi­ce­ría, un gru­po de bru­jos y brujas em­bar­ca­ron des­de Eu­ro­pa hu­yen­do de la In­qui­si­ción pa­ra lle­gar has­ta el Pe­rú co­lo­nial. Sin em­bar­go, en el seno de es­ta co­mu­ni­dad de prac­ti­can­tes de las ar­tes os­cu­ras de­bió de sur­gir al­gún con­flic­to por­que, a su lle­ga­da a Li­ma, mien­tras los bru­jos de­ci­die­ron emi­grar has­ta las tie­rras del nor­te en Huan­ca­bam­ba, ellas bus­ca­ron re­fu­gio al sur en Ca­chi­che.

La mis­ma tra­di­ción ase­gu­ra que, en es­te lu­gar, se da­ban ci­ta pa­ra sus aque­la­rres en la no­che las he­chi­ce­ras pro­ce­den­tes de los pue­blos li­mí­tro­fes –San­tia­go, Los Mo­li­nos, Pa­cha­cu­tec, San Juan Bau­tis­ta y Gua­da­lu­pe–. Cuan­do ama­ne­cía, es­qui­va­ban las mi­ra­das in­dis­cre­tas con­vir­tién­do­se en hua­ran­gos, que es co­mo aquí se co­no­ce a los al­ga­rro­bos. Tam­bién se di­ce que, cuan­do una bru­ja fa­lle­cía, su cuer­po se eva­po­ra­ba di­sol­vién­do­se en el man­to de are­na del de­sier­to que ro­dea a la vez que pro­te­ge a Ca­chi­che.

Hoy, la es­cul­tu­ra más bizarra des­can­sa pre­ci­sa­men­te so­bre un hua­ran­go que se plan­ta fren­te a un

mo­derno res­tau­ran­te, que apro­ve­cha el nom­bre de Las Brujas de Ca­chi­che co­mo re­cla­mo pu­bli­ci­ta­rio. Den­tro, el co­men­sal de­gus­ta­rá el me­jor me­nú has­ta que, lle­ga­do el pos­tre, so­li­ci­te que le sea adi­vi­na­do su por­ve­nir es­cri­to en las lí­neas de la palma de la mano.

Es el es­cri­tor y pe­rio­dis­ta Ri­car­do Palma (1833-1919) quien, en su com­pi­la­ción de cró­ni­cas cos­tum­bris­tas Tra­di­cio­nes Pe­rua­nas (1883), des­plie­ga el hi­lo de las his­to­rias y le­yen­das que te­jen la tra­di­ción bru­je­ril en Ica. “El pue­blo ique­ño –es­cri­be– es da­do a creer en lo so­bre­na­tu­ral, y ni con ti­ra­nas ca­rre­tas se le ha­ce en­ten­der que es men­ti­ra aque­llo de que las brujas via­jan por los ai­res, mon­ta­das en ca­ñas de es­co­ba, y que ha­cen ma­le­fi­cios, y que leen, sin de­le­trear, en el li­bro del por­ve­nir”.

Ri­car­do Palma atri­bu­ye la po­pu­la­ri­dad de es­tas su­pers­ti­cio­nes a la pre­sen­cia de la In­qui­si­ción es­pa­ño­la en Li­ma; y com­pa­ra Ca­chi­che con Zu­ga­rra­mur­di (Na­va­rra, Es­pa­ña), don­de tu­vo lu­gar en 1610 el cé­le­bre au­to de fe que, en ple­na psi­co­sis bru­je­ril, con­de­nó a la ho­gue­ra a va­rias mu­je­res. “Ca­chi­cha­na y bru­ja son si­nó­ni­mos –sen­ten­cia el cro­nis­ta–. Na­die pue­de ir a Ca­chi­che en bus­ca de los sa­bro­sos dá­ti­les que ese lu­gar pro­du­ce, sin re­gre­sar ma­le­fi­cia­do”. Has­ta don­de se tie­ne no­ti­cia, la tra­di­ción eso­té­ri­ca en Ica se re­mon­ta a me­dia­dos del si­glo XIX. De aque­lla épo­ca son las his­to­rias que se re­fie­ren a Ma­ma Jus­ta, una mu­la­ta que des­cri­ben co­mo “en­cu­bri­do­ra de ro­bos y ru­fia­na, muy dies­tra en pre­pa­rar fil­tros amo­ro­sos, y al­fi­le­tear mu­ñe­cos”. A és­ta su­ce­dió una tal Ma­non­ga Lé­vano, que ejer­cía de co­ma­dro­na y a la que tes­ti­gos no fal­tan ju­ran­do ha­ber­la vis­to vo­lar con­ver­ti­da en le­chu­za. En cuan­to a Do­min­gui­ta la del So­co­rro, que de­bió de vi­vir has­ta el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XIX, se di­ce que fue ca­paz de pro­nos­ti­car los nom­bres de los sol­da­dos que cae­rían en com­ba­te du­ran­te la ba­ta­lla de Sa­ra­ja (1854), que su­ble­vó a la po­bla­ción con­tra el go­bierno co­rrup­to de Jo­sé Ru­fino Eche­ni­que. Sin em­bar­go, no con­ta­ban las brujas con las sim­pa­tías de sus ve­ci­nos: del año 1873 es la dra­má­ti­ca no­ti­cia que in­for­ma del lin­cha­mien­to de una mu­jer, ama­rra­da a un ár­bol, que fue azo­ta­da por un hom­bre que la acu­sa­ba de ha­ber­le echa­do un mal de ojo.

DE BRUJAS Y PÍCARAS

Con­tem­po­rá­nea a las cró­ni­cas de Ri­car­do Palma en­con­tra­mos a Mel­cho­ri­ta Zu­ga­ray, con­si­de­ra­da la bru­ja más cé­le­bre –y pí­ca­ra– de Ca­chi­che. Prac­ti­ca­ba es­ta he­chi­ce­ra una suer­te de “ce­re­mo­nias ca­ba­lís­ti­cas” que in­cluían una es­pe­cie de mu­ñe­qui­tos vu­dú pa­ra sa­nar al pa­cien­te en­fer­mo, pre­vio re­ci-

bo de una ge­ne­ro­sa dá­di­va. Mel­cho­ri­ta tam­bién desem­pe­ña­ba el vie­jo y res­pe­ta­ble ofi­cio de al­cahue­ta del Averno, pues aten­día a “mu­je­res ce­lo­sas” y “ga­la­nes des­de­ña­dos” que la so­li­ci­ta­ban pa­ra que, a mo­do de ce­les­ti­na, les pu­sie­ran en con­tac­to con el mis­mí­si­mo dia­blo. Acom­pa­ña­ba en­ton­ces la bru­ja a su clien­te, pre­vio pa­go, has­ta lo al­to de un ce­rro pa­ra in­vo­car la pre­sen­cia del ma­ligno con el si­guien­te con­ju­ro: “Pa­ta­tín, pa­ta­tín, pa­ta­tín,/ Ca­la­bruz, ca­la­bruz, ca­la­bruz,/ No hay mal que no ten­ga fin,/ Si re­nie­go de la cruz”.

Co­mo es de es­pe­rar, el Pate­ta –que es co­mo se co­no­ce aquí al de­mo­nio–, no se pre­sen­ta­ba a la ci­ta; así que Mel­cho­ra im­pro­vi­sa­ba la ex­cu­sa de que és­te se ha­bía he­cho el sor­do al per­ca­tar­se de que la per­so­na al­ber­ga­ba mie­do o no te­nía la fe su­fi­cien­te.

Pe­ro la his­to­ria de Ca­chi­che no se ci­men­ta tan­to en las cró­ni­cas res­ca­ta­das del ol­vi­do por Ri­car­do Palma co­mo en su his­to­ria más re­cien­te. Es el re­cuer­do de la que fue­ra su cu­ran­de­ra más ca­ris­má­ti­ca du­ran­te to­do el si­glo XX, la que ins­pi­ra su re­cla­mo tu­rís­ti­co co­mo pue­blo eso­té­ri­co. Pre­ci­sa­men­te a es­ca­sos me­tros del ár­bol de las brujas, aten­día su con­sul­ta do­ña Ju­lia Na­za­ria Hernández Pe­cho Viu­da de Díaz, una cu­ran­de­ra que, cuan­do fue en­tre­vis­ta­da por Ji­mé­nez del Oso en 1988, ya fri­sa­ba el si­glo de exis­ten­cia. No es és­te un ofi­cio que ella eli­gie­ra li­bre­men­te: el he­cho de ha­ber­se que­da­do viu­da y a car­go de una nu­me­ro­sa pro­le –has­ta 17 hi­jos le atri­bu­yen al­gu­nas fuen­tes–, la obli­gó por ne­ce­si­dad a de­di­car­se a ello.

Do­ña Ju­lia sa­na­ba a tra­vés de la “lim­pia de hue­vo”, prác­ti­ca muy re­cu­rren­te en­tre los chamanes de Amé­ri­ca La­ti­na, y que con­sis­te en fro­tar el hue­vo por el cuer­po del pa­cien­te pa­ra que és­te se im­preg­ne del mal. An­tes le ha­brá as­per­ja­do con agua flo­ri­da y re­fre­ga­do con un ma­no­jo de hier­bas de ru­da, bal­bu­cean­do tres cre­dos y tres pa­dres nues­tros y, por su­pues­to, in­vo­can­do a los más des­ta­ca­dos miem­bros de la cor­te celestial: San Cipriano, San­ta Ele­na y San Ju­das Ta­deo, que es el pa­trón que atien­de los rue­gos im­po­si­bles. Des­pués, rom­pe­rá el hue­vo y, con­tem­plan­do su con­te­ni­do en un va­so con agua, diag­nos­ti­ca­rá el “mal”. Fi­nal­men­te, uno de sus hi­jos, do­ta­do de bue­nos pul­mo­nes, rea­li­za­rá la “so­pla­da” que pul­ve­ri­za­rá el agua flo­ri­da, mien­tras una sahu­ma­da de hie­rro y mirra –em­plean­do una plan­cha hir­vien­do– ter­mi­na­rá por “sa­nar” al en­fer­mo. Di­bu­jan­do en el ai­re va­rias cru­ces, Ju­lia ha­brá fi­na­li­za­do su ri­tual.

“Es­te ti­po de me­di­ci­na… –ex­pli­ca Ji­mé­nez del Oso–, res­pon­de a un mis­mo con­cep­to: la en­fer­me­dad co­mo una for­ma de ener­gía ne­ga­ti­va. Si esa ener­gía es re­ti­ra­da y ca­na­li­za­da en otra di­rec­ción, el pro­ble­ma or­gá­ni­co se de­tie­ne y el cuer­po, por sus pro­pios me­dios, ter­mi­na por re­ge­ne­rar la par­te da­ña­da. De esa for­ma no ac­túan so­bre la en­fer­me­dad, sino so­bre un des­equi­li­brio ener­gé­ti­co”. Po­co im­por­ta la efi­ca­cia de es­tas prác­ti­cas que se vienen uti­li­zan­do des­de an­ti­guo; lo cier­to es que desem­pe­ñan un efec­to pla­ce­bo que pa­re­ce re­con­for­tar a quie­nes ma­ni­fies­tan do­len­cias psi­co­so­má­ti­cas.

Po­co o na­da que­da hoy en Ca­chi­che de esas prác­ti­cas cha­má­ni­cas que cau­ti­van, no por la dis­cu­ti­ble efi­ca­cia que al­gu­nos les atri­bu­yen, sino por el en­can­to que per­du­ra en to­do aque­llo que ya es tra­di­ción an­te­rior a la in­va­sión de la te­le­fo­nía mó­vil. Por­que, fue­ra de los tours tu­rís­ti­cos, es­te rin­cón ol­vi­da­do de Pe­rú bien me­re­ce una vi­si­ta.

Es el re­cuer­do de la cu­ran­de­ra más ca­ris­má­ti­ca de Ca­chi­che, do­ña Ju­lia Na­za­ria, la que ins­pi­ra el re­cla­mo de és­te co­mo pue­blo eso­té­ri­co

> PA­RA SA­BER MÁS Un ver­da­de­ro in­cu­na­ble de Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso, el pre­cio­so li­bro ilus­tra­do Brujas. Las Aman­tes del Dia­blo –Ana­ya, 1995–.

El ár­bol de los de­seos; de­ba­jo, a la iz­quier­da, pe­que­ño ofer­to­rio a las brujas y, al la­do, de­ta­lle del ár­bol de las brujas. De­ba­jo, Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso con do­ña Ju­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.