PO­DE­MOS CON­TRO­LAR TUS SUE­ÑOS

¿ES PO­SI­BLE DEAM­BU­LAR POR TUS SUE­ÑOS CO­MO SI SE TRA­TA­RA DE UN MUN­DO VIR­TUAL DON­DE PUE­DES HA­CER LO QUE TE PLAZ­CA?

Enigmas - - SEÑALES -

Te­ner el con­trol de tus sue­ños no só­lo es po­si­ble sino que, pa­ra nues­tra sor­pre­sa, más de la mi­tad de la po­bla­ción, con­cre­ta­men­te el 55% de las per­so­nas, lo ha ex­pe­ri­men­ta­do en al­gún mo­men­to de su vi­da. El “fe­nó­meno” re­ci­be el nom­bre de “sue­ño lú­ci­do” y aho­ra, cien­tí­fi­cos aus­tra­lia­nos han ve­ri­fi­ca­do una téc­ni­ca pa­ra to­mar el con­trol de nues­tros sue­ños.

El sue­ño lú­ci­do más an­ti­guo del que te­ne­mos cons­tan­cia fi­gu­ra en una car­ta es­cri­ta por san Agus­tín de Hi­po­na, en el año 415, don­de ex­pli­ca que un án­gel lo “des­per­tó” pa­ra mos­trar­le que la per­cep­ción no de­pen­día del cuer­po sino que del es­pí­ri­tu o la con­cien­cia. El “án­gel” le mos­tró des­de lo al­to có­mo su cuer­po ya­cía dor­mi­do en la ca­ma con los ojos ce­rra­dos.

Tam­bién los mon­jes ti­be­ta­nos prac­ti­can des­de el si­glo VIII una for­ma de yo­ga ba­sa­da en man­te­ner la con­cien­cia du­ran­te el sue­ño. Sin em­bar­go, has­ta no ha­ce mu­cho, ha­blar de los sue­ños lú­ci­dos era un asun­to re­le­ga­do a los círcu­los eso­té­ri­cos y las tra­di­cio­nes con­tem­pla­ti­vas. La cien­cia no re­co­no­cía el fe­nó­meno co­mo vá­li­do por­que pen­sa­ba erró­nea­men­te que los sue­ños lú­ci­dos no eran más que alu­ci­na­cio­nes pro­du­ci­das por re­la­ja­ción du­ran­te la vi­gi­lia. To­do cam­bió en los ochen­ta cuan­do Step­hen La­ber­ge, de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, lle­vó a ca­bo sus ex­pe­ri­men­tos en la­bo­ra­to­rios del sue­ño y se lle­gó a un con­sen­so cien­tí­fi­co so­bre la va­li­dez del fe­nó­meno.

Pues bien, re­cien­te­men­te Den­holm Aspy, ha va­li­da­do en la Uni­ver­si­dad de Ade­lai­da (Aus­tra­lia) lo que ha de­no­mi­na­do In­duc­ción Mne­mo­téc­ni­ca de Sue­ños Lú­ci­dos –MILD–, una téc­ni­ca que con­sis­te en po­ner alar­mas pa­ra despertar a los par­ti­ci­pan­tes tras dor­mir cin­co ho­ras. Cuan­do abren los ojos, los su­je­tos de­ben de­cir en voz al­ta: “la pró­xi­ma vez que es­té so­ñan­do, re­cor­da­ré qué es­toy so­ñan­do” an­tes de vol­ver a dor­mir. Tras ins­truir a 169 per­so­nas en es­ta téc­ni­ca, el 53% de los par­ti­ci­pan­tes tu­vo un sue­ño lú­ci­do du­ran­te el pe­rio­do de prue­ba. Un por­cen­ta­je muy cer­cano al que se ex­pe­ri­men­ta de for­ma na­tu­ral.

Una de las prue­bas del MILD obli­ga a que los so­ña­do­res ad­quie­ran el há­bi­to de ve­ri­fi­car re­gu­lar­men­te si real­men­te es­tán des­pier­tas.

En de­cla­ra­cio­nes a IFLS­cien­ce, Aspy ase­gu­ró que “la téc­ni­ca fun­cio­na en lo que lla­ma­mos me­mo­ria pros­pec­ti­va”, es de­cir, su ca­pa­ci­dad pa­ra re­cor­dar ha­cer co­sas en el fu­tu­ro. Por­que, “al re­pe­tir una fra­se que re­cor­da­rá que es­tás so­ñan­do, se for­ma una in­ten­ción en tu men­te que de he­cho, re­cor­da­rás que es­tás so­ñan­do y te lle­va­rá a un sue­ño lú­ci­do”, agre­gó.

Los re­sul­ta­dos de su es­tu­dio nos acer­can al desa­rro­llo de téc­ni­cas efec­ti­vas de in­duc­ción al sue­ño lú­ci­do que per­mi­ti­rán es­tu­diar los be­ne­fi­cios po­ten­cia­les de los mis­mos co­mo pue­de ser el tra­ta­mien­to de pe­sa­di­llas y la me­jo­ra de las ha­bi­li­da­des fí­si­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.