¿ROBARON ELCUERPO JE­SÚS? DE

UNO DE LOS MA­YO­RES RE­TOS AL QUE SE HAN TE­NI­DO QUE EN­FREN­TAR LOS EXÉGETAS ES­CÉP­TI­COS ES EL MIS­TE­RIO DE LA RE­SU­RREC­CIÓN DE JE­SÚS. ¿QUÉ PA­SÓ REAL­MEN­TE? ¿RE­SU­CI­TÓ O SE TRA­TA DE UN AÑA­DI­DO POS­TE­RIOR DE SUS SE­GUI­DO­RES? PE­RO HAY OTRA PO­SI­BI­LI­DAD QUE, AUN­QUE PA­RE

Enigmas - - APÓCRIFA - TEX­TO Ós­car Fá­bre­ga

Si Cris­to no ha re­su­ci­ta­do, va­na es nues­tra fe”, di­jo Pa­blo en su Car­ta a los Co­rin­tios (15, 17). La re­su­rrec­ción es el fun­da­men­to úl­ti­mo de la fe cris­tia­na, cons­trui­da por com­ple­to so­bre es­te so­bre­na­tu­ral epi­so­dio. Pa­blo, en esa mis­ma mi­si­va, es­cri­ta va­rios años an­tes que el Evan­ge­lio de Mar­cos, el más an­ti­guo, men­cio­na que Je­sús, re­su­ci­ta­do, se apa­re­ció a to­dos los após­to­les, a más de 500 dis­cí­pu­los, a San­tia­go y, fi­nal­men­te, a él mis­mo. Lo curioso es que los pos­te­rio­res evan­ge­lios, cla­ra­men­te orien­ta­dos y di­ri­gi­dos ha­cia es­te mo­men­to su­bli­me, ofre­cen re­la­tos muy dis­pa­res so­bre es­tas su­pues­tas apa­ri­cio­nes. Es más, Mar­cos no in­cluía nin­gún epi­so­dio de Je­sús re­su­ci­ta­do en su ver­sión ori­gi­nal, aun­que en to­das las ver­sio­nes exis­ten­tes en la ac­tua­li­dad apa­rez­can en los 12 úl­ti­mos ver­sícu­los de es­ta obra, fru­to de una in­ter­po­la­ción pos­te­rior.

Mar­cos se li­mi­tó a con­tar que Ma­ría Mag­da­le­na, Ma­ría, la ma­dre de San­tia­go, y Sa­lo­mé, fue­ron al se­pul­cro el do­min­go de ma­dru­ga­da pa­ra per­fu­mar el ca­dá­ver y em­bal­sa­mar­lo. Cuan­do lle­ga­ron, se sor­pren­die­ron gra­ta­men­te al en­con­trár­se­lo abier­to. Y en su in­te­rior vie­ron a un jo­ven ves­ti­do de blan­co que les in­for­mó de que Je­sús ha­bía re­su­ci­ta­do, ade­más de ex­hor­tar­les pa­ra que fue­sen a in­for­mar a los após­to­les de la bue­na nue­va y de or­de­nar­les que el Me­sías se en­con­tra­ría con ellos en Ga­li­lea. Las mu­je­res sa­lie­ron des­pa­vo­ri­das de allí. Pe­ro, cu­rio­sa­men­te, “no di­je­ron na­da a na­die por el mie­do que te­nían” (Mc 16, 8). Es de­cir, ¡no in­for­ma­ron a los após­to­les! Por tan­to, ¡no se en­te­ra­ron de que Je­sús ha­bía re­su­ci­ta­do! Y aquí ter­mi­na­ba ori­gi­nal­men­te el tex­to. Ni apa­ri­cio­nes de Je­sús, ni as­cen­sión, ni na­da más.

¿Có­mo es po­si­ble es­to? Una de dos, o las tra­di­cio­nes en las que se ba­só no de­cían na­da al res­pec­to, o las eli­mi­nó por mo­ti­vos teo­ló­gi­cos. ¿Aca­so no co­no­cía Mar­cos las apa­ri­cio­nes que men­cio­na­ba Pa­blo? El asun­to se com­pli­ca si te­ne­mos en cuen­ta que los evan­ge­lis­tas pos­te­rio­res, Lu­cas y Ma­teo, que cons­tru­ye­ron sus re­la­tos to­man­do co­mo pun­to de par­ti­da el de Mar­cos, sí que men­cio­nan va­rias apa­ri­cio­nes de Je­sús re­su­ci­ta­do pa­ra com­ple­tar la inex­pli­ca­ble omi­sión de su fuen­te prin­ci­pal. ¿Se las in­ven­ta­ron o pro­ce­den de otra fuen­te que Mar­cos no co­no­cía? Por si fue­ra po­co, las es­ce­nas de Je­sús re­su­ci­ta­do son to­tal­men­te di­fe­ren­tes en Lu­cas y Ma­teo. ¿Có­mo es po­si­ble que en al­go tan im­por­tan­te co­mo la re­su­rrec­ción no se pu­sie­sen de acuer­do?

¿AL­GUIEN RO­BÓ EL CUER­PO?

Es­te pro­ble­ma ha lle­va­do a que al­gu­nos

plan­teen una ex­pli­ca­ción des­con­cer­tan­te: ¿Y si la creen­cia en que Je­sús ha­bía re­su­ci­ta­do se de­be a que al­guien se lle­vó su cuer­po de la se­pul­tu­ra?

Ima­gi­nen: el do­min­go, al al­ba, Ma­ría Mag­da­le­na y las otras mu­je­res lle­gan a la tum­ba de Jo­sé de Ari­ma­tea y se la en­cuen­tran abier­ta y va­cía. La sor­pre­sa tu­vo que ser ma­yús­cu­la, so­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta que el es­ta­do emo­cio­nal en el que se en­con­tra­ban tras la muer­te de su lí­der. Es ra­zo­na­ble pen­sar que lle­ga­sen a la con­clu­sión de que ha­bía re­su­ci­ta­do. De ahí que al­gu­nos ha­yan aven­tu­ra­do que qui­zás se tra­ta­ba un equí­vo­co: al­guien pu­do lle­var­se el cuer­po. Pe­ro, ¿quién?

Qui­zás fue­ron los ju­díos, con la idea de evi­tar que la tum­ba se con­vir­tie­se en un san­tua­rio o pa­ra evi­tar que sus se­gui­do­res pu­die­sen ar­gu­men­tar que ha­bía ven­ci­do a su cruel des­tino. De ser así, el re­sul­ta­do fue el con­tra­rio: al en­con­trar el se­pul­cro va­cío, con­fir­ma­ron la creen­cia de que ha­bía re­su­ci­ta­do. Pe­ro no pa­re­ce po­si­ble. De ha­ber si­do así, los di­ri­gen­tes ju­díos po­drían ha­ber si­len­cia­do los ru­mo­res de la re­su­rrec­ción re­co­no­cien­do lo que ha­bían he­cho. Qui­zás fue­ron los cris­tia­nos. Pue­de pa­re­cer lla­ma­ti­vo, pe­ro hay al­go in­quie­tan­te en el Evan­ge­lio de Ma­teo que pa­re­ce in­di­car­lo. Al día si­guien­te, es de­cir, el día des­pués de la pre­pa­ra­ción de la Pas­cua, los je­fes de los sa­cer­do­tes y los fa­ri­seos se con­gre­ga­ron an­te Pi­la­to y le di­je­ron: “Se­ñor, re­cor­da­mos que ese im­pos­tor di­jo cuan­do aún vi­vía: a los tres días re­su­ci­ta­ré. Así que man­da ase­gu­rar el se­pul­cro has­ta el día ter­ce­ro, no sea que ven­gan sus dis­cí­pu­los, ro­ben el cuer­po, y di­gan al pue­blo que ha re­su­ci­ta­do de en­tre los muer­tos (…)” (Mt 27, 62-64).

Es más, unos ver­sícu­los des­pués, cuen­ta que, una vez re­su­ci­ta­do Je­sús, los je­fes de los sa­cer­do­tes le die­ron una bue­na su­ma a los sol­da­dos pa­ra que di­je­sen que los após­to­les ha­bían ro­ba­do el cuer­po mien­tras dor­mían, afir­man­do que “és­ta es la ver­sión que ha co­rri­do en­tre los ju­díos has­ta hoy” (Mt 28, 15).

¿Has­ta hoy? Pen­sé­mos­lo. Ma­teo es­cri­bió su Evan­ge­lio ha­cia el año 80 d.C., por lo tan­to, en esa épo­ca, se­gún él, los ju­díos pen­sa­ban que fue­ron los dis­cí­pu­los de Je­sús los que se lle­va­ron el cuer­po de su lí­der pa­ra fin­gir su re­su­rrec­ción, aun­que de­bi­do a que los je­fes de los sa­cer­do­tes se en­car­ga­ron de di­fun­dir ese fal­so ru­mor. Por lo tan­to, es­tos su­ge­ren­tes ver­sícu­los no pa­re­cen ser his­tó­ri­cos, sino más bien una adi­ción su­ya pa­ra car­gar­se el ru­mor de que se ha­bía ro­ba­do el cuer­po de Je­sús. Eso sí, fue el úni­co de los evan­ge­lis­tas ca­nó­ni­cos que con­tó es­to, y por si fue­ra po­co, su Evan­ge­lio es el úni­co en el que se ha­bla de que ha­bía guar­dias que vi­gi­la­ban la tum­ba. ¿Y si Ma­teo in­tro­du­jo a los guar­dias pa­ra ocul­tar que real­men­te aque­llo ha­bía su­ce­di­do? Al fin y al ca­bo, la pre­sen­cia de los guar­dias es el ma­yor im­pe­di­men­to pa­ra los de­fen­so­res de es­ta teo­ría. ¿Có­mo pu­die­ron los dis­cí­pu­los mo­ver la pie­dra que ta­pa­ba la tum­ba y lle­var­se el ca­dá­ver?

Sen­ci­llo. No ha­bía. En re­su­mi­das cuen­tas, si par­ti­mos del he­cho de que Ma­teo co­men­tó ex­plí­ci­ta­men­te que los ju­díos de su épo­ca pen­sa­ban que al­gu­nos de sus dis­cí­pu­los se ha­bían lle­va­do el ca­dá­ver pa­ra fin­gir que ha­bía re­su­ci­ta­do, y si te­ne­mos en cuen­ta que el Evan­ge­lio más an­ti­guo ter­mi­na con las mu­je­res en­con­tran­do la tum­ba va­cía, pa­re­ce pro­ba­ble pen­sar que igual pu­do pa­sar aque­llo.

Los cris­tia­nos, ló­gi­ca­men­te, han ne­ga­do y nie­gan es­ta teo­ría, ar­gu­men­tan­do que mu­chos de los após­to­les fue­ron mar­ti­ri­za­dos y que na­die mo­ri­ría así por una far­sa. Los de­fen­so­res de la teo­ría del ro­bo res­pon­den di­cien­do que igual no lo sa­bían to­dos, sino que fue co­sa de unos po­cos. Y que qui­zás la in­ten­ción no era fin­gir su re­su­rrec­ción, sino en­te­rrar a Je­sús ellos mis­mos, con la fir­me creen­cia de que re­su­ci­ta­ría.

Sea co­mo fue­re, ¿có­mo ex­pli­ca­mos los re­la­tos de las apa­ri­cio­nes de Je­sús en los Evan­ge­lios de Ma­teo, Lu­cas y Juan? Y peor aún, ¿có­mo ex­pli­car las apa­ri­cio­nes que men­cio­nó Pa­blo de Tar­so unos años an­tes de la es­cri­tu­ra del Evan­ge­lio de Mar­cos? Po­dría­mos en­ro­car­nos y plan­tear que qui­zás al­gu­nos dis­cí­pu­los robaron el ca­dá­ver, lo que ex­pli­ca­ría que las mu­je­res en­con­tra­sen el se­pul­cro va­cío, y que és­tas, con­ven­ci­das de que Je­sús ha­bía re­su­ci­ta­do, fue­ran a con­tár­se­lo a los de­más após­to­les, y que al­gu­nos de ellos, en mo­men­tos de una enor­me efu­si­vi­dad, tu­vie­sen vi­sio­nes de Je­sús, o se las in­ven­ta­sen. Esos ru­mo­res se di­fun­die­ron has­ta que lle­ga­ron a Pa­blo…

Qui­zá Mar­cos, el más an­ti­guo de los evan­ge­lis­tas, no te­nía tan cla­ro que fue­sen reales aque­llas apa­ri­cio­nes de las que ha­bla­ba Pa­blo, la úni­ca fuen­te an­te­rior que las men­cio­na­ba –que se­pa­mos–, y por ese mo­ti­vo no in­clu­yó nin­gu­na en su Evan­ge­lio.

Las es­ce­nas de Je­sús re­su­ci­ta­do son to­tal­men­te di­fe­ren­tes en Lu­cas y Ma­teo. ¿Có­mo es po­si­ble que no se pu­sie­ran de acuer­do en es­to?

A la de­re­cha, gra­ba­do del após­tol San Pa­blo. Ba­jo es­tas lí­neas, la Tum­ba del Jar­dín, en Je­ru­sa­lén, la que mu­chos creen que fue la ver­da­de­ra tum­ba del Me­sías cris­tiano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.