LA PAL­ME­RA DE LAS SIE­TE CA­BE­ZAS

Enigmas - - CULTOS -

Al mar­gen de la es­cul­tu­ra bru­je­ril, el prin­ci­pal –y úni­co– re­cla­mo de es­te po­bla­do hu­mil­de es una pal­me­ra, cer­ca­da co­mo si se tra­ta­ra de un par­que, que se co­no­ce co­mo “de las sie­te ca­be­zas”. Los tron­cos de es­te con­jun­to de pal­me­ras, cu­yas raí­ces se en­tre­mez­clan ba­jo tie­rra, se re­tuer­cen co­mo si se tra­ta­se de una gi­gan­tes­ca ser­pien­te rep­tan­do de ma­ne­ra si­nuo­sa so­bre la es­té­ril tie­rra del de­sier­to. Por unos cuan­tos so­les me­re­ce la pe­na es­cu­char la his­to­ria que re­fie­re su ori­gen y que es re­ci­ta­da de me­mo­ria por los ni­ños que es­pe­ran en el par­que la lle­ga­da de los tu­ris­tas. Cuen­tan que fue tras el nau­fra­gio de un na­vío es­pa­ñol cuan­do un co­fre re­ple­to de te­so­ros que­dó atra­pa­do en los ten­tácu­los de un gi­gan­tes­co pul­po. El en­fren­ta­mien­to ini­cia­do por una bru­ja por ha­cer­se con el te­so­ro, es el que con­vir­tió al kra­ken en la pal­me­ra que hoy se ar­quea en la en­tra­da de Ca­chi­che. Pro­ba­ble­men­te se tra­te de una le­yen­da –otra más– la que ase­gu­ra que do­ña Ju­lia pro­fe­ti­zó que Ica se­ría des­trui­da cuan­do cre­cie­ra la úl­ti­ma de las sie­te ca­be­zas de la pal­me­ra. Na­die de­bió ha­cer­le su­fi­cien­te ca­so has­ta que, en enero de 1998, el fe­nó­meno cli­má­ti­co de “El Ni­ño” hi­zo des­bor­dar el río anegan­do la ciu­dad de Ica. Des­de en­ton­ces, sus ve­ci­nos cor­tan pe­rió­di­ca­men­te la sép­ti­ma ca­be­za pa­ra im­pe­dir que és­ta re­ver­dez­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.