EL TÚ­NEL DEL TIEM­PO

Un nue­vo es­cán­da­lo azo­ta a un am­plio sec­tor de los EEUU. El de una su­pues­ta sec­ta que cap­ta­ría a mu­je­res pa­ra con­ver­tir­las en “es­cla­vas se­xua­les” y cu­yo lí­der fue de­te­ni­do en mar­zo. És­tos son los he­chos…

Enigmas - - SUMARIO -

Ós­car He­rra­dón

Es ra­ro el mes en el que no sur­ge al­gu­na no­ti­cia so­bre sec­tas o cul­tos sos­pe­cho­sos que ha­cen de las su­yas, unos más da­ñi­nos que otros, to­do hay que de­cir­lo. Qui­zá sea un sín­to­ma de que al­go fun­cio­na muy mal en la so­cie­dad de consumo, o una con­se­cuen­cia…

En es­te ca­so me re­fie­ro a un gru­po con un nom­bre que re­cuer­da más a una ban­da de rock in­dus­trial que a una sec­ta al uso: NXIVM, fun­da­do por un “gu­rú” de au­to­ayu­da es­ta­dou­ni­den­se de nom­bre Keith Ra­nie­re. Ya sabemos que te­mas co­mo el “mind­ful­ness” o la “self-rea­li­za­tion” es­tán muy de mo­da, una suer­te de nue­vas re­li­gio­nes que han to­ma­do el tes­ti­go del se­sen­te­ro New Age. Pe­ro no to­do es yoga, re­la­ja­ción, man­tras o acu­pun­tu­ra… al­gu­nas pue­den te­ner efec­tos muy no­ci­vos pa­ra sus en­tre­ga­dos se­gui­do­res.

El gu­rú de NXIVM –que se pro­nun­cia “ne­xium”–, lle­va mu­cho tiem­po pro­mul­gan­do, co­mo buen lí­der, que siem­pre fue una per­so­na “es­pe­cial”. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por Va­nes­sa Gri­go­ria­dis, co­la­bo­ra­do­ra de The New York Ti­mes Ma­ga­zi­ne, el bueno de Ra­nie­re “di­jo que cuan­do te­nía un año ya po­día ha­blar en ora­cio­nes com­ple­tas, que sa­be leer des­de los dos años y que se au­to­en­se­ñó a to­car el piano a un ni­vel digno de con­cier­tos a los 12; a esa mis­ma edad, ase­gu­ró, só­lo tar­dó 19 ho­ras en apren­der to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser dies­tro en ma­te­má­ti­cas de ni­vel ba­chi­lle­ra­to”.

Na­ci­do en Brooklyn en el seno de una fa­mi­lia hu­mil­de, Ra­nie­re se gra­duó en el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Rens­se­laer, en el es­ta­do de Nue­va York, con tres li­cen­cia­tu­ras: bio­lo­gía, ma­te­má­ti­cas y fí­si­ca. Lue­go fun­dó Con­su­mer’s Buy­li­ne, a tra­vés de la que ven­día ví­ve­res y otros bie­nes pa­ra quie­nes tra­mi­ta­ban una mem­bre­sía; has­ta que la em­pre­sa fue in­ves­ti­ga­da por fis­ca­les es­ta­ta­les. Ra­nie­re y sus so­cios la ce­rra­ron en 1997 y al año siguiente fun­da­ba, jun­to a su no­via de en­ton-

ces, To­ni Na­ta­lie, NXIVM, una red de sa­lud pa­ra la ven­ta de vi­ta­mi­nas y su­ple­men­tos die­té­ti­cos que re­co­men­da­ba acu­dir a doc­to­res al­ter­na­ti­vos, con se­de en Clif­ton Park, cer­ca de Al­bany, Nue­va York. La au­to­ayu­da se con­vir­tió en la pun­ta de lanza de su pro­gra­ma, en lo que pa­ra mu­chos crí­ti­cos era una es­truc­tu­ra pi­ra­midal, prác­ti­ca­men­te ma­fio­sa, y sin du­da sec­ta­ria. Pron­to, con im­por­tan­tes fon­dos, NXIVM co­men­zó a rea­li­zar to­do ti­po de em­pren­di­mien­tos, co­mo in­vi­tar al Da­lái La­ma a Al­bany, a la se­de del gru­po, y lle­gó a di­se­ñar un “mo­vi­mien­to por la paz” en Mé­xi­co –de nom­bre In Lak’ Ech–, lle­gan­do a pro­du­cir un ví­deo con las “van­guar­dis­tas” ideas de Ra­nie­re pa­ra so­lu­cio­nar la vio­len­cia del país ve­cino. Esas, y mu­chas otras fun­da­cio­nes, ta­lle­res, pro­gra­mas…

NXIVM pa­só de ser una or­ga­ni­za­ción de cin­co per­so­nas a un cor­po­ra­ción de cer­ca de 400.000 en dos años; y sur­gie­ron dis­tin­tas ini­cia­ti­vas, todas en­fo­ca­das a la po­ten­cia­ción de la ca­pa­ci­dad; la más po­lé­mi­ca, Jnes, una em­pre­sa de edu­ca­ción ex­pe­ri­men­tal ex­clu­si­va pa­ra mu­je­res pa­ra que “se ex­plo­ren a sí mis­mas y su pa­pel en el mun­do de hoy”, cu­yos ta­lle­res cos­ta­ban 5.000 dó­la­res –y eso que abo­ga­ban por ser una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro–. Y es­ta­lló el es­cán­da­lo.

EN LOS TRI­BU­NA­LES

El 17 de oc­tu­bre de 2017, The New York Ti­mes pu­bli­ca­ba un ar­tícu­lo se­ña­lan­do a la or­ga­ni­za­ción co­mo una sec­ta en la que se co­me­tían ve­ja­cio­nes a mu­je­res –ver Au­top­sia de los He­chos–. Cien­tos de in­te­gran­tes de­ja­ron NXIVM tras el es­cán­da­lo y mu­chos me­dios, an­te la re­ve­la­ción de que Ra­nie­re te­nía va­rias no­vias, de­cla­ra­ron que no se tra­ta­ba real­men­te de un gru­po de desa­rro­llo per­so­nal, sino de una “sec­ta de es­cla­vas se­xua­les”. En­ton­ces se abrió una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral y el gu­rú era de­te­ni­do el pa­sa­do mes de mar­zo por las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas en una vi­lla en Puer­to Va­llar­ta (Mé­xi­co). Lo de­por­ta­ron y aho­ra es­tá en una pri­sión de Brooklyn.

Otra de las cé­le­bres in­te­gran­tes es la ac­triz de 35 años Alli­son Mack, una de las pro­ta­go­nis­tas de la se­rie Small­vi­lle, quien tam­bién fue arres­ta­da por car­gos de tra­ta de per­so­nas y cons­pi­ra­ción pa­ra co­me­ter –co­mo Ra­nie­re– trá­fi­co se­xual y tra­ba­jos for­za­dos; aun­que sa­lió ba­jo fian­za tras de­po­si­tar 5 millones de dó­la­res. Al pa­re­cer, Mack in­ten­tó re­clu­tar pa­ra el gru­po a la exi­to­sa ac­triz Emma Wat­son. La nó­mi­na de per­so­na­jes de las al­tas es­fe­ras, una suer­te de “Illuminati de he­re­de­ros”, se­gún los ha bau­ti­za­do cier­ta pren­sa, in­clu­ye a las dos hi­jas de Ed­gar Bronf­man, ex di­ri­gen­te de la em­pre­sa de re­fres­cos Sea­gram, la hija de la ac­triz de Di­nas­tía Cat­he­ri­ne Oxen­berg –una de las de­nun­cian­tes– y tam­bién a va­rios mexicanos im­por­tan­tes, co­mo el hi­jo del ex pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas. Ha­brá que es­pe­rar pa­ra ver có­mo aca­ba to­do y cuál se­rá la sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va, pues Ra­nie­re se en­fren­ta a una pe­na de 15 años de cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.