ES­PA­ÑA MÁ­GI­CA

Vi­lla de pe­re­gri­nos, ga­na­de­ros y la­bra­do­res, an­ta­ño bas­tión me­die­val fron­te­ri­zo con Por­tu­gal y los Reinos de Ga­li­cia y León, sus ca­lles, tem­plos y castillo ate­so­ran nu­me­ro­sos enig­mas. Via­ja­mos a tie­rras cas­te­lla­nas. Po­ne­mos rum­bo a la Puebla de Sa­na­bria.

Enigmas - - SUMARIO -

Fran­cis­co Contreras Gil

Sa­na­bria y la Puebla de Sa­na­bria son otro mun­do. Ubi­ca­da en el no­roes­te de la pe­nín­su­la y de la pro­vin­cia zamorana, en una tierra fron­te­ri­za en épo­ca me­die­val, la Puebla de Sa­na­bria cre­ció en­tre el arroyo Fe­rre­ra y los ríos Te­ra y Cas­tro, con­fi­gu­ran­do la es­pe­cial fi­sio­no­mía de es­pi­gón de la ur­be, con­vir­tien­do a la que fue se­de del po­der po­lí­ti­co, mi­li­tar y ecle­siás­ti­co du­ran­te si­glos en inex­pug­na­ble.

CUL­TU­RAS AN­CES­TRA­LES

Tie­rras ha­bi­ta­das des­de la Edad del Bron­ce, fue la tri­bu as­tur de los Zoe­las quie­nes crea­ron los pri­me­ros asen­ta­mien­tos en el siglo IV a.C. Sus orí­ge­nes han que­da­do plas­ma­dos en el pro­pio nom­bre de la Puebla de Sa­na­bria, pro­ve­nien­te del vo­ca­blo “sen”, que sig­ni­fi­ca “mon­te”, y la pa­la­bra cel­ta “bri­ga”, que sig­ni­fi­ca for­ti­fi­ca­ción, es de­cir “Cas­tro en el Mon­te”. Los cas­tros sa­na­bre­ses su­cum­bi­rían a las le­gio­nes ro­ma­na en el siglo I a.C., pa­san­do a ser or­ga­ni­za­dos en con­ven­tus. Tras las in­va­sio­nes de los pue­blos ger­ma­nos, fue­ron los sue­vos los que se asen­ta­ron en ellos. En ese tiem­po apa­re­cen las pri­me­ras re­fe­ren­cias a la vi­lla. Con la in­va­sión mu­sul­ma­na pa­só a ser co­no­ci­da co­mo Se­na­bria. El tiem­pos cris­tia­nos, Al­fon­so IX de León otor­gó fun­cio­nes po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, ju­rí­di­cas y mi­li­ta­res, con­vir­tién­do­la en uno de los bas­tio­nes leo­ne­ses, y, fi­nal­men­te, con­ce­dién­do­le “Car­ta de Puebla”, re­edi­fi­can­do su castillo y las mu­ra­llas. Un im­pul­so con­fir­ma­do y am­plia­do por la car­ta fo­ral del rey Al­fon­so X… Un pa­sa­do que ha que­da­do re­fle­ja­do en el cas­co ur­bano, di­vi­di­do en dos nú­cleos bien di­fe­ren­cia­dos por una va­gua­da natural, “La Vi­lla” y “El Arra­bal”, de em­pe­dra­das ca­lles y con edi­fi­cios ci­vi­les y re­li­gio­sos… Lle­nos de mis­te­rio.

LA IGLESIA DE LOS BAPHOMETS

Si­tua­da en la par­te más al­ta de la vi­lla, el via­je­ro bus­ca­dor en­con­tra­rá la Iglesia de la Vir­gen del Azo­gue. Vin­cu­la­da a los tem­pla­rios y el Ca­mino de San­tia­go, el tem­plo es de es­ti­lo ro­má­ni­co, con am­plia­cio­nes gó­ti­cas, de plan­ta de cruz la­ti­na y una so­la na­ve. Con­ser­va dos por­ta­das que guar­dan el men­sa­je se­cre­to de los gre­mios de cons­truc­to­res. So­bre la puer­ta oc­ci­den­tal apa­re­ce un rostro bar­bu­do, son­rien­te, re­mi­nis­cen­cias al dios del co­no­ci­mien­to, el ve­ne­ra­do bap­ho­met tem­pla­rio, de ar­co apun­ta­do y dos ar­qui­vol­tas que cuen­ta con cua­tro enig­má­ti­cas es­ta­tuas-co­lum­nas a ca­da la­do. En el izquierdo, dos hom­bres bar­bu­dos sos­tie­nen en sus ma­nos sen­dos li­bros, mar­can­do el en­cla­ve co­mo lu­gar de sa­bi­du­ría y de po­der. Y en el de­re­cho, un hom­bre, por­tan­do un ce­tro o un po­mo, con una bol­sa en su cin­tu­rón, y una mu­jer ve­la­da, con su dies­tra en el pe­cho, sím­bo­lo de re­co­no­ci­mien­to, am­bos co­ro­na­dos y ri­ca­men­te ata­via­dos que re­pre­sen­ta­rían a Sa­lo­món y a la rei­na de Sa­ba. To­do ello en­tre ca­pi­te­les en don­de hay ta­lla­dos ho­jas, he­le­chos, elip­ses, una ca­be­za zoo­mor­fa jun­to a dos fi­gu­ras, la re­pre­sen­ta­ción de la Ser­pien­te, Adán y Eva, y el Ár­bol de la Vi­da. No son los úni­cos mis­te­rios ta­lla­dos en la pie­dra. En su in­te­rior, ha­lla­mos una pi­la bau­tis­mal ro­má­ni­ca de gra­ni­to, de­co­ra­da, en­tre otros ele­men­tos, con la cruz tem­pla­ria. Un san­tua­rio que guar­da en su nom­bre víncu­los al­qui­mis­tas –el azo­gue es el mer­cu­rio lí­qui­do–, y re­mi­nis­cen­cia a cul­tos an­ces­tra­les de­di­ca­dos a la na­tu­ra­le­za, don­de se venera la ta­lla de la Vir­gen de Azo­gue, de fa­ma milagrosa.

EL FAN­TAS­MA DE LA DA­MA BLANCA

A es­ca­sos me­tros de esta iglesia, ha­lla­mos el Castillo de los Con­des de Be­na­ven­te, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo la for­ta­le­za de los Pi­men­tel. Ubi­ca­do en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da den­tro del pro­mon­to­rio del cas­co an­ti­guo, cuen­ta con una sin­gu­lar to­rre ho­me­na­je, in­te­rior y exen­ta, co­no­ci­da co­mo “el ma­cho”. Sus orí­ge­nes se re­mon­tan po­si­ble­men­te al siglo VI, en épo­ca vi­si­go­da, y apa­re­ce re­fe­ren­cia­da co­mo ata­la­ya de vi­gi­lan­cia en el siglo XIII. Su To­rre del Ho­me­na­je es­tá mar­ca­da por le­yen­das. La pri­me­ra, re­la­cio­na­da con una da­ma blanca que mu­chos afir­man ha­ber ob­ser­va­do va­gan­do por pa­si­llos y es­tan­cias. Y la se­gun­da, vin­cu­la­da a la bar­ca de pie­dra que ha­lla­re­mos en la puer­ta del castillo, que, se­gún la tra­di­ción, fue la uti­li­za­da por las tres mu­je­res pa­na­de­ras y el mis­te­rio­so peregrino que anegó la al­dea de Vi­lla­ver­de, y que dio ori­gen al La­go de Sa­na­bria, con la que sal­va­ron sus vi­das cuan­do las aguas inun­da­ron el pue­blo y co­rrie­ron va­lle aba­jo.

Los pro­fun­dos va­lles de la co­mar­ca sa­na­bre­sa, su há­bi­tat dis­per­so, su ais­la­mien­to… han he­cho po­si­ble la per­vi­ven­cia de cos­tum­bres y tra­di­cio­nes que se pier­den en la no­che de los tiem­pos. En ella per­vi­ve el dia­lec­to “sa­na­brés”, el son­so­ne­te del pri­mi­ti­vo ca­rro chi­llón, de ma­ci­zas rue­das y car­gas de heno por tor­tuo­sos ca­mi­nos y ca­lles em­pe­dra­das. Una tierra y una vi­lla don­de to­da­vía se ha­bla de bru­jas, mal de ojo, apa­re­ci­dos, ex­tra­ñas cria­tu­ras, po­de­res so­bre­na­tu­ra­les, hier­bas y plan­tas cu­ra­ti­vas y ar­cai­cos ri­tua­les en las no­ches de San Juan. Y co­mo pro­ta­go­nis­ta de mu­chas de ellas, un ani­mal to­té­mi­co, el lo­bo. Por­que en Puebla de Sa­na­bria y su va­lle, es una de las po­cas zo­nas don­de el lo­bo vi­ve en li­ber­tad.

Sím­bo­los tem­pla­rios, es­pec­tros, le­yen­das que hun­den sus raí­ces en un pa­sa­do re­mo­to… El via­je­ro en­cuen­tra enig­mas irre­so­lu­bles en ca­da pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.