RU­LE­TA RU­SA

Enigmas - - SUMARIO -

Ma­riano F. Urresti

Es po­si­ble que no es­té de mo­da, pe­ro pa­ra al­guien co­mo yo eso no es nin­gún problema. Re­sul­ta que si­go cre­yen­do; no es que quie­ra creer, sino que creo.

Me apa­sio­na la His­to­ria –por eso me li­cen­cié en esa cien­cia en su día- y los enig­mas his­tó­ri­cos. Pe­ro no só­lo los his­tó­ri­cos. Mi pa­sión por am­bas ma­te­rias na­ció sien­do ni­ño. Re­cuer­do los re­por­ta­jes que Juan Jo­sé Be­ní­tez pu­bli­ca­ba en

La Ga­ce­ta del Nor­te –exis­tía una edición pa­ra Can­ta­bria por aquel en­ton­ces–, los pro­gra­mas de te­le­vi­sión del doc­tor Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso y los pri­me­ros li­bros de la co­lec­ción “Otros Mun­dos” que edi­ta­ba Pla­za & Ja­nés y que com­pra­ba aho­rran­do cuan­to me era po­si­ble.

Soy cons­cien­te de que ha­brá quien con­si­de­re que se­me­jan­te ba­ga­je cul­tu­ral me re­tra­ta, pe­ro re­sul­ta que me trae sin cui­da­do que se pien­se de ese mo­do. Es po­si­ble que ha­ya quien se con­si­de­re de una es­ta­tu­ra su­pe­rior a la de aque­llos a quie­nes, sien­do ni­ño, leí o es­cu­ché con ad­mi­ra­ción; e in­clu­so es po­si­ble que ha­ya quie­nes juz­guen erró­neas las con­clu­sio­nes de aque­llos in­ves­ti­ga­do­res y di­vul­ga­do­res o mi­ren por en­ci­ma del hom­bro su tra­ba­jo. In­clu­so es po­si­ble que aho­ra, pa­ra es­tar de mo­da, re­sul­te im­pres­cin­di­ble re­fu­tar to­do cuan­to sea po­si­ble pa­ra, de ese mo­do, ha­cer­se no­tar o bri­llar pá­li­da­men­te en el pe­cu­liar mun­di­to del mis­te­rio. No sé si es así; só­lo di­go que es po­si­ble.

Pe­ro si no cre­ye­ra que exis­te una his­to­ria inex­pli­ca­da; si no cre­ye­ra que la realidad no es tan real en realidad; si no me emo­cio­na­ra co­mo el pri­mer día to­car con mis ma­nos el cen­tro del la­be­rin­to de la ca­te­dral de Char­tres; ver ama­ne­cer en­tre la nie­bla en Sto­nehen­ge; aden­trar­me por la Gran Ga­le­ría de la pi­rá­mi­de de Keops, o rea­li­zar el Ca­mino de San­tia­go ima­gi­nan­do ca­ba­lle­ros tem­pla­rios don­de otros no ven sino mo­li­nos de vien­to…; si aquel ni­ño que fui hu­bie­ra muer­to, no se­gui­ría le­yen­do y es­cri­bien­do so­bre enig­mas. Si aquel ni­ño que vio en va­rias oca­sio­nes y muy cer­ca de él aque­llo que se su­po­ne que no exis­te hu­bie­ra muer­to, no es­cri­bi­ría esta pá­gi­na.

Sien­to mo­les­tar, pe­ro re­sul­ta que creo.

“Es po­si­ble que aho­ra, pa­ra bri­llar en el mis­te­rio, sea im­pres­cin­di­ble re­fu­tar to­do cuan­to sea po­si­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.