ADOLF HITLER

MU­RIÓ EN EL BÚN­KER

Enigmas - - SEÑALES -

Un equi­po de cien­tí­fi­cos fran­ce­ses ha te­ni­do ac­ce­so a unos res­tos óseos que se guar­da­ban ce­lo­sa­men­te, des­de el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en Moscú, y han po­di­do co­rro­bo­rar que se tra­ta de los del dic­ta­dor na­zi, que efec­ti­va­men­te ha­bría muer­to en Ber­lín en ma­yo de 1945. La teo­ría de la cons­pi­ra­ción cae por su pro­pio pe­so.

Han te­ni­do que pa­sar más de 70 años pa­ra que las múl­ti­ples teo­rías de la cons­pi­ra­ción so­bre el des­tino de Adolf Hitler sean por fin des­te­rra­das de la his­to­rio­gra­fía. Y es que el te­ma del na­zis­mo ate­so­ra no po­cos mis­te­rios, co­mo bien sa­ben los lec­to­res de ENIG­MAS, pe­ro és­te pre­ci­sa­men­te siem­pre ema­nó un tu­fi­llo apó­cri­fo, por mu­cho que al­gu­nos se em­pe­ña­sen en con­ven­cer­nos de lo con­tra­rio. Qui­zá por­que los pro­pios so­vié­ti­cos y los es­ta­dou­ni­den­ses –por no de­cir mu­chos de sus se­gui­do­res– con­tri­bu­ye­ron a ex­ten­der di­cha le­yen­da, por mo­ti­vos va­rios.

Des­pués de dos años de ar­dua in­ves­ti­ga­ción, un equi­po fran­cés de la Uni­ver­si­dad de Ver­sa­lles Saint-Quen­tin-en-Yve­li­nes, co­man­da­do por el doc­tor Philippe Char­lier, ha co­rro­bo­ra­do que los res­tos que se guar­da­ban en Moscú –unos po­cos dien­tes y un tro­zo de crá­neo–, per­te­ne­cían al dic­ta­dor ale­mán.

BER­LÍN, 1945

La his­to­ria de aque­llos res­tos “per­di­dos” y có­mo su suer­te dio pá­bu­lo a to­do ti­po de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, un re­la­to que re­cuer­da a la tra­ma de una no­ve­la po­li­cía­ca, pa­re­ce que su­ce­dió co­mo si­gue. Una vez que los so­vié­ti­cos to­ma­ron Ber­lín y en­tra­ron en el bún­ker de la Can­ci­lle­ría, un sol­da­do en­con­tró el ca­dá­ver de Hitler jun­to al de su mu­jer Eva Braun, en el jar­dín, en el lu­gar que hoy ocu­pa un par­king con una pla­ca iden­ti­fi­ca­ti­va co­lo­ca­da por la so­cie­dad Ber­li­ner Un­ter­wel­ten e. V. Am­bos cuer­pos, por or­den di­rec­ta del Füh­rer, ha­bían si­do ro­cia­dos con ga­so­li­na y que­ma­dos tras su sui­ci­dio; sin em­bar­go, co­mo mu­chos de los dien­tes que te­nía el dic­ta­dor ale­mán eran im­plan­tes me­tá­li­cos, “la suer­te ju­gó un pa­pel im­por­tan­te: re­sul­ta que la man­dí­bu­la que­dó ca­si in­tac­ta”.

Tres días des­pués, el 8 de ma­yo de 1945, el co­ro­nel Vas­sily Gor­bus­hin en­tre­gó en el más ab­so­lu­to de los se­cre­tos a Ye­le­na Rz­hevs­ka­ya, in­tér­pre­te del Ejér­ci­to Ro­jo, una ca­ja de co­lor ro­jo y un men­sa­je: “aquí es­tán los dien­tes de Hitler y a par­tir de aho­ra res­pon­des con tu vi­da de ellos”. Al pa­re­cer, aque­llos ver­ti­gi­no­sos días la ca­ja se en­con­tra­ba en una uni­dad más re­tra­sa­da, y pues­to que no ha­bía nin­gún lu­gar don­de de­jar­la, se en­tre­gó el co­me­ti­do a Rz­hevs­ka­ya. No lo hi­cie­ron por­que fue­ra me­jor que cual­quier otro sol­da­do, sino por­que, sien­do mu­jer –siem­pre el ma­chis­mo–, era me­nos pro­ba­ble que se em­bo­rra­cha­se y los per­die­ra.

Por su­pues­to, aque­llos cuer­pos y aque­llos dien­tes po­dían no ser los del res­pon­sa­ble del ho­lo­caus­to, pe­ro la ayu­dan­te de su den­tis­ta per­so­nal fue bus­ca­da por Ye­le­na y obli­ga­da a pre­sen­tar­se pa­ra exa­mi­nar­los en una im­pro­vi­sa­da mor­gue de un su­bur­bio ber­li­nés, en Buch. Una en­fer­me­ra de nom­bre Kät­he Heu­ser­mann guió a los so­vié­ti­cos ha­cia la con­sul­ta del odon­tó­lo­go, en el in­te­rior de la Can­ci­lle­ría, don­de se ha­lla­ban todas las ra­dio­gra­fías que, dé­ca­das des­pués, ser­vi­rían pa­ra co­rro­bo­rar la iden­ti­dad del lí­der del III Reich.

Hitler, con una de­li­ca­da sa­lud, se ha­bía rea­li­za­do va­rios aná­li­sis tras el aten­ta­do frus­tra­do del 20 de ju­lio de 1944 que le ha­bía de­ja­do los oí­dos da­ña­dos, por lo que se le rea­li­za­ron di­chas ra­dio­gra­fías y se re­co­gie­ron otros do­cu­men­tos mé­di­cos que se unie­ron a su am­plio in­for­me co­mo pa­cien­te.

La den­ta­du­ra del Füh­rer, o lo que que­da­ba de ella, fue en­tre­ga­da por Rz­hevs­ka­ya en Moscú, y des­de en­ton­ces ha per­ma­ne­ci­do en el archivo del cuar­tel ge­ne­ral de la Lu­bian­ka, en­ton­ces se­de de la NKVD –pos­te­rior KGB– y en la ac­tua­li­dad el prin­ci­pal edi­fi­cio de se­gu­ri­dad ruso. Gra­cias a aque­lla ac­ción, se con­ser­va un frag­men­to de su man­dí­bu­la

su­pe­rior que mi­de 42x8 mm y que tie­ne un puen­te de me­tal do­ra­do –pro­ba­ble­men­te en oro– en el se­gun­do pre­mo­lar de­re­cho; y tres frag­men­tos de la man­dí­bu­la in­fe­rior –que miden res­pec­ti­va­men­te 48x20 mm, 30x33 mm y 40x27 mm–, tie­nen otras pró­te­sis y se ca­rac­te­ri­zan por un es­ta­do óseo y den­tal muy de­gra­da­do, con una ero­sión en el área de los in­ci­si­vos.

El asun­to de qué pa­só con los su­pues­tos res­tos “re­sur­gió” en el año 2000, con mo­ti­vo de la ex­po­si­ción “Ago­nía del III Reich. El cas­ti­go”, que tu­vo lu­gar en Moscú y don­de se ex­hi­bie­ron su­pues­tos frag­men­tos del crá­neo, uno de ellos per­fo­ra­do por una ba­la. Y es que el 30 de ma­yo de 1946, los so­vié­ti­cos lle­va­ron a ca­bo la ope­ra­ción se­cre­ta “Mi­to”, que pre­ten­día ve­ri­fi­car en Ber­lín nue­va­men­te los aná­li­sis que se ha­bían he­cho un año an­tes pa­ra con­fir­mar la te­sis del sui­ci­dio con cia­nu­ro de Hitler y Eva Braun. El equi­po ruso des­cu­brió en el sue­lo del bún­ker, ocul­to a unos 50 o 60 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, un frag­men­to de crá­neo con un agu­je­ro en el mis­mo lu­gar don­de ha­lla­ron los cuer­pos al to­mar la ca­pi­tal ale­ma­na.

En 2008, el ar­queó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Nick Be­llan­to­ni so­bor­nó a unos fun­cio­na­rios ru­sos pa­ra ac­ce­der al mis­mo, con­si­guien­do una mues­tra de ADN que, tras ser ana­li­za­da en los EEUU, re­sul­tó ser el de una mu­jer, pro­ba­ble­men­te per­te­ne­cien­te

a Eva Braun. En 2017, Jean-Christophe Bri­sard y la pe­rio­dis­ta La­na Pars­hi­na, tras re­mo­ver cie­lo y tierra pa­ra que la Admi­ni­stración ru­sa les per­mi­tie­se ana­li­zar los res­tos, pudieron ver de cer­ca ese hi­po­té­ti­co frag­men­to del hue­so oc­ci­pi­tal de Hitler –que se guar­da en la an­ti­gua se­de del KGB–, aun­que no to­car­lo. Sin em­bar­go, per­mi­tie­ron al mé­di­co fo­ren­se Philippe Char­lier ana­li­zar la man­dí­bu­la.

Gra­cias a los da­tos del den­tis­ta del Füh­rer, se pu­do co­no­cer có­mo era su den­ta­du­ra en vi­da, sus pró­te­sis, re­cons­truc­cio­nes y puen­tes: “Te­nía só­lo cua­tro dien­tes sa­nos. El res­to o no es­ta­ban o iban aso­cia­dos con pró­te­sis den­ta­les o re­cons­truc­cio­nes”. Char­lier, to­da una emi­nen­cia por ha­ber rea­li­za­do la in­ves­ti­ga­ción fo­ren­se de per­so­na­jes his­tó­ri­cos de gran ca­la­do, co­mo los res­tos de En­ri­que IV de Fran­cia o de Luis XVII, afir­mó a los me­dios so­bre el via­je a Lu­bian­ka: “Creo que nos eli­gie­ron por­que no que­rían que un la­bo­ra­to­rio ruso hi­cie­se el tra­ba­jo, sino al­go más ob­je­ti­vo. Y tam­po­co que los nor­te­ame­ri­ca­nos to­ma­sen par­te”. Afir­ma tam­bién que: “To­ma­mos mues­tras de los cálcu­los den­ta­les, pe­ro lo más im­por­tan­te del es­tu­dio era sa­ber si es­tos res­tos eran au­tén­ti­cos”.

Tras ser con­fron­ta­dos los res­tos no só­lo con la au­top­sia ofi­cial de los ar­chi­vos so­vié­ti­cos –se han en­con­tra­do frag­men­tos de de­po­si­cio­nes azu­les en los dien­tes que pa­re­cen ser res­tos de cia­nu­ro, una co­lo­ra­ción pro­vo­ca­da tras su in­ter­ac­ción con el me­tal–, sino tam­bién con las ra­dio­gra­fías que se ha­lla­ban en los ar­chi­vos de los EEUU y con da­tos adi­cio­na­les de am­bas par­tes, la su­ma de in­di­cios –hue­sos, dien­tes y pró­te­sis– per­mi­tió con­cluir que SÍ, que se tra­ta del ca­dá­ver de Hitler y que és­te, efec­ti­va­men­te, se sui­ci­dó en el bún­ker de Ber­lín el 30 de abril de 1945. Eso, y que pa­re­ce que efec­ti­va­men­te era ve­ge­ta­riano. Pa­ra­dó­ji­co si te­ne­mos en cuen­ta que fue uno de los ma­yo­res car­ni­ce­ros de la his­to­ria.

TEO­RÍAS CONS­PI­RA­TI­VAS

La hi­pó­te­sis so­bre una fu­ga a La­ti­noa­mé­ri­ca de Adolf Hitler pa­re­ce que fue un ru­mor que pro­pa­gó el pro­pio Sta­lin, quien pre­ten­día per­ju­di­car a los EEUU su­gi­rien­do que el Füh­rer vi­vía ocul­to con su ayu­da –lo cier­to es que la OSS y más tar­de la CIA sí uti­li­za­rían los ser­vi­cios de an­ti­guos na­zis–. El lí­der so­vié­ti­co pa­re­ce que en­ga­ñó in­clu­so a su ma­ris­cal Gueor­gui Zhú­kov, y el dia­rio ofi­cial del ré­gi­men, Prav­da, afir­mó fal­sa­men­te que las no­ti­cias del cuer­po eran una tre­ta fas­cis­ta, mien­tras los hue­sos que so­bre­vi­vie­ron del ale­mán eran ocul­ta­dos en un pe­que­ño cuar­to se­cre­to de la Lu­bian­ka.

El 17 de ju­lio de 1945, du­ran­te la con­fe­ren­cia de Pots­dam, Sta­lin men­cio­nó que el je­fe del III Reich des­apa­re­ció “en Es­pa­ña o en Ar­gen­ti­na”, y que ha­bría pa­sa­do por las is­las Ca­na­rias rum­bo a al­gún puer­to ubi­ca­do en­tre Ar­gen­ti­na o Bra­sil aquel año. Los in­ves­ti­ga­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos sos­te­nían al­go pa­re­ci­do: que Hitler ha­bía pa­sa­do por Fuer­te­ven­tu­ra y se ha­bría si­tua­do en Jan­día. Tam­bién la pren­sa bri­tá­ni­ca in­sis­tió, ci­tan­do fuen­tes del en­torno ofi­cial de la di­plo­ma­cia de la Co­ro­na, que el na­zi “es­ta­ba en Ca­na­rias o ha­bría pa­sa­do por las is­las rum­bo a al­gún pun­to del Cono Sur ame­ri­cano”.

Cuan­do unos man­dos bri­tá­ni­cos in­ten­ta­ron vi­si­tar el Füh­rer­bun­ker en 1946, lo ha­lla­ron to­ma­do por el ser­vi­cio se­cre­to so­vié­ti­co y un ofi­cial ruso les di­jo que Hitler es­ta­ba vi­vo en Ar­gen­ti­na. El bu­lo echó a co­rrer, y en 1947 lo ex­ten­dió aún más el pe­rio­dis­ta hún­ga­ro La­dis­lao Sza­bo en el li­bro Hitler no mu­rió en el bún­ker, que sir­vió de tex­to de ca­be­ce­ra de fu­tu­ros cons­pi­ra­cio­nis­tas.

Con­tri­bu­yó de nue­vo a ex­ten­der el mi­to, el pa­sa­do 2017, la des­cla­si­fi­ca­ción de un me­mo­ran­do de la CIA, ba­jo el epí­gra­fe “HVCA-2592”, fe­cha­do en 1955, cuan­do lle­gó a la agen­cia un avi­so de que Hitler no se ha­bría sui­ci­da­do en Ber­lín, sino que es­ca­pó de Eu­ro­pa y re­si­dió un tiem­po en Co­lom­bia –unos me­ses du­ran­te 1954–, an­tes de pa­sar a Ar­gen­ti­na. El in­for­me, re­mi­ti­do por el di­rec­tor de la CIA en Caracas (Ve­ne­zue­la), Da­vid Brix­nor, a la cen­tral en Washington el 3 de oc­tu­bre de 1955, se­ña­la­ba que no ha­bía si­do po­si­ble la ve­ri­fi­ca­ción, aun­que “lo trans­mi­tía pa­ra que que­da­ra cons­tan­cia”.

Ri­zan­do más el ri­zo, el eso­te­ris­ta y di­plo­má­ti­co fi­lo­na­zi chi­leno Mi­guel Se­rrano afir­mó en al­gu­nos de sus li­bros que Hitler se mon­tó en uno de sus pla­ti­llos vo­lan­tes y, jun­to a los 120 sub­ma­ri­nos que des­apa­re­cie­ron sin de­jar ras­tro al fi­nal de la con­tien­da, pu­so rum­bo a una ba­se ul­tra­se­cre­ta en la An­tár­ti­da, con la in­ten­ción de pre­pa­rar­se pa­ra ins­tau­rar un IV Reich. Pu­ra fan­ta­sía, que aho­ra se ha co­rro­bo­ra­do.

El frag­men­to de crá­neo con un agu­je­ro de ba­la que su­pues­ta­men­te per­te­ne­ce a Adolf Hitler y que se guar­da en un cuar­to se­cre­to de la Lu­bian­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.