AU­TOP­SIA DE LOS HE­CHOS

Enigmas - - TÚNEL DEL TIEMPO -

Al pa­re­cer, los “abu­sos” tu­vie­ron lu­gar en el mar­co de gru­po llamado DOS –Do­mi­nus Ob­se­quious So­ro­rium, un mal uso del la­tín que sig­ni­fi­ca “el amo so­bre las acom­pa­ñan­tes obe­dien­tes”–. Con el tiem­po, el gru­po cre­ció, se­gún Gri­go­ria­dis, al es­ti­lo de un cam­pa­men­to mi­li­tar que que­ría li­diar con el pa­pel de las mu­je­res en el mun­do pa­ra ha­cer­las dar­se cuen­ta de que no son víc­ti­mas. “Las mu­je­res que te in­vi­ta­ban al gru­po eran tus amas; és­tas, en­tre otras ta­reas, ayu­da­ban a las ‘es­cla­vas’ a con­tar sus ca­lo­rías ‘pa­ra sal­var­las de la tram­pa de co­mer com­pul­si­va­men­te por cues­tio­nes emo­cio­na­les’”. Se­gún otras in­te­gran­tes que han de­nun­cia­do el en­tra­ma­do, las maes­tras or­de­na­ban un ac­to de “au­to­ne­ga­ción”, co­mo ba­ñar­se con agua fría, le­van­tar­se a las cua­tro de la ma­dru­ga­da o que­dar­se com­ple­ta­men­te in­mó­vi­les; ade­más, se les pe­día “abs­te­ner­se de te­ner or­gas­mos, pa­ra sa­nar sus pa­tro­nes se­xua­les ne­ga­ti­vos”. Pa­ra in­gre­sar en DOS, las es­cla­vas de­bían en­tre­gar ví­deos, fo­to­gra­fías e in­for­ma­ción com­pro­me­te­do­ra que lue­go era uti­li­za­da pa­ra chan­ta­jear­las si que­rían aban­do­nar la or­ga­ni­za­ción, una sec­ta en to­da re­gla, y te­nían que re­clu­tar a otras es­cla­vas, pre­fe­ri­ble­men­te de NXIVM. El es­cán­da­lo es­ta­lló cuan­do los me­dios hi­cie­ron pú­bli­co el ri­to de ini­cia­ción de las in­te­gran­tes: se­gún re­co­ge la de­nun­cia, du­ran­te ce­re­mo­nias vi­deo­gra­ba­das eran mar­ca­das en el área pél­vi­ca con un sím­bo­lo que con­te­nía va­rias le­tras que han te­ni­do dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes, pe­ro ade­más, con las ini­cia­les K y R, las del fun­da­dor, una au­tén­ti­ca mar­ca de mem­bre­sía que la ma­yo­ría de ini­cia­das pa­re­cía des­co­no­cer.

1 El lí­der de

NXIVM, Keith Ra­nie­re, que per­ma­ne­ce de­te­ni­do a la es­pe­ra de una sen­ten­cia.

2 La ac­triz Sa­ra

Ed­mon­son, que ha de­nun­cia­do a la su­pues­ta sec­ta, en­se­ñan­do la mar­ca de mem­bre­sía de las pro­sé­li­tas.

3 La ac­triz de la ca­tó­di­ca se­rie

Small­vi­lle Alli­son Mack, a la sa­li­da del jui­cio, acu­sa­da de co­la­bo­rar con Keith Ra­nie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.