65 años en­tre fan­tas­mas

El pa­sa­do 2 de ju­nio la rei­na Isa­bel II ce­le­bra­ba 65 años en el trono de Reino Uni­do. Su vi­da ha es­ta­do mar­ca­da por to­do ti­po de acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les. Tam­bién mis­te­rio­sos. Por­que tal lon­ge­vi­dad da pa­ra ha­ber con­vi­vi­do con unos

Enigmas - - SEÑALES -

Que la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca es, ha si­do, y, si nos per­mi­ten ejer­cer de fu­tu­ró­lo­gos, se­rá inusual, ex­tra­va­gan­te, es una evi­den­cia. Ejem­plos los hay a mon­to­nes. Por re­fe­rir el más re­cien­te, nos cen­tra­mos en el prín­ci­pe Car­los, de quien una biografía ac­tual ase­gu­ra que, cuan­do viaja, lo ha­ce siem­pre acom­pa­ña­do de su ta­pa del inodo­ro par­ti­cu­lar… Las ex­cen­tri­ci­da­des del trono, de­cía­mos. En cual­quier ca­so pa­re­cen dis­cul­pa­bles cier­tas ra­re­zas en una fa­mi­lia que vi­ve en una bur­bu­ja, que cuen­ta con be­ne­fi­cios ta­les co­mo que su ca­be­za vi­si­ble, es de­cir, la rei­na Isa­bel II, sea, por ley, la due­ña de to­dos los cis­nes del Tá­me­sis y de las ba­lle­nas, es­tu­rio­nes y del­fi­nes a tres millas de las cos­tas del Reino Uni­do. Tan “fue­ra del mun­do” es­tá la fa­mi­lia que no son de ex­tra­ñar la pro­fu­sión de teo­rías de to­dos los ti­pos so­bre sus orí­ge­nes. Pa­ra to­dos los gus­tos y ca­da cual más ex­tra­va­gan­te.

So­mos es­pe­cial­men­te en­tu­sias­tas de una de las más ex­ten­di­das por las re­des. Re­sul­ta que, por mu­cho que cuan­do ob­ser­va­mos la fi­so­no­mía de la real fa­mi­lia per­ci­bi­mos bra­zos, ojos, pier­nas, pe­lo –en al­gu­nos ca­sos–, ore­jas… va­mos, lo ras­gos ha­bi­tua­les de los se­res hu­ma­nos, to­do ello res­pon­de a un vil en­ga­ño, a una im­pre­sión su­per­fi­cial. Por­que, ¡y que Dios sal­ve a la rei­na!, lo que es­ta­mos vien­do es un dis­fraz. Aho­ra bien, si la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca es­tá dis­fra­za­da, ¿qué ha­lla­mos de­ba­jo de tal con­se­gui­do em­bo­zo? ¡Rep­ti­les!. Por­que to­dos ellos per­te­ne­cen, co­mo otros miem­bros de la éli­te de los go­bier­nos mun­dia­les, a una lí­nea de san­gre hu­mano-rep­ti­lia­na. Así lo afir­ma, al me­nos, Da­vid Ic­ke, uno de los más cé­le­bres au­to­res de la teo­ría de la cons­pi­ra­ción, y con de­ce­nas de mi­les de se­gui­do­res en to­do el mun­do. ¿Se­rá la tex­tu­ra rep­ti­lia­na el mo­ti­vo por el que el pro­to­co­lo real bri­tá­ni­co prohí­be to­car a Isa­bel II?

Qui­zá al bueno de Ic­ke se le fue un po­co de las ma­nos la ex­pli­ca­ción de las ra­re­zas re­gias. Pe­ro lo cier­to es que la realidad que ro­dea a los Wind­sor dis­ta mu­cho de ser ha­bi­tual. Y el con­tac­to con lo so­bre­na­tu­ral se ha con­ver­ti­do en un há­bi­to.

CAMILA Y SU ES­PÍ­RI­TU

A me­dia­dos del pa­sa­do mes de abril, fue­ron unas su­pues­tas de­cla­ra­cio­nes de Camila Par­ker Bow­les, la es­po­sa de Car­los de In­gla­te­rra, las que lle­va­ron a las pri­me­ras pá­gi­nas lo que es ca­si una tra­di­ción, la pre­sen­cia de fan­tas­mas en la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca. Y ade­más, con la figura de Camila to­do pa­re­cía te­ner mu­cha más en­jun­dia, ca­si has­ta más ca­chon­deo, ha­bien­do desa­rro­lla­do su vi­da pú­bli­ca siem­pre ba­jo la fan­tas­mal som­bra de Lady Di. En el año 2007, Car­los de In­gla­te­rra com­pró en la lo­ca­li­dad de Ayrs­hi­re, en Es­co­cia, una man­sión del siglo XVII. Dum­fries Hou­se se lla­ma­ba. Se­gún co­men­tó el dia­rio The Te­le­graph, Camila ha­bría co­men­ta­do que ha­bía su­fri­do un au­tén­ti­co shock du­ran­te una de sus vi­si­tas a la man­sión. Se­gún re­co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.