El crá­neo de Saint Au­bert y el ar­cán­gel San Mi­guel

EN LA IGLESIA DE SAINT-GER­VAIS DE LA LO­CA­LI­DAD NOR­MAN­DA DE AVRAN­CHES, SE EX­HI­BE UN CRÁ­NEO EN EL QUE SE AD­VIER­TE UN AGU­JE­RO. LA LE­YEN­DA AFIR­MA QUE ES EL DE SAINT AU­BERT, FUN­DA­DOR DEL MO­NAS­TE­RIO DEL VE­CINO MONT SAINT-MI­CHEL.

Enigmas - - HISTORIAS MALDITAS -

La le­yen­da que los mon­jes be­ne­dic­ti­nos se en­car­ga­ron de cons­truir y di­vul­gar ase­gu­ra que en 708 el obis­po de Avran­ches, Au­bert, re­ci­bió la vi­si­ta del Ar­cán­gel San Mi­guel, quien le or­de­nó la cons­truc­ción de un mo­nas­te­rio en un pe­ñón con­si­de­ra­do sa­gra­do des­de el neo­lí­ti­co y ob­je­to de ado­ra­ción pagana. Aquel lu­gar era co­no­ci­do por en­ton­ces co­mo Mont Tom­be.

Sin em­bar­go, el obis­po hi­zo ca­so omi­so al Ar­cán­gel, y és­te se vio obli­ga­do a reite­rar su pe­ti­ción en una se­gun­da apa­ri­ción. Pe­ro el clé­ri­go vol­vió a desoír la voz ce­les­tial, lo que mo­ti­vó el en­fa­do de San Mi­guel, quien re­gre­só por ter­ce­ra vez y en esta oca­sión se hi­zo oír de un mo­do im­pe­ra­ti­vo: in­tro­du­jo su de­do en el crá­neo del in­cré­du­lo Au­bert. El crá­neo que se ex­hi­be en la ci­ta­da iglesia nor­man­da, se­gún la tra­di­ción.

No obs­tan­te, es po­si­ble que la fun­da­ción del pri­mer mo­nas­te­rio en Mont Tom­be –pos­te­rior­men­te co­no­ci­do co­mo Mont Saint-Mi­chel– res­pon­die­ra real­men­te a in­tere­ses po­lí­ti­cos del mo­men­to, pues­to que se ha que­ri­do ver la de­vo­ción al Ar­cán­gel co­mo un ju­ra­men­to de fi­de­li­dad al Ma­yor­do­mo del Pa­la­cio Pi­pino de Hers­tal, por­ta­dor de la es­pa­da de Chil­de­ber­to III, co­mo San Mi­guel es por­ta­dor de la es­pa­da de Dios. Igual­men­te, pudieron sub­ya­cer in­tere­ses re­li­gio­sos, da­da la pug­na exis­ten­te con la ve­ci­na dió­ce­sis de Dol, que ha­bía con­sa­gra­do al san­to el pe­ñón del Mont-Dol.

De mo­do que fi­nal­men­te se cons­tru­yó el siglo VIII un pri­mer mo­nas­te­rio con blo­ques de gra­ni­to rús­ti­ca­men­te dis­pues­tos los unos so­bre los otros di­bu­jan­do un plano cir­cu­lar en lo al­to del pe­ñón. Pos­te­rior­men­te, iría co­no­cien­do su­ce­si­vas trans­for­ma­cio­nes has­ta la cul­mi­na­ción gó­ti­ca que hoy se ad­mi­ra y a la que po­pu­lar­men­te de­no­mi­nan Ma­ra­vi­lla. Pe­ro la his­to­ria sa­gra­da de aquel pa­ra­je era mu­cho más an­ti­gua, y en realidad los be­ne­dic­ti­nos y su le­yen­da pia­do­sa in­ten­ta­ban ocul­tar un

pa­sa­do pa­gano en aquel lu­gar de po­der. El pe­ñón ha­bía si­do ob­je­to de ado­ra­ción des­de el Neo­lí­ti­co. En­tre el V y el III mi­le­nio an­tes de nues­tra era, los po­bla­do­res de la zo­na ha­bía eri­gi­do en la cum­bre del mon­te un dol­men sa­cra­li­zan­do el lu­gar.

Ade­más, exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes que per­mi­ten afir­mar que ese en­cla­ve me­ga­lí­ti­co es­ta­ba re­la­cio­na­do con los men­hi­res que sal­pi­can la re­gión, los cua­les se ali­nea­ban es­cru­pu­lo­sa­men­te co­mo el dol­men que co­ro­na­ba el mon­te.

Pos­te­rior­men­te, los cel­tas tam­bién ad­vir­tie­ron el po­der que ema­na­ba de aquel lu­gar y lo con­vir­tie­ron en es­ce­na­rio de le­yen­das sal­pi­ca­das de ca­ta­clis­mos marinos que, de­cían, ha­bían se­pul­ta­do ciudades y bos­ques le­gen­da­rios, co­mo el de Scissy.

En los mi­tos cel­tas, Mont Saint-Mi­chel es­tá re­la­cio­na­do con Mont-Dol. Se su­po­nía que en el pri­me­ro rei­na­ba el dios Og­mios, di­vi­ni­dad gue­rre­ra pe­ro tam­bién dios de la elo­cuen­cia y la es­cri­tu­ra. Por es­to úl­ti­mo se de­no­mi­na og­há­mi­co a la es­pe­cie de al­fa­be­to com­pues­to por mues­cas y ra­yas gra­ba­das en pie­dras y ma­de­ra. Og­mios sue­le apa­re­cer re­pre­sen­ta­do co­mo un an­ciano cal­vo, ves­ti­do con una piel de león y ar­ma­do con una ma­za y un ar­co. Es él quien con­du­ce a los gue­rre­ros al otro mun­do.

Por su par­te, Mont-Dol fue con­sa­gra­do al her­mano y ri­val de Og­mios en la mi­to­lo­gía cel­ta, Ta­ra­nis. Es­te úl­ti­mo era con­si­de­ra­do un dios me­nos gue­rre­ro, aun­que se­ñor del trueno y las tor­men­tas. Se de­cía que Ta­ra­nis ha­bía de­rro­ta­do a un mons­truo te­rri­ble, me­dio gi­gan­te me­dio ser­pien­te, que ame­na­za­ba a los lu­ga­re­ños. Por ello se de­di­có pos­te­rior­men­te en Mont-Dol un san­tua­rio a San Mi­guel, tam­bién ven­ce­dor del dra­gón dia­bó­li­co. Es de­cir, que una vez más se pro­du­cía la su­per­po­si­ción del cris­tia­nis­mo so­bre un mi­to pa­gano.

Re­pre­sen­ta­ción del Ar­cán­gel San Mi­guel, quien cuen­ta la le­yen­da que se apa­re­ció va­rias ve­ces al obis­po de Avran­ches, Au­bert.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.