Re­torno a Te­poztlán

A fi­na­les de los ochen­ta, el doc­tor Ji­mé­nez del Oso ro­dó la se­rie El otro Mé­xi­co. En­tre los des­car­tes no emi­ti­dos, que que­da­ron re­co­gi­dos en su cua­derno de via­je, que­dó pen­dien­te la entrevista a una mu­jer cu­yo tes­ti­mo­nio re­sul­tó ser la me­jor cró­ni­ca del f

Enigmas - - APÓCRIFA - TEX­TO An­to­nio Luis Mo­yano

Una ma­ña­na –es­cri­bió Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso en su úl­ti­mo li­bro En bus­ca del mis­te­rio (2002)–, tra­tan­do de re­unir ga­nas pa­ra su­bir al Te­poz­te­co y vi­si­tar el ado­ra­to­rio chi­chi­me­ca, tra­bé con­ver­sa­ción con una de las mu­je­res que ven­den re­cuer­dos pa­ra tu­ris­tas al pie mis­mo del ce­rro. Ru­fi­na Ba­rra­gán es su nom­bre, y no lo re­cuer­do por bue­na me­mo­ria, sino por­que lo de­jé es­cri­to en mis no­tas del via­je por si en otra oca­sión vol­vía a en­tre­vis­tar­la…”.

UN PUE­BLO MÁ­GI­CO

Trans­por­tes Ome­tochtli es el nom­bre de la mo­des­ta com­pa­ñía de au­to­bu­ses que, par­tien­do del mer­ca­do Adolfo Ló­pez Ma­teos de Cuer­na­va­ca, des­em­bar­ca cua­ren­ta mi­nu­tos más tar­de en Te­poztlán, en el es­ta­do de Mo­re­los. No es és­ta una ciu­dad don­de el fo­ras­te­ro

de mo­chi­la a cues­tas y cá­ma­ra en ris­tre sea con­tem­pla­do con sus­pi­caz reojo por sus ha­bi­tan­tes. Des­de 2002, Te­poztlán es bau­ti­za­do co­mo un Pue­blo Má­gi­co, lo que sig­ni­fi­ca que es­ta­mos en uno de esos des­ti­nos fa­vo­ri­tos pa­ra los chi­lan­gos, que es co­mo se co­no­ce a los que vi­ven ab­sor­bi­dos en la vo­rá­gi­ne cos­mo­po­li­ta de Mé­xi­co D. F. y pre­ci­san una “es­ca­pa­da” de fin de se­ma­na. Y aun­que lo de “má­gi­co” acom­pa­ña igual­men­te al po­co más de cen­te­nar de pue­blos que in­te­gran el plan desa­rro­lla­do por la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo de Mé­xi­co, lo cier­to es que, en es­te ca­so, el ad­je­ti­vo no po­día ser más ade­cua­do: má­gi­cos son los he­la­dos que, co­mo re­cla­mo tu­rís­ti­co, no pue­den sa­bo­rear­se en otro si­tio que no sea Te­poztlán…

En cuan­to a la his­to­ria de es­te mu­ni­ci­pio, los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos pa­re­cen re­mon­tar­se has­ta el 1500 a.C., aun­que las pri­me­ras ocu­pa­cio­nes de pue­blos se­mi­nó­ma­das no se ini­cia­rían has­ta el 500 a.C. Pa­re­ce que tres si­glos an­tes del Des­cu­bri­mien­to, es cuan­do la oro­gra­fía de Te­poztlán lo con­vier­te en un es­pa­cio sa­gra­do pa­ra los pue­blos prehis­pá­ni­cos, –in­clu­so al­gu­nos his­to­ria­do­res si­túan aquí na­da me­nos que la cu­na del dios Quetzalcóatl. En el siglo XIV, Te­poztlán ha­bría si­do con­quis­ta­da por los az­te­cas, que no ha­brían ter­mi­na­do de so­fo­car los bro­tes de re­bel­día de sus na­ti­vos cuan­do lle­ga­ron los es­pa­ño­les…

En los si­guien­tes si­glos, las epi­de­mias que des­em­bar­ca­ron con las hues­tes de Her­nán Cor­tés y la ex­plo­ta­ción co­lo­nial –ig­no­ran­do las le­yes de la Co­ro­na– diez­ma­ron a una po­bla­ción que, de quin­ce mil in­dí­ge­nas, pa­só a cen­sar po­co más de dos mil qui­nien­tos al ini­cio del XIX. Su­mi­da en la po­bre­za, esta re­gión re­ci­bi­ría con los bra­zos abier­tos a Emi­li­ano Za­pa­ta, uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de la Revolución Me­xi­ca­na de 1910, en la que las cla­ses po­pu­la­res se su­ble­va­ron con­tra el ré­gi­men de Por­fi­rio Díaz. Fi­na­li­za­da la Revolución, la me­jo­ra en las co­mu­ni­ca­cio­nes a tra­vés de las carreteras, la te­le­fo­nía y el fe­rro­ca­rril con­tri­bu­ye­ron a que es­te mu­ni­ci­pio ex­pe­ri­men­ta­ra un no­ta­ble cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co. A lo lar­go del siglo XX, los nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios so­bre apa­ri­cio­nes de OVNIs, duen­des y fan­tas­mas con­tri­bui­rán a

nu­trir su au­reo­la de pue­blo de le­yen­da. En pa­la­bras de Ji­mé­nez del Oso: “Te­poztlán no es un lu­gar cual­quie­ra: so­bra allí ma­te­rial pa­ra que fol­klo­ris­tas y an­tro­pó­lo­gos pa­sen unas va­ca­cio­nes ins­truc­ti­vas y ame­nas”.

UN VIA­JE POR EL OTRO MÉ­XI­CO…

A fi­na­les de los ochen­ta, en vís­pe­ras de la con­me­mo­ra­ción del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, la So­cie­dad Es­ta­tal del Quin­to Cen­te­na­rio en co­pro­duc­ción con va­rios ca­na­les au­to­nó­mi­cos y la co­la­bo­ra­ción de Imcine –Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de Ci­ne­ma­to­gra­fía– de­ci­dió pa­tro­ci­nar dos se­ries es­cri­tas y di­ri­gi­das por Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso: El im­pe­rio del Sol – ro­da­da en Pe­rú- y El otro Mé­xi­co.

Chi­chén It­za, Mon­te Al­bán o Pa­len­que fue­ron al­gu­nos de los en­cla­ves que Ji­mé­nez del Oso vi­si­tó pa­ra ro­dar los tre­ce ca­pí­tu­los que in­te­gra­rían la se­rie do­cu­men­tal. Du­ran­te es­te via­je por Me­soa­mé­ri­ca, uno de los lu­ga­res de pa­so que más re­cla­mó su atención fue Te­poztlán.

Fer­nan­do desa­yu­na­ba con el res­to del equi­po de gra­ba­ción en Las Ma­ña­ni­tas, una an­ti­gua ha­cien­da re­con­ver­ti­da en ho­tel de Cuer­na­va­ca, cuan­do oyó ha­blar de las le­yen­das que se te­jían a es­ca­sos vein­ti­cin­co ki­ló­me­tros: “Me con­ta­ron que en las in­me­dia­cio­nes de Te­poztlán hay una pe­que­ña pi­rá­mi­de chi­chi­me­ca cons­trui­da so­bre un lu­gar es­car­pa­do y ca­si inac­ce­si­ble. El tem­pli­to no jus­ti­fi­ca­ría pro­ba­ble­men­te el via­je, al fin y al ca­bo es­ta­ba pre­vis­to ro­dar de­ce­nas de ellos mu­cho más im­por­tan­tes, pe­ro de al­gún rin­cón de la me­mo­ria sur­gió el re­cuer­do de que en esa mis­ma zo­na ha­bía va­rias de las gi­gan­tes­cas es­ta­tuas que Da­niel Ru­zo –ci­ta en sus li­bros; así que fui. Y en ver­dad me­re­ció la pe­na esa pe­que­ña ex­cur­sión des­de Cuer­na­va­ca, por­que es aquél un lu­gar in­tere­san­te…”.

UNAS MISTERIOSAS LU­CES

En Te­poztlán, son nu­me­ro­sos los tes­ti­gos que ase­gu­ran ha­ber avis­ta­do OVNIs al­re­de­dor del Te­poz­te­co, la pe­que­ña pi­rá­mi­de eri­gi­da por pue­blos prehis­pá­ni­cos y que, has­ta ha­ce po­co, se atri­buía a los chi­chi­me­cas. Aun­que las le­yen­das en torno a es­tas misteriosas lu­ces pa­re­cen re­mon­tar­se a tiem­pos prehis­pá­ni­cos. Lue­go, ya en el siglo XX, la po­si­bi­li­dad de un en­cuen­tro con los OVNIs ha si­do uno de los prin­ci­pa­les re­cla­mos tu­rís­ti­cos de es­te mu­ni­ci­pio de Mo­re­los. Án­gel Zu­ñi­ga (1919-1997), su cro­nis­ta ofi­cial, nos de­ja es­cri­to el siguiente re­la­to: “Yo oía a mu­chas per­so­nas que co­men­ta­ban que en de­ter­mi­na­da no­che, ha­bían vis­to en las cum­bres de los ce­rros, unas lu­ces ex­tra­ñas y que lue­go des­apa­re­cían, sin co­men­tar ab­so­lu­ta­men­te na­da. Yo no da­ba cré­di­to a esas pa­la­bras y me afe­rra­ba al di­cho de San­to To­más de ‘Has­ta no ver, no creer’; pues su­ce­dió en cier­ta no­che del año pa­sa­do (1994) en el mes de ma­yo, me sen­té con la mi­ra­da pues­ta al sur, eran co­mo las diez de la no­che, pu­do ob­ser­var que del Ce­rro Chal­chih­te­petl, se des­pren­dió una luz de co­lor na­ran­ja, al mis­mo tiem­po otra luz del mis­mo co­lor se des­pren­dió del Ce­rro Ce­mat­zin a me­dio tra­yec­to se en­con­tra­ron pe­ro no a mu­cha ve­lo­ci­dad, así es­tu­vie­ron en­con­trán­do­se por tres ve­ces has­ta que por fin a gran ve­lo­ci­dad, to­ma­ron al nor­te pa­ra per­der­se en el in­fi­ni­to”.

Pe­ro en­tre los tes­ti­gos que Ji­mé­nez del Oso ten­dría oca­sión de en­tre­vis­tar du­ran­te su bre­ve es­tan­cia en es­te Pue­blo Má­gi­co, des­ta­ca uno: el de Ru­fi­na Ba­rra­gán por­que “con ser in­tere­san­te su tes­ti­mo­nio, lo era mu­cho más su ofi­cio de cro­nis­ta, ya que los mu­chos años al fren­te del pues­te­ci­llo –de sou­ver­nis– la ha­bían per­mi­ti­do acu­mu­lar la más va­ria­da y te­rro­rí­fi­ca in­for­ma­ción…”.

Con es­tos úni­cos da­tos re­por­ta­dos en las pá­gi­nas de En bus­ca del mis-

te­rio, y ha­bien­do aca­ri­cia­do es­te via­je en la ima­gi­na­ción, es­te re­por­te­ro de ENIG­MAS po­nía pie en su par­ti­cu­lar “re­gre­so” a Te­poztlán…

CON­VER­SAN­DO CON RU­FI­NA BA­RRA­GÁN

En­tre los quin­ce mil ha­bi­tan­tes que re­si­den en Te­poztlán –más de cua­ren­ta mil si con­ta­bi­li­za­mos su ex­tra­rra­dio que in­te­gra el mu­ni­ci­pio-, en­con­trar a Ru­fi­na Ba­rra­gán se an­to­ja­ba ca­si una mi­sión im­po­si­ble. En sus no­tas de via­je, Ji­mé­nez del Oso nos apor­ta­ba una pis­ta: ha­ce trein­ta años Ru­fi­na te­nía un pe­que­ño pues­to de ven­ta en las fal­das del mis­mo ce­rro que con­du­ce al Te­poz­te­co…

Y no fue ne­ce­sa­rio pre­gun­tar mu­cho: en el mis­mo si­tio don­de trein­ta años an­tes fue­ra en­tre­vis­ta­da por Ji­mé­nez del Oso, en­con­tra­mos a do­ña Ru­fi­na. Ha­cía tiem­po que ha­bía de­ja­do su pues­to de sou­ve­nirs pa­ra de­di­car­se a la gas­tro­no­mía tí­pi­ca te­poz­te­ca: mien­tras con­ver­sa con no­so­tros, en una plan­cha –co­no­ci­da co­mo co­mal– ex­tien­de unas tor­ti­llas grue­sas de maíz que lue­go re­lle­na­rá con que­so, car­ne o cre­ma de ca­la­ba­za, y que re­ci­ben el nom­bre de ita­ca­tes o “gor­di­tas”.

Us­ted re­la­tó al doc­tor Ji­mé­nez del Oso que en es­te ce­rro se ma­ni­fes­ta­ban mu­chas lu­ces ex­tra­ñas, en­tre ellas una es­pe­cie de es­trella ro­ja que des­can­sa­ba so­bre la sie­rra.

No re­cuer­do ca­da cuán­tos años sa­le, es una es­trella ro­ja… Y tam­bién, otra co­sa que pa­sa de no­che es una luz que de­ja una ra­ya que pa­sa de co­lor ama­ri­lla, azul y ro­jo… co­mo una ve­li­ta y que ilu­mi­na los ce­rros.

Tam­bién co­men­ta­ba us­ted que es­tas lu­ces se veían con más fre­cuen­cia du­ran­te el mes de di­ciem­bre.

Sí, apa­re­cen de no­che, pe­ro ne­ce­si­tan que las per­so­nas se que­den to­da la no­che sen­ta­das –es­pe­ran­do– pa­ra po­der ver­las. Tam­bién exis­ten los OVNIs, aun­que los OVNIs no sabemos lo que traen.

¿Us­ted ha po­di­do ver esos OVNIs?

Sí, pe­ro le di­go que no sabemos qué es lo que traen, y hay que es­tar mu­cho tiem­po sen­ta­do –es­pe­ran­do– pa­ra ver­los. Es una co­sa, que no tie­ne for­ma re­don­da, es ova­la­do. Y es ro­jo. Y adon­de se sien­ta, di­cen que “se­ca” –la ve­ge­ta­ción–.

En el li­bro “En bus­ca del mis­te­rio” se cuen­ta el ru­mor de que a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los ochen­ta, des­apa­re­ció un jo­ven tu­ris­ta nor­te­ame­ri­cano en el ce­rro y lue­go, fue en­con­tra­do “se­co co­mo una mo­mia”. ¿Us­ted re­cuer­da al­go so­bre esta his­to­ria?

Sí. Fue un grin­go que que­dó se­co. Lo en­con­tra­ron sen­ta­do ‘no­más’ con su re­loj en la mano y era ‘he­cho’ una mo­mia. Que­dó sen­ta­do allí y se su­po­ne que –la luz– lo se­có. Por­que ha­ce mu­chos años que –la luz– pa­sa por el ce­rro. Son re­ta­zos de las mu­chas le­yen­das que pue­den es­cu­char­se en Te­poztlán. No im­por­ta si lo que nos cuen­tan re­sul­ta o no creí­ble, pe­ro es un tes­ti­mo­nio vi­vo que re­zu­ma mu­cho más en­can­to que cual­quie­ra de las his­to­rias que, co­ti­dia­na­men­te, lee­mos en in­ter­net… y a las que sí otor­ga­mos ge­ne­ro­sa cre­di­bi­li­dad.

ha­ce años que la luz pa­sa por el ce­rro”, ase­gu­ra Ru­fi­na Ba­rra­gán “Un grin­go que­dó sen­ta­do allí y se su­po­ne que la luz lo se­có, por­que

A la de­re­cha, do­ña Ru­fi­na Ba­rra­gán, úl­ti­ma tes­ti­go OVNI de Te­potz­lán, que hoy re­gen­ta un pues­to ca­lle­je­ro de gas­tro­no­mía tí­pi­ca ta­poz­te­ca y a quien he­mos en­tre­vis­ta­do pa­ra el pre­sen­te re­por­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.