MUER­TES EX­TRA­ÑAS

Enigmas - - SOMBRAS -

LES­LIE HO­WARD: Les­lie Ho­ward fue una es­trella con cin­tas co­mo La pim­pi­ne­la es­car­la­ta (1935), Pig­ma­lión (1938) y Lo que el vien­to se lle­vó (1939), don­de in­ter­pre­tó el pa­pel de Ash­ley Wil­kes. El 10 de ma­yo de 1943, lle­gó a Es­pa­ña al pa­re­cer con una mi­sión se­cre­ta: re­unir­se con Fran­co pa­ra per­sua­dir­lo de los pe­li­gros de unir­se con el Eje. Cuan­do re­gre­sa­ba a Londres, el avión en el que iba fue abatido fren­te a las cos­tas ga­lle­gas por ca­zas de la Luft­waf­fe ale­ma­na. Hoy con­ti­núa sien­do un mis­te­rio. JAYNE MANSFIELD: En 1967, tras un es­pec­tácu­lo en un club de ca­rre­te­ra la exu­be­ran­te ac­triz se mon­tó en un Buick Elec­tra 225. El chó­fer con­du­cía mien­tras los de­más iban dor­mi­dos: Jayne, Sam Brody y los tres hi­jos de la ac­triz. De pron­to, sur­gió una den­sa nie­bla. Sin tiem­po de reac­ción, el con­duc­tor cho­có con­tra un gran re­mol­que. Mansfield, su no­vio y el chó­fer mu­rie­ron, co­mo ha­bía va­ti­ci­na­do –di­cen– Anton LaVey, ami­go de la di­va. JA­MES DEAN: Tam­bién a bor­do de un im­po­nen­te co­che, un Pors­che 550 Spy­der, fa­lle­cía uno de los ico­nos de Holly­wood, el ac­tor Ja­mes Dean, apa­sio­na­do por la ve­lo­ci­dad y con una vi­da bas­tan­te agi­ta­da. Des­de en­ton­ces, mu­chos afir­man que aquel au­to, bau­ti­za­do por el pro­pio ac­tor co­mo “pe­que­ño bas­tar­do”, es­ta­ba mal­di­to. NA­TA­LIE WOOD: Com­pa­ñe­ra del pro­pio Ja­mes Dean en Re­bel­de sin cau­sa, fa­lle­cía en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias, su­pues­ta­men­te ahogada por ac­ci­den­te, el 29 de no­viem­bre de 1981, cuan­do iba a bor­do de su ya­te The Splen­dor. Iban con ella el ac­tor Ch­ris­top­her Wal­ken y su es­po­so, el tam­bién ac­tor Robert Wag­ner, in­ves­ti­ga­do por la policía co­mo sos­pe­cho­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.