LOS QUE DO­MI­NAN EL MUN­DO

PE­TRÓ­LEO EN VE­NE­ZUE­LA, UN OS­CU­RO EM­PRE­SA­RIO, UN AGEN­TE SE­CRE­TO… OS CON­TA­MOS EN PRI­ME­RA PER­SO­NA UN TUR­BIO EJEM­PLO DE CÓ­MO HA­CEN NE­GO­CIO LAS AL­TAS ES­FE­RAS.

Enigmas - - MUNDO EXTRAÑO -

Alo lar­go de los años y con una vi­da que real­men­te ha si­do muy com­pli­ca­da, he co­no­ci­do a mu­chí­si­ma gen­te im­por­tan­te, tan­to

de los ma­los co­mo de los bue­nos. La so­cie­dad y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­blan de un gru­po de per­so­nas que do­mi­nan el pla­ne­ta; unos les lla­man el club Bil­der­berg, otros “los amos de las ma­rio­ne­tas” –mas­ters of pup­pets–, hay quien se­ña­la a los Illuminati y po­dría­mos se­guir po­nien­do nom­bres sin pa­rar.

Lo que es cier­to es que cuan­do es­tás en lu­ga­res con­flic­ti­vos o re­mo­tos, tar­de o tem­prano apa­re­ce al­gún emi­sa­rio de es­tos gru­pos ocul­tos, ade­más de en­via­dos de las gran­des agen­cias de in­te­li­gen­cia o de los prin­ci­pa­les ma­fio­sos y tra­fi­can­tes del mun­do. Y, si es­tás aten­to, no tar­da­rás en con­tac­tar con ellos pa­ra tra­ba­jar o, me­jor aún, co­no­cer su ocul­to y ex­tra­ño mun­do.

De es­tos gran­des que co­no­cí pue­do re­sal­tar a va­rios, en­tre ellos a uno de los fun­da­do­res del gru­po de eli­te de la ma­ri­na ame­ri­ca­na, los Top Gun.

CO­SAS DE TRA­BA­JO

Es­ta­ba in­ter­me­dian­do en la ven­ta de un im­por­tan­te cu­po de pe­tró­leo ve­ne­zo­lano y sa­lía de la se­de de PDVSA –Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la– en el edi­fi­cio La Vi­ña, en Caracas, des­pués de una reunión de­men­cial. Na­da más sa­lir a la ca­lle me abor­dó un ti­po tra­jea­do, con un as­pec­to im­pe­ca­ble, lo que me tran­qui­li­zó en una épo­ca con

mu­chos se­cues­tra­dos o atra­ca­dos en Caracas.

Muy edu­ca­da­men­te me pi­dió to­mar un ca­fé con él, con ese acen­to de Puer­to Ri­co que es im­po­si­ble ca­mu­flar. Ac­ce­dí a acom­pa­ñar­le. Nun­ca se sa­be lo que la vi­da te puede pre­sen­tar, y só­lo tie­nes de­re­cho a arre­pen­tir­te o que­jar­te de lo que nos has he­cho.

Es­tá­ba­mos en el cen­tro de la ciu­dad, pe­ro en­con­trar un lu­gar don­de to­mar un ca­fé con ga­ran­tías era ca­si im­po­si­ble, así que su­bi­mos a su co­che e in­di­có al chó­fer que fué­se­mos jun­to al an­ti­guo Ho­tel Me­liá –hoy des­tro­za­do– don­de te­nía su ofi­ci­na.

El ti­po, un nor­te­ame­ri­cano de Puer­to Ri­co, co­mo ha­bía sos­pe­cha­do, me ade­lan­tó que sa­bía que es­ta­ba allí ne­go­cian­do con PDVSA, y que eso era un tra­ba­jo muy com­pli­ca­do; yo asen­tí. Ne­go­ciar con Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la su­po­nía que te sen­ta­ran en una sa­la con 20 o 30 per­so­nas y te di­je­ran que fir­ma­ses las pro­tec­cio­nes –las co­mi­sio­nes– an­tes de ven­der­te na­da; una ne­go­cia­ción de lo­cos. Lue­go, fue­ra, te es­pe­ra­ban ofre­cién­do­te los me­jo­res cu­pos al me­jor pre­cio más allá de la em­pre­sa.

Aun­que el pre­mio al des­ca­ro y a lo in­con­ce­bi­ble se lo ha­bía lle­va­do an­tes uno de aque­llos ti­pos que me ofre­cie­ron cu­pos de pe­tró­leo a pre­cio irri­so­rio, en la mis­ma puer­ta del des­pa­cho don­de ha­bía­mos te­ni­do la reunión en PDVSA. En aque­lla oca­sión ac­ce­dí y fui con él a sus “ofi­ci­nas”, si­tua­das en la par­te tra­se­ra de un lo­cu­to­rio que atra­ve­sa­mos has­ta lle­gar a un cuar­to sin ven­ta­nas, don­de nos es­pe­ra­ba un se­ñor sen­ta­do en una si­lla de rue­das, ama­rra­do a una bo­te­lla de oxí­geno, con una chaqueta raí­da y un viejo por­tá­til so­bre las ro­di­llas, pre­gun­tán­do­me cuán­tos mi­les de to­ne­la­das de cru­do que­ría. En aquel tiem­po lle­gué a via­jar a Ve­ne­zue­la 3 y 4 ve­ces al mes; iba un par de días y me vol­vía. Cuan­do te co­no­cían era im­po­si­ble que­dar­se más tiem­po en Caracas.

“Le quie­re co­no­cer mi je­fe, Greg Gus­tin, que es un hé­roe del aire nor­te­ame­ri­cano”, me di­jo mi re­cién co­no­ci­do in­ter­lo­cu­tor.

Su­bi­mos a su ofi­ci­na, que pa­re­cía un pa­la­cio, me pa­só el te­lé­fono y al otro la­do es­cu­ché una voz du­ra y se­ca. “Aló, soy Greg Gus­tin, ge­ren­te de la pe­tro­le­ra Lo­ne Star, y quie­ro ha­blar con us­ted so­bre có­mo ne­go­ciar en Ve­ne­zue­la”. Me sor­pren­dió su buen es­pa­ñol, pe­ro más su res­pues­ta al de­cir­le: “Mr. Gus­tin, yo es­ta­ba de­ba­jo cuan­do us­ted vo­la­ba sol­tan­do bom­bas en aque­llos lu­ga­res” –me re­fe­ría a mis es­tan­cias en Cen­troa­mé­ri­ca en los años 80–. Tras el si­len­cio, po­rrum­pió en una gran car­ca­ja­da y me di­jo: “¿Ha­blo con un es­pí­ri­tu o con un vi­vo? Creí que no de­je a nadie con vi­da allá aba­jo”. Aquél fue el prin­ci­pio de mu­chas mi­sio­nes, tra­ba­jos y aven­tu­ras con esta gen­te.

Greg me en­se­ñó mu­cho del ne­go­cio del pe­tró­leo y de otros. Yo a ellos de có­mo hay que tra­ba­jar con pe­tro­le­ras sud­ame­ri­ca­nas, con mano iz­quier­da y di­cien­do que sí a to­do, pe­ro fun­da­men­tal­men­te les en­se­ñé que no hay que man­dar un cen­ta­vo por ade­lan­ta­do, ni prue­bas de fon­dos que ter­mi­na­rían ru­lan­do por In­ter­net al día siguiente. Cla­ro, ha­bía que en­se­ñar la do­cu­men­ta­ción, pe­ro tam­bién que te­ner­los bien pues­tos pa­ra qui­tár­se­la de las ma­nos si sos­pe­cha­bas que ha­bías to­pa­do con un ti­ma­dor .

Gran­des ti­pos co­mo Greg, Don Víc­tor Ca­rran­za –el zar de las es­me­ral­das–, Philippe Gon­zá­lez –un agen­te de la CIA que co­no­cí por ca­sua­li­dad y me in­tro­du­jo en un mun­do des­co­no­ci­do–, el co­man­dan­te Ce­ro en Co­lom­bia, los ca­pos mexicanos, Gor­ba­chov… fue­ron al­gu­nos de los gran­des de los que iré con­tan­do his­to­rias y anéc­do­tas po­co a po­co, de los que real­men­te do­mi­nan el mun­do, ese que nos quie­ren ha­cer creer que es ma­ra­vi­llo­so, pe­ro la realidad es bien dis­tin­ta.

El pe­tró­leo ha si­do y es el ver­da­de­ro ele­men­to de co­di­cia de mu­chos de los hom­bres más po­de­ro­sos del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.