RU­LE­TA RU­SA

Enigmas - - SUMARIO - Ós­car Fá­bre­ga

Des­de que ten­go uso de ra­zón re­cuer­do que el ve­rano pro­du­ce un efec­to boo­me­rang en las re­dac­cio­nes. Los te­le­ti­pos se lle­nan de no­ti­cias que vuel­ven una y otra vez cuan­do el ca­lor aprie­ta. Las va­ca­cio­nes y el tiem­po li­bre pa­ra mi­rar al cielo son el mo­men­to ideal pa­ra los avistamientos OV­NIs y la ob­ser­va­ción de co­me­tas apo­ca­líp­ti­cos; o, si se tie­ne la suer­te de via­jar has­ta Es­co­cia, tra­tar de cap­tar a Nes­sie, el fa­mo­so mons­truo del La­go Ness, en ple­na emer­sión. Y si el bueno de Nes­sie ayu­da a su­fra­gar al­gún pro­yec­to cien­tí­fi­co, me­jor que me­jor.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas nos sor­pren­día la no­ti­cia de que un equi­po de cien­tí­fi­cos de la uni­ver­si­dad neo­ze­lan­de­sa de Ota­go se va a de­di­car es­te ve­rano a bus­car evi­den­cias de la exis­ten­cia de la po­pu­lar y ve­ra­nie­ga cria­tu­ra que, se­gún se di­ce, ha­bi­ta en las pro­fun­di­da­des del la­go. Pa­ra ello ex­trae­rán eDNA, ADN am­bien­tal, del la­go; ma­te­rial or­gá­ni­co que flo­ta en las aguas del mis­mo, pa­ra com­pa­rar­lo con los da­tos de ADN de to­do ti­po de cria­tu­ras. En reali­dad no bus­can nin­gún mons­truo, sino estudiar la bio­di­ver­si­dad del se­gun­do la­go más gran­de de Es­co­cia. Pe­ro de­cir que vas a bus­car a Nes­sie ven­de mu­cho más que ex­pli­car que só­lo quie­res ha­cer un ca­tá­lo­go de las es­pe­cies que vi­ven en el en­torno.

Mien­tras, otros mi­ra­rán al cielo; pe­ro es­te año en lu­gar de no iden­ti­fi­ca­dos bus­ca­rán a Hulk, un co­me­ta cu­yo nom­bre más pro­sai­co es C/2017 S3, y que el 7 de agos­to ha­brá al­can­za­do su má­xi­mo acer­ca­mien­to con la Tie­rra con­ti­nuan­do su ca­mino has­ta las pro­xi­mi­da­des del Sol. ¿Qué tie­ne de par­ti­cu­lar? Pues que ya han sal­ta­do las alar­mas de los más cons­pi­ra­noi­cos, que afir­man que

Hulk no es otro que el pla­ne­ta Ni­bi­ru em­pe­ña­do en co­li­sio­nar con no­so­tros y fas­ti­diar­nos el ve­rano con un apo­ca­lip­sis im­pro­vi­sa­do. ¡Re­lax! Los as­tró­no­mos ya han des­men­ti­do es­te nue­vo fi­nal del mun­do. Y es que hay cosas, co­mo Ni­bi­ru, que siem­pre vuel­ven. Y en ve­rano más.

Las va­ca­cio­nes y el tiem­po li­bre pa­ra mi­rar al cielo son el mo­men­to ideal pa­ra los avistamientos OV­NIs

Ja­vier Arries

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.