EL VA­LLE DE LOS CAÍ­DOS

Fue la ob­se­sión de un ti­rano, su tum­ba y el sím­bo­lo de una dic­ta­du­ra. No es só­lo un ce­men­te­rio, sino un mo­nu­men­to eri­gi­do ba­jo con­cep­cio­nes má­gi­cas que guar­da el fan­tas­ma de la muer­te y el sim­bo­lis­mo del eso­te­ris­mo fran­quis­ta. Via­ja­mos a Ma­drid, a la Sier

Enigmas - - SUMARIO -

Hoy que es­tá de ple­na ac­tua­li­dad el que fue­ra con­tro­ver­ti­do mau­so­leo del fran­quis­mo, des­ve­la­mos sus nu­me­ro­sos men­sa­jes ci­fra­dos y cla­ves ocul­tas.

Si­tua­do en el Va­lle de Cuel­ga­mu­ros, en el ex­tre­mo sur de la ma­dri­le­ña Sie­rra de Gua­da­rra­ma, en­tre gran­des for­ma­cio­nes gra­ní­ti­cas, ro­bles, co­ní­fe­ras y ol­mos, se al­za rom­pien­do el ho­ri­zon­te mon­ta­ño­so el ti­tá­ni­co re­cin­to del Va­lle de los Caí­dos. Un lu­gar –com­pues­to por una aba­día-mo­nas­te­rio, una crip­ta y una gran cruz–, mar­ca­do por la os­cu­ri­dad de la dic­ta­du­ra, la de Fran­cis­co Fran­co y Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra –fun­da­dor de Fa­lan­ge Es­pa­ño­la, muer­to en 1936–, que es la ma­yor fo­sa co­mún de Es­pa­ña, con más de 30.000 com­ba­tien­tes, ade­más de cam­po de con­cen­tra­ción y se­pul­tu­ra pa­ra quie­nes lo cons­tru­ye­ron. Un en­cla­ve en el que, si el via­je­ro es ca­paz de sa­cu­dir­se sus pre­jui­cios, des­cu­bri­rá un es­ce­na­rio tan inau­di­to y té­tri­co co­mo enig­má­ti­co y mis­te­rio­so.

LA HIS­TO­RIA OFI­CIAL

No ca­be du­da de que su cons­truc­ción es­tá li­ga­da a la me­ga­ló­ma­na per­so­na­li­dad del dic­ta­dor –au­men­ta­da por su con­vic­ción de ele­gi­do y sal­va­dor, por esa ba­ra­ka, “suer­te di­vi­na”, que siem­pre le acom­pa­ñó– quien desea­ba eri­gir un mo­nu­men­to de es­ti­lo im­pe­rial, en la mis­ma lí­nea que los

Re­yes Ca­tó­li­cos, Car­los I y Fe­li­pe II, ba­jo la in­fluen­cia del fas­cis­mo, del eso­te­ris­mo ale­mán e ita­liano, y con el fin de le­gar un men­sa­je eterno. Un pro­yec­to sin igual –que te­nía co­mo fin con­me­mo­rar y hon­rar la me­mo­ria de los caí­dos en la Gue­rra Ci­vil–, en el que se in­vo­lu­cró per­so­nal­men­te en cada uno de los de­ta­lles, par­ti­ci­pan­do en to­das las de­ci­sio­nes. El lu­gar ele­gi­do, le­jos de lo que se pien­sa, no fue pro­duc­to de la ca­sua­li­dad. Fran­co re­co­rrió en di­fe­ren­tes oca­sio­nes la Sie­rra de Gua­da­rra­ma bus­can­do un en­cla­ve con­cre­to que fi­nal­men­te fue el pa­ra­je del Ris­co de la Na­va, si­tua­do en lí­nea rec­ta con el Mo­nas­te­rio de El Es­co­rial, con la Ca­pi­lla Ma­yor, el eti­que­ta­do “Tem­plo de Sa­lo­món” de Fe­li­pe II, y la ci­ma del má­gi­co Mon­te Aban­tos, a una dis­tan­cia equi­dis­tan­te de Ávi­la, Se­go­via y Ma­drid.

Las obras co­men­za­ron en 1940, un año des­pués del fin de la con­tien­da, y se pro­lon­ga­ron du­ran­te vein­te años, has­ta 1959, sien­do inau­gu­ra­do el mis­mo día que se cum­plía el aniver­sa­rio de la vic­to­ria de las tro­pas na­cio­na­les. El pro­yec­to ini­cial fue rea­li­za­do por Pe­dro Mu­gu­ru­za, quien tra­ba­jó en el mis­mo des­de 1940 a 1950, y con­clui­do por Die­go Mén­dez. Nin­guno de los diseños –en­tre los que se en­con­tra­ba una gran pi­rá­mi­de–, con­ven­ció a Fran­co, quien los cam­bia­ba a su gus­to. A par­tir de 1951 se edi­fi­có fi­nal­men­te una gran cruz y se reali­zó el ta­lla­do de las es­cul­tu­ras –obra de Juan de Áva­los–, la ex­pla­na­da y am­plia­ción de la crip­ta, que en un prin­ci­pio te­nía 11 me­tros de an­cho y pa­só a 22 me­tros. En 1955 se reali­zó el re­ves­ti­mien­to de la can­te­ría de las pa­re­des y bó­ve­das de la crip­ta, las galerías y sa­cris­tías, y un año más tar­de, en 1956, el co­ro, los al­ta­res y la pa­vi­men­ta­ción de la crip­ta. Y por úl­ti­mo, en 1957, el pór­ti­co, el gran claus­tro, el mo­nas­te­rio y el no­vi­cia­do.

LOS “JUANELOS”, LAS CO­LUM­NAS DEL TEM­PLO DE SA­LO­MÓN

El via­je­ro en­con­tra­rá las pri­me­ras se­ña­les eso­té­ri­cas tras cru­zar la puer­ta de en­tra­da al re­cin­to, de tres cuer­pos, el cen­tral com­pues­to por dos pi­la­res que en­mar­can una ver­ja con un águi­la bi­cé­fa­la, la Cruz del Va­lle, el es­cu­do de Es­pa­ña, el es­cu­do de ar­mas de Fran­co y el es­cu­do de la Or­den de San Be­ni­to. Son los lla­ma­dos “Juanelos”, ubi­ca­dos jus­to al la­do de la ca­rre­te­ra que va as­cen­dien­do en­tre abe­tos, pi­ceas, enebros, ol­mos y cho­pos. Cua­tro gran­des mo­no­li­tos ci­lín­dri­cos de gra­ni­to so­bre pe­des­tal, dos a cada la­do, de on­ce me­tros de al­tu­ra y un me­tro y me­dio de diá­me­tro, obra de Jua­ne­lo Tu­rriano, re­lo­je­ro ofi­cial de Fe­li­pe II, crea­dor de au­tó­ma­tas, ta­lla­dos en el si­glo XV pa­ra la obra de in­ge­nie­ría que con­fec­cio­nó y que abas­te­ce­ría de agua a Toledo, re­cu­pe­ra­dos del ol­vi­do. Dos co­lum­nas que ca­re­cen de uti­li­dad arquitectónica, sin sen­ti­do en el con­jun­to mo­nu­men­tal, que es­ta­rían vin­cu­la­das a Ja­quin -la iz­quier­day Boaz –la de­re­cha–, las dos co­lum­nas de bron­ce si­tua­das a la en­tra­da del Tem­plo de Je­ru­sa­lén, cons­trui­das por el maes­tro Hi­ram Abif, fiel alia­do de Sa­lo­món, que es­ta­ban re­ma­ta­das por ca­pi­te­les en for­ma de cá­liz y pé­ta­los abier­tos de una flor de lis con una hi­le­ra de gra­na­das, fru­to de la vi­da. Co­lum­nas que sim­bo­li­za­rían los prin­ci­pios dua­les de lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino, del bien y del mal, de la luz y las ti­nie­blas, de re­mi­nis­cen­cias ka­ba­lís­ti­cas, los pi­la­res si­tua­dos jun­to al ár­bol de la vi­da, y ma­só­ni­cas, que so­por­tan el cielo y la tie­rra, así co­mo mí­ti­cas y le­gen­da­rias, alu­dien­do al fe­ni­cio tem­plo de Mel­kart en Cá­diz, ha­cien­do alu­sión a las co­lum­nas de Hér­cu­les.

LA CRUZ, EL TETRAMORFOS Y LAS VIR­TU­DES CAR­DI­NA­LES, AS­TRO­LO­GÍA Y AL­QUI­MIA

Pos­te­rior­men­te, en­tre las co­li­nas, sur­ge la mo­nu­men­tal cruz, la más al­ta del mun­do, vi­si­ble a más de cua­ren­ta ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Al­ber­ga una al­tu­ra de 150 me­tros de al­tu­ra y sus bra­zos una lon­gi­tud de 46 me­tros, en cu­yos pa­si­llos in­te­rio­res po­drían cru­zar­se dos vehícu­los. Se fa­bri­có con hor­mi­gón ar­ma­do –re­for­za­do con un bas­ti­dor me­tá­li­co re­cu­bier­to de can­te­ría la­bra­da–, y se cons­tru­yó sin an­da­mia­je, ele­ván­do­se des­de den­tro, co­mo si se tra­ta­ra de una chi­me­nea. Es­tá sus­ten­ta­da en un ba­sa­men­to en el que apa­re­cen los evan­ge­lis­tas Juan, Lu­cas, Mar­cos y Ma­teo, cada uno de ellos con 18 me­tros de al­tu­ra, ta­lla­dos por Juan de Áva­los, con sus co­rres­pon­dien­tes tetramorfos, las imá­ge­nes que los re­pre­sen­tan, el águi­la, el to­ro, el león y el hom­bre ala­do res­pec­ti­va­men­te. Una ico­no­gra­fía que tie­ne sus orí­ge­nes en el Apo­ca­lip­sis –en el que se des­cri­ben

Fran­co re­co­rrió en va­rias oca­sio­nes la Sie­rra de Gua­da­rra­ma, bus­can­do un en­cla­ve con­cre­to, el pa­ra­je de Ris­co de la Na­va

án­ge­les zoo­mor­fos en torno a un Pan­to­crá­tor, cons­tan­tes en el ar­te me­die­val, tan­to en la es­cul­tu­ra, co­mo la pin­tu­ra y los có­di­ces mi­nia­dos–, y en el An­ti­guo Tes­ta­men­to, que se­gún la tra­di­ción cris­tia­na, des­cri­bió el profeta Eze­quiel en una de sus vi­sio­nes, quien se ins­pi­ró en la as­tro­lo­gía zo­dia­cal ba­bi­ló­ni­ca es­tan­do pre­so en Me­so­po­ta­mia, en el si­glo VI a. C.. Sien­do el to­ro, Tauro, el león, Leo, el águi­la, Escorpio, y el hom­bre ala­do, Acuario, las cons­te­la­cio­nes so­bre las que tu­vie­ron lu­gar el equi­noc­cio de pri­ma­ve­ra, el sols­ti­cio de ve­rano, el equi­noc­cio de otoño y el sols­ti­cio de in­vierno en­tre los mi­le­nios quin­to y ter­ce­ro an­tes de Cris­to. Una re­pre­sen­ta­ción ade­más que, se­gún la tra­di­ción al­qui­mis­ta, co­rres­pon­de­ría a los cua­tro ele­men­tos bá­si­cos ro­dean­do al Pan­to­crá­tor, el “quin­to ele­men­to”, el uni­fi­ca­dor. Y tras ellos, las vir­tu­des car­di­na­les cris­tia­nas, pru­den­cia, jus­ti­cia, for­ta­le­za y tem­plan­za. Adap­ta­das de la ex­ce­len­cia po­lí­ti­ca de los grie­gos, que con­sis­tía en el cul­ti­vo de la vir­tud de An­dreia, la va­len­tía, So­fro­si­ne, la sen­sa­tez, Di­caio­si­ne, la jus­ti­ca, que for­ma­ban to­das ellas al ciu­da­dano, y a las que Pla­tón aña­dió una más, la pru­den­cia.

LA ES­CA­LI­NA­TA Y EX­PLA­NA­DA DE EN­TRA­DA

Des­de la ca­rre­te­ra, as­cen­de­re­mos por una es­ca­li­na­ta asen­ta­da so­bre la ro­ca vi­va, de 100 me­tros de an­cho, di­vi­di­da en dos tra­mos, cada uno de diez es­ca­lo­nes, que ter­mi­na en la gran ex­pla­na­da de 30.600 me­tros de su­per­fi­cie. Su pa­vi­men­to for­ma una cruz en plan­ta, que de­ja, en los cua­tro án­gu­los, cua­dra­dos en­lo­sa­dos con pie­dras de for­ma irre­gu­lar, cu­yas unio­nes se de­li­nean con tré­bol y ray grass. Un pre­til en la par­te cen­tral la se­pa­ra de dos la­te­ra­les a los que se des­cien­de por otras es­ca­li­na­tas gra­ní­ti­cas, de quin­ce es­ca­lo­nes y más de se­sen­ta me­tros de an­cho que con­du­cen a la puer­ta de la crip­ta so­bre cu­ya en­tra­da, en la cor­ni­sa, apa­re­ce la es­cul­tu­ra de la pie­dad, obra de Juan de Áva­los, de cin­co me­tros de al­tu­ra y do­ce de lon­gi­tud. Es­ca­li­na­tas y es­ca­le­ras que son una cons­tan­te en el Va­lle de los Caí­dos. Que ha­cen re­fe­ren­cia a la nu­me­ro­lo­gía cris­tia­na, vin­cu­la­da a los diez man­da­mien­tos pe­ro que tam­bién a los di­fe­ren­tes gra­dos de co­no­ci­mien­to por lo que de­bía as­cen­der el ini­cia­do pa­ra al­can­zar la sa­bi­du­ría y con los diez se­fi­rot de la tra­di­ción ca­ba­lís­ti­ca, las es­fe­ras del ár­bol de la vi­da, re­pre­sen­tan­do cada uno de ellos un es­ta­do en el ca­mino a la com­pren­sión de Dios. Es­ca­lo­nes que as­cien­den y des­cien­den que tie­nen una vin­cu­la­ción con el mi­to de la Es­ca­le­ra de Ja­cob, por la cual los án­ge­les as­cen­dían y des­cen­dían del cielo, sim­bó­li­cos ac­ce­sos a otras es­fe­ras de la reali­dad, al mun­do es­pi­ri­tual o al in­fra­mun­do.

LA CRIP­TA, EL VIA­JE INI­CIÁ­TI­CO A LA CUE­VA

Na­da más en­trar a la crip­ta apa­re­cen dos ar­cán­ge­les gi­gan­tes­cos, con­fec­cio­na­dos con el bron­ce de ca­ño­nes uti­li­za­dos en la gue­rra, con las alas le­van­ta­das, apo­yan­do los bra­zos cada uno de ellos en la em­pu­ña­du­ra de una es­pa­da hin­ca­da en los plin­tos, en ac­ti­tud vi­gi­lan­te y de me­di­ta­ción, obra de Car­los Fe­rrei­ra. Án­ge­les gue­rre­ros, guar­dia­nes del lu­gar. Se­gui­da­men­te, des­cen­de­re­mos diez es­ca­lo­nes, de nue­vo la nu­me­ro­lo­gía má­gi­ca, pa­ra lle­gar a la gran na­ve, ubi­ca­da a un ni­vel más ba­jo pa­ra real­zar el pres­bi­te­rio, crean­do la sen­sa­ción de un des­cen­so y un as­cen­so. Es­tá di­vi­di­da en tres tra­mos –con gran­des ar­cos fa­jo­nes– con seis ca­pi­llas, tres a cada la­do, nú­me­ro sim­bó­li­co de la Tri­ni­dad, en los que en­con­tra­re­mos dis­tin­tas Vír­ge­nes co­mo pa­tro­nas de los Ejér­ci­tos de tie­rra, mar y ai­re. In­ter­ca­la­dos en­tre cada ca­pi­lla cuel­gan ocho ta­pi­ces de­di­ca­dos al Apo­ca­lip­sis de San Juan de una co­lec­ción fla­men­ca del si­glo XVI, que fue ad­qui­ri­da por Car­los V y traí­da a Es­pa­ña por Fe­li­pe II. Des­pués, otra es­ca­li­na­ta de diez es­ca­lo­nes, por la que al­can­za­re­mos el cru­ce­ro y el al­tar ma­yor, to­do ello ro­dea­do por ocho es­ta­tuas, án­ge­les gue­rre­ros, so­bre pi­las­tras, de ves­ti­du­ras tos­ca­men­te la­bra­das que con­tras­tan con el pu­li­men­to de ros­tros y bra­zos, con la ca­be­za in­cli­na­da y cu­bier­ta. To­do ello vin­cu­la­do al nú­me­ro ocho, la re­pre­sen­ta­ción del in­fi­ni­to, re­la­cio­na­do con la es­tre­lla de ocho pun­tas de Sa­lo­món, el nú­me­ro de es­ca­lo­nes que lle­va­ban al atrio in­te­rior del Tem­plo de Je­ru­sa­lén y, en la an­ti­güe­dad, con la ico­no­gra­fía de ser­pien­tes en­tre­la­za­das del ca­du­ceo del dios grie­go Her­mes, sím­bo­lo del equi­li­brio en­tre fuer­zas del bien y del mal. En el cen­tro del cru­ce­ro y en ver­ti­ca­li­dad con la cruz mo­nu­men­tal del ex­te­rior, apa­re­ce

el al­tar ma­yor, una gran lo­sa de gra­ni­to pu­li­men­ta­do de una so­la pie­za. En el fron­tal, la re­pre­sen­ta­ción de la Úl­ti­ma Ce­na y a los la­dos de nue­vos los tetramorfos, los sím­bo­los de los cua­tro evan­ge­lis­tas. So­bre el mis­mo, la ta­lla de un Cris­to cru­ci­fi­ca­do, obra de Ju­lio Beo­bi­de, rea­li­za­da en ma­de­ra de enebro, que fue cor­ta­da por el pro­pio Fran­co en los bos­ques de Río Se­co. Y en torno a él, las fi­gu­ras en bron­ce, de sie­te me­tros de al­tu­ra, de San Ra­fael –con el bas­tón del pe­re­grino–, San Mi­guel –con la es­pa­da–, San Ga­briel –con una azu­ce­na– y San Uriel –co­no­ci­do co­mo Az­rael, guar­dián en­tre el cielo y la tie­rra, in­ter­me­dia­rio de las al­mas, con la ca­be­za in­cli­na­da y cu­bier­ta con las ma­nos en ac­ti­tud oran­te–. To­do el con­jun­to cu­bier­to por una cú­pu­la de­co­ra­da con un mo­sai­co de más de cin­co mi­llo­nes de te­se­las, de re­mi­nis­cen­cias bi­zan­ti­na y ro­má­ni­ca, con un Pan­to­crá­tor, obra de San­tia­go Pa­drós, en el que apa­re­ce Cris­to en ma­jes­tad con el Li­bro de la Vi­da y la fra­se Ego sum lux mun­di, “Yo soy la luz del mun­do”.

EL TEM­PLO, PUER­TA A OTROS MUN­DOS

El Va­lle de los Caí­dos, con­tra­ria­men­te a lo que se pien­sa, no fue con­ce­bi­do co­mo mau­so­leo pa­ra el dic­ta­dor, ya que nun­ca di­jo dón­de que­ría ser in­hu­ma­do. La de­ci­sión de que fue­ra allí en­te­rra­do la to­ma­ron los miem­bros del go­bierno de la dic­ta­du­ra con el per­mi­so de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca. No en vano, las obras pa­ra acon­di­cio­nar la tum­ba se rea­li­za­ron a to­da pri­sa an­tes de su muer­te, pa­ra lo que tu­vie­ron que des­viar­se par­te de los con­duc­tos sub­te­rrá­neos de dre­na­je de la na­ve cen­tral.

En­ton­ces, ¿por qué y pa­ra qué se cons­tru­yó? ¿Qué ocul­to fin te­nía la ti­tá­ni­ca cons­truc­ción? ¿Qué men­sa­je en­cie­rran sus pie­dras, só­lo ap­to pa­ra ojos ex­per­tos en ri­tua­les pa­ga­nos, as­tro­lo­gía, cá­ba­la, ma­so­ne­ría, en eso­te­ris­mo? Siem­pre hu­bo si­len­cio en­tre los pro­ta­go­nis­tas de su edi­fi­ca­ción a la ho­ra de ex­pli­car el sim­bo­lis­mo del Va­lle de los Caí­dos. Pe­ro lo cier­to es que sus ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos obe­de­cen a con­cep­cio­nes sim­bó­li­cas y má­gi­cas. En su as­pec­to eso­té­ri­co, nú­me­ros re­la­cio­na­dos con ri­tos ca­tó­li­cos, co­mo el tra­mo de quin­ce pa­sos, re­la­cio­na­do con los quin­ce mis­te­rios del Ro­sa­rio, los tra­mos de diez, con los Man­da­mien­tos o los tetramorfos y cua­tro vir­tu­des car­di­na­les de la cruz. Y en su as­pec­to eso­té­ri­co, con nu­me­ro­lo­gía, as­tro­lo­gía y ma­so­ne­ría. To­do ello uni­do a su ubi­ca­ción y di­se­ño, su­mer­gién­do­se en una mon­ta­ña má­gi­co-sa­gra­da, atra­ve­san­do la ro­ca vi­va, y una cruz al­zán­do­se al cielo, con el mis­mo sen­ti­do que te­nían los cru­cei­ros ga­lle­gos en los cru­ces de ca­mino, vir­tual puer­ta en­tre el mun­do de los vi­vos y el mun­do de los muer­tos. El Va­lle de los Caí­dos es un au­tén­ti­co mis­te­rio. Y lo úni­co cier­to es que los se­cre­tos se los lle­vó a la tum­ba su crea­dor.

¿Por qué y pa­ra qué se cons­tru­yó? ¿Qué fin ocul­to te­nía? ¿Qué men­sa­je en­cie­rran sus pie­dras, só­lo ap­to pa­ra ojos ex­per­tos en eso­te­ris­mo?

En la otra pá­gi­na, el co­lo­sal al­tarma­yor de la ba­sí­li­ca del Va­lle de los Caí­dos. So­bre es­tas lí­neas, La Pie­tà, es­cul­pi­da por Juan de Áva­los en el re­cin­to mo­nu­men­tal.

En la otra pá­gi­na, ex­te­rior de la ba­sí­li­ca. En es­ta pá­gi­na, a la iz­quier­da, es­cul­tu­ra de San Juan Evan­ge­lis­ta. Arri­ba, es­cu­do fran­quis­ta, ins­pi­ra­do en el de los Re­yes Ca­tó­li­cos. De­ba­jo, na­ve cen­tral del re­cin­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.