LAS CLA­VES DEL PO­DER MUN­DIAL

EL CO­RO­NEL PE­DRO BA­ÑOS, EX­PER­TO EN IN­TE­LI­GEN­CIA Y GEO­PO­LÍ­TI­CA, ES AU­TOR DE ASÍ SE DOMINA EL MUN­DO. DESVELANDO LAS CLA­VES DEL PO­DER MUN­DIAL (ARIEL, 2017), UNA OBRA SA­GAZ Y LU­MI­NO­SA DE UN HOM­BRE CU­YAS CUA­LI­DA­DES SE VIS­LUM­BRAN AL DE­TA­LLE EN ES­TA EN­TRE­VIS­TA.

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Jo­sé Gre­go­rio Gon­zá­lez

Ha­bla­mos con el co­ro­nel Pe­dro Ba­ños, ex­per­to en in­te­li­gen­cia y geo­po­lí­ti­ca, quien nos re­ve­la có­mo ac­túan en la sombra aque­llos que nos go­bier­nan.

Nues­tra con­ver­sa­ción se desa­rro­lló en un tono dis­ten­di­do, po­co an­tes de que su nom­bre so­na­rá co­mo Di­rec­tor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. Es po­si­ble que la lla­ma­da del pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez ya se hu­bie­se pro­du­ci­do o lo hi­cie­ra po­co des­pués. Lo cier­to es que a las po­cas ho­ras da­ba co­mien­zo un voraz y fa­rra­go­sa cam­pa­ña de des­cré­di­to con la que se in­ten­tó, y fi­nal­men­te con­si­guió, que su nom­bra­mien­to no pros­pe­ra­se. Una cam­pa­ña ci­men­ta­da en la ter­gi­ver­sa­ción y las me­dias ver­da­des en la que “los mis­te­rios” tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes. Una sim­ple anéc­do­ta en el im­pe­ca­ble his­to­rial de un mi­li­tar que in­co­mo­da al in­vi­tar­nos a con­tem­plar la reali­dad ofi­cial con des­con­fian­za y pers­pec­ti­va.

La geo­po­lí­ti­ca es un te­ma am­plio y bas­tan­te des­co­no­ci­do, con conexiones en las que con­flu­yen el te­rro­ris­mo, los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, la se­gu­ri­dad na­cio­nal, los mo­vi­mien­tos eco­nó­mi­cos… Áreas en apa­rien­cia seg­men­ta­das pe­ro que us­te­des ven co­nec­ta­das.

Hoy en día es­tá to­do muy re­la­cio­na­do, no se pue­de ana­li­zar el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, los re­cur­sos na­tu­ra­les, el agua, las mi­gra­cio­nes… sin ha­cer un balance glo­bal, y más en es­te mun­do en el que ve­mos que to­do lo que pa­sa en al­gu­na par­te del mun­do nos afec­ta y ade­más de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Yo in­ten­to pre­ci­sa­men­te te­ner esa vi­sión mu­cho más glo­bal y ho­lís­ti­ca de to­dos los te­mas.

Le­yén­do­le y es­cu­chán­do­le, uno tien­de a pen­sar que las teo­rías de la cons­pi­ra­ción qui­zá se que­dan cor­tas…

Co­mo di­go mu­chas ve­ces yo no creo en teo­rías de la cons­pi­ra­ción, sino en reali­da­des de la cons­pi­ra­ción, por­que es cier­to que al­guien es­tá ma­qui­nan­do siem­pre pa­ra in­ten­tar con­di­cio­nar­nos.

Las ver­da­de­ras cons­pi­ra­cio­nes pue­de que sean más in­quie­tan­tes que aque­llas que ima­gi­na­mos...

Así es. Yo sue­lo po­ner el ejem­plo de al­guien que es­tá em­pe­zan­do a ju­gar al aje­drez y co­mo mu­cho tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ver dos o tres ju­ga­das más allá. Cla­ro, esa per­so­na no pue­de ima­gi­nar que un gran maes­tro, con una men­te pri­vi­le­gia­da, pue­de ver 20 o 30 ju­ga­das más allá, y es­to es lo que su­ce­de en el mun­do in­ter­na­cio­nal. Hay gen­te que es­tá vien­do mu­chas más ju­ga­das, y lo ha­ce con pla­ni­fi­ca­ción a muy lar­go pla­zo pa­ra in­ten­tar do­mi­nar. Al fi­nal nues­tra geo­po­lí­ti­ca es pu­ro geo­po­der, in­ten­tar do­mi­nar a los de­más, im­po­ner­se a los de­más y to­mar las de­ci­sio­nes in­ter­na­cio­na­les en nom­bre de los otros. Así se domina el Mun­do,

con sie­te edi­cio­nes, tra­duc­cio­nes, y no­ta­ble re­per­cu­sión, ¿le ha lle­ga­do a traer pro­ble­mas?

No voy a de­cir que he re­ci­bi­do ame­na­zas de muer­te por­que no es ver­dad, pe­ro sí que he re­ci­bi­do mu­chas pre­sio­nes.

¿Es un li­bro in­có­mo­do?

Ab­so­lu­ta­men­te. Yo lo que pon­go no son elu­cu­bra­cio­nes, es­tá ba­sa­do en do­cu­men­tos ofi­cia­les que están ahí, en al­gu­nos ca­sos que se han ido des­cla­si­fi­can­do por los go­bier­nos –los me­nos– y en la ma­yo­ría que se han re­ve­la­do por Wi­ki­Leaks o el se­ñor Snow­den, co­sa que mo­les­ta a los go­bier­nos.

Lo de su li­bro sor­pren­de en un país don­de di­cen que no se lee.

Mu­chos de mis lec­to­res son gen­te jo­ven, al­go que me ale­gra enor­me­men­te. La ju­ven­tud en Es­pa­ña, y en Eu­ro­pa en ge­ne­ral, tie­ne un fu­tu­ro de­li­ca­do, peor que el que tu­vi­mos quie­nes su­pe­ra­mos los cin­cuen­ta. Y en­ci­ma ha ve­ni­do Trump a echar mu­cha sal y pi­mien­ta a las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Hay

in­quie­tud y par­te del éxi­to del li­bro tie­ne que ver con esa preo­cu­pa­ción.

Lo de la ju­ven­tud tam­bién sor­pren­de, pues nos di­cen que no es­tá pre­pa­ra­da, que rei­na la dis­trac­ción en ella. Es­cu­chán­do­le pa­re­ce que hay es­pe­ran­za.

Hay de to­do. Hay gen­te que no, pe­ro yo creo que te­ne­mos una ju­ven­tud ma­ra­vi­llo­sa, co­mo en ge­ne­ral el pue­blo es­pa­ñol. Nues­tra ju­ven­tud es es­pe­ran­za­do­ra. Cuan­do han te­ni­do que sa­lir han des­ta­ca­do fue­ra por su pre­pa­ra­ción y ca­pa­ci­dad de superación.

Us­ted es mi­li­tar en la re­ser­va y ca­be pre­gun­tar­se si es­tá au­to­ri­za­do pa­ra con­tar lo que cuen­ta en su li­bro. A fin de cuen­tas, ha for­ma­do par­te de ese sis­te­ma de po­der y ese víncu­lo si­gue exis­tien­do.

Tu­ve pues­tos de gran res­pon­sa­bi­li­dad tan­to na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les, y es­te li­bro ja­más lo ha­bría po­di­do es­cri­bir es­tan­do en ac­ti­vo. En la re­ser­va ten­go al­go más de li­ber­tad, no di­go ab­so­lu­ta li­ber­tad por­que no es­toy re­ti­ra­do y si­go en la re­ser­va de­pen­dien­do de las ór­de­nes del mi­nis­tro o mi­nis­tra de turno. De he­cho, si mo­les­to de­ma­sia­do me po­drían en­viar un año a la An­tár­ti­da per­fec­ta­men­te. Por eso hay mu­chas cosas que he te­ni­do que po­ner en cier­ta cla­ve, hay cosas que no he po­di­do ma­ti­zar, por ejem­plo el con­cre­tar al ha­blar de paí­ses y per­so­nas, pe­ro el lec­tor in­te­li­gen­te se da­rá cuen­ta de a quié­nes me re­fie­ro, le so­na­rá lo que na­rro.

Co­ro­nel, ¿hay gue­rras que en la ac­tua­li­dad pue­den es­tar cos­tan­do cien­tos de mi­llo­nes al día?

Bueno, se es­ti­ma que so­la­men­te la gue­rra que es­tá en Ye­men, li­de­ra­da por Ara­bia Sau­dí al fren­te de una coa­li­ción de paí­ses que co­la­bo­ran, le pue­de es­tar cos­tan­do 200 mi­llo­nes de dó­la­res dia­rios.

¿Pe­ro es­to es sos­te­ni­ble?

Pues pa­re­ce que las gue­rras de­ben ser ren­ta­bles pues se­gui­mos em­pe­ña­dos en ha­cer­las, y mu­chas ve­ces cau­san­do dra­mas hu­ma­ni­ta­rios co­mo el de Si­ria, don­de van ya me­dio mi­llón de muer­tos y la mi­tad de la po­bla­ción, on­ce mi­llo­nes de per­so­nas, des­pla­za­da de sus ho­ga­res. Hay un di­cho, “si quie­res di­ne­ro pre­pa­ra la gue­rra”, que la­men­ta­ble­men­te de­be ser cier­to ya que si no, no es com­pren­si­ble que ha­ya paí­ses que si­gan en­tran­do en con­flic­tos que ade­más sa­ben que van a per­der.

Ha­ce un tiem­po era ini­ma­gi­na­ble que al­guien co­mo Trump lle­ga­ra a la pre­si­den­cia del país más po­de­ro­so del pla­ne­ta, pe­ro le­yén­do­le la sor­pre­sa pa­re­ce ser que só­lo era nues­tra, pues cues­ta creer que fue­se for­tui­to.

Na­da su­ce­de por azar. Es ver­dad que la in­for­ma­ción que a no­so­tros nos lle­ga al res­pec­to del se­ñor Trump pro­ce­den­te de los me­dios lo ha­ce bá­si­ca­men­te de dos cos­tas es­ta­dou­ni­den­ses, que sue­len ser prin­ci­pal­men­te de­mó­cra­tas. Y eso no es el con­jun­to de los EEUU. Hay que pen­sar que exis­ten es­ta­dos tre­men­da­men­te re­li­gio­sos, los lla­ma­dos “Es­ta­dos de la Bi­blia”, don­de to­da­vía se afir­ma: “lo in­to­ca­ble es mi Bi­blia y mi pistola”. Hay es­ta­dos don­de están prohi­bi­das por ley cier­tas prác­ti­cas se­xua­les. Y es ver­dad que el se­ñor Trump en su neo­con­ser­va­du­ris­mo es­tá muy apo­ya­do en las re­li­gio­nes. No só­lo en los lob­bies ju­díos sino en mu­chas igle­sias cris­tia­nas pro­tes­tan­tes.

Creo que a to­dos nos ha sor­pren­di­do el acer­ca­mien­to es­ta­dou­ni­den­se a Co­rea del Nor­te. ¿Es­ta­mos en la an­te­sa­la de una alian­za?

Ya le gus­ta­ría a los EEUU ha­cer­se con el con­trol tam­bién de Co­rea del Nor­te, pe­ro evi­den­te­men­te a Chi­na no le gus­ta­ría en ab­so­lu­to, ya que sim­ple­men­te se ve­ría más cer­ca­da es­tra­té­gi­ca­men­te de lo que ya lo es­tá, ro­dea­da por Ja­pón, Tai­wán, Co­rea del Sur,

“Al te­ner el ar­ma nu­clear, un pequeño país, uno de los más po­bres del mun­do –Co­rea del Nor­te–, ha con­se­gui­do re­unir­se con el más po­de­ro­so”

In­dia, Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da. Hay que pen­sar que pa­ra Chi­na Co­rea del Nor­te es un gran alia­do, ade­más con afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca, ya que Chi­na es ofi­cial­men­te co­mu­nis­ta. Otra co­sa es que Co­rea se adap­te al sis­te­ma chino de aper­tu­ra o cier­ta aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, de me­ter­se en es­te sis­te­ma de li­bre mer­ca­do mun­dial, sin aban­do­nar su po­lí­ti­ca.

Ca­be pen­sar que su lí­der no era tan ton­to co­mo nos lo han mos­tra­do, ni su po­bla­ción tan zom­bi.

No es así en ab­so­lu­to. Al te­ner el ar­ma nu­clear, un pequeño país, uno de los más po­bres del mun­do, ha con­se­gui­do re­unir­se con el más po­de­ro­so del mun­do. Co­mo di­cen los nor­co­rea­nos, si Irak y Li­bia se in­va­die­ron no fue por­que Sa­dam Hus­sein y Ga­da­fi tu­vie­ran ar­mas de des­truc­ción ma­si­va, fue por­que no las te­nían.

Nun­ca co­mo aho­ra he­mos es­ta­do tan ex­pues­tos a la des­in­for­ma­ción, a que un vi­ral con una in­for­ma­ción fal­sa lle­gue a to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta y triun­fe. La in­fluen­cia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, de las re­des so­cia­les…

Lo pri­me­ro que hay que en­ten­der es que hay una gue­rra mun­dial li­bra­da prin­ci­pal­men­te por esas tres po­ten­cias que son los Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y Ru­sia. ¿Y qué ins­tru­men­tos em­plean, o có­mo com­ba­ten? Pues a tra­vés de la gue­rra eco­nó­mi­ca –sin du­da el prin­ci­pal cam­po de ba­ta­lla–, al­go que es­ta­mos vien­do a tra­vés de las san­cio­nes, de los em­bar­gos, im­pi­dien­do ne­go­ciar a otros paí­ses en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les… Pe­ro tam­bién a tra­vés de ese ci­be­res­pa­cio. Y pa­ra eso em­plean los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. ¿Y eso có­mo se ha­ce? Hay mi­les de per­so­nas en esos paí­ses que están de­di­ca­dos a eso ex­clu­si­va­men­te. Mu­chas ve­ces los me­dios se con­vier­ten en ac­to­res in­vo­lun­ta­rios, aun­que a ve­ces hay me­dios o pe­rio­dis­tas afi­nes. Con fre­cuen­cia las no­ti­cias son de es­cán­da­los, ya que mu­chas ve­ces el ti­tu­lar o los sub­tí­tu­los no tie­ne na­da que ver con el con­te­ni­do real de la no­ti­cia. Es­tá de­mos­tra­do que las per­so­nas que leen una no­ti­cia en In­ter­net no la ven du­ran­te más de un mi­nu­to de me­dia. Da tiem­po pa­ra ver el ti­tu­lar y los sub­tí­tu­los, y con eso se nos con­di­cio­na sis­te­má­ti­ca­men­te. Y, ade­más, es­to va a avan­zar da­do que hay que pen­sar en có­mo nos van a ma­ni­pu­lar a par­tir de aho­ra cuan­do se em­pie­ce a ex­pan­dir la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, los ho­lo­gra­mas, la reali­dad vir­tual y au­men­ta­da… To­do ello va a re­con­fi­gu­rar el es­pec­tro in­te­lec­tual tal cual lo co­no­ce­mos.

¿Nos con­di­cio­nan pa­ra que sea­mos me­jo­res con­su­mi­do­res, más dó­ci­les?

Pa­ra to­do. Es­pe­cial­men­te pa­ra que cuan­do se eje­cu­ten ata­ques co­mo el rea­li­za­do por Fran­cia, los EEUU y Reino Uni­do en Si­ria, que sea­mos ab­so­lu­ta­men­te pa­si­vos. Ya na­die se cues­tio­na na­da, en­tre otras cosas por­que las no­ti­cias sur­gen con tan­ta ra­pi­dez que cuan­do que­re­mos em­pe­zar a pen­sar en ellas ya es­tá la si­guien­te. Ha­ce po­co me pre­gun­ta­ban el mo­ti­vo de por qué hoy no se dan gol­pes de es­ta­do y les de­cía que ya no es ne­ce­sa­rio. Hoy sim­ple­men­te se ase­si­na so­cial­men­te a las per­so­nas. Lo es­ta­mos vien­do en Amé­ri­ca, o aquí tam­bién he­mos te­ni­do un ca­so re­cien­te, en el que un ví­deo se ha­bía guar­da­do ile­gal­men­te du­ran­te años en un ca­jón y se sa­ca en el mo­men­to más opor­tuno. Y no se cues­tio­na el mé­to­do. Es­ta­mos en un es­ta­do de ato­nía y, co­mo di­go, irá a más. El

re­ci­bir tan­tí­si­ma in­for­ma­ción no sig­ni­fi­ca que re­ci­ba­mos for­ma­ción. Y mu­chas ve­ces tan­ta in­for­ma­ción im­pi­de pen­sar por no­so­tros mis­mos, o ha­ce que crea­mos que pen­sa­mos por no­so­tros mis­mos.

Da la sen­sa­ción de des­pro­tec­ción.

Lo es­ta­mos. Hay gen­te que di­ce que mi li­bro les crea zo­zo­bra, desa­so­sie­go. Co­no­cer la reali­dad es in­quie­tan­te, en­tre otras cosas por­que te obli­ga a com­pro­me­ter­te, te plan­teas qué pue­do ha­cer co­mo ciu­da­dano pa­ra cam­biar es­to. Hay mar­gen, por su­pues­to. Es un li­bro de­nun­cia, pe­ro tam­bién al­go utó­pi­co, ya que creo sin­ce­ra­men­te que po­de­mos ha­cer al­go.

Le ten­go que pre­gun­tar tam­bién por Ve­ne­zue­la, un país muy pre­sen­te en los úl­ti­mos años en nues­tros de­ba­tes po­lí­ti­cos y de la que tam­bién se po­drá de­cir al­go des­de la geo­po­lí­ti­ca.

Es cier­to que tie­ne gra­ví­si­mos pro­ble­mas in­tes­ti­nos, eso es ob­vio y se­ría ri­dícu­lo ne­gar­lo, pe­ro tam­bién hay una gran pug­na geo­po­lí­ti­ca. Por ejem­plo, hay que pen­sar que prác­ti­ca­men­te to­da la deu­da eco­nó­mi­ca ve­ne­zo­la­na es­tá en ma­nos de Chi­na, a quien ob­via­men­te no le in­tere­sa un cam­bio de go­bierno que po­si­ble­men­te se­ría proes­ta­dou­ni­den­se y po­dría con­du­cir a que de­ja­ra de pa­gar la deu­da ex­ter­na. Hay que pen­sar que eso ya pa­só cuan­do Correa lle­gó a Ecua­dor. Ade­más, los EEUU están muy te­me­ro­sos de que Chi­na, prin­ci­pal­men­te, pe­ro tam­bién Ru­sia, es­tén avan­zan­do muy rá­pi­da­men­te en La­ti­noa­mé­ri­ca. Lla­ma la aten­ción có­mo una Ibe­roa­mé­ri­ca que es­ta­ba go­ber­na­da prác­ti­ca­men­te por par­ti­dos de iz­quier­das de re­pen­te es­tá pa­san­do a par­ti­dos de de­re­chas. Y có­mo se están sa­can­do es­cán­da­los ma­yúscu­los de los que ha­bían si­do sus lí­de­res de iz­quier­da. Y ha­brá que pen­sar en que en mu­chos de esos paí­ses ha­brá po­cos lí­de­res que ha­yan lle­ga­do sin es­tar en­tur­bia­dos en al­go, co­mo ocu­rre en otros lu­ga­res, aun­que sean tra­pos su­cios de la in­fan­cia. Co­mo di­go, ya no ha­ce fal­ta dar gol­pes de es­ta­do, aho­ra lo que se ha­ce es que se des­tru­ye a los lí­de­res po­lí­ti­cos.

¿Có­mo se re­par­ten las afi­ni­da­des en­tre Ru­sia, Chi­na y los EEUU? Ten­de­mos a ver a los úl­ti­mos al­go más dis­tan­tes…

Si ha­bla­mos de geo­ideo­lo­gía, exis­te una gran afi­ni­dad en­tre Pu­tin y Trump; son neo­con­ser­va­do­res. Com­par­ten los va­lo­res tra­di­cio­na­les: la fa­mi­lia, van en con­tra de los mo­de­los im­pues­tos en Eu­ro­pa, y tam­bién Pu­tin es­tá muy apo­ya­do por la re­li­gión, por la Igle­sia or­to­do­xa. Tan­to es así que re­cien­te­men­te ha con­si­de­ra­do a los Tes­ti­gos de Jeho­vá co­mo una sec­ta a ins­tan­cias de di­cha Igle­sia. Es­to no sig­ni­fi­ca que geo­po­lí­ti­ca­men­te no sean gran­des ri­va­les, ya que los EEUU ven con preo­cu­pa­ción que des­de 1991 eran el po­der he­ge­mó­ni­co ab­so­lu­to y de re­pen­te hay dos paí­ses que quie­ren ri­va­li­zar con él y re­par­tir­se par­te del pas­tel mun­dial. Nos da la im­pre­sión de que son ami­gos co­mu­nes pa­ra ha­cer fren­te a es­te mun­do oc­ci­den­tal, pe­ro tam­bién son ri­va­les ya que hay una gue­rra eco­nó­mi­ca muy im­por­tan­te en la que, de re­pen­te, des­cu­bren que esa glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca que in­ven­tan los EEUU en los acuer­dos eco­nó­mi­cos de Bret­ton Woods en 1944, quien la va ga­na­do es Chi­na.

As­san­ge con Wi­ki­Leaks, Snow­den con las fil­tra­cio­nes… ¿Lo cam­bia­ron to­do?

Cam­bia­ron mu­chas cosas pe­ro no tan­tas co­mo da­ba la im­pre­sión que iban a cam­biar. Por ejem­plo, cuan­do nos des­ve­lan que la NSA ha­bía es­ta­do es­pian­do a los prin­ci­pa­les lí­de­res eu­ro­peos da­ba la sen­sa­ción de que al día si­guien­te se iban a asal­tar las em­ba­ja­das es­ta­dou­ni­den­ses, y no pa­só na­da… Qui­zá por­que es­ta­ba el se­ñor Oba­ma, que nos ha­bían di­cho que era bueno y por eso le ha­bían da­do el Pre­mio No­bel de la Paz. Lo cier­to es que no hu­bo con­vul­sio­nes que se po­dían pre­ver. Tam­bién, cuan­do Trump to­ma la de­ci­sión de tras­la­dar la em­ba­ja­da de Tel Aviv a Je­ru­sa­lén ha­bía quien pen­sa­ba que el mun­do mu­sul­mán en ge­ne­ral se iba a po­ner en lla­mas, y tam­po­co ha si­do el ca­so, así que ve­mos có­mo exis­ten fuer­tes me­di­das de con­trol so­cial que al fi­nal fun­cio­nan.

Ha­bla de có­mo Chi­na bus­ca nue­vos te­rri­to­rios, in­clu­so fue­ra de la Tie­rra,

Chi­na es­tá desa­rro­llan­do un pro­gra­ma es­pa­cial avan­za­dí­si­mo, qui­zá el más avan­zan­do del mun­do. Trump pa­ra com­ba­tir­lo ha da­do la or­den a la NASA de vol­ver a en­viar hom­bres a la Lu­na y de ahí sal­tar a Mar­te. Hay que en­ten­der que Chi­na tie­ne gran­des pro­ble­mas, pa­re­ci­dos a los de Ja­pón an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, con una su­per­po­bla­ción y es­ca­sez de re­cur­sos pa­ra ali­men­tar tan­to a esa po­bla­ción co­mo a su in­dus­tria. Y pen­se­mos que a Ja­pón eso le su­pu­so una gue­rra. Hay que pen­sar que pro-

ba­ble­men­te Chi­na, an­tes o des­pués, ten­drá que en­fren­tar­se en una gue­rra con­ven­cio­nal abier­ta con los Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra mis­mo Chi­na se es­tá ex­pan­dien­do, tan­to en Áfri­ca co­mo en Ibe­roa­mé­ri­ca, pe­ro tam­bién es­tá cons­tru­yen­do is­las ar­ti­fi­cia­les en el mar del sur del país pa­ra ha­cer­se con los re­cur­sos na­tu­ra­les de la zo­na.

¿Fui­mos los cul­pa­bles de es­ta cri­sis? ¿Vi­vi­mos por en­ci­ma de nues­tras po­si­bi­li­da­des y que­bra­mos el sis­te­ma?

Yo di­ría que nos hi­cie­ron vi­vir por en­ci­ma de nues­tras po­si­bi­li­da­des. Por­que ade­más hay una fa­mo­sa ley que nos di­ce que efec­ti­va­men­te cuan­do nos men­ta­li­zan de que va­mos bien, la gen­te gas­ta más de lo que tie­ne. Lo mis­mo que cuan­do nos di­cen que es­ta­mos en cri­sis, si­tua­ción en la que in­clu­so las per­so­nas que tie­nen se re­tro­traen de gas­tar. Nos im­po­nen mo­de­los que siem­pre be­ne­fi­cian a al­guien.

Fi­nal­men­te, ¿exis­te al­gún es­ce­na­rio des­de la geo­po­lí­ti­ca al que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no le es­tén pres­tan­do la ne­ce­sa­ria aten­ción, en el que es­tén ocu­rrien­do cosas im­por­tan­tes que pa­san des­aper­ci­bi­das?

Yo creo que ha­bría que in­sis­tir más en lo que yo lla­mo los te­mas trans­ver­sa­les. Hay un te­ma tre­men­da­men­te preo­cu­pan­te del que na­die quie­re ha­blar, in­clu­yen­do a nues­tros po­lí­ti­cos, muy hu­mano y muy sen­si­ble, que es el te­ma de la de­mo­gra­fía, tan­to res­pec­to a la de­fi­cien­cia de­mo­grá­fi­ca de al­gu­nos paí­ses co­mo al ex­ce­so de­mo­grá­fi­co de otros mu­chos y su cre­ci­mien­to des­me­su­ra­do.

Po­de­mos ha­blar de al­gu­nos paí­ses de Áfri­ca, co­mo por ejem­plo Ni­ge­ria, pa­ra el que es­tá pro­nos­ti­ca­do que den­tro de no mu­chos años ten­ga más po­bla­ción que to­da la Unión Eu­ro­pea jun­ta. Y tam­bién to­do lo que es­tá re­la­cio­na­do con la de­gra­da­ción me­dioam­bien­tal, ya sea el cam­bio cli­má­ti­co que ge­ne­ra mi­gra­cio­nes, gue­rras y con­flic­tos por la lu­cha por el agua y los ali­men­tos, o la in­va­sión de los plás­ti­cos. Hay po­ca gen­te que sa­be que en el Pa­cí­fi­co se están crean­do is­las tan gran­des co­mo la mi­tad de Eu­ro­pa, con plás­ti­cos que no son bio­de­gra­da­bles y que per­ma­ne­ce­rán ahí por mu­cho tiem­po. Por ci­tar un úl­ti­mo te­ma trans­ver­sal, a ni­vel sa­ni­ta­rio es preo­cu­pan­te el pro­ble­ma con la re­sis­ten­cia de los an­ti­bió­ti­cos, tan­to en ani­ma­les co­mo en ga­na­do. Se cal­cu­la que en Eu­ro­pa fa­lle­cie­ron unas 50.000 per­so­nas por re­sis­ten­cia a es­tos po­ten­tes y de­ci­si­vos fár­ma­cos.

“Chi­na es­tá desa­rro­llan­do el pro­gra­ma es­pa­cial más avan­za­do y Trump, pa­ra con­tra­rres­tar­lo, ha da­do la or­den a la NASA de en­viar hom­bres a la Lu­na”

De arri­ba a aba­jo, el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, su ho­mó­lo­go ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, y el go­ber­nan­te de Co­rea del Nor­te, Kim Jong-un. Los tres son pie­zas cla­ves en la geo­po­lí­ti­ca ac­tual, en tan­to que sus de­ci­sio­nes de­ter­mi­nan bue­na par­te de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.