LU­NA DE SAN­GRE

¿Una pro­fe­cía del fin de los tiem­pos?

Enigmas - - SEÑALES -

El fe­nó­meno as­tro­nó­mi­co que pu­di­mos ob­ser­var a sim­ple vis­ta des­de la Tie­rra el pa­sa­do mes de ju­lio ha ge­ne­ra­do en In­ter­net to­do un re­gue­ro de ad­ver­ten­cias de ti­po pro­fé­ti­co re­la­cio­na­das con la Bi­blia.

El pa­sa­do 27 de ju­lio tu­vo lu­gar el eclip­se más lar­go de lo que lle­va­mos de si­glo XXI, con una du­ra­ción de al­re­de­dor de una ho­ra y cua­ren­ta y tres mi­nu­tos, co­no­ci­do co­mo “Lu­na de san­gre”, un fe­nó­meno as­tro­nó­mi­co no muy usual. Du­ran­te el eclip­se, la Tie­rra se in­ter­pu­so en­tre el Sol y la Lu­na, ge­ne­ran­do un cono de sombra que pro­vo­có que nues­tro sa­té­li­te se vie­ra ro­jo, coin­ci­dien­do, ade­más, con el acer­ca­mien­to má­xi­mo del pla­ne­ta Mar­te a nues­tra Tie­rra.

Y a pe­sar de los ago­re­ros del apo­ca­lip­sis, el fin del mun­do no ha lle­ga­do tam­po­co con es­ta “Lu­na de san­gre”. Sin em­bar­go, es cuan­to me­nos cu­rio­so re­sal­tar la re­la­ción que di­cho fe­nó­meno na­tu­ral guar­da con las pro­fe­cías bí­bli­cas y ha si­do el res­pon­sa­ble de teo­rías bas­tan­te cons­pi­ra­ti­vas. Por ejem­plo, la Lu­na de San­gre es pro­fe­ti­za­da por la Bi­blia en el Li­bro de Joel 2:35, que di­ce: “El Sol se con­ver­ti­rá en ti­nie­blas, y la Lu­na en san­gre, an­tes de que ven­ga el gran y te­rri­ble día del Se­ñor”. No es la úni­ca ci­ta en es­te sen­ti­do; en He­chos 2:20, lee­mos una prác­ti­ca­men­te igual: “El Sol se con­ver­ti­rá en ti­nie­blas, y la Lu­na en san­gre, an­tes que ven­ga el gran y no­ta­ble día del Se­ñor”. Y en el Apo­ca­lip­sis 6:12 se afir­ma: “Y vi cuan­do él (el cor­de­ro) abrió el sex­to se­llo, y he aquí que hu­bo un gran te­rre­mo­to, y el sol se vol­vió ne­gro co­mo ci­li­cio (he­cho) de cer­da, y la lu­na se vol­vió co­mo san­gre”.

Es­to ha lle­va­do a nu­me­ro­sos pre­di­ca­do­res a ver un pe­li­gro cuan­do se ave­ci­na­ba el eclip­se, o in­clu­so la Pa­ru­sía o se­gun­da ve­ni­da de Cris­to. El pas­tor es­ta­dou­ni­den­se Paul Be­gley di­jo al dia­rio bri­tá­ni­co Daily Ex­press: “Va­ya a es­ta se­ñal pro­fé­ti­ca, vea la era en que es­ta­mos, vea lo que la Bi­blia di­ce en He­chos Ca­pí­tu­lo 2: 16-21 y re­co­noz­ca la rea­li­za­ción de lo que es­toy pro­fe­ti­zan­do pa­ra us­ted, la ve­ni­da del Se­ñor se­rá pron­to”. No obs­tan­te, ma­ti­zó: “No creo que sea el 27 de ju­lio. Yo re­pi­to, el 27 de ju­lio no es el fin del mun­do, pe­ro los even­tos que están ocu­rrien­do están sien­do pro­fe­ti­za­dos pa­ra vo­so­tros, no só­lo del mun­do del Se­ñor, no só­lo de las vo­ces pro­fé­ti­cas de los vi­gi­lan­tes mo­der­nos de hoy, sino tam­bién pro­fé­ti­ca­men­te sien­do re­ve­la­do a vo­so­tros en los cie­los”.

Be­gley, muy po­pu­lar en Youtu­be, fue apo­ya­do tam­bién por otro pas­tor, Ir­vin Bax­ter, que tam­bién re­cu­rrió a las Es­cri­tu­ras pa­ra va­ti­ci­nar que la Lu­na de San­gre es un “signo pro­fé­ti­co del fin del mun­do”. Por el con­tra­rio, los cien­tí­fi­cos han in­sis­ti­do en que el fe­nó­meno es com­ple­ta­men­te na­tu­ral.

Des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les los eclip­ses –so­la­res y lu­na­res– han te­ni­do muy ma­la pren­sa. Los mayas creían que traían con­si­go gue­rras, pues con­si­de­ra­ban que la Lu­na pre­ten­día de­vo­rar al Sol y robar su luz y su ener­gía. La mi­to­lo­gía chi­na afir­ma­ba que cuan­do su­ce­día un eclip­se era por­que un dra­gón tra­ta­ba de tra­gar­se al as­tro rey. Por ello, las gen­tes lan­za­ban fue­gos ar­ti­fi­cia­les y gol­pea­ban los gongs pa­ra asus­tar a la cria­tu­ra cuan­do se acer­ca el fe­nó­meno. Una tra­di­ción que se con­ser­va en al­gu­nas zo­nas. En Me­so­po­ta­mia, se co­lo­ca­ba a un sus­ti­tu­to del rey pa­ra que re­sis­tie­ra los ata­ques di­rec­tos de los sie­te de­mo­nios que se pro­du­cían –creían– du­ran­te el fe­nó­meno. En la mi­to­lo­gía nór­di­ca, un mons­truo con for­ma de lo­bo de nom­bre Ma­na­garmr –tam­bién Ha­ti–, el Ca­za­dor de la Lu­na, se tra­ga­ba nues­tro sa­té­li­te –Má­ni– du­ran­te el eclip­se y man­cha­ba los cie­los con san­gre du­ran­te el Rag­na­rök, la ba­ta­lla del fin del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.