LA CA­SA DEL PI­RA­TA

Siem­pre hay ca­sas que guar­dan se­cre­tos. Tal es el ca­so que les trae­mos hoy, en pleno casco an­ti­guo de la mi­le­na­ria Cá­diz. Allí en­con­tra­mos “la ca­sa del Pi­ra­ta”, un lu­gar que no de­ja in­di­fe­ren­te a los que se aden­tran en su in­te­rior, ni por su par­ti­cu­lar ar

Enigmas - - FANTASMA GORIA -

La le­yen­da ha­bla de una pa­re­ja de enamo­ra­dos sin re­cur­sos pa­ra ca­sar­se. Él em­bar­có ha­cia las Amé­ri­cas con la idea de vol­ver con ri­que­zas. Pe­ro la no­ti­cia del nau­fra­gio del bar­co don­de via­ja­ba lle­nó de pe­na a su ama­da, pe­se a que nun­ca per­dió las es­pe­ran­zas.

Y re­gre­só. Ri­co, y con­fe­sán­do­le a és­ta que ha­bía nau­fra­ga­do en una is­la y ha­bía con­se­gui­do ha­cer for­tu­na co­mo pi­ra­ta. Ade­más, te­nía más ri­que­zas al otro la­do del mar. Pe­ro ella, te­me­ro­sa de per­der­lo, no de­jó que se fue­ra.

Tan­to an­he­la­ba el mar el pi­ra­ta que su mu­jer man­dó cons­truir una ca­sa que se ase­me­ja­ra a un ga­león des­de la que pu­die­ra ver el océano. Pe­ro la tragedia gol­peó en su puer­ta. Ella mu­rió y el pi­ra­ta la en­te­rró en la ca­sa ro­dea­da de oro. Una no­che unos la­dro­nes in­ten­ta­ron sa­quear la tum­ba y el ma­rino les dio muer­te.

LA HIS­TO­RIA

Eso di­ce la le­yen­da. En reali­dad, se tra­ta de la ca­sa de un ri­co co­mer­cian­te, de­co­ra­da con ai­res ma­ri­nos, con su sa­lón de bai­le do­mi­na­do por un im­pre­sio­nan­te fres­co. La ca­sa que­dó re­fle­ja­da en la acuarela del pin­tor Adrien Dau­zats ti­tu­la­da Ca­lle de los Do­blo­nes (1835), que pue­de ver­se en el Lou­vre. Ac­ce­de­mos a su pa­tio y sub­sue­lo de la mano de Eu­ge­nio Bel­grano. Es­te es­pe­leó­lo­go de­fen­sor del pa­tri­mo­nio ga­di­tano es el res­pon­sa­ble de apos­tar por po­ner en va­lor en­cla­ves co­mo és­te, con­cre­ta­men­te la par­te sub­tá­rra­nea de la vi­vien­da, ofre­cien­do vi­si­tas guia­das pa­ra to­do aman­te de la his­to­ria. Eu­ge­nio nos cuen­ta par­te de los mis­te­rios y le­yen­das que se cuen­tan so­bre la vie­ja ca­sa:

“La gen­te ma­yor siem­pre ha re­la­cio­na­do la vi­vien­da con his­to­rias de fan­tas­mas. Se de­cía que la plan­ta ba­ja al­ber­gó una fá­bri­ca de ataú­des. Ha­bla­mos de un edi­fi­cio del si­glo XVII o XVIII, en el que su an­ti­guo due­ño pa­re­cía ob­se­sio­na­do con la se­gu­ri­dad, pues en­con­tra­mos nu­me­ro-

sos pa­sa­di­zos y es­tan­cias se­cre­tas en su in­te­rior. La par­te sub­te­rrá­nea es una fres­que­ra o al­ma­cén y un al­ji­be, los cua­les po­si­ble­men­te fue­ron re­uti­li­za­dos de una cons­truc­ción an­te­rior; in­clu­so po­dría ser una an­ti­gua crip­ta.

Con es­tos su­cu­len­tos da­tos y una ex­tra­ña sen­sa­ción, ba­ja­mos las an­gos­tas y hú­me­das es­ca­le­ras de la fres­que­ra, don­de mon­ta­mos nues­tro cen­tro de ex­pe­ri­men­ta­ción y pa­sa­mos una no­che que nos de­pa­ró más de una sor­pre­sa.

LA FRES­QUE­RA Y EL AL­JI­BE

Lo pri­me­ro que nos lla­mó la aten­ción de su in­te­rior son los gra­fi­tis de épo­ca que en­con­tra­mos: en el la­do oes­te, una cruz pa­té; al es­te, un he­xa­gra­ma; en el la­do sur, una gran es­vás­ti­ca. Ig­no­ra­mos quién y por qué de­ja aque­llas mar­cas en sus pa­re­des, pe­ro re­sul­tan de lo más in­quie­tan­te. En­con­tra­mos los de­pó­si­tos don­de se guar­da­ba el grano, óleos y vino y otra an­gos­ta es­ca­le­ra nos con­du­jo al gran al­ji­be.

Co­men­za­mos el ex­pe­ri­men­to en bus­ca de po­si­bles ano­ma­lías. En es­ta oca­sión nos acom­pa­ña­ban el doc­tor Án­gel Be­ní­tez y Eu­ge­nio Bel­grano. El pro­to­co­lo fue el ha­bi­tual: ba­rri­do fo­to­grá­fi­co, ba­rri­do tér­mi­co y bús­que­da de fluc­tua­cio­nes mag­né­ti­cas me­dian­te un tes­lá­me­tro. Tras dos ano­ma­lías en el al­ji­be, me re­ser­vé en ese mo­men­to su ubi­ca­ción pa­ra no con­di­cio­nar al gru­po.

23.20 h: La ta­pa de una de las cá­ma­ras se abre al mis­mo tiem­po que uno de los me­di­do­res EMF sal­ta.

23.29 h: Ini­cio de prue­ba pa­ra­fó­ni­ca, pe­que­ñas in­cur­sio­nes a par­tir del mi­nu­to 1,28 sin que sean en­ten­di­bles.

23.50 h: Ano­ma­lía en un ba­rri­do fo­to­grá­fi­co; apa­re­ce un aro lu­mi­no­so, po­si­ble in­ci­den­cia lu­mi­no­sa en la len­te.

23.52 h: Los me­di­do­res elec­tro­mag­né­ti­cos se dis­pa­ran y se pro­du­ce un des­cen­so brus­co de tem­pe­ra­tu­ra.

23.57 h: Se­gun­da prue­ba pa­ra­fó­ni­ca, pe­que­ñas mi­mo­fo­nías tras las pre­gun­tas ti­po, acom­pa­ña­das de lo que to­do el gru­po iden­ti­fi­ca con so­ni­dos de pi­sa­das y gol­pes a nues­tro al­re­de­dor, sin que ad­vir­tié­ra­mos un ori­gen po­si­ble. 00.07 h: Los dis­po­si­ti­vos de me­di­ción mues­tran po­si­ti­vos. 00.25 h: De­ci­di­mos rea­li­zar una prue­ba de ais­la­mien­to con­tro­la­do en el al­ji­be. Co­mo nos in­tere­sa­ba una opi­nión mé­di­ca an­te es­ta prue­ba, el doc­tor de­ci­dió ha­cer­la, man­te­nien­do el con­tac­to vía wal­kie con el ex­te­rior, adon­de nos des­pla­za­mos to­do el equi­po.

Des­de el ex­te­rior pu­di­mos es­cu­char có­mo Án­gel iba re­la­tan­do la ex­pe­rien­cia co­mo si de un diag­nós­ti­co mé­di­co se tra­ta­se: “Sen­sa­ción de vi­gi­lan­cia. Gol­pes. Cons­tan­tes rui­dos en la par­te su­pe­rior que co­rres­pon­de a la fres­que­ra y se en­cuen­tra va­cía y con­tro­la­da du­ran­te to­do el ais­la­mien­to. So­ni­do de arras­tre so­bre el sue­lo, eri­za­mien­to del ve­llo y so­ni­do de go­tas de agua se su­ce­den de ma­ne­ra ha­bi­tual. Cám­bios drás­ti­cos de sen­sa­cio­nes”.

Ad­vier­te que al­go pa­re­ce ha­ber­se mo­vi­do a su de­re­cha –pun­to don­de re­gis­tré la ano­ma­lía elec­tro­mag­né­ti­ca y se ha­lla una vie­ja ca­ma–. La sen­sa­ción de sen­tir­se ob­ser­va­do se reite­ra, y se pro­du­cen una se­rie de gol­pes. Des­de el ex­te­rior le co­mu­ni­co que in­ten­te que se re­pro­duz­can los gol­pes rea­li­zan­do se­ries de uno, dos y tres gol­pes. An­te la sor­pre­sa de to­dos, los gol­pes pa­re­cen te­ner res­pues­ta. Un gol­pe es res­pon­di­do con otro, dos con otros dos…

Tras 10 mi­nu­tos di­mos por fi­na­li­za­da la prue­ba de ais­la­mien­to y pro­ce­di­mos a su de­ba­te. El asom­bro em­bar­gó a to­do el equi­po y nos vino a la men­te el fe­nó­meno RAPS – gol­pes de ori­gen des­co­no­ci­do que pa­re­cen in­ter­ac­tuar con la per­so­na– y la his­to­ria de las her­ma­nas Fox.

00.43 h: Se­gun­da prue­ba de ais­la­mien­to, que reali­zo per­so­nal­men­te. Nin­gu­na sen­sa­ción, más allá de la agu­di­za­ción de los sen­ti­dos que se pro­du­ce en es­tos ex­pe­ri­men­tos. Ló­gi­ca­men­te in­ten­té re­pro­du­cir el efec­to de los gol­pes y an­te mi sor­pre­sa aque­llos so­ni­dos pa­re­cían res­pon­der a los míos, lle­gan­do a so­bre­sal­tar­me uno fuer­te que pro­ce­día del rin­cón don­de se si­tua­ba la des­ven­ci­ja­da ca­ma.

Mis­mos rui­dos en el pi­so su­pe­rior que en la an­te­rior prue­ba. Pro­ce­dí a pro­vo­car el fe­nó­meno con frases im­pe­ra­ti­vas: los gol­pes se pro­du­je­ron de ma­ne­ra tan cla­ra que el equi­po me pre­gun­tó des­de el ex­te­rior si era yo quien los ha­bía pro­du­ci­do. Tras un buen ra­to, un gran es­truen­do me­tá­li­co pro­ce­den­te de la fres­que­ra nos so­bre­sal­tó de nue­vo. Tras el aná­li­sis de los au­dios, des­ta­ca­mos va­rios cortes: Du­ran­te el ais­la­mien­to de Án­gel se re­co­ge una voz fe­me­ni­na que pa­re­ce de­cir “es­toy en la ca­ma”; en la prue­ba que rea­li­za quien es­to sus­cri­be, apa­re­cen dos in­cur­sio­nes que in­ter­pre­ta­mos co­mo “él sí la ve” y “fue­ra”, es­ta úl­ti­ma du­ran­te mi sa­li­da del al­ji­be y una vez fi­na­li­za­do el ex­pe­ri­men­to. Sin du­da, la ca­sa ga­di­ta­na del Pi­ra­ta es un lu­gar que vol­ve­re­mos a vi­si­tar pa­ra in­ten­tar re­sol­ver las mu­chas du­das que se nos pre­sen­ta­ron du­ran­te nues­tra in­ves­ti­ga­ción in si­tu.

Los fe­nó­me­nos que se pro­du­cen en las di­fe­ren­tes es­tan­cias de la ga­di­ta­na Ca­sa delPi­ra­ta ex­pli­can por qué las le­yen­das la han re­la­cio­na­do his­tó­ri­ca­men­te con los fan­tas­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.