¿Men­sa­jes se­cre­tos en GOO­GLE?

Enigmas - - DEEP WEB -

Una nue­va prác­ti­ca vi­ral ex­ten­di­da por In­ter­net cree es­tar des­cu­brien­do men­sa­jes ocul­tos en Goo­gle. Fo­ros y you­tu­bers cons­pi­ra­noi­cos ha­cen lec­tu­ras exo­po­lí­ti­cas de las res­pues­tas, aun­que no se tra­ta más que de po­ner al lí­mi­te de sus po­si­bi­li­da­des a la he­rra­mien­ta de tra­duc­ción del bus­ca­dor.

Du­ran­te si­glos exis­tió una prác­ti­ca adi­vi­na­to­ria de­no­mi­na­da bi­blio­man­cia. La ma­ne­ra de pro­ce­der era bien sen­ci­lla. El in­tere­sa­do for­mu­la­ba una pre­gun­ta so­bre su fu­tu­ro en voz al­ta y, a con­ti­nua­ción, abría al azar un li­bro. Lue­go, pa­sa­ba a leer la pri­me­ra lí­nea de una de las pá­gi­nas y con­si­de­ra­ba que ese frag­men­to ofre­cía la res­pues­ta a su in­quie­tud. En otras oca­sio­nes, el li­bro se de­ja­ba abier­to por su mi­tad fren­te a una ven­ta­na u otro lu­gar a la in­tem­pe­rie pa­ra que fue­ran las rá­fa­gas de vien­to las que pa­sa­ran las pá­gi­nas y se­ña­la­ran la res­pues­ta.

Du­ran­te cada épo­ca, los tex­tos pre­fe­ri­dos pa­ra efec­tuar es­ta adi­vi­na­ción au­to­má­ti­ca fue­ron aqué­llos más cé­le­bres y ro­dea­dos de cier­ta sa­cra­li­dad o ins­pi­ra­ción su­bli­me. Por ejem­plo, la Bi­blia. El pro­pio Agus­tín de Hi­po­na (354-430) con­fe­só ha­ber uti­li­za­do di­cha téc­ni­ca pro­fé­ti­ca en al­gu­na oca­sión. Cuan­do to­da­vía no ha­bía li­bros y sí ro­llos de pa­pi­ro co­mo en la an­ti­güe­dad gre­co­rro­ma­na, se prac­ti­có la ho­me­ro­man­cia, ha­cien­do va­ti­ci­nios a tra­vés de los ver­sos de la Ilia­da. Se tra­ta­ba de nu­me­rar las lí­neas y se­lec­cio­nar un nú­me­ro al azar pa­ra la con­tes­ta­ción.

Hoy día nues­tro gran orácu­lo es Goo­gle, a él acu­di­mos en bus­ca de to­da cla­se de res­pues­tas y pa­ra sa­ciar nues­tras du­das. Es un ins­tru­men­to cer­cano y po­de­ro­so que ca­si for­ma par­te de no­so­tros mis­mos. Por tan­to, no re­sul­ta na­da ex­tra­ño que en torno a él sur­jan le­yen­das ur­ba­nas y la creen­cia de que ate­so­ra men­sa­jes ocul­tos, úni­ca­men­te ac­ce­si­bles pa­ra quie­nes sa­ben leer­los o co­no­cen las cla­ves pa­ra mos­trar­los.

Si­guien­do esa lí­nea de pen­sa­mien­to, se ha pues­to de mo­da en In­ter­net la prác­ti­ca de son­sa­car a Goo­gle pre­sun­tos men­sa­jes ocul­tos, prin­ci­pal­men­te, ha­cien­do uso de su tra­duc­tor. HAWAIANO: Al­gu­nos usua­rios des­cu­brie­ron que al es­cri­bir la pa­la­bra “dog” –“pe­rro” en in­glés– una vein­te­na de ve­ces se­gui­da y es­co­ger la tra­duc­ción del hawaiano al in­glés, el re­sul­ta­do ob­te­ni­do pa­re­cía de lo más in­quie­tan­te: “El Re­loj del Jui­cio Fi­nal es­tá a tres mi­nu­tos de las do­ce. Es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do per­so­na­jes y un de­sa­rro­llo dra­má­ti­co en el mun­do, lo que in­di­ca que nos es­ta­mos acer­can­do cada vez más a los tiem­pos fi­na­les y el re­gre­so de Je­sús”.

Igual­men­te, al es­cri­bir cin­co ve­ces se­gui­das “um­mo” y tra­du­cir el tex­to del hawaiano al es­pa­ñol, ob­te­ne­mos “pa­ra los hi­jos de Is­rael”, lo que ha­ce las de­li­cias de los teó­ri­cos de la cons­pi­ra­ción exo­po­lí­ti­ca y an­ti­sio­nis­ta.

En esa mis­ma óp­ti­ca cons­pi­ra­noi­ca, la ca­de­na “nw on­won­won­won­won­won­won­won­won­won­won­won­won won­won­won­wo”, en alu­sión al Nue­vo Or­den Mun­dial, de­vuel­ve del hawaiano al es­pa­ñol la fra­se “han si­do com­ple­ta­men­te se­lec­cio­na­dos”. RU­MANO: La con­ver­sión del ru­mano al es­pa­ñol tam­bién arro­ja con­te­ni­dos tam­bién muy su­ge­ren­tes pa­ra

al­gu­nos usua­rios. Las sí­la­ba “pe” en di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes y re­pe­ti­cio­nes mues­tra re­fe­ren­cias a la na­ción de Is­rael, el ju­daís­mo y el cris­tia­nis­mo. Re­cor­de­mos que la ra­na Pe­pe es un me­me con con­no­ta­cio­nes má­gi­cas y muy li­ga­do a la ex­tre­ma de­re­cha nor­te­ame­ri­ca­na. Por eso, las sí­la­bas que for­man su nom­bre no re­sul­tan ba­na­les. LA EX­PLI­CA­CIÓN: Se pue­de se­guir ju­gan­do a cap­ta­ción de men­sa­jes eso­té­ri­cos ha­cien­do uso de otros idio­mas cuan­to más exó­ti­cos me­jor. Pe­ro los ex­per­tos ex­pli­can que no exis­te nin­gún po­der en la sombra trans­mi­tien­do con­sig­nas. Sim­ple­men­te, se tra­ta del al­go­rit­mo de Goo­gle y las li­mi­ta­cio­nes de los ma­te­ria­les in­ter­nos de ba­se que usa en la tra­duc­ción. Así, Sean Col­bath, de BBN Tech­no­lo­gies, com­pro­bó que los idio­mas que acu­mu­lan las res­pues­tas más enig­má­ti­cas son el so­ma­lí, hawaiano y mao­rí. Jus­to aque­llos len­gua­jes que dis­po­nen de me­nos fuen­tes tra­du­ci­das en otros idio­mas co­mo el in­glés o el es­pa­ñol. En­tre esas po­cas fuen­tes dis­po­ni­bles a las que Goo­gle pue­de acu­dir pa­ra ha­cer tra­du­cir au­to­má­ti­ca­men­te es­tá la Bi­blia, de la que hay ver­sio­nes en prác­ti­ca­men­te to­dos los idio­mas del pla­ne­ta. Esas ver­sio­nes del An­ti­guo y Nue­vo Tes­ta­men­to ha­brían si­do uti­li­za­das pa­ra el adies­tra­mien­to del al­go­rit­mo y, por tal mo­ti­vo, po­dría dar­se una cier­ta ten­den­cia a de­vol­ver res­pues­tas con ses­go bí­bli­co en las con­sul­tas más ex­tre­mas y fue­ra de con­tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.