Dr. Fran­kens­tein…

Enigmas - - EDITORIAL -

Mary Wolls­to­ne­craft God­win, ya co­mo Mary She­lley, re­tra­tó a la cria­tu­ra co­mo na­die; y cuan­do ha­blo de la cria­tu­ra me re­fie­ro a ese ser hu­mano en­lo­que­ci­do que jue­ga a ser Dios re­su­ci­tan­do un cuer­po he­cho de re­ta­les. Pe­ro Fran­kens­tein exis­tió. Se lla­ma­ba An­drew Cros­se y era cien­tí­fi­co. En el in­vierno de 1837, en Fy­ne Court, In­gla­te­rra, reali­zó un lo­gro que ha ser­vi­do, más de un si­glo y me­dio des­pués, pa­ra que la cien­cia de las hi­pó­te­sis pa­se a la de las te­sis. La tor­men­ta caía con fuer­za so­bre el vie­jo te­cha­do de la gran man­sión. En la se­gun­da plan­ta, Cros­se tra­ba­ja­ba en su la­bo­ra­to­rio. So­bre un ar­ma­zón de ma­de­ra ha­bía cons­trui­do un “em­bu­do de Wod­ge­wood” y un go­te­ro que fil­tra­ba lí­qui­do so­bre una pie­dra elec­tri­fi­ca­da de for­ma con­ti­nua. El con­jun­to es­ta­ba limpio, de­sin­fec­ta­do y ais­la­do. Y así, de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, se pre­ci­pi­ta­ron los acon­te­ci­mien­tos: “A los 14 días de co­men­zar el ex­pe­ri­men­to ob­ser­vé a tra­vés de la len­te unas pe­que­ñas car­no­si­da­des blan­que­ci­nas que sa­lían del cen­tro de la pie­dra elec­tri­fi­ca­da. El de­ci­moc­ta­vo día cre­cie­ron, emi­tien­do sie­te u ocho fi­la­men­tos. El vi­gé­si­mo día es­tas for­ma­cio­nes ha­bían to­ma­do el as­pec­to de in­sec­tos per­fec­tos, dis­pues­tos en po­si­ción li­neal so­bre al­gu­nos pe­los que pa­re­cían cons­ti­tuir su co­la”. La his­to­ria se­ría de­ma­sia­do lar­ga pa­ra es­te es­pa­cio, pe­ro Cros­se creó vi­da de la na­da y por ello fue apar­ta­do del en­torno cien­tí­fi­co. Hoy, com­ple­ta­men­te ol­vi­da­do, ya­ce ba­jo una lá­pi­da gris, en la que al­guien gra­bó tiem­po atrás la fra­se The Elec­tri­cian. De­mos­tró que era po­si­ble; hoy son otros los que quie­ren se­guir sus pa­sos, pe­ro a una es­ca­la ma­yor…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.