EL CA­MINO DE LAS BRU­JAS

Los días 13, 14 y 15 de ju­lio de 2018 se reali­zó una nue­va Ru­ta del Mis­te­rio or­ga­ni­za­da por Pris­ma Publicaciones y la re­vis­ta ENIG­MAS; en es­ta oca­sión, una es­ca­pa­da a la Es­pa­ña de los pro­ce­sos in­qui­si­to­ria­les, la bru­je­ría y las le­yen­das y mi­tos de tie­rras

Enigmas - - SEÑALES - TEX­TO Ós­car He­rra­dón

Zu­ga­rra­mur­di es un pue­blo que co­no­cen bien los au­to­res es­pe­cia­li­za­dos en bru­jo­ma­nía y ar­tes de­mo­nía­cas. Tras el éxi­to de la pe­lí­cu­la Las Bru­jas de Zu­ga­rra­mur­di, di­ri­gi­da por Álex de la Igle­sia en 2013, la pe­que­ña lo­ca­li­dad, ca­si en el lí­mi­te de la fron­te­ra con Fran­cia, se ha con­ver­ti­do en un re­cla­mo tu­rís­ti­co de pri­mer or­den. No es pa­ra me­nos. Tras la vi­si­ta obli­ga­da al Mu­seo de Bru­je­ría del pue­blo, nos di­ri­gi­mos ha­cia las fa­mo­sas cue­vas bau­ti­za­das en co­mo “la Ca­te­dral del Diablo”, don­de si­glos atrás cuen­ta la tra­di­ción que las “bru­jas” se reunían pa­ra rea­li­zar sus aque­la­rres, en unas ce­re­mo­nias pre­si­di­das por el ma­ligno –que to­ma­ba la for­ma de un ma­cho ca­brío ne­gro– don­de las acó­li­tas de Sa­tán se en­tre­ga­ban a to­do ti­po de ex­ce­sos en me­dio de un éx­ta­sis alu­ci­nó­geno y se­xual. Al me­nos eso les obli­ga­ron a de­cir en los jui­cios de la In­qui­si­ción.

Cuan­do uno ba­ja las es­ca­le­ras de ma­de­ra que con­du­cen al in­te­rior de la cue­va, un ca­lor in­ten­so, hú­me­do y pe­ga­jo­so, ver­da­de­ro mi­cro­cli­ma de aquel es­pa­cio, lo in­va­de to­do… se­guir bajando pa­ra aca­bar ano­na­da­do con un pai­sa­je que pa­re­ce de otro mun­do, co­mo si uno si­guie­ra al co­ne­jo de Alicia y pa­sa­ra a otra di­men­sión. Her­mo­so y a la vez in­quie­tan­te. No es de ex­tra­ñar que unos hom­bres fa­ná­ti­cos y te­me­ro­sos de Dios cre­ye­ran que en aquel pa­ra­je el in­fierno to­ma­ba for­ma en la tie­rra –ver recuadro–.

SAN MI­GUEL DE ARA­LAR

De­ja­mos atrás la Es­pa­ña de los au­tos de fe pa­ra re­gre­sar al ho­tel en el her­mo­so pue­blo de Eli­zon­do, en pleno Va­lle del Baz­tán, pro­te­gi­do por el Ba­sa­jaun, el “ye­ti na­va­rro”. A la ma­ña­na si­guien­te nos es­pe­ra­ba la ci­ma del mon­te Art­xue­ta, en la sie­rra de Ara­lar, don­de, des­de ha­ce más de mil años, vi­gi­la des­de las al­tu­ras el san­tua­rio de San Mi­guel in Ex­cel­sis. Em­pla­za­do en un lu­gar de po­der, fue cons­trui­do en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XI co­mo am­plia­ción de un edi­fi­cio ro­má­ni­co un si­glo an­te­rior. El san­tua­rio es muy co­no­ci­do por el lla­ma­do Re­ta­blo de Ara­lar, una obra de dos me­tros de lon­gi­tud por 1,14 de al­tu­ra que pre­si­de el pres­bi­te­rio, obra maes­tra del ro­má­ni­co con­for­ma­da por un fron­tal de es­mal­tes y cris­tal de ro­ca que en 1979 fue ro­ba­do por el fa­mo­so la­drón de ar­te Eric “El Bel­ga”, sien­do res­tau­ra­do y de­vuel­to al san­tua­rio en 1991.

Lo que más lla­ma la aten­ción en el in­te­rior de es­te aus­te­ro, so­brio, pe­ro im­pre­sio­nan­te tem­plo, es la ima­gen de San Mi­guel, un re­li­ca­rio del si­glo XVIII de pla­ta so­bre­do­ra­da que re­pre­sen­ta al ar­cán­gel con las alas des­ple­ga­das y los bra­zos en al­to sos­te­nien­do una cruz don­de se guar­da una an­ti­gua ta­lla de ma­de­ra, una re­li­quia que, re­za la le­yen­da, fue de­ja­da por el pro­pio San Mi­guel en di­cho lu­gar tras ma­tar a un dra­gón y que es ve­ne­ra­da por to­do el pue­blo na­va­rro. De he­cho, la ima­gen –o al me­nos su ré­pli­ca– re­co­rre do­ce­nas de lo­ca­li­da­des na­va­rras to­das las pri­ma­ve­ras en un ac­to de de­vo­ción sin igual. La ta­lla es co­no­ci­da tam­bién co­mo “el san­to con es­ca­fan­dra” –ver recuadro–, y to­do el en­torno es­tá mar­ca­do, co­mo la mis­ma re­li­quia, por la le­yen­da y la tra­di­ción que se pier­de en tiem­pos in­me­mo­ria­les.

SAN­TA MA­RÍA DE EUNATE

Des­pués pu­si­mos rum­bo a nues­tro pró­xi­mo y úl­ti­mo des­tino, la igle­sia ro­má­ni­ca de San­ta Ma­ría de Eunate, desafian­te en pleno cam­po a dos ki­ló­me­tros de Mu­ru­zá­bal, tam­bién en tie­rras na­va­rras. Cons­trui­da en la se­gun­da mi­tad del si­glo XII, muy cer­ca de don­de con­flu­yen el ca­mino de San­tia­go

No es de ex­tra­ñar que unos hom­bres fa­ná­ti­cos y te­me­ro­sos de Dios cre­ye­ran que en aquel pa­ra­je el in­fierno to­ma­ba for­ma so­bre la tie­rra

que lle­ga de Som­port y el que lle­ga des­de Ron­ces­va­lles, se cree que pu­do ser un hos­pi­cio pa­ra pe­re­gri­nos o le­van­tar­se so­bre un an­ti­guo hos­pi­tal de la ru­ta ja­co­bea, una suer­te de fa­ro-guía pa­ra los ca­mi­nan­tes, de lin­ter­na arquitectónica en la que el fue­go siem­pre se man­te­nía en­cen­di­do pa­ra que, por las no­ches, los pe­re­gri­nos ha­lla­ran un pun­to de re­fe­ren­cia.

De plan­ta oc­to­go­nal im­per­fec­ta, sor­pren­de por su ga­le­ría por­ti­ca­da de 33 ar­cos con ca­pi­te­les de­co­ra­dos al es­ti­lo de un bes­tia­rio me­die­val, y tam­bién por­que po­see un áb­si­de pen­ta­go­nal y una to­rre­ta de plan­ta cua­dra­da ado­sa­da al la­do de la na­ve de la Epís­to­la que rom­pe la ar­mo­nía. El he­cho de la si­tua­ción ais­la­da del mo­nu­men­to y su par­ti­cu­lar plan­ta ha su­ge­ri­do di­ver­sas hi­pó­te­sis, en­tre ellas la de que se tra­ta­ría de una er­mi­ta eri­gi­da por los tem­pla­rios, pro­ba­ble­men­te una en­co­mien­da.

Uno de los ele­men­tos que más lla­ma la aten­ción del tem­plo es su pór­ti­co ro­má­ni­co que es, ade­más, co­mo nos con­tó nues­tro com­pa­ñe­ro Juan Ig­na­cio Cues­ta, un ma­pa de las estrellas. Cuen­ta una le­yen­da que el rey Sa­lo­món en­tre­gó los res­tos de la rei­na de Sa­ba a los tem­pla­rios pa­ra que los en­te­rra­sen en un lu­gar del ca­mino de San­tia­go. Pa­ra man­te­ner se­cre­to el en­cla­ve, el mo­nar­ca les dio tam­bién un có­di­go se­cre­to que los ca­ba­lle­ros de la Or­den es­cul­pi­rían en los dos

pór­ti­cos ge­me­los de Eunate y san Mi­guel de Ol­coz –si­tua­do a seis ki­ló­me­tros–, am­bas por­ta­das idén­ti­cas aun­que in­ver­ti­das, con su par­ti­cu­lar le­yen­da cada una.

Tam­bién la bru­je­ría sal­pi­ca las tra­di­cio­nes so­bre es­te lu­gar, un au­tén­ti­co li­bro en pie­dra de sim­bo­lis­mo, lleno de mar­cas de can­te­ría y la su­pues­ta re­pre­sen­ta­ción del Bap­ho­met en la ci­ta­da por­ta­da, la ex­tra­ña dei­dad de ori­gen egip­cio que ado­ra­ban los tem­pla­rios –o al me­nos los acu­sa­ron de ello una vez que se ini­ció su per­se­cu­ción en el si­glo XIV–.

Un iti­ne­ra­rio má­gi­co, mar­ca­do por la hue­lla de pro­ce­sos ig­no­mi­nio­sos en nom­bre de una fe enaje­na­da, don­de lo pa­gano per­vi­ve di­si­mu­la­do en las ce­re­mo­nias ofi­cia­les, en el que los ecos del pa­sa­do nos ha­blan de gi­gan­tes, ser­pien­tes ala­das, aque­la­rres y ce­re­mo­nias ini­ciá­ti­cas.

Un via­je pa­ra re­pe­tir que re­co­men­da­mos im­pe­rio­sa­men­te a to­dos nues­tros lec­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.