TRAS­PLAN­TE DE RE­CUER­DOS

Enigmas - - CIENCIA AL LÍMITE -

¿Po­de­mos tras­fe­rir la me­mo­ria en­tre dos ani­ma­les co­mo si de una sus­tan­cia bio­quí­mi­ca se tra­ta­se? Los cien­tí­fi­cos están desa­rro­llan­do in­no­va­do­res pro­ce­di­mien­tos pa­ra con­se­guir­lo y creen ha­ber ha­lla­do una pri­me­ra cla­ve fun­da­men­tal en el ARN de las cé­lu­las.

En la pe­lí­cu­la Men­te im­pla­ca­ble, pro­ta­go­ni­za­da por Ke­vin Cost­ner, los re­cuer­dos y se­cre­tos que al­ber­ga en su ca­be­za un agen­te fa­lle­ci­do de la CIA son trans­fe­ri­dos a un pe­li­gro­so con­vic­to pa­ra que con­clu­ya la mi­sión que el di­fun­to no pu­do fi­na­li­zar. La fic­ción siem­pre ha es­pe­cu­la­do con los tras­plan­tes de me­mo­ria y aho­ra la cien­cia es­tá dan­do pa­sos pa­ra que sea una reali­dad. Al me­nos a es­ca­la ex­pe­ri­men­tal y con al­gu­nos ani­ma­les.

Un equi­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les –UCLA– se ha pues­to ma­nos a la obra y ha desa­rro­lla­do una téc­ni­ca pa­ra im­plan­tar la me­mo­ria de un ca­ra­col ma­rino a otro uti­li­zan­do su ARN. Ha­ce tiem­po que­dó de­mos­tra­do que el áci­do ri­bo­nu­clei­co in­flu­ye en los re­cuer­dos a lar­go pla­zo de ca­ra­co­les, ra­to­nes y ra­tas, pues­to que el ARN ac­túa so­bre el ADN en­vian­do men­sa­jes y se­ña­lan­do qué ge­nes de la cé­lu­la hay que ac­ti­var y des­ac­ti­var.

Co­no­ce­do­res de es­te pro­ce­so, los in­ves­ti­ga­do­res de la UCLA en­tre­na­ron a un gru­po de ca­ra­co­les ma­ri­nos Aply­sia ca­li­for­ni­ca pa­ra que ad­qui­rie­ran un me­ca­nis­mo de de­fen­sa. Apli­ca­ron a los ani­ma­les pe­que­ñas des­car­gas eléc­tri­cas en sus co­las has­ta que apren­die­ron a con­traer­las co­mo reac­ción pro­tec­to­ra. Po­co a po­co, los ca­ra­co­les más ve­te­ra­nos en es­te adies­tra­mien­to ter­mi­na­ron in­cor­po­ran­do un re­fle­jo con­di­cio­na­do que les du­ra­ba 50 se­gun­dos. En cam­bio, quie­nes re­ci­bían des­car­gas por pri­me­ra vez, ape­nas man­te­nían re­traí­das sus co­las un se­gun­do.

En es­te pun­to del ex­pe­ri­men­to el equi­po cien­tí­fi­co pro­ce­dió a efec­tuar la trans­fe­ren­cia de me­mo­ria. To­ma­ron el ARN de los ca­ra­co­les ins­trui­dos y lo in­yec­ta­ron en ca­ra­co­les que nun­ca ha­bían si­do ex­pues­tos a un shock eléc­tri­co. Cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res apli­ca­ron des­car­gas a los ca­ra­co­les con áci­do ri­bo­nu­clei­co re­cién im­plan­ta­do, su­ce­dió la sor­pre­sa: con­tra­je­ron sus co­las unos 40 se­gun­dos.

Pa­ra ase­gu­rar­se de que la ra­zón de ese com­por­ta­mien­to re­si­día en el áci­do ri­bo­nu­clei­co, el equi­po de UCLA hi­zo una se­gun­da com­pro­ba­ción. Me­di­có con una sus­tan­cia a los ca­ra­co­les con im­plan­te pa­ra que los mar­ca­do­res quí­mi­cos del ARN no ope­ra­ran so­bre el ADN y, ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de es­te tra­ta­mien­to, no se pro­du­jo trans­fe­ren­cia de me­mo­ria. Los ca­ra­co­les con­tra­je­ron sus co­las tan só­lo un se­gun­do. No ha­bían agre­ga­do los re­cuer­dos a lar­go pla­zo.

Las pri­me­ras con­clu­sio­nes re­sul­tan muy re­ve­la­do­ras. Tra­di­cio­nal­men­te se ha con­si­de­ra­do que la me­mo­ria de am­plia du­ra­ción se al­ma­ce­na­ba en la si­nap­sis neu­ro­nal, es de­cir, las zo­nas de co­ne­xión en­tre los ex­tre­mos de las cé­lu­las ce­re­bra­les. Sin em­bar­go, el tra­ba­jo con los ca­ra­co­les ma­ri­nos in­du­ce a pen­sar que las mo­lé­cu­las de ARN desem­pe­ñan un pa­pel fun­da­men­tal en el asun­to y no su­fi­cien­te­men­te ad­ver­ti­do con an­te­rio­ri­dad. En pa­la­bras del in­ves­ti­ga­dor del es­tu­dio, el pro­fe­sor Da­vid Glanz­man, “si los re­cuer­dos se al­ma­ce­na­sen en las si­nap­sis, nues­tro ex­pe­ri­men­to no hu­bie­se fun­cio­na­do”. Con to­do, el pro­pio Glanz­man se en­car­ga de ma­ti­zar el al­can­ce de la me­mo­ria trans­fe­ri­da: “De lo que es­ta­mos ha­blan­do son de ti­pos muy es­pe­cí­fi­cos de re­cuer­dos, no de aque­llos que alu­den a lo que me su­ce­dió en mi cum­plea­ños, o quién es el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos”. La me­mo­ria sus­cep­ti­ble de ser im­plan­ta­da se­ría aque­lla de ín­do­le más ins­tin­ti­va y emo­cio­nal co­mo el re­fle­jo con­di­cio­na­do ad­qui­ri­do por los ca­ra­co­les, y no tan­to da­tos con­cre­tos fru­to de una ex­pe­rien­cia de vi­da.

A pe­sar de es­ta li­mi­ta­ción, tal vez ca­bría po­der em­plear­la pa­ra ayu­dar a su­pe­rar el es­trés pos­trau­má­ti­co. Aun­que lo que se en­sa­ya con ani­ma­les es só­lo una ver­sión sim­pli­fi­ca­da del pro­ble­ma. Un ca­ra­col ma­rino po­see unas 20.000 neu­ro­nas en su sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, mien­tras que los hu­ma­nos dis­po­ne­mos de unos cien mil mi­llo­nes. Con to­do, si la vía de in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye a me­dio pla­zo exi­to­sa­men­te ha­bi­li­tan­do un sis­te­ma pa­ra trans­fe­rir la me­mo­ria en­tre per­so­nas, es­te es­tu­dio de UCLA tam­bién for­ma­rá par­te de nues­tros re­cuer­dos más pre­cia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.