LOS NUE­VOS FRAN­KENS­TEIN

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Juan Jo­sé Sán­chez-Oro

La cien­cia pa­re­ce es­tar cada vez más cer­ca de ha­cer reali­dad aque­llo que pre­co­ni­zó la escritora bri­tá­ni­ca Mary She­lley en su no­ve­la Fran­kens­tein ha­ce dos si­glos. ¿Es­ta­mos en con­di­cio­nes de crear hu­ma­nos ar­ti­fi­cial­men­te? Los avan­ces en es­te sen­ti­do re­sul­tan tan pro­me­te­do­res co­mo in­quie­tan­tes. Las vías ac­tua­les pa­ra lo­grar­lo son va­ria­das, pe­ro re­ple­tas de po­si­bi­li­da­des de éxi­to.

¿ES­TA­MOS EN CON­DI­CIO­NES DE CREAR HU­MA­NOS AR­TI­FI­CIAL­MEN­TE? LOS AVAN­CES EN ES­TE SEN­TI­DO RE­SUL­TAN TAN PRO­ME­TE­DO­RES CO­MO IN­QUIE­TAN­TES. NUN­CA AN­TES EN LA HIS­TO­RIA DE NUES­TRA ES­PE­CIE HE­MOS ES­TA­DO TAN CER­CA DE CUM­PLIR EL SUE­ÑO DEL DOC­TOR FRAN­KENS­TEIN, DEL RA­BINO JU­DAH LOEW Y SU LE­GEN­DA­RIO GO­LEM DE PRA­GA O DEL HO­MÚNCU­LO DE LOS AL­QUI­MIS­TAS. LAS VÍAS AC­TUA­LES PA­RA LO­GRAR­LO SON VA­RIA­DAS, PE­RO RE­PLE­TAS DE PO­SI­BI­LI­DA­DES DE ÉXI­TO.

Ju­gar a ser Dios. Si lo mi­ra­mos con cier­ta aten­ción no sue­na tan des­ca­be­lla­do. El hom­bre a lo lar­go de su acer­vo cul­tu­ral ha abri­ga­do siem­pre el de­seo de con­ce­bir se­res hu­ma­nos por de­rro­te­ros no na­tu­ra­les. To­do ha de­pen­di­do de la ma­ne­ra en que, den­tro de cada eta­pa de la his­to­ria, se ha­ya in­ter­pre­ta­do el ori­gen de la vi­da hu­ma­na. En el Gé­ne­sis y otras tra­di­cio­nes an­ti­guas se con­si­de­ra­ba que pro­ve­nía­mos del ba­rro. Ese era el in­gre­dien­te ori­gi­nal, la ma­te­ria pri­ma en la cual re­si­día uno de las cla­ves de nues­tra exis­ten­cia. El da­to no pa­só des­aper­ci­bi­do, so­bre to­do des­pués de ha­ber si­do re­ve­la­do por un tex­to sa­gra­do, y los ju­díos desa­rro­lla­ron to­da una lí­nea de pen­sa­mien­to mís­ti­co y le­gen­da­rio en torno a una cria­tu­ra lla­ma­da Go­lem que, a se­me­jan­za de lo he­cho por Yah­vé, com­bi­na­ba el ba­rro pri­mor­dial de la ori­lla de un río con el há­li­to vi­tal que lo trans­mu­ta­ba en ser vi­vo. De­be­mos al ja­si­dis­mo ale­mán del si­glo XII y XIII la pri­me­ra men­ción del Go­lem co­mo fa­bri­ca­ción de un hom­bre ar­ti­fi­cial gra­cias al buen ha­cer del sa­bio Ra­va y su par­ti­cu­lar lec­tu­ra del li­bro ca­ba­lís­ti­co Sé­fer Yet­zi­rah, el Li­bro de la Crea­ción. La Cá­ba­la moderna pos­te­rior de los si­glos XVIII y XIX reunió la ma­gia an­tro­poi­de y las téc­ni­cas mís­ti­cas de ele­va­ción del al­ma pa­ra pro­fun­di­zar en el con­cep­to de Go­lem y nu­trir con él le­yen­das co­mo la del ra­bino Ju­dah Loew, de Pra­ga. Re­la­to és­te del ra­bino y su Go­lem, por otra par­te, que ca­re­ce de fun­da­men­to his­tó­ri­co y que, se­gún las más re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes, pa­re­ce ha­ber­se in­tro­du­ci­do en la ciu­dad muy tar­día­men­te, por in­fluen­cia de una na­rra­ción ori­gi­na­ria de Var­so­via.

Den­tro de los pa­rá­me­tros re­li­gio­sos ju­díos, la crea­ción de un Go­lem no pre­ten­día desafiar el po­der de Yah­vé, sino que in­di­ca­ba la cul­mi­na­ción del ci­clo de ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­tos por par­te de un ini­cia­do. No en vano, una proeza de tal ca­li­bre que­da­ba en las ma­nos úni­cas de quie­nes ha­bían con­se­gui­do ac­ce­der a la par­te más su­bli­me y ocul­ta del sa­ber hu­mano y di­vino, dis­cer­ni­mien­to que co­rres­pon­de­ría en ex­clu­si­va a unos po­cos ele­gi­dos y es­for­za­dos ra­bi­nos.

En la mis­ma lí­nea de crear se­res hu­ma­nos ar­ti­fi­cial­men­te co­mo se­ñal de ele­va­ción in­te­lec­tual te­ne­mos el ho­múncu­lo de los al­qui­mis­tas. Aquí, el ori­gen de la vi­da se en­ten­día co­mo li­ga­do al se­men en com­bi­na­ción con la ma­te­ria trans­mu­ta­ble. Los al­qui­mis­tas con­ce­bían el me­dio fí­si­co al mo­do de un or­ga­nis­mo ani­ma­do, sus­cep­ti­ble de es­tar con­ta­mi­na­do, pu­ri­fi­car­se, cre­cer, evo­lu­cio­nar y re­pro­du­cir­se. En ese sen­ti­do, Al­ber­to Magno, ya en el si­glo XIII, de­fi­nió a los al­qui­mis­tas co­mo au­tén­ti­cos mé­di­cos de la ma­te­ria. El ho­múncu­lo se­ría uno de los in­ten­tos de con­fir­mar ese plan­tea­mien­to y ex­plo­rar la fa­bri­ca­ción de vi­da hu­ma­na. En los ma­nus­cri­tos me­die­va­les y mo­der­nos abun­dan las re­ce­tas pa­ra crear hom­bre­ci­llos en ma­tra­ces mez­clan­do pin­to­res­cos in­gre­dien­tes. Ya­bir, por ejem­plo, re­co­men­da­ba de­jar pu­drir el es­per­ma hu­mano en un re­ci­pien­te es­fé­ri­co su­mer­gi­do en agua ti­bia. Lue­go, es­te en­va­se se ha­cía gi­rar si­guien­do la tra­yec­to­ria de los cuer­pos ce­les­tes pa­ra pre­ñar de ar­mo­nía el ex­pe­ri­men­to y co­nec­tar el ma­cro­cos­mos con el mi­cro­cos­mos. Pa­ra­cel­so, a su vez, aña­dió a es­ta fór­mu­la de la pu­tre-

En los ma­nus­cri­tos me­die­va­les abun­dan las re­ce­tas pa­ra crear hom­bre­ci­llos en ma­tra­ces mez­clan­do pin­to­res­cos in­gre­dien­tes

fac­ción del se­men, su ca­len­ta­mien­to me­dian­te es­tiér­col de caballo du­ran­te cua­ren­ta días, tras lo cual sur­gi­rá un cuer­po trans­pa­ren­te de as­pec­to hu­mano que co­men­za­rá a mo­ver­se. Cua­tro se­ma­nas más de re­po­so y su ali­men­ta­ción con una tin­tu­ra ela­bo­ra­da me­dian­te san­gre hu­ma­na, con­se­gui­rán ob­te­ner un au­tén­ti­co ni­ño vi­vo con to­das sus ex­tre­mi­da­des, aun­que de un in­fe­rior ta­ma­ño al na­ci­do de una mu­jer. El ho­múncu­lo po­drá ser en­ton­ces edu­ca­do co­mo cual­quier otro in­fan­te pa­ra con­ver­tir­lo en un ser ple­na­men­te in­te­li­gen­te.

El des­cu­bri­mien­to y ma­ni­pu­la­ción tec­no­ló­gi­ca de la elec­tri­ci­dad, de nue­vo, hi­zo creer que la raíz de la vi­da hu­ma­na gi­ra­ba en torno a ella. Los ex­pe­ri­men­tos gal­vá­ni­cos que a tra­vés de des­car­gas eléc­tri­cas ha­cían con­traer y es­ti­rar las pa­tas de ra­nas en un la­bo­ra­to­rio, di­fun­die­ron la hi­pó­te­sis de que el flui­do vi­tal que ani­ma­ba nues­tra exis­ten­cia te­nía una ba­se eléc­tri­ca. De esa idea be­bió Mary She­lley pa­ra ela­bo­rar su cé­le­bre Fran­kens­tein. Una cria­tu­ra cu­yo so­plo de vi­da re­su­ci­ta­dor pro­ve­nía de re­ci­bir un po­ten­te re­lám­pa­go.

CÉ­LU­LAS MA­DRE: HA­CIA EL PUZ­LE HU­MANO

Has­ta la in­ven­ción del mi­cros­co­pio du­ran­te el si­glo XVII no se des­cu­brie­ron las cé­lu­las. El ha­llaz­go cau­só to­da una re­vo­lu­ción por­que ve­nía a de­cir que la vi­da, en reali­dad, es­tá com­pues­ta de “mi­cro­vi­das”. Nues­tra ma­te­ria vi­va no cons­ti­tu­ye una uni­dad mo­no­lí­ti­ca sino que su exis­ten­cia de­pen­de de la in­fi­ni­dad de mi­núscu­los mi­cro­or­ga­nis­mos que la pue­blan y es­truc­tu­ran. Cada hu­mano re­sul­ta así una cria­tu­ra com­pues­ta por mi­llo­nes de otras di­mi­nu­tas cria­tu­ras au­tó­no­mas pe­ro in­ter­de­pen­dien­tes. So­mos un uni­ver­so de se­res. Un eco­sis­te­ma re­ple­to de fau­na mi­cros­có­pi­ca gra­cias a cu­ya vi­da no­so­tros vi­vi­mos.

¿Có­mo afec­tó es­ta no­ve­do­sa con­cep­ción bio­ló­gi­ca al an­he­lo de fa­bri­car hu­ma­nos? Pues el si­guien­te gran sal­to pa­ra res­pon­der a la pre­gun­ta ocu­rrió ha­cia 1950, cuan­do co­men­za­ron a iden­ti­fi­car­se las de­no­mi­na­das cé­lu­las ma­dre, es de­cir, esas cé­lu­las que, a par­tir de su di­vi­sión y re­pro­duc­ción, pro­veen el res­to de las cé­lu­las de nues­tro cuer­po. Es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos son tre­men­da­men­te ver­sá­ti­les, pues­to que ate­so­ran la pro­pie­dad de di­fe­ren­ciar­se y dar lu­gar a los dis­tin­tos ti­pos de te­ji­do corporal y or­gá­ni­co que ne­ce­si­ta­mos. Una mis­ma cé­lu­la ma­dre pue­de ge­ne­rar piel, te­ji­do car­día­co, ner­vio­so, mus­cu­lar… en fun­ción del en­torno don­de se la ha­ga cre­cer. Se­me­jan­te po­ten­cia­li­dad ha col­ma­do de op­ti­mis­mo a to­da una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción en­fo­ca­da al cul­ti­vo en la­bo­ra­to­rio de ór­ga­nos hu­ma­nos, los cua­les, una vez com­ple­ta­do su de­sa­rro­llo, po­drían ser tras­plan­ta­dos sin ne­ce­si­dad de acu­dir a do­nan­tes.

Por es­ta vía y len­ta­men­te, se es­tá tran­si­tan­do ha­cia la pro­duc­ción de piel, ri­ño­nes, te­ji­do mus­cu­lar, co­ra­zo­nes, et­cé­te­ra, en com­bi­na­ción con la bio­in­ge­nie­ría de im­pre­so­ras 3D. Unos dis­po­si­ti­vos que, igual­men­te, pre­ten­den fa­bri­car te­ji­dos y ór­ga­nos uti­li­zan­do las cé­lu­las es­pe­cí­fi­cas a mo­do de bio­tin­ta. Con am­bos pro­ce­di­mien­tos de cé­lu­las ma­dre y bio­im­pre­sión 3D, la cien­cia tra­ba­ja pa­ra crear en el la­bo­ra­to­rio to­das las par­tes del cuer­po hu­mano por se­pa­ra­do. En el más ideal y to­da­vía utó­pi­co de los ca­sos, esos ór­ga­nos cul­ti­va­dos o bio­im­pre­sos po­drían en­sam­blar­se uno jun­to al otro has­ta com­ple­tar un in­di­vi­duo. Un ser hu­mano nue­vo, na­ci­do a par­tir de un au­tén­ti­co puz­le bio­ló­gi­co.

Con­ti­nuan­do es­ta lí­nea de tra­ba­jos, en 2015 fue anun­cia­do por la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio el re­sul­ta­do de uno de los ex­pe­ri­men­tos más am­bi­cio­sos. Gra­cias al em­pleo de cé-

lu­las ma­dre de piel hu­ma­na adul­ta, el equi­po de cien­tí­fi­cos ge­ne­ró en la­bo­ra­to­rio un or­ga­noi­de ce­re­bral com­ple­to equi­va­len­te al de un fe­to hu­mano con cin­co se­ma­nas de edad. Las cé­lu­las ma­dre plu­ri­po­ten­tes pro­du­je­ron te­ji­do neu­ral has­ta el pun­to de que, al ca­bo de 15 se­ma­nas, los in­ves­ti­ga­do­res ob­tu­vie­ron un ce­re­bro fe­tal con el 99% de sus ge­nes, las prin­ci­pa­les re­gio­nes del ce­re­bro, se­ña­li­za­ción de cir­cui­tos, mé­du­la es­pi­nal y los di­fe­ren­tes ti­pos de cé­lu­las en­ce­fá­li­cas ha­bi­tua­les. Sin em­bar­go, ca­re­cía de sis­te­ma vas­cu­lar. Con to­do, fue con­si­de­ra­do un ver­da­de­ro éxi­to.

To­da­vía es pron­to pa­ra apli­car­lo a es­te ex­pe­ri­men­to de la Uni­ver­si­dad de Ohio, pe­ro en la me­di­da en que es­te cul­ti­vo de ce­re­bros se con­so­li­de y al­can­ce la per­fec­ción po­drán sur­gir di­le­mas éti­cos di­fí­ci­les de re­sol­ver. Sin ir más le­jos, va­rios pro­ble­mas sa­lie­ron a la luz en ma­yo de 2018 cuan­do un gru­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ya­le co­mu­ni­có que ha­bía lo­gra­do man­te­ner vi­vos y ais­la­dos du­ran­te 36 ho­ras en­tre 100 y 200 ce­re­bros de­ca­pi­ta­dos de cer­do, man­te­nien­do su cir­cu­la­ción san­guí­nea me­dian­te un sis­te­ma de san­gre ar­ti­fi­cial, ca­len­ta­do­res y bom­bas. La preo­cu­pa­ción ra­di­có en­ton­ces en plan­tear­se si ta­les ór­ga­nos ma­ni­fes­ta­rían al­gún ni­vel de cons­cien­cia y có­mo de­be­ría ac­tuar la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca an­te di­cha po­si­bi­li­dad. De he­cho, 16 pres­ti­gio­sos neu­ro­cien­tí­fi­cos re­dac­ta­ron un ma­ni­fies­to en la re­vis­ta Na­tu­re pi­dien­do orien­ta­ción y re­gu­la­ción pa­ra tal ti­po de ex­pe­ri­men­tos: “A me­di­da que los sus­ti­tu­tos del ce­re­bro se vuel­ven más gran­des y so­fis­ti­ca­dos, la po­si­bi­li­dad de que ten­gan ca­pa­ci­da­des si­mi­la­res a la sen­si­bi­li­dad hu­ma­na po­dría vol­ver­se me­nos re­mo­ta. Ta­les ca­pa­ci­da­des po­drían in­cluir –has­ta cier­to pun­to– la ca­pa­ci­dad de sen­tir pla­cer, do­lor o an­gus­tia; al­ma­ce­nar y re­cu­pe­rar re­cuer­dos; o tal vez in­clu­so te­ner al­gu­na per­cep­ción de ac­ti­vi­dad o co­no­ci­mien­to de uno mis­mo”. En con­se­cuen­cia y apli­ca­do al cul­ti­vo de ce­re­bros me­dian­te cé­lu­las ma­dre, po­dría lle­gar el ca­so en el que, den­tro de un re­ci­pien­te de cris­tal del la­bo­ra­to­rio, hu­bie­ra un ór­gano pen­san­te, hu­mano y vi­vo, dis­fru­tan­do de al­gún gra­do de cons­cien­cia, mien­tras es­pe­ra ser tras­plan­ta­do a una ca­be­za o sen­ci­lla­men­te se en­sa­yan en él me­di­ca­men­tos con­tra di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des y tras­tor­nos. Se­gún fi­na­li­za­ba el es­cri­to de Na­tu­re, “pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to y la acep­ta­ción so­cial de es­ta in­ves­ti­ga­ción a lar­go pla­zo, se de­be for­jar un mar­co éti­co aho­ra que to­da­vía los sus­ti­tu­tos del ce­re­bro per­ma­ne­cen en las pri­me­ras eta­pas de de­sa­rro­llo”.

SE­RES HU­MA­NOS CLONADOS E HÍ­BRI­DOS

Cada uno de no­so­tros so­mos un con­jun­to in­con­ta­ble de cé­lu­las a las que de­be­mos nues­tra exis­ten­cia. Pe­ro no es me­nos cier­to tam­bién que to­da esa com­ple­ja reali­dad pro­vie­ne de un so­lo mi­cro­or­ga­nis­mo: un ci­go­to ori­gi­na­do de la unión de un óvu­lo y un es­per­ma­to­zoi­de que, al ca­bo de cier­to tiem­po, pro­du­ci­rá el em­brión de un ser vi­vo. Por lo tan­to, si do­mi­na­mos la téc­ni­ca pa­ra ma­ni­pu­lar esa úni­ca cé­lu­la pri­mor­dial, dis­pon­dre­mos de una nue­va sen­da pa­ra fa­bri­car hu­ma­nos en el la­bo­ra­to­rio. Y los avan­ces en es­te cam­po son tan no­ta­bles que ya no es­ta­mos ha­blan­do de cien­cia-fic­ción, sino de có­mo en­ca­jar sus re­sul­ta­dos en nues­tra so­cie­dad.

El 5 de ju­lio de 1996 los ho­ga­res de me­dio mun­do pu­die­ron con­tem­plar la sor­pren­den­te reali­dad de que el Ins­ti­tu­to

So­mos un uni­ver­so de se­res. Un eco­sis­te­ma re­ple­to de fau­na mi­cros­có­pi­ca gra­cias a cu­ya vi­da no­so­tros vi­vi­mos

Ros­lin de Edim­bur­go ya po­día clo­nar ar­ti­fi­cial­men­te a ani­ma­les tan com­ple­jos co­mo una ove­ja. Dolly fue el pri­mer éxi­to de una lar­ga ca­de­na de en­sa­yos de clo­na­ción ini­cia­da en los años se­ten­ta con otros ma­mí­fe­ros co­mo ra­to­nes. Pe­ro es­ta ove­ja es­co­ce­sa mar­có una nue­va eta­pa.

El prin­ci­pio bio­ló­gi­co de la clo­na­ción re­sul­ta, so­bre el pa­pel, bas­tan­te sen­ci­llo de ex­pli­car. La téc­ni­ca más em­plea­da par­te de va­ciar un ci­go­to, qui­tán­do­le su nú­cleo ori­gi­nal, y co­lo­can­do allí, en su lu­gar, el nú­cleo de un em­brión ex­terno que es­té en sus pri­me­ras eta­pas de de­sa­rro­llo o el nú­cleo pro­ve­nien­te de otra cé­lu­la de un adul­to. A par­tir de ese im­plan­te, el ci­go­to uti­li­za el ADN re­cién lle­ga­do co­mo si fue­ra pro­pio, pues­to que el su­yo ori­gi­nal ha des­apa­re­ci­do, y con­ti­nua­rá desa­rro­llán­do­se con nor­ma­li­dad apli­can­do la in­for­ma­ción del ge­no­ma que en aquél re­si­de. In­tro­du­ci­do el ci­go­to en un úte­ro, la ges­ta­ción se­gui­rá su cur­so y al fi­nal del pro­ce­so ob­ten­dre­mos un nue­vo ser idén­ti­co ge­né­ti­ca­men­te a aquél de quien re­ci­bió su ADN. Si ese do­nan­te fue un adul­to, ten­dre­mos dos ge­me­los de muy di­fe­ren­te edad, pe­ro ge­me­los al fin y al ca­bo: uno re­cién na­ci­do y otro ma­du­ro con va­rios años o dé­ca­das de exis­ten­cia. Des­pués de to­do, los cien­tí­fi­cos no están ha­cien­do na­da más que in­ten­tar re­pro­du­cir en sus la­bo­ra­to­rios lo que la na­tu­ra­le­za lle­va ha­cien­do mi­llo­nes de años con los ni­ños ge­me­los, unos her­ma­nos ges­ta­dos a la vez con el mis­mo có­di­go ge­né­ti­co.

La ove­ja Dolly fa­lle­ció pre­ma­tu­ra­men­te y na­ció con ar­tro­sis, lo que hi­zo pen­sar que la téc­ni­ca de clo­na­ción no es­ta­ba tan avan­za­da co­mo mu­chos creían. Sin em­bar­go, pos­te­rio­res clo­na­cio­nes con otras ove­jas y va­cas de­pa­ra­ron bue­nos re­sul­ta­dos. El avan­ce más re­cien­te acae­ció en enero de 2018, cuan­do por pri­me­ra vez se clo­na­ron pri­ma­tes, uno de nues­tros pa­rien­tes evo­lu­ti­vos más cer­ca­nos. In­ves­ti­ga­do­res chi­nos del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias de Shang­hái tra­je­ron al mun­do a Zhong Zhong y Hua Hua, dos ma­ca­cos de co­la lar­ga. La in­ten­ción de es­te equi­po de bió­lo­gos no era su­bir pel­da­ños en la es­ca­le­ra ha­cia la clo­na­ción hu­ma­na, sino crear co­ba­yas óp­ti­mas con las que ex­pe­ri­men­tar en las me­jo­res con­di­cio­nes. Así, la cien­cia an­he­la dar con el es­pé­ci­men per­fec­to pa­ra sus en­sa­yos clí­ni­cos. Desea evi­tar te­ner car­go de con­cien­cia co­mo ocu­rre cuan­do uti­li­za se­res hu­ma­nos, pe­ro al mis­mo tiem­po, ne­ce­si­ta co­ba­yas con una bio­lo­gía lo más pa­re­ci­da a la nues­tra pa­ra ga­ran­ti­zar que los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes nos sean ex­tra­po­la­bles. Tam­bién, en la ex­pe­ri­men­ta­ción se ac­túa por com­pa­ra­ción de los efec­tos de un tra­ta­mien­to en­sa­ya­do so­bre di­fe­ren­tes ani­ma­les y cuan­to más idén­ti­cos en­tre sí sean es­tos es­pe­cí-

me­nes, me­jor se po­drán leer los re­sul­ta­dos y no acha­car las di­fe­ren­cias ob­te­ni­das al me­ta­bo­lis­mo o ras­gos fi­sio­ló­gi­cos par­ti­cu­la­res de cada ani­mal.

La crea­ción de mo­nos lle­va­da a ca­bo por el Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias de Shang­hái ha pues­to de nue­vo en la pa­les­tra la pre­gun­ta de cuán cer­ca es­ta­mos de la clo­na­ción hu­ma­na. Na­die nie­ga que el ca­mino re­co­rri­do ha­cia ese ob­je­ti­vo es am­plio y que es­ta­mos más cer­ca de nun­ca. Sin em­bar­go, to­da­vía que­da bas­tan­te tre­cho por tran­si­tar. Pa­ra ha­cer­nos una idea de la dis­tan­cia pen­dien­te con­vie­ne re­cor­dar que, pa­ra que Zhong Zhong y Hua Hua vie­ran la luz, fue ne­ce­sa­rio em­plear 109 em­brio­nes clonados y unas 60 ma­dres sus­ti­tu­tas. Así que las ta­sas de éxi­to to­da­vía re­sul­tan ex­ce­si­va­men­te ba­jas y los fa­llos a so­lu­cio­nar en el pro­ce­so de­ma­sia­do nu­me­ro­sos. Ade­más, pa­ra la clo­na­ción de es­tos dos pri­ma­tes so­la­men­te se pu­do re­cu­rrir al im­plan­te del nú­cleo pro­ce­den­te de em­brio­nes, pues­to que la vía de trans­fe­rir el ADN de la cé­lu­la de un mono adul­to se de­mos­tró in­via­ble. Es­tas cé­lu­las de adul­to son las más es­ti­ma­das por los cien­tí­fi­cos por­que cons­ti­tu­yen las más fá­ci­les de ob­te­ner y ofre­cen me­nos pro­ble­mas éti­cos que el uso de em­brio­nes.

Otra ten­ta­ción que es­tá en el ta­pe­te de es­ta fa­bri­ca­ción de se­res hu­ma­nos es la hi­bri­da­ción con otros ani­ma­les. Los ru­mo­res al res­pec­to no han pa­ra­do de re­gis­trar­se en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sin que nin­guno de ellos ha­ya po­di­do con­fir­mar­se sin sombra de du­da. Por ejem­plo, en fe­bre­ro de 2018, el cé­le­bre psi­có­lo­go evo­lu­ti­vo e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Al­bany (Nue­va York) Gor­don Ga­llup, hi­zo unas sor­pren­den­tes de­cla­ra­cio­nes pa­ra el dia­rio The Sun. Ga­llup afir­mó que, ha­cia 1920, un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción de pri­ma­tes en Oran­ge Park, Flo­ri­da, creó el pri­mer hí­bri­do en­tre un chim­pan­cé y un hu­mano. Pa­ra lo­grar­lo, los in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses fe­cun­da­ron una hem­bra de esa es­pe­cie de pri­ma­tes con el se­men hu­mano de un do­nan­te des­co­no­ci­do. La con­cep­ción fue un éxi­to y el em­ba­ra­zo tam­bién, has­ta el pun­to de que tu­vo lu­gar un fe­liz

alum­bra­mien­to sin con­tra­tiem­pos. Pe­ro de la emo­ción por la proeza bio­ló­gi­ca con­se­gui­da, in­me­dia­ta­men­te se pa­só al es­tu­por y, se­gún el tes­ti­mo­nio de Ga­llup, los cien­tí­fi­cos que pro­pi­cia­ron la hi­bri­da­ción de­ci­die­ron aca­bar con la cria­tu­ra re­cién na­ci­da por es­crú­pu­los éti­cos. Nin­gún pun­to de es­tas ase­ve­ra­cio­nes ha po­di­do con­tras­tar­se y al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas han en­con­tra­do cier­tas in­con­gruen­cias en el re­la­to co­mo que los es­crú­pu­los éti­cos apa­re­cie­ran tras el alum­bra­mien­to y no du­ran­te el pro­lon­ga­do tiem­po de em­ba­ra­zo. No obs­tan­te, la idea no re­sul­ta­ba de to­do ori­gi­nal. En 1981, el pe­rió­di­co Chica­go Tri­bu­ne pu­bli­có que un bió­lo­go chino ha­bía con­se­gui­do fer­ti­li­zar a un chim­pan­cé con es­per­ma hu­mano en 1967. De­sa­for­tu­na­da­men­te, el ar­tícu­lo re­ve­la­ba que no so­bre­vi­vió nin­gu­na prue­ba sólida del ex­pe­ri­men­to por­que las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas des­tru­ye­ron el la­bo­ra­to­rio du­ran­te la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral Chi­na. El si­mio es­tu­vo pre­ña­do du­ran­te tres me­ses y ter­mi­nó mu­rien­do por ne­gli­gen­cia. Timothy McNulty, au­tor de la crónica, se ba­sa­ba en in­for­ma­cio­nes ex­traí­das del dia­rio lo­cal de Shang­hai Wen Hui Bao a par­tir de de­cla­ra­cio­nes de va­rios cien­tí­fi­cos chi­nos. És­tos co­men­ta­ban que la nue­va es­pe­cie iba a pro­cu­rar im­por­tan­tes be­ne­fi­cios. So­bre to­do, la rea­li­za­ción de ta­reas ru­ti­na­rias o de ries­go pa­ra los hu­ma­nos co­mo la ex­plo­ta­ción de mi­nas, la ex­plo­ra­ción es­pa­cial o de los fon­dos ma­ri­nos, así co­mo la guar­da de re­ba­ños y la con­duc­ción de vehícu­los. Tam­bién pro­po­nían uti­li­zar los hí­bri­dos co­mo fuen­te de ór­ga­nos pa­ra tras­plan­tar­nos des­pués a los hu­ma­nos en­fer­mos que los ne­ce­si­ta­ran.

¿FRAN­KENS­TEIN 2.0?

En esa bús­que­da in­ce­san­te de las fuen­tes de la vi­da hu­ma­na pa­ra lo­grar do­mi­nar­la y fa­bri­car­la en el la­bo­ra­to­rio, la irrup­ción del mun­do ci­ber­né­ti­co a fi­na­les del si­glo XX y lo que lle­va­mos del XXI de­pa­ró un nue­vo ha­llaz­go: la in­for­ma­ción. En el ca­so de los se­res hu­ma­nos, exis­te el con­sen­so ge­ne­ra­li­za­do de que so­mos lo que pen­sa­mos. La me­di­ci­na

En el cam­po bio­quí­mi­co, las im­pre­so­ras 3D pre­ten­den fa­bri­car te­ji­dos y ór­ga­nos uti­li­zan­do cé­lu­las a mo­do de tin­ta

moderna es ca­paz de ampu­tar mu­chas par­tes de nues­tro cuer­po, re­em­pla­zar nu­me­ro­sos ór­ga­nos, cam­biar nues­tro se­xo e in­clu­so dar in­quie­tan­tes pa­sos de ci­ru­gía ex­tre­ma ha­cia el tras­plan­te de ca­be­za. Por mu­cho que es­tas ope­ra­cio­nes mo­di­fi­quen nues­tra apa­rien­cia corporal, nin­gu­na de ellas con­si­gue va­riar nues­tra iden­ti­dad de fon­do. Se­gui­mos sien­do quie­nes éra­mos y los de­más nos re­co­no­cen co­mo ta­les. Aho­ra bien, si sus­ti­tu­ye­ran nues­tro ce­re­bro por otro, aun con­ser­van­do igual el res­to de nues­tro cuer­po, ya no se­ría­mos los mis­mos. Per­de­ría­mos nues­tra esen­cia. De­ja­ría­mos de ser lo que he­mos si­do. Por lo tan­to, nues­tro “yo” re­si­de en la in­for­ma­ción y la par­ti­cu­lar ma­ne­ra en la cual es pro­ce­sa­da por la men­te de cada uno de no­so­tros. A par­tir de es­ta con­si­de­ra­ción, en­se­gui­da na­ció la idea de atra­par to­da esa ac­ti­vi­dad ce­re­bral, nues­tra me­mo­ria, re­cuer­dos, pen­sa­mien­tos… y trans­fe­rir ese cau­dal de da­tos y pro­ce­sos a un so­por­te di­gi­tal. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas ha­blan me­ta­fó­ri­ca­men­te de “gra­bar nues­tra men­te en un pen­dri­ve” co­mo si de un ar­chi­vo in­for­má­ti­co más se tra­ta­se.

Des­gra­cia­da­men­te, es­ta­mos muy le­jos de ha­cer fac­ti­ble al­go así. Nos fal­ta la tec­no­lo­gía y el co­no­ci­mien­to pre­ci­so acer­ca de có­mo fun­cio­na nues­tro ce­re­bro. Ni si­quie­ra sa­be­mos con exactitud qué es la con­cien­cia. No obs­tan­te, tam­po­co par­ti­mos de ce­ro y los avan­ces de la neu­ro­cien­cia en las úl­ti­mas dé­ca­das han si­do es­pec­ta­cu­la­res. Tam­bién lo que aso­ma en el ho­ri­zon­te a me­dio pla­zo re­sul­ta muy pro­me­te­dor, pues­to que están en mar­cha dos gran­des pro­yec­tos cien­tí­fi­cos in­ter­na­cio­na­les em­pe­ña­dos en des­en­tra­ñar los se­cre­tos de nues­tra men­te. De una par­te, el pro­yec­to BRAIN, fi­nan­cia­do mul­ti­mi­llo­na­ria­men­te por el go­bierno de los EEUU y que en pa­la­bras de uno de sus lí­de­res, el es­pa­ñol Ra­fael Yuste, pro­fe­sor de cien­cias bio­ló­gi­cas de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, plan­tea que “la pri­me­ra fa­se se abo­ca­rá a des­ci­frar la es­truc­tu­ra ce­re­bral pa­ra en­ten­der su fun­ción y, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, en­ten­der el lu­gar pri­ma­rio de las fun­cio­nes men­ta­les, la per­cep­ción, la me­mo­ria, el con­trol de los mo­vi­mien­tos, el len­gua­je, en­tre mu­chos otros. Con es­to se pa­sa­rá a una se­gun­da fa­se en la que se es­tu­dia­rá la ac­ti­vi­dad neu­ro­nal y se po­drá vi­sua­li­zar la di­ná­mi­ca de los cir­cui­tos, que es don­de se oca­sio­nan mu­chas en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas y del com­por­ta­mien­to”. Por otro la­do, es­tá el eu­ro­peo Hu­man Brain Pro­ject –Pro­yec­to Ce­re­bro Hu­mano, HBP– cos­tea­do con más de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros y que as­pi­ra a re­crear me­dian­te su­per­compu­tación la ac­ti­vi­dad com­ple­ta de un ce­re­bro.

Mien­tras los avan­ces de­ri­va­dos de es­tos dos am­bi­cio­sos pro­yec­tos lle­gan, el res­to de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca no per­ma­ne­ce cru­za­da de bra­zos. Al­gu­nas ini­cia­ti­vas pri­va­das han pues­to en mar­cha lo que po­dría­mos ca­li­fi­car co­mo un au­tén­ti­co Fran­kens­tein 2.0 en el que se tra­ta de trans­fe­rir la psi­co­lo­gía de un ser hu­mano real a un so­por­te ro­bo­ti­za­do. Ob­via­men­te, es­ta­mos en una fa­se pre­li­mi­nar, un si­mu­la­cro, to­da­vía muy ale­ja­do del ideal per­fec­to, pe­ro nos per­mi­te atis­bar hoy mis­mo lo que nos de­pa­ra­rá un fu­tu­ro qui­zás no

tan le­jano. Y las sen­sa­cio­nes que es­tos ex­pe­ri­men­tos pro­vo­can en quie­nes los co­no­cen re­sul­tan in­quie­tan­tes.

Mar­tin Roth­blatt era un exi­to­so em­pren­de­dor de­di­ca­do a la in­ge­nie­ría de sa­té­li­tes. Cuan­do ya es­ta­ba fe­liz­men­te ca­sa­do y con cua­tro hi­jos tu­vo la ne­ce­si­dad de cam­biar de se­xo. Sen­tía po­seer “al­ma de mu­jer” y reunió a to­da su fa­mi­lia pa­ra co­men­tar la de­ci­sión. In­me­dia­ta­men­te re­ci­bió el apo­yo sin fi­su­ras de su es­po­sa Bi­na y vás­ta­gos, de tal mo­do que, tras pa­sar por el qui­ró­fano, Mar­tin Roth­blatt cam­bió su nom­bre mas­cu­lino por el más fe­me­nino Mar­ti­ne.

Aquel di­fí­cil pa­so, sin em­bar­go, fue la me­jor prue­ba del amor que rei­na­ba en di­cho ho­gar. Mar­ti­ne se­ña­ló en una en­tre­vis­ta que “la per­so­na­li­dad de mi mu­jer es de­ma­sia­do ma­ra­vi­llo­sa pa­ra que des­apa­rez­ca”. Guia­da por ese pen­sa­mien­to, Roth­blatt fun­dó en 2004 una es­cue­la fi­lo­só­fi­ca de orien­ta­ción trans­hu­ma­nis­ta de­di­ca­da a me­jo­rar y am­pliar la vi­da hu­ma­na apo­yán­do­se en las tec­no­lo­gías de vanguardia. De esa es­cue­la trans­hu­ma­nis­ta sur­gió el pro­yec­to Li­fe­naut, cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo ha con­sis­ti­do en re­pli­car la psi­co­lo­gía de un ser hu­mano vi­vo pa­ra des­pués in­cor­po­rar­la a un hu­ma­noi­de ci­ber­né­ti­co. Y la pri­me­ra per­so­na que se pres­tó al ex­pe­ri­men­to fue la pro­pia Bi­na. Con la co­la­bo­ra­ción de la com­pa­ñía Han­son Ro­bo­tics, se gra­ba­ron más de cien ho­ras de au­dio y ví­deo de la es­po­sa de Mar­ti­ne. Se bus­ca­ba re­gis­trar aque­llas ex­pre­sio­nes, reac­cio­nes fa­cia­les, re­cuer­dos, jui­cios de va­lor, ri­sas, et­cé­te­ra, que con­for­ma­ban la se­ña de iden­ti­dad de Bi­na.

To­do ese vo­lu­men de da­tos se in­tro­du­jo en un al­go­rit­mo de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y apren­di­za­je pro­fun­do con el que lue­go se po­dría con­ver­sar au­tó­no­ma­men­te. Des­pués, ese soft­wa­re fue aña­di­do a un bus­to fe­me­nino con pe­lu­ca, piel de go­ma y mo­to­ri­za­do, ca­paz de re­pro­du­cir has­ta 64 ges­tos fa­cia­les dis­tin­tos. Di­cha ca­be­za par­lan­te fue con­ce­bi­da lo más pa­re­ci­da po­si­ble a la es­po­sa de Mar­ti­ne, re­pro­du­cien­do el pei­na­do, tono de piel, co­lor de ojos, mo­vi­mien­tos del ros­tro…

Así na­ció Bi­na48 en 2010, una au­tó­ma­ta con cá­ma­ras en los ojos pa­ra po­der es­cru­tar el en­torno y re­co­no­cer los su­je­tos que se le pon­gan a la vis­ta. Cuan­do la Bi­na ori­gi­nal fi­nal­men­te fa­llez­ca, que­da­rá es­ta ver­sión di­gi­tal co­mo ejem­plo de in­mor­ta­li­dad fi­gu­ra­da con la que se pue­de con­ver­sar. El bus­to in­clu­so re­pro­du­ce la to­na­li­dad de voz de la es­po­sa de Mar­ti­ne. “Es co­mo un ni­ño de 2 años, pe­ro di­ce cosas que nos de­ja asom­bra­dos, al­go que ha si­do qui­zás me­jor ex­pre­sa­do por la pe­rio­dis­ta del New York Ti­mes Amy Har­mon, ga­na­do­ra del Pre­mio Pu­lit­zer, que di­ce que sus res­pues­tas son a me­nu­do frus­tran­tes, pe­ro otras ve­ces tan con­vin­cen­tes co­mo las de cual­quier per­so­na real que ha­ya en­tre­vis­ta­do”, ase­ve­ró Roth­blatt en unas jor­na­das TED el año 2015. Con el pa­so del tiem­po y el apren­di­za­je con­ti­nuo, gra­cias a las su­ce­si­vas con­ver­sa­cio­nes, ase­gu­ran que el an­droi­de se va ase­me­jan­do cada vez más a su fuen­te de ins­pi­ra­ción vi­va.

El pro­yec­to Li­fe­naut no se agota en Bi­na48 sino que es­tá abier­to al pú­bli­co en ge­ne­ral. Des­de la pá­gi­na web de la fun­da­ción cual­quier in­tere­sa­do pue­de con­tes­tar y cum­pli­men­tar una se­rie de cues­tio­na­rios y test psi­co­ló­gi­cos. El ob­je­ti­vo es crear lo que han bau­ti­za­do co­mo un “ar­chi­vo men­tal”, es de­cir, una re­co­pi­la­ción de in­for­ma­cio­nes que re­fle­jen nues­tra for­ma de pen­sar, gus­tos, fi­lias, fo­bias, creen­cias, re­cuer­dos, etc. pa­ra que lue­go to­do ese ba­ga­je sea al­ma­ce­na­do en la nu­be jun­to con fo­tos nues­tras, ví­deos, gra­ba­cio­nes… Un com­ple­to ma­te­rial per­so­nal que que­da­rá allí al­ma­ce­na­do en el ci­be­res­pa­cio co­mo una cáp­su­la del tiem­po a la es­pe­ra de que, den­tro de unos años, al­guien de­ci­da des­car­gar­lo e in­cor­po­rar­lo a al­gún au­tó­ma­ta co­mo ha su­ce­di­do con Bi­na48.

Tam­bién el mis­mo equi­po de Li­fe­naut tie­ne la in­ten­ción de “de­vol­ver a la vi­da” ci­ber­né­ti­ca­men­te a Abraham Lin­coln a par­tir de la di­gi­ta­li­za­ción de sus dis­cur­sos y abun­dan­tes es­cri­tos. Es­tos tex­tos ser­vi­rán de ba­se pa­ra re­crear la psi­co­lo­gía del cé­le­bre pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano y aña­dir­la a un an­droi­de in­ter­ac­ti­vo y lo­cuaz.

De los go­lem, ho­múncu­los y Fran­kens­tein con al­ma eléc­tri­ca he­mos lle­ga­do hoy día a la bio­in­ge­nie­ría de cé­lu­las ma­dre, la clo­na­ción y los an­droi­des con psi­co­lo­gía vir­tual. A pe­sar de la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da, la fa­bri­ca­ción de se­res hu­ma­nos ple­nos en la­bo­ra­to­rio to­da­vía se nos re­sis­te. Pe­ro la tra­yec­to­ria es fir­me, aun­que si­ga rum­bos im­pre­vi­si­bles. No ca­be du­da de que con la lle­ga­da de es­tos hu­ma­nos de la­bo­ra­to­rio ter­mi­na­re­mos re­fle­xio­nan­do y cues­tio­nán­do­nos acer­ca de qué es lo que so­mos en reali­dad y nue­vas pre­gun­tas y desafíos hoy día inima­gi­na­bles nos sal­drán al pa­so.

El HBP as­pi­ra a re­crear me­dian­te su­per­compu­tación la ac­ti­vi­dad com­ple­ta de un ce­re­bro hu­mano

Fa­cha­da de la an­ti­gua si­na­go­ga de Pra­ga, don­de la tra­di­ción di­ce que en su áti­co vi­vió el mí­ti­co Go­lem, cu­ya re­pro­duc­ción pue­de ver­se hoy día –en la ima­gen de la de­re­cha–. De­ba­jo, re­tra­to de Mary Wolls­to­ne­craft She­lley, crea­do­ra de la no­ve­la Fran­kens­tein (1818).

San Al­ber­to Magno (11931280), fue un mul­ti­fa­cé­ti­co sa­cer­do­te de ori­gen bá­va­ro, obis­po y doc­tor de la Igle­sia, quien en el si­glo XIII ya de­fi­nió a los al­qui­mis­tas co­mo “au­tén­ti­cos mé­di­cos de la ma­te­ria”. A él se atri­bu­ye la crea­ción de va­rios au­tó­ma­tas, va­rias ca­be­zas par­lan­tes y un au­tó­ma­ta de hie­rro que le ayu­da­ba en di­ver­sas la­bo­res.

¿Có­mo se­rán los Fran­kens­tein del fu­tu­ro? ¿Es­ta­mos más cer­ca de la clo­na­ción de un ser hu­mano o de crear una in­te­li­gen­ciaar­ti­fi­cial que pue­da sus­ti­tuir nues­tra con­cien­cia? Es di­fí­cil va­ti­ci­nar qué su­ce­de­rá, pe­ro los nue­vos ex­pe­ri­men­tos en es­te sen­ti­do son sin du­da re­ve­la­do­res e in­quie­tan­tes.

A pe­sar de las de­cla­ra­cio­nes de va­rios cien­tí­fi­cos, no hay prue­bas de que el de­li­ca­do asun­to de la hi­bri­da­ción con ani­ma­les sea hoy por hoy una reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.