EL MO­MEN­TO DE­CI­SI­VO

Enigmas - - SUMMARIO -

Hay al­go irreal en el Va­lle de la Lu­na, en las for­mas in­ve­ro­sí­mi­les de sus ro­cas, co­mo si fue­ra un fo­lio de pie­dra arru­ga­do por un mons­truo gi­gan­tes­co, y so­bre to­do hay al­go fan­tás­ti­co en el ful­gor que des­pren­de to­do el pa­ra­je; no en vano, es­ta­mos en el lu­gar más bri­llan­te de la Tie­rra, se­gún la NA­SA. A na­die pue­de ex­tra­ñar el nom­bre con que fue bau­ti­za­do. Allí se aso­ma un pai­sa­je que nos tien­ta a pen­sar que nos en­con­tra­mos en el es­pa­cio, que he­mos ve­ni­do a dar con un tro­ci­to de la Lu­na en el in­te­rior del in­men­so Bra­sil.

Ta­les ca­pri­cho­sas for­mas son el re­sul­ta­do de la ac­ción del río San Mi­guel, que ero­sio­na du­ran­te la épo­ca de llu­vias el en­torno, y lo ha­ce con tan­ta violencia y ra­pi­dez que pro­vo­ca la mu­ta­ción del pai­sa­je año tras año.

Co­mo no po­día ser me­nos, es­te re­tra­to de la Lu­na en la Tie­rra, esa bri­llan­tez inigua­la­ble –que, di­cen, ofre­ce una ener­gía es­pe­cial y po­si­ti­va pa­ra los in­di­vi­duos–, ha atraí­do to­do ti­po de fe­nó­me­nos ex­tra­ños. El que más, los avis­ta­mien­tos de OVNIs, que atraen a mi­les de cu­rio­sos ca­da año. No es de ex­tra­ñar. Si tras­la­dá­se­mos nues­tra ima­gen de los vi­si­tan­tes del es­pa­cio a lo que nos ha mos­tra­do la cien­cia fic­ción, aquí cual­quier ex­tra­te­rres­tre es­ta­ría co­mo en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.