EL TÚ­NEL DEL TIEM­PO

DES­DE EL PA­SA­DO MES DE MAR­ZO, CUAN­DO FUE EN­VE­NE­NA­DO EL EX AGEN­TE RU­SO SER­GUÉI SKRI­PAL, LA TEN­SIÓN DI­PLO­MÁ­TI­CA EN­TRE LONDRES Y MOS­CÚ HA CRE­CI­DO EX­PO­NEN­CIAL­MEN­TE.

Enigmas - - SUMMARIO - Ós­car He­rra­dón

El pa­sa­do 4 de mar­zo de 2018, el ex espía ru­so Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia eran en­con­tra­dos des­plo­ma­dos en un ban­co de la ciu­dad in­gle­sa de Sa­lis­bury, alu­ci­nan­do y echan­do es­pu­ma por la bo­ca. En­ton­ces se mon­tó un ver­da­de­ro revuelo in­ter­na­cio­nal, cuan­do des­de Dow­ning Street –y con la aquies­cen­cia de alia­dos co­mo Fran­cia–, se afir­mó que el in­ten­to de ase­si­na­to par­tía de las al­tas ins­tan­cias del go­bierno ru­so. Se abría una nue­va cri­sis di­plo­má­ti­ca en­tre la vie­ja Ru­sia y el res­to del con­ti­nen­te, co­mo ya pa­sa­ra unos años an­tes con la ad­he­sión de Cri­mea en 2014, en un es­ce­na­rio que re­cuer­da de­ma­sia­do a los tiem­pos en que John Le Ca­rré es­cri­bió El espía que sur­gió del frío. Por aquel en­ton­ces era 1963, en el mo­men­to más ál­gi­do de aque­llo que se dio en lla­mar Gue­rra Fría. Dos Eu­ro­pas, dos for­mas de ver el mun­do, dos uni­ver­sos an­ta­gó­ni­cos. Hoy to­do vuel­ve a ser pa­re­ci­do, sal­vo por­que los ru­sos de­ja­ron atrás la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la an­ti­gua URSS y han abra­za­do un ca­pi­ta­lis­mo tan­to o más sal­va­je que el res­to de paí­ses del Vie­jo Con­ti­nen­te.

Elu­cu­bra­cio­nes apar­te, lo cier­to es que la “gue­rra de los es­pías” que es­tá te­nien­do lu­gar en pleno sue­lo eu­ro­peo –y tam­bién yan­kee– ha pro­vo­ca­do un cru­ce de acu­sa­cio­nes que pa­re­ce es­tar le­jos de sol­ven­tar el con­flic­to. Skri­pal y su hi­ja so­bre­vi­vie­ron y vuel­ven a per­ma­ne­cer en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do, pe­ro las aguas del río se en­tur­bia­ron mu­cho más cuan­do eran en­ve­ne­na­dos –con la mis­ma sus­tan­cia tó­xi­ca que usa­ron con és­tos, y el mis­mo re­ci­pien­te, ven­di­do…¡en un mer­ca­di­llo!–, una pa­re­ja de Sa­lis­bury for­ma­da por Char­lie Row­ley y Dawn Stur­gess. Es­ta úl­ti­ma mo­ría el 8 de ju­lio pa­sa­do a cau­sa del “ac­ci­den­te”.

El ve­neno era el agen­te ner­vio­so No­vis­hok, que to­ma el tes­ti­go de otras “ar­mas in­vi­si­bles” an­te­rior­men­te usa­das por los ru­sos, co­mo el Po­lo­nio 210. Aun­que to­da la ope­ra­ción se

reali­zó de ma­ne­ra al­go tos­ca ¿in­ten­cio­nal­men­te?, co­mo si se tra­ta­ra de una pa­ro­dia de las no­ve­las de es­pías: dos enor­mes agen­tes ru­sos eran gra­ba­dos en un ho­tel ba­ra­to de Londres adul­te­ran­do un fras­co de per­fu­me con el mortífero agen­te… Lue­go eran de­te­ni­dos y las au­to­ri­da­des in­gle­sas afir­ma­ron que per­te­ne­cían al GRU. Sus nom­bres: Ale­xandr Pe­trov y Rus­lan Bos­hi­rov, quie­nes ha­brían re­gre­sa­do pres­tos a Ru­sia y so­bre los que pen­de una or­den in­ter­na­cio­nal de bus­ca y cap­tu­ra.

La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, di­jo que el en­ve­ne­na­mien­to de Skri­pal pu­do ser una ad­ver­ten­cia a otros ru­sos en Londres de que no es­tán a sal­vo. El Krem­lin no tar­dó en ase­gu­rar que las “prue­bas” bri­tá­ni­cas eran ba­zo­fia, co­mo to­das las acu­sa­cio­nes con­tra el GRU de los úl­ti­mos años, en­tre ellas, el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do en Mon­te­ne­gro, la in­je­ren­cia en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de 2016 –que ha cau­sa­do un ver­da­de­ro te­rre­mo­to po­lí­ti­co en Washington–, el de­rri­ba­mien­to de un avión de Ma­lay­sian Air­li­nes so­bre Ucra­nia o la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios en Si­ria.

A tal pun­to ha lle­ga­do el te­ma, que John Bay­liss, ex agen­te del Cuar­tel Ge­ne­ral de Co­mu­ni­ca­cio­nes –GCH por sus si­glas en in­glés–, que vela por la ci­ber­se­gu­ri­dad bri­tá­ni­ca, afir­mó re­cien­te­men­te: “Hay más es­pías ru­sos en Reino Uni­do aho­ra que du­ran­te la Gue­rra Fría”. No obs­tan­te, las au­to­ri­da­des ru­sas in­sis­ten en ne­gar cual­quier ti­po de im­pli­ca­ción. El pro­pio pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Ru­sia, el “nue­vo zar”, Vla­di­mir Pu­tin, afir­ma­ba a los me­dios el 12 de sep­tiem­bre pa­sa­do que la pa­re­ja de ru­sos “no son criminales” , y ape­nas al día si­guien­te, los su­pues­tos agen­tes del GRU, Pe­trov y Bos­hi­rov, apa­re­cían en te­le­vi­sión –ri­zan­do más el ri­zo de lo pa­ró­di­co–, afir­man­do que ni eran es­pías ni co­no­cían de na­da a Skri­pal. Por su­pues­to, que tam­po­co lo en­ve­ne­na­ron. Pre­gun­ta­dos por el pre­sen­ta­dor por la ra­zón de en­con­trar­se el mis­mo día del “ac­ci­den­te” en Sa­lis­bury, Bos­hi­rov di­jo: “Los ami­gos nos ha­bían acon­se­ja­do ha­ce mu­cho vi­si­tar esa ma­ra­vi­llo­sa ciu­dad (…) que tie­ne una fa­mo­sa ca­te­dral co­no­ci­da no só­lo en Eu­ro­pa, sino en to­do el mun­do, por su to­rre de 120 me­tros y su re­loj”. ¿Al­guien se lo cree?

El go­bierno bri­tá­ni­co ha­bía in­sis­ti­do días an­tes en que se tra­ta­ba de agen­tes del ser­vi­cio mi­li­tar ru­so, pe­ro és­tos lo ne­ga­ron ro­tun­da­men­te en la en­tre­vis­ta y afir­ma­ron que son em­pre­sa­rios de­di­ca­dos a la in­dus­tria del fit­ness, con­cre­ta­men­te a los su­ple­men­tos de­por­ti­vos.

Pa­ra más in­ri, el mis­mo día 13 sal­ta­ba a los me­dios de to­do el mun­do la no­ti­cia de que la pa­re­ja de la lí­der de Pussy Riot, el prin­ci­pal gru­po opo­si­tor a las po­lí­ti­cas del Krem­lin, ha­bía si­do in­gre­sa­do de ur­gen­cia con lo que pa­re­cían sín­to­mas de un en­ve­ne­na­mien­to. To­do muy de pe­lí­cu­la, pe­ro muy real… Ha­brá que es­pe­rar a ver cuál se­rá el pró­xi­mo pa­so en es­ta nue­va “gue­rra de es­pías” que es­tá sa­cu­dien­do el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal y que, des­de lue­go, da que pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.