ES­PA­ÑA MÁ­GI­CA

Es­te mes via­ja­mos al nor­te, a tie­rras cas­te­llano leo­ne­sas, en con­cre­to a la pro­vin­cia bur­ga­le­sa, a la Sie­rra de la De­man­da. Po­ne­mos rum­bo a los Montes de Oca pa­ra des­cu­brir un san­tua­rio en el que ca­da mes de sep­tiem­bre se pro­du­ce un fe­nó­meno úni­co, el “Mi

Enigmas - - SUMMARIO - Fran­cis­co Contreras Gil

Ubi­ca­do al es­te de la pro­vin­cia bur­ga­le­sa, en las es­tri­ba­cio­nes de la mí­ti­ca Sie­rra de la De­man­da, más con­cre­ta­men­te en los Montes de Oca, en los montes de Ne­mus Oque, hoy puer­to de la Pe­dra­ja, en­tre bos­ques de pi­nos, ro­bles y las lla­ma­das Fuen­tes de Oca, el via­je­ro-bus­ca­dor en­con­tra­rá un san­tua­rio má­gi­co, se­ña­la­do por la his­to­ria, la le­yen­da, el pro­di­gio y los gre­mios de cons­truc­to­res. El Mo­nas­te­rio de San Juan de Or­te­ga, hi­to del Ca­mino de San­tia­go, eri­gi­do so­bre un al­to y un cal­ve­ro, vin­cu­la­do al que es uno de los gran­des per­so­na­jes ver­te­bra­do­res de la ru­ta ja­co­bea, se con­vier­te ca­da mes de sep­tiem­bre y mar­zo, du­ran­te las fe­chas del equi­noc­cio, en epi­cen­tro y es­ce­na­rio de un pro­di­gio ar­qui­tec­tó­ni­co-lu­mi­no­so que reúne, des­de ha­ce si­glos, a cen­te­na­res de per­so­nas pa­ra con­tem­plar un fe­nó­meno úni­co, el de la luz equi­noc­cial, el lla­ma­do “Mi­la­gro de la Luz”.

SAN JUAN DE OR­TE­GA, MAES­TRO E INI­CIA­DO

San Juan de Or­te­ga, hi­jo de Vela Ve­lá­quez y Eu­fe­mia, na­ció en la villa bur­ga­le­sa de Quin­ta­naor­tu­ño en el año 1080, en el si­glo XI. Cuen­ta la tra­di­ción que des­de muy jo­ven se con­vir­tió en dis­cí­pu­lo del cons­truc­tor san­to Domingo de la Cal­za­da, ayu­dán­do­le en la ver­te­bra­ción de ca­mi­nos, edi­fi­ca­ción de hos­pi­ta­les y puen­tes, me­jo­ran­do las vías de pa­so pa­ra los pe­re­gri­nos en el Ca­mino de San­tia­go. Tras el fa­lle­ci­mien­to de san­to Domingo, y es­tan­do Cas­ti­lla en gue­rra –en­tre Urra­ca de León y Al­fon­so I de Ara­gón–, de­ci­dió pe­re­gri­nar a Tie­rra San­ta. Fue a su re­torno cuan­do co­men­zó su bio­gra­fía pre­ña­da de milagros y mis­te­rios. Con­cre­ta­men­te al nau­fra­gar en su re­gre­so, sal­van­do la vi­da tras en­co­men­dar­se a san Ni­co­lás de Ba­ri, a quien le pro­me­tió la cons­truc­ción de una ca­pi­lla. Una vez ya en la Pe­nín­su­la, de-

ci­dió re­ti­rar­se a la vi­da con­tem­pla­ti­va en los Montes de Oca, en la zo­na co­no­ci­da co­mo Or­te­ga, del la­tín Ur­ti­ga, que sig­ni­fi­ca or­ti­ga y ma­le­za. Y en el que era uno de los pa­sos más ais­la­dos y pe­li­gro­sos de la ru­ta ja­co­bea me­die­val, eri­gió una pe­que­ña igle­sia de­di­ca­da a san Ni­co­lás de Ba­ri, tal y co­mo ha­bía pro­me­ti­do, y pos­te­rior­men­te, cons­tru­yó un hos­pi­tal y mo­nas­te­rio pa­ra los mon­jes de la Or­den de los Ca­nó­ni­gos Re­gu­la­res. Sus tra­ba­jos abrien­do ca­mino y ca­mi­nos en­tre Ná­je­ra y Bur­gos, y le­van­tan­do puen­tes, le con­vir­tie­ron en un personaje de re­le­van­cia que lle­gó a go­zar de la amis­tad de mo­nar­cas, no­bles y ple­be­yos así co­mo de to­dos los gre­mios de cons­truc­to­res. Una fa­ma que se pro­lon­gó tras su muer­te, que tu­vo lu­gar en la villa de Ná­je­ra, en 1163, en el si­glo XII.

Su tum­ba, ya en el ce­no­bio bur­ga­lés, se trans­for­mó en cen­tro de pe­re­gri­na­ción mi­la­gro­sa ya que se ex­ten­dió por los reinos cris­tia­nos la le­yen­da de que sus re­li­quias cu­ra­ban di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des. Ma­les en­tre los que se en­con­tra­ba la es­te­ri­li­dad fe­me­ni­na, que hi­zo que si­glos más tar­de la rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca pe­re­gri­na­ra has­ta la mis­ma. Fue así co­mo la pe­que­ña igle­sia de­di­ca­da a san Ni­co­lás de Ba­ri, el mo­nas­te­rio y hos­pi­tal de pe­re­gri­nos, co­no­ci­do has­ta ese mo­men­to ba­jo el nom­bre de Mo­nas­te­rio de San Ni­co­lás, pa­só a ser lla­ma­do, des­de el si­glo XIII, co­mo Mo­nas­te­rio de san Juan de Or­te­ga. Pos­te­rior­men­te, el pa­pa Ino­cen­cio II lo to­mó ba­jo su pro­tec­ción pa­san­do a ser re­gi­do por ca­nó­ni­gos de la Re­gla de San Agus­tín. En el si­glo XIV, cuan­do só­lo era ha­bi­ta­do por tres mon­jes, el obis­po de Bur­gos, Pa­blo de San­ta Ma­ría, or­de­nó que fue­ra da­do a los mon­jes je­ró­ni­mos del Real Mo­nas­te­rio de Nues­tra Se­ño­ra de Fres­del­val, quie­nes per­ma­ne­cie­ron has­ta el si­glo XIX, has­ta la De­sa­mor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal, cuan­do ca­si to­do su patrimonio fue ven­di­do en subas­ta pú­bli­ca.

IGLE­SIA DE SAN NI­CO­LÁS DE BA­RI

Una igle­sia, eri­gi­da en el si­glo XII y con­clui­da en el si­glo XV, de es­ti­lo ro­má­ni­co y tar­do gó­ti­co, que des­ta­ca por la so­brie­dad y ri­que­za de sus for­mas y ca­pi­te­les. Que con­ser­va su pri­mi­ge­nia tra­za en la ca­be­ce­ra triab­sidal y el tran­sep­to. Y que guar­da en sus tres na­ves, así co­mo en la fa­cha­da oc­ci­den­tal y la pe­que­ña por­ta­da de ar­qui­vol­tas oji­va­les, el ta­lla­do gó­ti­co. Es en el áb­si­de cen­tral don­de en­con­tra­re­mos una de las cla­ves má­gi­cas del san­tua­rio, ya que guar­da una es­truc­tu­ra y di­se­ño muy par­ti­cu­la­res. Los ven­ta­na­les se­pa­ra­dos por grue­sas co­lum­nas -que so­por­tan los ner­vios que re­fuer­zan la bó­ve­da de horno y se jun­tan en la cla­ve–, al­ber­gan diez ar­qui­vol­tas cu­yos cris­ta­les de ala­bas­tro crean un sin­gu­lar jue­go de lu­ces y som­bras con los rayos del ama­ne­cer y atar­de­cer pro­yec­tan­do el lu­mi­no­so sím­bo­lo de la te­trak­tio, el men­sa­je de la to­ta­li­dad ab­so­lu­ta.

En su in­te­rior, se guar­dan las re­li­quias de san Juan de Or­te­ga, su ca­su­lla orien­tal y un mu­ti­la­do Cris­to de mar­fil, así co­mo el mi­la­gro­so se­pul­cro del san­to, jo­ya del ro­má­ni­co, ta­lla­do con fi­gu­ras y es­ce­nas de su vi­da, ubi­ca­do en una de las ca­pi­llas la­te­ra­les. Si­tua­do en el cen­tro del tem­plo se al­za el mau­so­leo mar­mó­reo con la ima­gen ya­cen­te de san Juan de Or­te­ga. Ta­lla­do en ala­bas­tro, es­tá cu­bier­to por un tem­ple­te isa­be­lino so­bre cua­tro co­lum­nas y mues­tra re­lie­ves de la obra y milagros de quien es el san­to de los apa­re­ja­do­res, y en­tre los que des­ta­ca el de san Ni­co­lás de Ba­ri. Un tem­plo que al­ber­ga un to­tal de 76 ca­pi­te­les, me­dia do­ce­na de ca­rác­ter his­to­ria­do, en­tre los que so­bre­sa­le uno, la es­ce­na de la Anun­cia­ción del fe­nó­meno de la luz que tie­ne lu­gar ca­da año.

Bal­da­quino del in­te­rior del Mo­nas­te­rio de San Juan de Or­te­ga, en Bur­gos, don­de ca­da año tie­ne lu­gar el lla­ma­do “Mi­la­gro de la Luz”, al que asis­ten mu­chos cu­rio­sos.

So­bre es­tas lí­neas, fa­cha­da de la Igle­sia de San Juan de Or­te­ga, un lu­gar má­gi­co del ro­má­ni­co que for­ma par­te del lla­ma­do Ca­mino Fran­cés de San­tia­go y don­de las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za y la sa­bi­du­ría ar­qui­tec­tó­ni­ca de los maestros can­te­ros se alían pa­ra crear un fe­nó­meno úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.