RU­LE­TA RU­SA

La vi­da es una par­ti­tu­ra sal­pi­ca­da de se­ña­les y ca­da uno ha de ad­ver­tir las suyas

Enigmas - - SUMMARIO - Ma­riano F. Urres­ti

He re­co­rri­do ín­te­gra­men­te el Ca­mino de San­tia­go en va­rias oca­sio­nes des­de Ron­ces­va­lles has­ta Fis­te­rra pa­ra es­cri­bir al­gu­nos de mis li­bros, y a lo lar­go de ese raíl te­lú­ri­co –así con­si­de­ro yo al Ca­mino que en la Edad Me­dia los ini­cia­dos lla­ma­ban Vía Lác­tea– pu­de ver la siem­bra de fle­chas ama­ri­llas que im­pul­só en los años se­ten­ta y ochen­ta del pa­sa­do si­glo XX Elías Va­li­ña, quien fue­ra cu­ra pá­rro­co de O Ce­brei­ro. Va­li­ña fue tal vez un vi­sio­na­rio, un hom­bre que su­po ad­ver­tir la ca­pa­ci­dad mul­ti­pli­ca­do­ra –eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral– del Ca­mino e im­pul­só su se­ña­li­za­ción. Hoy, to­dos los pe­re­gri­nos si­guen la sen­da mar­ca­da con esas fle­chas ama­ri­llas. Pe­ro, ¿y las otras se­ña­les?

El Ca­mino de San­tia­go es al­go más que una me­tá­fo­ra de la vi­da; es la vi­da mis­ma. Pe­nu­rias, ale­grías, do­lor y e ilu­sión…, y se­ña­les. No me re­fie­ro a las fle­chas men­cio­na­das, sino a las otras, las que per­ci­be el pe­re­grino cons­cien­te; muy si­mi­la­res a las que ad­vier­te en la vi­da dia­ria quien sa­be VER y no só­lo mi­rar.

No com­par­ti­ré con el lec­tor cuá­les fue­ron las se­ña­les que en­con­tré en el Ca­mino y que tu­vie­ron ca­pi­tal im­por­tan­cia en mis di­fe­ren­tes aventuras ja­co­beas e in­clu­so en mi pro­pia vi­da. Tam­po­co men­cio­na­ré aqué­llas que sa­len a mi en­cuen­tro en mo­men­tos de­ci­si­vos, en ins­tan­tes cla­ve en que se ha de to­mar una de­ci­sión, por­que ésas úni­ca­men­te me im­por­tan a mí y úni­ca­men­te pa­ra mí tie­ne sen­ti­do. Sí di­ré, en cam­bio, que la vi­da es una par­ti­tu­ra sal­pi­ca­da no de no­tas mu­si­ca­les, sino de se­ña­les y que es un buen en­tre­na­mien­to pa­ra la cons­cien­cia que ca­da cual ad­vier­ta cuá­les son las suyas. Na­tu­ral­men­te, ha­brá quien es­bo­ce una son­ri­sa de su­fi­cien­cia o abier­ta­men­te bur­lo­na al leer es­tas lí­neas, pe­ro no sa­brá que eso, tal vez, pue­de ser una se­ñal pa­ra al­guien. Por ejem­plo, pa­ra mí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.