UN EDI­FI­CIO FAN­TAS­MAL

UNA VEZ MÁS, UN EDI­FI­CIO OFI­CIAL DE LA CA­PI­TAL HIS­PA­LEN­SE ES EL CEN­TRO NEU­RÁL­GI­CO DE LO IN­SÓ­LI­TO. VIA­JA­MOS HAS­TA EL IN­TE­RIOR DE ES­TE CEN­TRO CÍ­VI­CO PA­RA COM­PRO­BAR QUÉ HAY DE VER­DAD ACER­CA DE LOS MIS­TE­RIO­SOS FE­NÓ­ME­NOS QUE ALUM­NOS Y TRA­BA­JA­DO­RES DI­CEN HA­BER

Enigmas - - SUMMARIO - TEX­TO: Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Des­de ha­ce años, to­do ti­po de fe­nó­me­nos ex­tra­ños sa­cu­den el día a día del Cen­tro Cí­vi­co Ce­rro del Águi­la, en Se­vi­lla. Ha­bla­mos con los tes­ti­gos.

En un po­pu­lar ba­rrio de Se­vi­lla, en el Cen­tro Cí­vi­co Ce­rro del Águi­la, se vie­nen su­ce­dien­do una se­rie de fe­nó­me­nos ca­li­fi­ca­dos co­mo “ex­tra­ños”–a de­cir de los pro­pios em­plea­dos– y que siem­bran de in­quie­tud a pro­fe­so­res y alum­nos que acu­den a los di­fe­ren­tes ta­lle­res. Sin em­bar­go la his­to­ria no es nue­va, vie­ne su­ce­dien­do des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po aun­que no de ma­ne­ra con­ti­nua…

El Cen­tro Cí­vi­co Ce­rro del Águi­la se en­cuen­tra en el ba­rrio se­vi­llano del mis­mo nom­bre, en la ca­lle Sal­va­dor Ta­vo­ra s/n. Se tra­ta de un edi­fi­cio de la­dri­llo que, en su in­te­rior, cons­ta de pa­tio cen­tral cu­bier­to, con dos plan­tas, con una su­per­fi­cie cons­trui­da de 2.338 m2 y su­per­fi­cie útil de 1.967,50 m2, en lo que an­te­rior­men­te fue una na­ve de los an­ti­guos ta­lle­res de la fac­to­ría Hy­ta­sa. Se­gún re­la­ta una per­so­na em­plea­da en el edi­fi­cio, hay he­chos que re­sul­tan ex­tra­ños y que se re­pi­ten con de­ma­sia­da fre­cuen­cia: el as­cen­sor que sube y ba­ja con­ti­nua­men­te en­tre la pri­me­ra plan­ta y la plan­ta ba­ja, úni­cas exis­ten­tes en el edi­fi­cio. El as­cen­sor fun­cio­na su­pues­ta­men­te de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria e, in­clu­so, al­gu­nas ve­ces re­pi­tien­do la ac­ción va­rias ve­ces con­se­cu­ti­vas sin que na­die fí­si­ca­men­te pre­sen­te lo ac­cio­ne des­de su in­te­rior o fue­ra de él.

En el lu­gar con­sul­ta­mos a los em­plea­dos si el as­cen­sor tie­ne per­so­nal de man­te­ni­mien­to pro­pio o es de al­gu­na sub­con­tra­ta; la res­pues­ta es cla­ra: “es una em­pre­sa de man­te­ni­mien­to la que se en­car­ga de sus re­vi­sio­nes men­sua­les, aun­que al­gu­nas ve­ces acu­de tam­bién a re­que­ri­mien­to por ha­ber si­do ne­ce­sa­rio su in­ter­ven­ción”, to­do ello de­bi­do al “mal fun­cio­na­mien­to del as­cen­sor”, que “tie­ne vi­da pro­pia”.

Los em­plea­dos se mues­tran en­tre cu­rio­sos e in­quie­tos an­te es­te ti­po de fe­no­me­no­lo­gía que ha si­do es­tu­dia­da por el in­ves­ti­ga­dor se­vi­llano Je­sús Co­ne­je­ro: “Cuan­do les di­go que cuál es su res­pues­ta a es­te fe­nó­meno sue­len en­co­ger­se de hom­bros y si es al­gu­na per­so­na de re­cien­te in­cor­po­ra­ción, les di­cen que se tra­ta del fan­tas­ma de ‘Willy’, tal es el nom­bre con el que es co­no­ci­do es­te ser ‘fan­tas­mal’ que me­ro­dea por es­tas de­pen­den­cias”.

Co­ne­je­ro se pu­so en con­tac­to con uno de los ope­ra­rios de la em­pre­sa man­te­ne­do­ra: “me in­di­can que han cam­bia­do ya va­rias ve­ces to­dos los di­fe­ren­tes re­lés del cua­dro de ac­cio­na­mien­to, pen­san­do en que po­dría tra­tar­se de un fa­llo eléc­tri­co, e in­clu­so han cam­bia­do la bo­to­na­du­ra del in­te­rior de la ca­bi­na y han com­pro­ba­do los bo­to­nes de re­llano, pe­ro que ya no en­cuen­tran ex­pli­ca­ción al fun­cio­na­mien­to anó­ma­lo del as­cen­sor. Mas cuan­do no es un ca­so re­pe­ti­ti­vo con una ca­den­cia o fre­cuen­cia re­gu­la­res: sus idas y ve­ni­das no tie­nen nin­gu­na

re­gla. No se pro­du­cen a una ho­ra de­ter­mi­na­da, o un día de­ter­mi­na­do, es un fun­cio­na­mien­to in­co­ne­xo que lo mis­mo se ori­gi­na a las 9 de la ma­ña­na que a las 9 de la no­che, sien­do in­vierno o ve­rano, con ca­lor o con frío, con mu­cha o po­ca hu­me­dad.

Tam­bién nos he­mos pues­to en con­tac­to con un ope­ra­rio que en la ac­tua­li­dad no tra­ba­ja en es­ta em­pre­sa, pe­ro que an­te­rior­men­te era el que so­lía ha­cer las vi­si­tas a es­te as­cen­sor, que él fue tes­ti­go es­tan­do uno de los días en el cuar­to de má­qui­nas de co­mo el as­cen­sor se po­nía en mar­cha es­tan­do blo­quea­do por él y que al in­ten­tar vi­sio­nar quién era la per­so­na que lo ha­bía usa­do le pa­re­ció ver a una ni­ña de unos 12 o 13, años, pe­ro que cuan­do qui­so ha­blar­le, ya no es­ta­ba allí”.

El edi­fi­cio po­see en­tre otros ser­vi­cios la hoy tan ne­ce­si­ta­da red WI­FI y bu­cle mag­né­ti­co pa­ra per­so­nas con dé­fi­cit au­di­ti­vo. Co­ne­je­ro nos di­jo: “He­mos re­que­ri­do del téc­ni­co de as­cen­so­res si es­tos ser­vi­cios pue­den in­ter­fe­rir en los com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos del as­cen­sor, a lo que nos ha res­pon­di­do que él no co­no­ce nin­gún ca­so en los que se le hu­bie­se pro­du­ci­do es­to”.

OTRAS EX­PE­RIEN­CIAS

Tam­bién cuen­ta un be­del que en el sa­lón de ac­tos ha si­do tes­ti­go de có­mo en el es­pa­cio que exis­te en­tre el es­ce­na­rio y la pri­me­ra fila de asien­tos se ob­ser­va el deam­bu­lar de una si­lue­ta ne­gra, en sen­ti­do de izquierda a de­re­cha se­gún se mi­ra ha­cia el es­ce­na­rio y que no lo­gra iden­ti­fi­car si se tra­ta de una mu­jer o de un hom­bre, pe­ro que sí se tra­ta de una si­lue­ta re­la­ti­va­men­te al­ta, co­mo de me­tro se­ten­ta.

Al­gu­nas tar­des, cuan­do se acer­ca ya la ho­ra del cie­rre, sue­len dar­se los fe­nó­me­nos des­cri­tos con ma­yor fre­cuen­cia, pe­ro tam­bién se pro­du­ce otro del que qui­zás el per­so­nal del cen­tro, con tan­to tra­sie­go, no sue­le per­ca­tar­se: en el si­len­cio del edi­fi­cio, des­de el as­cen­sor ha­cia la puer­ta de ac­ce­so del sa­lón de ac­tos se per­ci­ben co­mo unos pa­sos de una per­so­na que se di­ri­ge des­de el as­cen­sor a la puer­ta la­te­ral izquierda del sa­lón. El per­so­nal ha te­ni­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes que ha­cer­se con to­das las lla­ves del edi­fi­cio pa­ra ir abrien­do ca­da de­pen­den­cia, pa­ra cer­cio­rar­se de que na­die se ha que­da­do en­ce­rra­do en su in­te­rior.

Je­sús Co­ne­je­ro afir­ma: “El pa­sa­do día 1 de Ju­nio se reali­zó el ac­to de clau­su­ra de uno de los ta­lle­res en el men­cio­na­do sa­lón de ac­tos, y una de las per­so­nas asis­ten­te al ac­to, Car­men R., me co­men­tó que mien­tras per­ma­ne­ció en la sa­la pu­do ob­ser­var có­mo una som­bra ne­gra –qui­zás la mis­ma a la que ha­ce men­ción la be­del– se en­con­tra­ba de­trás de la me­sa pre­si­den­cial, co­mo acom­pa­ñan­do la clau­su­ra”.

Cuan­do me re­fi­rió es­te su­ce­so me in­di­có que la som­bra no po­seía glo­bos ocu­la­res y que en sus cuen­cas só­lo pu­do ver un es­pa­cio en ne­gro, que los pies no los po­día ver a pe­sar de que se mo­vía ha­cia un la­do y ha­cia otro, pe­ro que más que an­dar le pa­re­ció que flo­ta­ba, que su as­pec­to era de hom­bre del si­glo pa­sa­do, que su piel era de tono más bien ver­do­so-gri­sá­ceo y que sus ro­pas es­ta­ban al­go des­gas­ta­das y raí­das…”.

El pro­fe­sor, ade­más, se­ña­la: “En el cen­tro creen que se tra­ta de una per­so­na que fa­lle­ció en lo que fue la na­ve de Hy­ta­sa con la ex­plo­sión del Pol­vo­rín de San­ta Bár­ba­ra, que se pro­du­jo el día 13 de mar­zo de 1941.

(…) Pe­ro cuan­do he­mos in­ves­ti­ga­do es­te su­ce­so, he­mos des­cu­bier­to que es­ta zo­na de las ins­ta­la­cio­nes fue­ron cons­trui­das con pos­te­rio­ri­dad, se­gu­ra­men­te so­bre 1943, a pe­sar de que sí afec­tó a los cris­ta­les y fal­sos te­chos de al­gu­nas na­ves ya exis­ten­tes, des­tro­zan­do las diez man­za­nas que lo ro­dea­ban y cau­san­do da­ños a mu­chas más”, afir­mó Co­ne­je­ro. És­te aña­dió: “sí he­mos des­cu­bier­to, y es­ta­mos so­bre la pis­ta de ello, que en las pos­tri­me­rías de 1968, allá so­bre el mes de no­viem­bre y muy pró­xi­mo a un in­ci­den­te de in­to­xi­ca­ción de unos 200 tra­ba­ja­do­res de­bi­do a la in­ges­ta de un pla­to de en­sa­la­di­lla con atún, su­ce­dió un ac­ci­den­te la­bo­ral en el que fa­lle­ció un tra­ba­ja­dor y que de­bió de ser en es­te mis­mo edi­fi­cio o en al­guno de los otros dos que hay jun­to a él”.

Co­ne­je­ro nos des­cu­bre al­gu­nos da­tos his­tó­ri­cos: “En es­tas ins­ta­la­cio­nes se pu­so la pri­me­ra pie­dra de la mano del ge­ne­ral del ban­do reac­cio­na­rio Quei­po de Llano, el día 12 de enero de 1938. (…) El 3 de Ma­yo de 1943, Fran­co vi­si­tó por pri­me­ra vez las ins­ta­la­cio­nes, re­gre­san­do a ellas 10 años más tar­de”.

Se sa­be que Juan Ta­la­ve­ra He­re­dia ha­bía rea­li­za­do el pro­yec­to del ba­rrio del Ce­rro del Águi­la en 1928, una suer­te de cons­truc­ción de vi­vien­das re­gio­na­lis­tas y ra­cio­na­lis­tas al es­ti­lo de las muy tí­pi­cas en la épo­ca co­mo ciu­dad-jar­dín. El an­ti­guo “Cor­ti­jo de Maes­troes­cue­la” pro­pie­dad de “In­mo­bi­lia­ria Ner­vión”, se­ría cla­ve en la cons­truc­ción. De­bi­do al éxi­to que ob­tu­vo con la ven­ta de otras zo­nas re­si­den­cia­les de pres­ti­gio, ofer­tó a las cla­ses me­nos pu­dien­tes po­der ad­qui­rir de una vi­vien­da pro­pia, ven­dién­do­se a 5 pe­se­tas el me­tro cua­dra­do. No obs­tan­te, la es­pe­cu­la­ción y la escasez eco­nó­mi­ca lle­va­rían al fra­ca­so es­te loa­ble pro­yec­to.

El ve­cin­da­rio ini­cial era de pro­ce­den­cia ru­ral; la le­ja­nía del cen­tro de la ciu­dad pro­vo­ca­ba cier­to ais­la­mien­to y aun­que la co­mu­ni­ca­ción era bue­na

El as­cen­sor fun­cio­na sin in­ter­ven­ción hu­ma­na al­gu­na. Ade­más, son va­rios los tes­ti­gos que han vis­to una ex­tra­ña som­bra

los pro­ble­mas lle­ga­ban por el blo­queo na­tu­ral que ori­gi­na­ba el arro­yo del Ta­mar­gui­llo, en di­cho ba­rrio, con res­pec­to a la ciu­dad, así co­mo las vi­vien­das que aca­ba­ron sien­do de au­to­cons­truc­ción, con­for­man­do fi­nal­men­te un ba­rrio con un as­pec­to sin­gu­lar.

Co­mo da­to in­tere­san­te se­ña­lar que has­ta el año 1960 no go­zó el ba­rrio de su­mi­nis­tro de agua co­rrien­te y al­can­ta­ri­lla­do. A ini­cios del año 1937, se inau­gu­ró el mer­ca­do de abas­tos del Ce­rro del Águi­la. Je­sús Co­ne­je­ro nos in­di­ca al res­pec­to: “En los co­mien­zos del año 1930, el ba­rrio cuen­ta con una po­bla­ción de me­nos de 2.500 ha­bi­tan­tes, pa­san­do en 1945 a te­ner un cen­so de 14.334 per­so­nas. Es­te in­cre­men­to de po­bla­ción fue de­bi­do, en­tre otras cau­sas, a la im­plan­ta­ción de la fá­bri­ca de Hi­la­tu­ras y Te­ji­dos An­da­lu­ces, S.A. –HY­TA­SA–. Su pre­si­den­te, Pru­den­cio Pu­mar, en­car­gó en 1937 el pro­yec­to del con­jun­to fa­bril al ar­qui­tec­to se­vi­llano Juan Ta­la­ve­ra He­re­dia, que en­tre los años 1938 y 1941 eje­cu­tó la pri­me­ra fa­se del mis­mo y cons­tru­yó las pri­me­ras na­ves que se ali­nea­ban a la ac­tual ave­ni­da de Hy­ta­sa, an­tes Hé­roes de To­le­do. En una se­gun­da fa­se, en­tre los años 1941 y 1944, Jo­sé Gal­na­res Sa­gas­ti­zá­bal com­ple­ta el con­jun­to, si bien con­ti­nua­rá in­cor­po­ran­do edi­fi­cios al mis­mo has­ta 1963.

El ar­qui­tec­to se­vi­llano Juan Ta­la­ve­ra dis­pu­so unas ca­lles en per­pen­di­cu­lar a la ave­ni­da que in­ten­tó fue­ran acon­di­cio­na­das co­mo ca­lles de ba­rrio, cui­dan­do sus pa­vi­men­tos y ar­bo­lan­do sus ace­ras. En el la­do nor­te si­tuó las ofi­ci­nas y vi­vien­das de dos plan­tas de al­tu­ra, ro­dea­das de zo­nas ajar­di­na­das que pos­te­rior­men­te fue­ron edi­fi­ca­das; al­ma­ce­nes y ser­vi­cios de una cru­jía y dos plan­tas en el la­do es­te de la fá­bri­ca y cin­co na­ves en­tre las an­te­rio­res edi­fi­ca­cio­nes, en sen­ti­do es­te-oes­te, des­ti­na­das a te­ji­dos, hi­la­dos y cen­tral de tin­tes, apres­tos y se­ca­do. Gal­na­res reali­zó el res­to: cen­tral eléc­tri­ca, de­pó­si­to de agua, va­rios al­ma­ce­nes y dos blo­ques li­nea­les de vi­vien­das dis­pues­tos per­pen­di­cu­lar­men­te a la ca­lle”.

EXPERIMENTACIÓN IN SI­TU

En nues­tra in­ves­ti­ga­ción dis­pu­si­mos de to­do el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra rea­li­zar una se­rie de com­pro­ba­cio­nes ha­bien­do si­do pre­via­men­te in­for­ma­dos de to­do lo su­ce­di­do en el Cen­tro Cí­vi­co Ce­rro del Águi­la por tes­ti­gos y tra­ba­ja­do­res, co­mo ya he­mos vis­to. Lo­ren­zo Ca­be­za, del gru­po GPS, tam­bién se in­tere­só por es­te ca­so y reali­zó jun­to a no­so­tros una ins­pec­ción ocu­lar del mis­mo. Una vez des­pe­ja­do el cen­tro, co­men­za­mos con un barrido fo­to­grá­fi­co por to­das las ins­ta­la­cio­nes, ade­más de en el sa­lón de ac­tos, con la in­ten­ción de do­cu­men­tar grá­fi­ca­men­te, lo me­jor po­si­ble, nues­tra in­ves­ti­ga­ción y que no se tra­ta­ba de un frau­de. Ade­más, en di­fe­ren­tes pun­tos del cen­tro de­ja­mos gra­ba­do­ras con la cer­te­za de que na­die po­día ac­tuar so­bre ellas. Así, cap­ta­mos va­rias psi­co­fo­nías en es­tas ins­ta­la­cio­nes, en­tre ellas dos muy cla­ras que de­cían: “¡Mar­chaos!” y “muer­te”. Igual­men­te se ins­pec­cio­nó el as­cen­sor que, an­te no­so­tros y sin que na­die lla­ma­ra al mis­mo, subió y ba­jó co­mo ac­cio­na­do por ma­nos in­vi­si­bles. La de­mos­tra­ción –o mal fun­cio­na­mien­to– fue lo su­fi­cien­te­men­te ex­plí­ci­ta co­mo pa­ra de­jar­nos sor­pren­di­dos sa­bien­do que en otras oca­sio­nes –co­mo en la in­ves­ti­ga­ción de “La ca­sa de los se­cre­tos”– ya ha­bía su­ce­di­do al­go si­mi­lar.

En el trans­cur­so de la mis­ma una alum­na nos in­di­có que ha­bía vis­to una som­bra pa­sar por uno de los pa­si­llos en di­rec­ción al sa­lón. Acu­di­mos pres­tos al mis­mo y com­pro­ba­mos có­mo allí no ha­bía en­tra­do na­die. Sin em­bar­go, es “lo ha­bi­tual”, es­te ti­po de som­bras que deam­bu­lan por las ins­ta­la­cio­nes y que “ac­túan” so­bre puer­tas y ven­ta­nas.

Una in­ves­ti­ga­ción en la que se re­co­gie­ron tes­ti­mo­nios y am­plios da­tos téc­ni­cos pa­ra pen­sar que den­tro del edi­fi­cio hay al­go más que aque­llo que per­ci­bi­mos nor­mal­men­te. Un fo­co don­de la pre­sen­cia de lo ex­tra­ño, sea lo que sea, se ma­ni­fies­ta con re­gu­la­ri­dad e in­quie­ta, día tras día, a los tra­ba­ja­do­res de es­te cen­tro neu­rál­gi­co de la ca­pi­tal his­pa­len­se ha­cia el que mu­chos gi­ran la ca­be­za cuan­do pa­san a su la­do, in­quie­tos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.