EL PUE­BLO FAN­TAS­MA DE BO­DIE

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO -

Ima­gí­nen­se uno de esos pue­blos de pe­lí­cu­la. Con sus co­di­cio­sos bus­ca­do­res de oro, la puer­ta de ma­de­ra del sa­lón abrien­do y ce­rrán­don­se, la es­cue­la a un la­do, al otro la igle­sia con su to­rre do­mi­nan­do el ho­ri­zon­te, za­fios bo­rra­chos por do­quier y, por eso de dar­le un po­co de en­can­to al tó­pi­co, un she­riff con su pla­ca con for­ma de es­tre­lla so­bre el pe­cho. Ima­gi­nen aho­ra ese pue­blo de western mu­cho tiem­po des­pués: ya con la es­cue­la de­sier­ta, la igle­sia aban­do­na­da y el in­te­rior del sa­loon cu­bier­to por una in­men­sa ca­pa de pol­vo. Pro­ba­ble­men­te en tal ima­gen, un po­co me­lan­có­li­ca, ha­ya tam­bién una hue­lla fan­tas­mal. Por­que, eso es, es­ta­mos ima­gi­nan­do un pue­blo fan­tas­ma. Pues de­jen de ima­gi­nar y acér­quen­se a Ca­li­for­nia, a las in­me­dia­cio­nes del cé­le­bre Par­que de Yos­mi­te, y pon­gan rum­bo a un ver­da­de­ro pue­blo fan­tas­ma, a Bo­die. En 1859, se des­cu­brió oro en las co­li­nas de Mono La­ke. Y ca­si se creó de la na­da es­te pue­blo que co­men­zó te­nien­do 20 ha­bi­tan­tes y en ape­nas dos dé­ca­das 20.000. Y pa­ra ellos, na­da me­nos que 65 sa­lo­nes. Pe­ro el tiem­po pa­só y la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra fue des­apa­re­cien­do. Y en 1962 el pue­blo fue aban­do­na­do. Pe­ro las ca­sas que­da­ron. Si se atre­ven, hoy pue­den vi­si­tar­lo y pa­sear en­tre los es­pec­tros de la gen­te que allí vi­vió y los mu­chos en­se­res que allí de­ja­ron. Pe­ro cui­da­do: si se les ocu­rre to­car uno de esos ob­je­tos, si se les ocu­rre sus­traer­lo y lle­vár­se­lo, la mal­di­ción de Bo­die les acom­pa­ña­rá pa­ra siem­pre. No es bro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.