In­ter­net con­tra la cons­pi­ra­noia

Enigmas - - DEEP WEB - TEX­TO Juan Jo­sé Sán­chez Oro

La Tie­rra pla­na y la hue­ca, los rep­ti­lia­nos, los Illu­mi­na­ti, el go­bierno ocul­to del mun­do, el Nue­vo Or­den Mun­dial, la fal­sa lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na y mu­chas otras teo­rías de la cons­pi­ra­ción po­drían te­ner sus días con­ta­dos en In­ter­net si con­ti­núa la in­ten­ción de las gran­des mar­cas de eli­mi­nar ese ti­po de con­te­ni­dos.

Si es­cri­bi­mos en el tra­duc­tor de Goo­gle “I am a flat eart­her” –“Soy te­rra­pla­nis­ta”– y pe­di­mos que lo tra­duz­ca al fran­cés, la res­pues­ta que ob­te­ne­mos es sor­pren­den­te: “Je suis un fou” –Yo es­toy lo­co–. De mo­men­to, es­ta in­só­li­ta tra­duc­ción úni­ca­men­te fun­cio­na del in­glés al fran­cés, y ha ha­bi­do quie­nes con­si­de­ran que no se tra­ta de un error, sino de una mo­fa in­ten­cio­na­da del bus­ca­dor con­tra quie­nes de­fien­den que nues­tro pla­ne­ta no es una es­fe­ra y to­dos los cien­tí­fi­cos nos en­ga­ñan. En ver­dad, pa­re­ce po­co pro­ba­ble que los pro­gra­ma­do­res de Goo­gle ha­yan op­ta­do por re­be­lar­se de esa for­ma tan par­ti­cu­lar an­te el no­ta­ble in­cre­men­to de creen­cias ex­tra­va­gan­tes que inun­da in­ter­net. No obs­tan­te, las gran­des mar­cas sí que es­tán reac­cio­nan­do con ab­so­lu­ta con­tun­den­cia y a ca­ra des­cu­bier­ta fren­te a de­ter­mi­na­dos con­te­ni­dos cons­pi­ra­noi­cos. Re­cien­te­men­te, uno de los más afa­ma­dos teó­ri­cos de esos pen­sa­mien­tos al­ter­na­ti­vos y de­li­ran­tes, el nor­te­ame­ri­cano Alex Jones, con mi­llo­nes de se­gui­do­res en to­do el mun­do, ha vis­to eli­mi­na­dos sus au­dios y ví­deos de las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas de di­fu­sión. Fa­ce­book, You­tu­be e iTu­nes han co­men­ta­do que la me­di­da adop­ta­da no se­rá una ac­ción úni­ca. For­ma par­te de su fir­me em­pe­ño cor­po­ra­ti­vo por al­ber­gar me­jo­res con­te­ni­dos, más fia­bles y aca­bar con la pla­ga de las “no­ti­cias fal­sas” en la Red. ¿Es­ta­mos an­te un in­quie­tan­te ejer­ci­cio de cen­su­ra de la li­ber­tad de ex­pre­sión o an­te un con­trol de la ca­li­dad in­for­ma­ti­va pa­ra ter­mi­nar con el lu­cra­ti­vo ne­go­cio de las men­ti­ras del que vi­ven mu­chos you­tu­bers y blo­gue­ros? EL PERSONAJE. Alex Jones es un me­diá­ti­co pe­rio­dis­ta de EE.UU co­no­ci­do po­pu­lar­men­te por di­vul­gar teo­rías de la cons­pi­ra­ción. Tie­ne va­rios pro­gra­mas de pod­cast, ca­na­les de You­tu­be y por­ta­les co­mo In­fo­Wars, fun­da­do en 2006, des­de don­de co­mu­ni­ca sus ideas a más de dos mi­llo­nes y me­dio de sus­crip­to­res y sus vi­deos cuen­tan con más de 1.500 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes. IDEAS PE­LI­GRO­SAS. Prác­ti­ca­men­te to­do el ca­tá­lo­go de ex­tra­va­gan­tes teo­rías de la cons­pi­ra­ción que po­da­mos ha­llar por in­ter­net ha pa­sa­do tam­bién por los la­bios de Alex Jones. En sus pro­gra­mas de­fien­de que las va­cu­nas pro­vo­can au­tis­mo, aun­que se sa­be per­fec­ta­men­te que la ba­se de es­ta creen­cia pro­vino de un frau­du­len­to ar­tícu­lo cien­tí­fi­co ya re­trac­ta­do por los edi­to­res de la pu­bli­ca­ción. Tam­bién Jones pos­tu­la que el go­bierno de EE.UU po­see avan­za­dos dis­po­si­ti­vos pa­ra mo­di­fi­car el cli­ma, que or­ga­ni­za ope­ra­ti­vos de fal­sa ban­de­ra ba­jo la for­ma de ti­ro­teos ju­ve­ni­les en es­cue­las –lo que le va­lió una de­man­da de los pa­dres de va­rias víc­ti­mas– o el de­rri­bo de las Torres Ge­me­las el 11-S y si­mu­ló un ata­que con ar­mas quí­mi­cas en la gue­rra de Si­ria pa­ra jus­ti­fi­car el bom­bar­deo del país. Otra de sus más osa­das es­pe­cu­la­cio­nes ad­vier­te con­tra el ge­no­ci­dio de la ra­za blan­ca co­me­ti­do en se­cre­to por otras co­mu­ni­da­des ét­ni­cas y po­lí­ti­cas co­mo el par­ti­do de­mó­cra­ta y los co­mu­nis­tas. To­do lo cual, su­ma­do a las fre­cuen­tes bur­las del pe­rio­dis­ta con­tra los in­mi­gran­tes, mu­sul­ma­nes y las per­so­nas trans­gé­ne­ro, vie­ne su­mi­nis­tran­do mu­ni­ción ideo­ló­gi­ca a la de­re­cha más ra­di­cal nor­te­ame­ri­ca­na.

LAS RA­ZO­NES DEL CENSOR. Se­gún in­for­mó la BBC, las com­pa­ñías de In­ter­net han re­ti­ra­do de sus pla­ta­for­mas las cuen­tas y ca­na­les de Alex Jones por­que es­te pe­rio­dis­ta “in­ci­ta el dis­cur­so del odio y pro­mue­ve la violencia”. A par­tir de lo cual, Ap­ple ha eli­mi­na­do 5 de los 6 pro­gra­mas que Jones te­nía en iTu­nes. You­tu­be ha ce­rra­do The Alex Jones Show que emi­tía online a to­do el país y Spo­tify ve­tó de idén­ti­ca ma­ne­ra los ar­chi­vos al­ma­ce­na­dos en su web por­que “vio­lan re­pe­ti­das ve­ces las po­lí­ti­cas de con­te­ni­do”. Por su par­te, Fa­ce­book en­tien­de igual­men­te que di­chas pu­bli­ca­cio­nes “ata­ca­ban o des­hu­ma­ni­za­ban a las per­so­nas”. Úni­ca­men­te Twit­ter ha man­te­ni­do ac­ti­va la cuen­ta de Jones al de­ter­mi­nar que pue­de ser peor el re­me­dio que la en­fer­me­dad: “No to­ma­mos me­di­das pun­tua­les pa­ra ha­cer­nos sen­tir bien a cor­to pla­zo y aña­dien­do más com­bus­ti­ble a las nue­vas teo­rías de la cons­pi­ra­ción”. REAC­CIO­NES EN DE­FEN­SA DE JONES. Wi­kileaks ha al­za­do su voz en fa­vor del po­lé­mi­co pe­rio­dis­ta, “in­de­pen­dien­te­men­te de los he­chos de es­te ca­so, la ca­pa­ci­dad de Fa­ce­book pa­ra cen­su­rar a pu­bli­ca­do­res ri­va­les es un pro­ble­ma del an­ti­mo­no­po­lio glo­bal, que jun­to con el im­pe­ria­lis­mo cul­tu­ral de San Fran­cis­co, re­du­ce la di­ver­si­dad po­lí­ti­ca”. Y el pro­pio ve­ta­do ha ma­ni­fes­ta­do que “el pro­ble­ma no es si In­fo­wars es­tá par­ti­ci­pan­do en un ‘dis­cur­so del odio’ o ‘vio­lan­do los es­tán­da­res de la co­mu­ni­dad’. Se tra­ta de si quien ha­bla tie­ne ideas fa­vo­ra­bles o ideas con­tra­rias” al or­den es­ta­ble­ci­do. Gra­cias a su ve­to, Alex Jones ha en­con­tra­do una nue­va cons­pi­ra­ción de la que vi­vir y ha re­cla­ma­do la ayu­da de Do­nald Trump pa­ra aca­bar con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.