FAN­TAS­MAS DE LOS GUZ­MA­NES

Hay fa­mi­lias que for­man par­te de la his­to­ria de nues­tro país y que arras­tran tras de sí to­da una suer­te de le­yen­das, tam­bién de fan­tas­mas, crea­das a tra­vés de los si­glos y que per­te­ne­cen a la tra­di­ción po­pu­lar.

Enigmas - - FANTASMA GORIA - TEX­TO Fe­de­ri­co Pa­dial

Tal es el ca­so de los Guz­ma­nes, nom­bre que irre­me­dia­ble­men­te nos evo­ca la he­roi­ca fi­gu­ra de don Alon­so Pé­rez de Guzmán, más co­no­ci­do co­mo Guzmán el Bueno, so­bre­nom­bre que le fue con­ce­di­do por su ac­tua­ción en el si­tio de Ta­ri­fa, don­de arro­jó su pu­ñal pa­ra que de­go­lla­ran a su pro­pio hi­jo an­tes que ren­dir la pla­za.

Fi­gu­ra his­tó­ri­ca apar­te, la le­yen­da acom­pa­ña y flo­rea su vi­da. El he­cho de que de­fe­nes­tra­ra a un dra­gón, sin du­da atrae la cu­rio­si­dad de los más he­te­ro­do­xos, y es que en su pe­ri­plo afri­cano se las tu­vo que ver, di­cen, con “la sier­pe de Fez”, una te­mi­ble ser­pien­te ala­da que ate­mo­ri­za­ba a la po­bla­ción local y a la cual sa­lió a dar ca­za úni­ca­men­te con la ayu­da de su es­cu­de­ro. La le­yen­da nos cuen­ta que en­con­tró a la bes­tia lu­chan­do con un león y, tras ma­tar­la, se hi­zo con la fi­de­li­dad del león, que lo acom­pa­ña­rá y lu­cha­rá a su la­do en cuan­tas li­des tu­vo por aque­llas tie­rras, has­ta el mo­men­to de su re­torno a Es­pa­ña, mo­men­to en el que el no­ble ani­mal mu­rió aho­ga­do en el Es­tre­cho de Gi­bral­tar tra­tan­do de se­guir a su sal­va­dor. Tras es­ta bre­ve pre­sen­ta­ción del personaje, vea­mos dón­de po­de­mos des­cu­brir los fan­tas­mas que acom­pa­ñan al ape­lli­do Guzmán.

MO­NAS­TE­RIO DE SAN ISI­DO­RO DEL CAM­PO, SAN­TI­PON­CE (SE­VI­LLA)

Man­da­do cons­truir por el pro­pio Guzmán el Bueno pa­ra su des­can­so eterno y el de su es­po­sa Ma­ría Alon­so Co­ro­nel, el edi­fi­cio gó­ti­co-mu­dé­jar se pre­sen­ta co­mo una gran for­ta­le­za, digno de ser vi­si­ta­do por su in­teres ar­tís­ti­co e his­tó­ri­co. Po­see ade­más una in­só­li­ta ca­pi­lla do­ble, fru­to de la unión de la pro­pia de don Alon­so y la de su hi­jo Juan Alon­so Pé­rez de Guzmán, que cons­tru­yó su se­pul­tu­ra con­ti­gua a la de su pro­ge­ni­tor. Tras él, en­con­tra­mos el lla­ma­do Claus­tro de los Muer­tos, don­de los mon­jes del Cís­ter y des­pués los Je­ró­ni­mos se­rían en­te­rra­dos, dán­do­se la cu­rio­si­dad de que en un pe­que­ño fri­so que bor­dea el pa­tio es­tán es­gra­fia­dos los nom­bres de los mon­jes allí en­te­rra­dos, en­te­rra­mien­tos és­tos que se rea­li­za­ban en ver­ti­cal por pro­ble­mas de es­pa­cio.

En un en­torno tan su­ge­ren­te pa­ra la ima­gi­na­ción no es de ex­tra­ñar que se ha­ble de fan­tas­mas y apa­re­ci­dos, en con­cre­to en el ci­ta­do claus­tro, en el con­ti­guo Claus­tro de los Al­ji­bes –que fue usa­do co­mo cár­cel de mu­je­res– y tam­bién en la sa­cris­tía de­no­mi­na­da Sa­la de los Es­pe­jos, don­de la can­ti­dad de nu­bla­dos es­pe­jos ha­ce ver pa­rei­do­lias a to­do aquél que es­té dis­pues­to a “ver más de lo que hay”.

Tam­bien se han re­co­gi­do re­la­tos del an­ti­guo equi­po de se­gu­ri­dad que afir­ma­ban oír el so­ni­do del gran ór­gano si­tua­do en el co­ro, el cual si­gue a la es­pe­ra de una res­tau­ra­ción que lo ha­ga so­nar. La le­yen­da atri­bu­ye los fe­nó­me­nos a un Guzmán bas­tan­te pe­cu­liar: Ra­fael Pé­rez de Guzmán, “mi­li­tar y to­re­ro”, de quien se des­co­no­ce el lu­gar de en­te­rra­mien­to den­tro del mo­nas­te­rio y que se­ría igual de re­vol­to­so en la muer­te que en su li­cen­cio­sa vi­da.

CAS­TI­LLO DE NIE­BLA (HUEL­VA)

Tes­ti­go del pa­so de tur­de­ta­nos, ro­ma­nos, vi­si­go­dos, ára­bes y cris­tia­nos, el con­da­do de Nie­bla en Huel­va tam­bién fue mo­ra­da de los Guz­ma­nes; tes­ti­go de ello es su cas­ti­llo, don­de, en sus dos plan­tas sub­te­rrá­neas de maz­mo­rras, al­gu­nos vi­si­tan­tes afir­man ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do ex­tra­ñas sen­sa­cio­nes, cap­ta­do en sus gra­ba­cio­nes de ví­deo vo­ces que no co­rres­pon­dían a los pre­sen­tes y la ha­bi­tual fe­no­me­no­lo­gía de los lu­ga­res que da­mos en de­fi­nir co­mo “en­can­ta­dos”.

Des­co­no­ce­mos la su­pues­ta pro­ce­den­cia de ta­les efec­tos, pe­ro lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción la le­yen­da que ha­bla so­bre Ellen Mary Wi­lliams y Wind­sor, crea­do­ra de la Es­cue­la de Ar­queo­lo­gía An­glo-His­pano-Ame­ri­ca­na – apo­da­da Ele­na Whis­haw o “la in­gle­sa”–: cuen­tan que sa­lía por las no­ches to­tal­men­te des­nu­da al pa­tio de ar­mas del cas­ti­llo a to­car el piano, lo cual su­gie­re que al­gún ti­po de em­bru­jo de­be de te­ner el lu­gar. ¿O no?

CAS­TI­LLO DE SAN­TIA­GO, SANLÚCAR DE BA­RRA­ME­DA (CÁ­DIZ)

No me­nos im­por­tan­te se­ría el su­pues­to es­pec­tro de doña

Leonor de Men­do­za, es­po­sa de don En­ri­que Pé­rez de Guzmán, la cual pa­re­ce no que­rer aban­do­nar es­te cas­ti­llo del si­glo XV y ha­cer su re­co­rri­do por la sa­la que fue usa­da co­mo cár­cel du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, en un pun­to con­cre­to de la plan­ta ba­ja.

Jun­to al re­co­rri­do es­pec­tral, co­mo si de una bans­hee ir­lan­de­sa se tra­ta­se, sue­le ame­dren­tar al per­so­nal que tra­ba­ja en las ins­ta­la­cio­nes de ocio del cas­ti­llo con gri­tos y la­men­tos a la par que en­cien­de y apa­ga las lu­ces del re­cin­to a su an­to­jo.

TO­RRE DE LOS GUZ­MA­NES, LA AL­GA­BA (SE­VI­LLA)

Juan de Guzmán y Torres, pri­mer se­ñor de la Al­ga­ba, man­da cons­truir una ro­bus­ta to­rre de es­ti­lo mu­dé­jar en 1446, de 27 me­tros de al­tu­ra y 4 plan­tas, con mu­ros de dos me­tros de gro­sor. La to­rre des­pués de su uso co­mo vi­vien­da y ba­luar­te de los Guz­ma­nes, sir­vió co­mo re­fu­gio de la po­bla­ción al­ga­be­ña fren­te a las te­mi­das inun­da­cio­nes del Gua­dal­qui­vir y tu­vo uso de al­ma­cén y co­mo cár­cel local.

Y es aquí don­de en­con­tra­mos a nues­tra pe­cu­liar apa­ri­ción. Cuen­ta la le­yen­da que un jo­ven cris­tiano per­di­da­men­te enamo­ra­do de una be­lla mu­sul­ma­na, al ser­vi­cio de la Ca­sa de Guzmán, no con­se­guía acer­car­se a ella y, pa­ra po­der es­tar cer­ca de su ama­da, en­tró vo­lun­ta­ria­men­te a tra­ba­jar en las obras de fi­na­li­za­ción de la to­rre, con tan ma­la for­tu­na que ca­yó por las em­pi­na­das es­ca­le­ras, mu­rien­do en el ac­to sin ha­ber­se acer­ca­do si­quie­ra a la jo­ven. Des­de en­ton­ces en­tre sus mu­ros va­ga­ría el fan­tas­ma del des­di­cha­do mu­cha­cho, que du­ran­te el si­len­cio de la no­che re­pi­te el nom­bre de su ama­da Man­guz. Di­cen que así lo ha­rá por to­da la eter­ni­dad. La to­rre, ade­más, con­ta­ría con un pa­sa­di­zo se­cre­to que la co­nec­ta­ría con la cer­ca­na igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de la Nie­ves. Se­gún las gen­tes más vie­jas del lu­gar, su en­tra­da aún era vi­si­ble en la plan­ta ba­ja an­tes de su úl­ti­ma re­for­ma, en los años se­ten­ta.

PA­LA­CIO DE LOS MAR­QUE­SES DE LA AL­GA­BA (SE­VI­LLA)

Tes­ti­go del Mo­tín del Pen­dón Ver­de (1521), en su bal­co­na­da fue­ron ex­pues­tas las ca­be­zas cer­ce­na­das de los ca­be­ci­llas de la aso­na­da. Ni la me­dia­ción del marqués de la Al­ga­ba, des­cen­dien­te de nues­tro ci­ta­do Guzmán, pu­do evi­tar la tra­ge­dia.

A es­to ten­dría­mos que su­mar que su pa­tio pos­te­rior fue usa­do co­mo im­pro­vi­sa­do ce­men­te­rio du­ran­te la pla­ga de pes­te que aso­ló Se­vi­lla. Tam­bién que ha­ce unas dé­ca­das, an­tes de su mag­ní­fi­ca res­tau­ra­ción –ac­tual Cen­tro Mu­dé­jar–, ca­yó en la to­tal de­ca­den­cia y rui­na sien­do re­fu­gio de to­xi­có­ma­nos, al­gu­nos de los cua­les en­con­tra­ron la muer­te en­tre sus mal­tre­chos mu­ros.

Pe­ro lo que re­cla­ma nues­tra aten­ción es la su­pues­ta apa­ri­ción de una da­ma blan­ca que re­co­rre su ga­le­ría su­pe­rior y de la cual dan testimonio los di­fe­ren­tes equi­pos de se­gu­ri­dad que por allí han pa­sa­do, lle­gan­do in­clu­so a des­ti­nar cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia a la cap­tu­ra de la apa­re­ci­da, aun­que sin des­ta­ca­dos re­sul­ta­dos. Re­mar­ca­bles son tam­bién los tes­ti­gos que du­ran­te los fes­ti­va­les de mú­si­ca que sue­len ce­le­brar­se en ve­rano en su enor­me pa­tio dan fe de tan pin­to­res­ca apa­ri­ción, así co­mo los téc­ni­cos de so­ni­do, quie­nes afir­man en­con­trar mil y una di­fi­cul­ta­des con sus equi­pos téc­ni­cos cuan­do tie­nen que tra­ba­jar en di­cho lu­gar.

Cin­co en­cla­ves que se pue­den vi­si­tar ac­tual­men­te y que re­co­men­da­mos por su his­to­ria y be­lle­za, y que sin du­da cau­ti­va­rán tam­bién al lec­tor una vez que co­noz­can las su­ge­ren­tes le­yen­das que los ja­lo­nan.

En la otra pá­gi­na, el “Claus­tro de los Muer­tos”, en San Isi­do­ro. So­bre es­tas lí­neas, to­rre de los mar­que­ses de Al­ga­ba. De­ba­jo, nom­bres gra­ba­dos de los mon­jes muer­tos.

So­bre es­tas lí­neas y a la de­re­cha, Mo­nas­te­rio de San Isi­do­ro del Cam­po, en San­ti­pon­ce,Se­vi­lla. En su in­te­rior se en­cuen­tra el co­no­ci­do co­mo “Claus­tro de los Muer­tos”, en el que la fe­no­me­no­lo­gía anó­ma­la es no­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.