LOS RI­TOS DE LA MA­FIA

LA YA­KU­ZA JA­PO­NE­SA, LOS VOR V ZA­KO­NE RU­SOS, LA CO­SA NOS­TRA… LAS MÁS IM­POR­TAN­TES OR­GA­NI­ZA­CIO­NES CRIMINALES DEL MUN­DO TIE­NEN SUS PRO­PIAS RE­GLAS… Y SUS CE­RE­MO­NIAS DE COR­TE SIM­BÓ­LI­CO Y ESO­TÉ­RI­CO. DES­CU­BRI­MOS LOS SE­CRE­TOS MÁS OCUL­TOS DE ES­TOS DES­PIA­DA­DOS SE­ÑOR

Enigmas - - EN PORTADA - TEX­TO Ós­car He­rra­dón

Ca­da ter­cer fin de se­ma­na de ma­yo se ce­le­bra en el ba­rrio de Asa­ku­sa, en To­kio, Ja­pón, el fes­ti­val co­no­ci­do co­mo San­ja Mat­su­ri –li­te­ral­men­te “el Fes­ti­val de los Tres San­tua­rios”–: una ce­le­bra­ción po­pu­lar de ori­gen sin­toís­ta en el que cien­tos de ve­ci­nos trasladan a hom­bros tres mi­kos­hi –una ca­pi­lla o al­tar por­tá­til pe­que­ño pe­ro muy pe­sa­do, be­lla­men­te ador­na­do– al tem­plo de Sen­so-ji. Los se­gui­do­res del sin­toís­mo creen que el mi­kos­hi sir­ve co­mo vehícu­lo de un en­te di­vino a la ho­ra de un des­fi­le de dei­da­des.

Aun­que es una festividad po­pu­lar, no es nin­gún se­cre­to que quien man­da en el San­ja Mat­su­ri es la Ya­ku­za, la te­mi­ble ma­fia ja­po­ne­sa que ha he­cho del ta­tua­je una se­ña de iden­ti­dad. Ese día sus miem­bros, que sue­len pa­sar des­aper­ci­bi­dos du­ran­te el res­to del año, in­clu­so rea­li­zan­do to­do ti­po de tra­ba­jos en la so­cie­dad, mues­tran su cuer­po des­nu­do, úni­ca­men­te cu­bier­to con el fun­dos­hi, una pren­da tra­di­cio­nal ja­po­ne­sa de te­la. Ese día, de­ce­nas de ya­ku­za po­san pa­ra los tu­ris­tas, se co­lo­can en la par­te su­pe­rior de los al­ta­res y en una de­mos­tra­ción de fuer­za, de quié­nes im­po­nen la ley y el or­den en la zo­na, se reúnen an­te la co­mi­sa­ría de Po­li­cía.

El San­ja Mat­su­ri se ce­le­bra en ho­nor de las tres per­so­nas con­si­de­ra­das fun­da­do­ras del tem­plo Sen­so-ji. Se­gún la tra­di­ción, una ma­ña­na de mar­zo del año 628 dos her­ma­nos pes­ca­do­res en­con­tra­ron en­tre sus re­des una es­ta­tua de la dio­sa Kan­non, aun­que ellos des­co­no­cían su ori­gen. Des­pués, un ri­co arren­da­dor les con­tó de quién se tra­ta­ba –una bod­his­satt­va– y les ini­ció en el bu­dis­mo, con­sa­gran­do la re­li­quia en un pe­que­ño tem­plo, hoy en día el más an­ti­guo de To­kio, lo que tie­ne un gran sig­ni­fi­ca­do pa­ra los ya­ku­za, que quie­ren apa­re­cer an­te el pue­blo co­mo una ho­no­ra­ble so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.