LOS DIEZ MAN­DA­MIEN­TOS DEL SOL­DA­DO

Enigmas - - EN PORTADA -

El 5 de no­viem­bre de 2007 era arres­ta­do Sal­va­to­re Lo Pic­co­lo, “el úl­ti­mo pa­drino”, tras 25 lar­gos años co­mo fu­gi­ti­vo de la jus­ti­cia. Co­no­ci­do co­mo “il Ba­ro­ne” –el ba­rón–, en­tre las per­te­nen­cias que guar­da­ba en su es­con­di­te en una villa en Giar­di­ne­llo, en Pa­ler­mo, las au­to­ri­da­des ha­lla­ron un do­cu­men­to que ha arro­ja­do luz so­bre el có­di­go de ho­nor de la Ma­fia si­ci­lia­na, la Co­sa Nos­tra. Na­da me­nos que el de­cá­lo­go del per­fec­to ma­fio­so: los de­re­chos y de­be­res pa­ra for­mar par­te de es­te en­tra­ma­do cri­mi­nal con fuer­tes com­po­nen­tes sim­bó­li­cos. En el tex­to, es­cri­to a má­qui­na y en ma­yús­cu­las y con el es­cue­to y con­ci­so tí­tu­lo de “De­re­chos y de­be­res”, se ha­lla­ban los diez man­da­mien­tos que hay que cum­plir a ra­ja­ta­bla. El pri­me­ro prohí­be “pres­tar di­ne­ro di­rec­ta­men­te a un ami­go”, y acon­se­ja, si es ne­ce­sa­rio, ha­cer­lo a tra­vés de una ter­ce­ra per­so­na. El se­gun­do, bas­tan­te eu­fe­mís­ti­co, con­sis­te en “no desea­rás la muer­te del pró­ji­mo”. El ter­cer man­da­mien­to prohí­be cual­quier ti­po de re­la­ción con la po­li­cía y cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do y, ade­más, el ver­da­de­ro “hom­bre de ho­nor” tam­po­co se de­ja ver por círcu­los so­cia­les, clubs o ba­res, se­gún ex­pli­ca el cuar­to. El quin­to afir­ma que si el de­ber le lla­ma, tie­ne que es­tar dis­po­ni­ble en cual­quier mo­men­to, in­clu­so, “si su mu­jer es­tá a pun­to de mo­rir”. El sex­to exi­ge a los as­pi­ran­tes “pun­tua­li­dad” y res­pe­to “de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca” en to­das las ci­tas. El sép­ti­mo exi­ge “el res­pe­to a la es­po­sa” tras prohi­bir desear a la mu­jer del pró­ji­mo, una ver­da­de­ra afren­ta pa­ra los ma­fio­sos. El oc­ta­vo obli­ga a “de­cir la ver­dad” a cual­quier pre­gun­ta y en cual­quier si­tua­ción. Ima­gi­na­mos que no a las au­to­ri­da­des… El no­veno ha­ce re­fe­ren­cia a una de las re­glas de la “dig­ni­dad” de la or­ga­ni­za­ción: va­mos, que se pue­de ma­tar, ex­tor­sio­nar, tra­fi­car y co­me­ter to­do ti­po de atro­pe­llos y de­li­tos si las al­tas ins­tan­cias así lo or­de­nan, pe­ro nun­ca “ro­bar el di­ne­ro de otras per­so­nas o de otros cla­nes ma­fio­sos”. Y co­mo co­lo­fón al “có­di­go de ho­nor”, que­da prohi­bi­da la per­te­nen­cia a la Fa­mi­lia de cual­quie­ra que ten­ga pa­rien­tes cer­ca­nos en los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, aque­llos que ha­yan trai­cio­na­do a su mu­jer o quie­nes no mues­tren un buen com­por­ta­mien­to ni va­lo­res mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.