EL CRIS­TO DEL PA­ÑO

Lor­ca nun­ca es­tu­vo en Mo­clín. Pe­ro eso no im­pi­dió que el dra­má­ti­co fi­nal de Yer­ma (1934) –la pri­me­ra en­tre­ga de su “tri­lo­gía lor­quia­na”–, tu­vie­ra co­mo es­ce­na­rio la ro­me­ría que aquí se ce­le­bra ca­da 5 de oc­tu­bre. Una es­tam­pa del Cris­to del Pa­ño que ador­na­ba

Enigmas - - FLASHAZOS - TEX­TO An­to­nio Luis Moyano

Lue­go, fue el tam­bién gra­na­dino Mar­tín Re­cuer­da quien, a tra­vés de su obra tea­tral El Cris­to (1964), tras­la­dó al gran pú­bli­co lo que acon­te­ció en es­te pue­blo –si­tua­do a es­ca­sos ki­ló­me­tros de Gra­na­da- y que fue de­to­nan­te pa­ra que su ro­me­ría fue­se prohi­bi­da des­de 1957 has­ta 1971.

Fi­nal­men­te, se­ría Joa­quín Gó­mez Bu­rón (1937-1996), com­pi­la­dor de historias de la Es­pa­ña má­gi­ca –y pro­fun­da–, quien hil­va­na­ra lo acon­te­ci­do en es­ta al­dea de re­mi­nis­cen­cias lor­quia­nas: que el cu­ra de la igle­sia, ar­ma­do con cu­bo de cal y cu­chi­llo, ha­bía tra­ta­do de des­tro­zar el lien­zo del Cris­to por­tan­do su cruz. El cua­dro, se jus­ti­fi­có el pá­rro­co, se ha­bía con­ver­ti­do en fe­ti­che pa­ra una ro­me­ría “pa­ga­na” que re­em­pla­za­ba la de­vo­ción re­li­gio­sa por la más de­sen­fre­na­da de las or­gías.

Fue ha­ce aho­ra cua­ren­ta y cin­co años cuan­do, mo­ti­va­do por su es­tu­dio de la obra de Lor­ca, Joa­quín Gó­mez Bu­rón lle­gó por pri­me­ra vez a es­te pue­blo, coin­ci­dien­do con su ro­me­ría, con un ob­je­ti­vo: in­da­gar

en lo que ha­bía su­ce­di­do una le­ja­na no­che del año 1957 en la que el cua­dro apa­re­ció co­si­do a pu­ña­la­das y manchado de cal.

Su pe­cu­liar ma­ne­ra de gran­jear­se la con­fian­za del en­tre­vis­ta­do per­mi­ti­ría que los protagonistas de es­ta his­to­ria ter­mi­na­ran des­fi­lan­do en la cró­ni­ca cos­tum­bris­ta que só­lo su bri­llan­te plu­ma po­día re­fle­jar. Pri­me­ro fue en el se­ma­na­rio Per­so­nas (1975) –cu­ya re­per­cu­sión obli­ga­ría al sa­cer­do­te a exi­liar­se en Cataluña– y, más tar­de, en las pá­gi­nas de Es­pa­cio y Tiem­po (1991), an­te­ce­so­ra de ENIG­MAS.

Abor­da­do en la sa­cris­tía al tér­mino de una mi­sa, don Jo­sé Ló­pez Va­lle­ci­llos –así se lla­ma­ba el cu­ra– to­mó al bueno de Joa­quín por po­li­cía o agen­te de la Be­ne­mé­ri­ta. Acla­ra­do que no era ni uno ni lo otro, el pá­rro­co ac­ce­dió a to­mar­se un ca­fé y, a la pre­gun­ta “Don Jo­sé, ¿fue us­ted?”, desem­bu­chó su pri­me­ra con­fe­sión. “Mi­re us­ted, el pri­mer año que es­tu­ve de pá­rro­co en Mo­clín, re­cau­dé el día de la fies­ta del Cris­to más de cua­ren­ta mil pe­se­tas con la ven­ta de es­tam­pas y ve­las (…). Fue la úni­ca vez que par­ti­ci­pé de ta­les be­ne­fi­cios y los em­pleé en arre­glar un po­co la igle­sia, que bue­na fal­ta le ha­cía. Des­pués me ne­gué a ello y no pa­ré has­ta que aca­bé con la di­cho­sa pro­ce­sión, que más que una fies­ta re­li­gio­sa era un pre­tex­to pa­ra to­da cla­se de abu­sos y li­ber­ti­na­je. Há­ga­se una idea: en mi tiem­po ya me­nos, pe­ro an­tes, a los nue­ves me­ses de la ro­me­ría na­cían ni­ños por los al­re­de­do­res que no te­nían que ha­ber na­ci­do, y mu­chos. Aque­llo ha­bía que ver­lo. No es pa­ra con­tar­lo. Por­que en­ton­ces to­da­vía los ro­me­ros acu­dían a ca­ba­llo y en ca­rros y pa­sa­ban allí una y dos no­ches, ba­jo los oli­vos, har­tos de vino, y al­gu­nas mu­je­res co­rre­tea­ban de un la­do pa­ra otro co­mo si es­tu­vie­ran en ce­lo”.

Hoy, la “ro­me­ría de los sen­ti­dos” –co­mo la bau­ti­za­ra Lo­ren­zo Fer­nán­dez– es muy di­fe­ren­te a co­mo de­bió de ser an­ta­ño: la hi­le­ra de men­di­gos que ser­pen­tea­ba la cues­ta has­ta la er­mi­ta se ha ido ex­tin­guien­do y los jó­ve­nes de hoy día tie­nen –afor­tu­na­da­men­te– más pre­tex­tos pa­ra el de­sen­freno de su lí­bi­do co­mo pa­ra es­pe­rar ca­da año al día 5 de oc­tu­bre. Lo úni­co que no ha cam­bia­do es la mi­ra­da en­tre in­qui­si­ti­va y com­pa­si­va del Cris­to del Pa­ño, un lien­zo de tan es­ca­so va­lor ar­tís­ti­co que su au­tor pre­fi­rió man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to sin fir­mar la obra. Pe­ro eso no im­por­ta a las de­ce­nas de mi­les de fie­les que, hoy co­mo ayer, acu­den a la ro­me­ría pa­ra aca­ri­ciar con pa­ñue­los y pren­das per­so­na­les el mar­co del lien­zo… a la es­pe­ra de un mi­la­gro.

¿SA­BÍAS QUE? Al Cris­to del Pa­ño se le co­no­ce po­pu­lar­men­te así des­de que, a fi­na­les del si­glo XVIII, se ini­cia­ra una tra­di­ción oral que atri­bu­ye al lien­zo la mi­la­gro­sa cu­ra­ción de ca­ta­ra­tas –co­no­ci­da co­mo “en­fer­me­dad del pa­ño”–, del sa­cris­tán del pue­blo.

Joa­quín Gó­mez Bu­rón –aba­jo a la de­re­cha jun­to al pá­rro­co que ata­có el lien­zo en 1957– des­cri­bió lo su­ce­di­do en un re­por­ta­je en la re­vis­ta Per­so­nas, en 1975, con el que lo­gró gran re­per­cu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.