EL PUE­BLO MAL­DI­TO DE MEN­GO­LLU

CO­RRÍA EL MES DE ABRIL DE 1854. EL VIE­JO Y TRASHUMANTE CU­RA DEL CUAL DEPENDÍAN LAS AL­MAS DE LOS VE­CI­NOS DE VA­RIAS DI­MI­NU­TAS AL­DEAS DEL CON­CE­JO DE QUI­RÓS –EN LA MON­TA­ÑA AS­TU­RIA­NA–SUBÍA LAS PEN­DIEN­TES DE LOS MONTES QUE LO SE­PA­RA­BAN DEL PUE­BLO DE MEN­GO­LLU. L

Enigmas - - SOMBRAS -

Des­pués de ca­si tres ho­ras de tor­tuo­so via­je, a cer­ca de mil me­tros de al­tu­ra en­tre mon­ta­ñas y a lo­mos de su vie­ja mu­la y con su an­ti­gua es­co­pe­ta a mano pa­ra de­fen­der­se de ani­ma­les y ali­ma­ñas, comienza a di­vi­sar las pri­me­ras cons­truc­cio­nes de la al­dea per­di­da en­tre ve­ge­ta­ción. El pue­blo don­de vi­vían sus fe­li­gre­ses más re­mo­tos pa­re­cía es­tar co­mo ador­mi­la­do. Des­de aque­lla pri­me­ra ata­la­ya des­de don­de in­fi­ni­dad de ve­ces ha­bía di­vi­sa­do el fi­nal de su via­je, ad­ver­tía que al­go no iba bien. La es­tam­pa del pai­sa­je pre­sen­ta­ba me­dia do­ce­na de ca­sas jun­to a una pa­ne­ra. En es­ta cons­truc­ción se al­ma­ce­na­ba la co­se­cha re­co­gi­da en­tre to­dos y com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por maíz, pa­ta­tas y es­can­da.

Di­cha pa­ne­ra, hu­mil­dí­si­mo cen­tro so­cial pa­ra los ve­ci­nos, tam­bién era uti­li­za­da en los ac­tos li­túr­gi­cos fes­ti­vos. Por aque­llas fe­chas el pue­blo con­ta­ba con vein­ti­dós ha­bi­tan­tes y el pá­rro­co so­lía vi­si­tar el lu­gar dos o tres ve­ces al año. Po­de­mos ima­gi­nar­nos al cu­ra se­cán­do­se el su­dor de la fren­te tras la lar­ga ca­mi­na­ta. Le ex­tra­ña­ba el si­len­cio y la quie­tud. Mien­tras re­to­ma­ba el po­co tre­cho que le se­pa­ra­ba y atra­ve­sa­ba el pri­mer pra­do de pas­ti­za­les ya a las puer­tas de Men­go­llu, su ex­tra­ñe­za se hi­zo tris­te reali­dad: uno de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.