LA LE­YEN­DA DE SAN LON­GI­NOS

Enigmas - - REPORTAJE -

Cuen­ta una tra­di­ción local que un agri­cul­tor muy ri­co lla­ma­do Lon­guin­hos –Lon­gi­nos– vi­vía en los al­re­de­do­res de Bra­ga, cer­ca del Bom Je­sús. Sol­te­ro y re­ca­ta­do, las chi­cas del lu­gar lo veían co­mo un buen par­ti­do. Un día Lon­gi­nos se enamo­ró de una jo­ven, de nom­bre Ro­sin­ha, y ne­go­ció con su pa­dre el ca­sa­mien­to, co­mo re­za­ba la tra­di­ción, acor­dan­do una pen­sión pa­ra és­te, de nom­bre Pe­dro. Sin em­bar­go, la mu­cha­cha ha­bía pro­me­ti­do de­lan­te del al­tar del Bom Je­sus casarse con el jo­ven al que ama­ba, un tal Arturo. Cuan­do el pa­dre lo su­po, mon­tó en có­le­ra, y tan­to Ro­sin­ha co­mo Lon­gi­nos se re­ti­ra­ron a me­di­tar. En su ha­bi­ta­ción, Ro­sin­ha es­cu­chó una voz en su ca­be­za que al pa­re­cer era la de San Juan, que le di­jo que to­do se arre­gla­ría. La mis­ma voz se di­ri­gió a Lon­gi­nos, quien con­ven­ció a és­te de que no po­día arrui­nar la fe­li­ci­dad de los jó­ve­nes. Ahí pa­re­ce es­tar el ori­gen de una prác­ti­ca que to­da­vía hoy se si­gue prac­ti­can­do: en las Fes­ti­vi­da­des de San Juan, al­gu­nas chi­cas sol­te­ras ca­mi­nan al­re­de­dor de la es­ta­tua de gra­ni­to de­di­ca­da a San Lon­gi­nos en el Bom Je­sus, mien­tras en­to­nan salmos y ora­cio­nes, en la creen­cia de que así se ace­le­ra­rá su ma­tri­mo­nio.

De­ba­jo, es­ta­tua de Lon­gi­nos en la ci­ma del Bom Je­sus. En la otra pá­gi­na, arri­ba, in­te­rior de la igle­sia, cu­yo es­pec­ta­cu­lar re­ta­blo ma­yor cons­ta de va­rias es­cul­tu­ras que re­pre­sen­tan la Cru­ci­fi­xión. De­ba­jo, la San­ta Faz en uno de los con­jun­tos es­cul­tó­ri­cos del Gól­go­ta es­pi­ri­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.