LA TRIS­TE HIS­TO­RIA DEL CA­DÁ­VER DEL REY PE­DRO

EL CA­DÁ­VER DEL REY PE­DRO EL CA­TÓ­LI­CO, HÉ­ROE CRIS­TIANO EN LAS NA­VAS DE TO­LO­SA Y DE­RRO­TA­DO EN LA BA­TA­LLA DE MU­RET FREN­TE A SI­MÓN DE MONT­FORT, CO­NO­CIÓ UNA LAR­GA Y TRIS­TE HIS­TO­RIA HAS­TA SU DES­APA­RI­CIÓN.

Enigmas - - HISTORIAS MALDITAS -

El 12 de sep­tiem­bre de 1213, el rey Pe­dro el Ca­tó­li­co li­de­ró las hues­tes oc­ci­tano-ara­go­ne­sas que se en­fren­ta­ron a los cru­za­dos ca­pi­ta­nea­dos por Si­món de Mont­fort en Mu­ret, cer­ca de Tou­lou­se. La de­rro­ta sin pa­lia­ti­vos que su­frió el ejér­ci­to del mo­nar­ca ara­go­nés y sus va­sa­llos oc­ci­ta­nos sig­ni­fi­có el co­mien­zo del fin del ca­ta­ris­mo en el Lan­gue­doc y el pun­to y fi­nal a las pre­ten­sio­nes ara­go­ne­sas en ese te­rri­to­rio. La ba­ta­lla me­re­ce­ría un ex­ten­so ar­tícu­lo por la can­ti­dad de enig­mas his­tó­ri­cos y anéc­do­tas que la ador­nan, pe­ro en es­ta oca­sión me re­fe­ri­ré úni­ca­men­te a la suer­te que co­rrió el ca­dá­ver del mo­nar­ca, caí­do en la ba­ta­lla ata­via­do con la ar­ma­du­ra y ro­pa­jes de otro caballero pa­ra guar­dar el ano­ni­ma­to.

Si­món de Mont­fort per­mi­tió al día si­guien­te de la ba­ta­lla que los frei­res hos­pi­ta­la­rios de Tou­lou­se re­co­gie­ran el ca­dá­ver del rey y de sus ca­ba­lle­ros, pues­to que es­ta­ban afi­lia­dos a la Or­den. Sus res­tos fue­ron en­te­rra­dos ini­cial­men- te en el Hos­pi­tal de San Juan de Je­ru­sa­lén en Tou­lou­se, don­de re­po­sa­ron du­ran­te tres años y cin­co me­ses, has­ta 1217, tal y co­mo re­cuer­da el his­to­ria­dor Mar­tín Al­vi­ra en Mu­ret 1213. Pe­ro, a par­tir de ese mo­men­to, co­men­zó una ver­da­de­ra odi­sea pa­ra los pe­ca­do­res hue­sos de un mo­nar­ca al que se atri­bu­ye una afi­ción des­me­di­da por las mu­je­res –has­ta el ex­tre­mo de que, se cuen­ta, pa­só la no­che pre­via a la ba­ta­lla con una mis­te­rio­sa da­ma, lo que le pri­vó de fuer­zas y con­cen­tra­ción al día si­guien­te, se­gún los cro­nis­tas de la épo­ca–.

El 11 de fe­bre­ro de 1217, el pa­pa Ho­no­rio II acep­tó la so­li­ci­tud del rey Jai­me I de Ara­gón pa­ra lle­var los res­tos de su pa­dre has­ta su reino. Una lar­ga co­mi­ti­va in­te­gra­da por ca­ba­lle­ros, ca­nó­ni­gos del mo­nas­te­rio de San­ta Cris­ti­na de Som­port, co­men­da­do­res, frei­res hos­pi­ta­la­rios y el mis­mí­si­mo Jai­me I acom­pa­ña­ron a los res­tos de los caí­dos en Mu­ret has­ta el mo­nas­te­rio de Si­ge­na, un ce­no­bio fe­me­nino

que ha­bía fun­da­do la rei­na San­cha, ma­dre del mo­nar­ca que aho­ra se pre­ten­día en­te­rrar allí. De he­cho, se le dio se­pul­tu­ra en la Ca­pi­lla de San Pe­dro, un pan­teón si­tua­do en el cru­ce­ro nor­te de la igle­sia. Mar­tín Al­vi­ra des­cri­be el se­pul­cro co­mo “de pie­dra de are­nis­ca a dos aguas”.

Apa­ren­te­men­te, el rey muer­to en­con­tra­ba el des­can­so eterno en­tre la tum­ba de su ma­dre, San­cha, y las de sus her­ma­nas Leonor, con­de­sa de To­lo­sa, y Dul­ce, que ha­bía si­do monja en Si­ge­na. Los res­tos de los no­bles muer­tos en Mu­ret tam­bién en­con­tra­ron re­po­so en se­pul­tu­ras si­tua­das jun­to a los mu­ros ex­te­rio­res de la igle­sia. Pe­ro to­dos ellos fue­ron pro­fa­na­dos en 1809, du­ran­te la in­va­sión na­po­leó­ni­ca. Por su par­te, el se­pul­cro del mo­nar­ca fue abier­to en va­rias oca­sio­nes a lo lar­go de la his­to­ria has­ta que, fi­nal­men­te, sus res­tos des­apa­re­cie­ron.

La fuen­te arri­ba ci­ta­da re­cuer­da que en 1565 el ar­zo­bis­po de Za­ra­go­za, Her­nan­do el Ca­tó­li­co, or­de­nó abrir el se­pul­cro del rey, y se pu­do com­pro­bar que el ca­dá­ver es­ta­ba en­te­ro, que te­nía la bo­ca abier­ta y “en el ros­tro mos­tra­ba gran bra­vu­ra y en el cos­ta­do la te­rri­ble he­ri­da ori­gen del desas­tre de Mu­ret”. Al pa­re­cer, Fe­li­pe II or­de­nó a un ar­tis­ta por­tu­gués que hi­cie­ra un re­tra­to del rey muer­to, pe­ro se des­co­no­ce si tal obra se lle­vó a ca­bo. El se­pul­cro vol­vió a abrir­se en 1626 a ins­tan­cias del con­de de Mon­te­rrey; en 1642, du­ran­te una vi­si­ta a Si­ge­na del rey Fe­li­pe IV, quien tam­bién pi­dió pa­ra sí la es­pa­da con la que el rey fue en­te­rra­do, pe­ro que des­apa­re­ció. La tum­ba fue abier­ta tam­bién en 1745, 1840 y 1883.

Tan­to tra­jín tu­vo el rey muer­to, que fi­nal­men­te des­apa­re­ció pa­ra siem­pre du­ran­te un in­cen­dio que aso­ló el mo­nas­te­rio al co­mien­zo de la Gue­rra Ci­vil. Al­guien pro­fa­nó las tum­bas y los res­tos del mo­nar­ca pu­die­ron ha­ber ido a pa­rar a un ce­men­te­rio co­mún del mo­nas­te­rio… o no.

El mo­nar­ca ara­go­nés fa­lle­ció en la ba­ta­lla ata­via­do con la ar­ma­du­ra de otro caballero pa­ra con­ser­var el ano­ni­ma­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.