EL ORO DE AMÉ­RI­CA

EL ORO, ME­TAL PRE­CIO­SO AL QUE HE­MOS DA­DO UN VA­LOR POR EL QUE LA GEN­TE MA­TA O MUE­RE, ES EL CAU­SAN­TE DE NU­ME­RO­SAS DES­GRA­CIAS. UN ORO MANCHADO DE SAN­GRE, Y MAL­DI­TO…

Enigmas - - MUNDO EXTRAÑO - TEX­TO Juan Jo­sé Re­ven­ga

Des­de las pri­me­ras historias de los Anun­na­ki en Me­so­po­ta­mia, que se­gún las le­yen­das ve­nían a la tie­rra pa­ra bus­car el oro, el me­jor con­duc­tor eléc­tri­co del mun­do, el me­tal do­ra­do ha si­do co­di­cia­do por el hom­bre. Al ser es­ca­so, era va­lio­so, que es lo que su­ce­día en la vie­ja Eu­ro­pa. To­do lo con­tra­rio a lo que pa­sa­ba con el pre­cia­do me­tal en el Nue­vo Mun­do: cuan­do lle­ga­ron los pri­me­ros con­quis­ta­do­res al con­ti­nen­te, pri­me­ro a Mé­xi­co y lue­go a Pe­rú, que­da­ron im­pre­sio­na­dos por su abun­dan­cia.

Pe­ro lo cier­to es que en Amé­ri­ca no ha­bía mi­nas de oro, ni los ríos lle­va­ban tan in­gen­te can­ti­dad de pre­cia­do me­tal co­mo la que vie­ron los pri­me­ros ex­pe­di­cio­na­rios. Aque­llo dio lu­gar a le­yen­das co­mo la de El Do­ra­do, un lu­gar de don­de pro­ven­dría to­do el oro del con­ti­nen­te. Un Do­ra­do que se bus­có en cien­tos de ex­pe­di­cio­nes y nun­ca apa­re­ció. Co­mo bien pre­di­jo Gon­za­lo Pi­za­rro, her­mano del con­quis­ta­dor Fran­cis­co: “El Do­ra­do siem­pre es­ta­rá un po­co más le­jos de don­de no­so­tros po­da­mos lle­gar”.

Y no se­ría por­que él no lo in­ten­tó: or­ga­ni­zó la más gran­de de to­das las ex­pe­di­cio­nes al in­te­rior de la sel­va en bus­ca del pre­cia­do me­tal. Aquel via­je ter­mi­nó en desas­tre, co­mo to­dos, pe­ro gra­cias al mis­mo se des­cu­brió el in­te­rior del con­ti­nen­te sud­ame­ri­cano.

Tal era la can­ti­dad de oro que en­con­tra­ban y el an­sia que mos­tra­ban en su bús­que­da los es­pa­ño­les, que los

na­ti­vos pen­sa­ban que és­tos “co­mían oro”, ya que na­da más ver­los con al­gu­na pie­za col­ga­da se la qui­ta­ban y se la lle­va­ban a la bo­ca, pa­ra mor­der­la y com­pro­bar que era bue­na.

Tam­bién los na­ti­vos pen­sa­ban que el do­ra­do me­tal les pro­te­ge­ría a tra­vés de sus dio­ses en la ba­ta­lla, sin em­bar­go, pa­ra­dó­gi­ca­men­te, a los que lle­va­ban oro era a los pri­me­ros que dis­pa­ra­ban los sol­da­dos enemi­gos.

Cier­to es que aquel oro ame­ri­cano era de ba­ja ca­li­dad, pues te­nía mu­chas im­pu­re­zas, pe­ro las ma­ra­vi­llas que los ar­tis­tas lo­ca­les ha­cían con él pa­re­cían in­creí­bles, fi­li­gra­nas que de po­co sir­vie­ron, ya que, en cuan­to lo con­fis­ca­ban los es­pa­ño­les, se fun­día pa­ra po­der trans­por­tar­lo a la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca con ma­yor co­mo­di­dad. Sim­ple­men­te pa­ra ha­cer­nos una idea de lo que ha­bía, bas­ta con vi­si­tar el Mu­seo del Oro de Bogotá; la co­lec­ción de pie­zas es in­creí­ble, el fino ta­lla­do de mu­chas de ellas se­ría prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de rea­li­zar hoy por el más ex­per­to jo­ye­ro.

EL ORO DE ATAHUAL­PA

Vea­mos has­ta qué pun­to lle­gó la im­por­tan­cia del oro du­ran­te la conquista. Cuan­do los pri­me­ros es­pa­ño­les des­em­bar­ca­ron en Pe­rú, cap­tu­ra­ron a uno de los dos lí­de­res del im­pe­rio in­cai­co, Atahual­pa. És­te fue re­te­ni­do en Ca­ja­mar­ca y se pi­dió un res­ca­te de oro en el que la can­ti­dad equi­val­dría a cu­brir al ca­ci­que en la ha­bi­ta­ción don­de le te­nían re­te­ni­do. Aque­llo ge­ne­ró in­ter­mi­na­bles ca­ra­va­nas de llamas que ve­nían des­de El Cuz­co, la ca­pi­tal del im­pe­rio, car­ga­das has­ta los to­pes con el pre­cia­do me­tal.

Pe­ro a pe­sar de la dis­tan­cia no tar­da­ron en lle­nar la ha­bi­ta­ción.Fran­cis­co Pi­za­rro, vien­do aque­llo, cam­bió su pe­ti­ción: “el oro de­be de cu­brir a Atahual­pa con la mano le­van­ta­da”. La pe­ti­ción se cum­plió, pe­ro de po­co le sir­vió al lí­der in­ca, que fue sen­ten­cia­do a muer­te. Lo eje­cu­ta­ron me­dian­te ga­rro­te vil al con­ver­tir­se –le obli­ga­ron– al ca­to­li­cis­mo con el nom­bre cris­tiano de Fran­cis­co Atahual­pa. De no ser así, la ofer­ta se­ría más du­ra: la muer­te en la ho­gue­ra.

En lu­ga­res co­mo el nor­te de Pe­rú se han en­con­tra­do to­da­vía en nues­tros días enor­mes te­so­ros, co­mo el Se­ñor de Si­pán. En 1987 se des­cu­bría su tum­ba; era “so­la­men­te” el se­ñor de un va­lle, en prin­ci­pio en zo­na de­sér­ti­ca, azo­ta­do por el fe­nó­meno del Ni­ño que un año traía inun­da­cio­nes y al si­guien­te una tre­men­da se­quía. Sin em­bar­go, la tum­ba de es­te hom­bre, se­ñor de po­co más de dos­cien­tos mil súb­di­tos, fue su­pe­rior a la de Tu­tan­ka­món.

Hay historias alu­ci­nan­tes del oro que sa­lía de es­ta par­te de Amé­ri­ca. Co­mo en el puer­to de Tru­ji­llo en la cos­ta del Pa­cí­fi­co en Pe­rú, don­de te­nían que des­em­bar­car las es­ta­tuas de pie­dra de dio­ses que se que­rían traer a Es­pa­ña, pues los bar­cos se hun­dían del pe­so que lle­va­ban, en­tre el oro y la pla­ta de las mi­nas del Ce­rro Ri­co.

Ce­rro Ri­co era una mon­ta­ña en Bo­li­via com­ple­ta­men­te re­ple­ta de be­tas de pla­ta. Cuen­tan las crónicas que con lo que se sa­có de allí se po­día ha­ber cons­trui­do un puen­te que unie­se Amé­ri­ca con Es­pa­ña. Oro que gas­ta­mos en pa­gar las gue­rras con­tra los pro­tes­tan­tes en los Paí­ses Ba­jos o pa­ra que la mo­nar­quía vi­vie­se más fas­tuo­sa­men­te. Los úni­cos que sa­ca­ron ta­ja­da de allí, apar­te de la Co­ro­na his­pá­ni­ca, fue­ron los mer­ce­na­rios que acom­pa­ña­ban a los pri­me­ros con­quis­ta­do­res, que con su par­te del bo­tín con­si­guie­ron vol­ver a sus pue­blos co­mo au­tén­ti­cos ha­cen­da­dos.

Así fun­cio­nan las “con­quis­tas”. El oro de Amé­ri­ca fue ex­po­lia­do, co­mo han he­cho to­dos los gran­des im­pe­rios con­quis­ta­do­res des­de la An­ti­güe­dad, di­le­mas mo­ra­les apar­te. Otra his­to­ria es por qué el hom­bre ha co­di­cia­do des­de tiem­pos pre­té­ri­tos las ri­que­zas sin preo­cu­par­le ma­tar por ellas.

Las ex­tra­or­di­na­rias pie­zas he­chas con oro que en­con­tra­ron los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les en ma­nos de los in­dí­ge­nas ge­ne­ra­ron to­da una se­rie de le­yen­das so­bre un reino lleno del pre­cia­do me­tal, co­mo El Do­ra­do, al que se en­via­ron nu­me­ro­sas ex­pe­di­cio­nes que aca­ba­ron en tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.