NU­BES DE FUE­GO EN TU­BIN­GA

Enigmas - - APÓCRIFA -

Pie­rre Boais­tuau, tam­bién co­no­ci­do co­mo Pie­rre Lau­nay, fue un es­cri­tor de Nan­tes. En su ju­ven­tud es­tu­dió De­re­cho ci­vil y ca­nó­ni­co en Poi­tiers, Va­len­ce y Avig­non. Le gus­ta­ba via­jar, y vi­si­tó Ita­lia, Ale­ma­nia e In­gla­te­rra, en­tre otros paí­ses. Se le con­si­de­ra un gran com­pi­la­dor de tex­tos del pa­sa­do. Su obra des­ta­có en la li­te­ra­tu­ra de la se­gun­da mi­tad del si­glo XVI, con dos gé­ne­ros que él pro­mo­vía: la “his­to­ria trá­gi­ca” y la “his­to­ria pro­di­gio­sa”; es­ta úl­ti­ma cons­ti­tu­ye una co­lec­ción de na­rra­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias so­bre na­ci­mien­tos mons­truo­sos, “de­mo­nios”, mons­truos marinos, serpientes, cria­tu­ras an­tro­po­mor­fas, co­me­tas, te­rre­mo­tos y otros fe­nó­me­nos sin­gu­la­res. Fue un cro­nis­ta fia­ble, que re­co­gió el re­la­to so­bre unos “som­bre­ros ne­gros” vo­la­do­res que apa­re­cie­ron en el cie­lo cer­ca de Tu­bin­ga (Ale­ma­nia), el 5 de di­ciem­bre de 1577: “Nu­me­ro­sas nu­bes ne­gras apa­re­cie­ron al­re­de­dor del Sol, muy si­mi­la­res a las que ve­mos du­ran­te las gran­des tor­men­tas; po­co des­pués, otras nu­bes de san­gre y fue­go emer­gie­ron des­de el Sol, y to­da­vía otras de co­lor ama­ri­llo aza­frán. A par­tir de es­tas nu­bes vi­nie­ron efec­tos lu­mi­no­sos co­mo gran­des, al­tos y an­chos som­bre­ros, y la tie­rra to­mó una

to­na­li­dad ama­ri­lla, en­san­gren­ta­da, y cu­bier­ta con som­bre­ros al­tos y an­chos de di­ver­sos co­lo­res co­mo el ro­jo, azul, ver­de, y la ma­yo­ría de ellos ne­gro. To­do el mun­do pue­de com­pren­der fá­cil­men­te el sig­ni­fi­ca­do de mi­la­gro, y sa­ber que Dios quie­re que los hom­bres se arre­pien­tan y ha­gan pe­ni­ten­cia. Que el Dios to­do­po­de­ro­so ayu­de a to­dos los hom­bres a re­co­no­cer­se a sí mis­mos. Amén”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.